Rebelión de Münster

Resumen

El Reino Anabaptista de Münster fue el gobierno cada vez más radicalizado de las partes de la ciudad orientadas a la Reforma en torno al predicador Bernd Rothmann en la década de 1530 en Münster (Westfalia) hacia un régimen apocalíptico-chilástico que recurrió a la violencia abierta bajo la impresión del cerco militar y la inanición de las tropas católicas y protestantes aliadas. Terminó en junio de 1535 con la reconquista de la ciudad por el príncipe-obispo Franz von Waldeck, de mentalidad protestante.

Dentro del anabaptismo existente en las regiones de habla alemana y holandesa, el reino anabaptista de Münster adquirió un papel especial.

El anabaptismo se desarrolló en la década de 1520, a partir de antiguos compañeros de Huldrych Zwingli (Zúrich), como una rama radical de la Reforma en varias vertientes simultáneas de desarrollo en Suiza, Austria, el sur y el centro de Alemania y algo más tarde también en la región de la Baja Alemania. Aquí fue Melchior Hofmann quien llevó las enseñanzas anabaptistas del entorno espiritualista-finalista de Estrasburgo a las regiones más septentrionales. Hofmann apareció por primera vez como predicador anabaptista en Emden en 1530, y más tarde en Ámsterdam. A través de él, las enseñanzas y las comunidades de fe anabaptistas se extendieron en la región de la Baja Alemania (Melchiorites). La congregación de Ámsterdam fue asumida posteriormente por Jan Mathys.

Con su idea de un reino intermedio teocrático antes del regreso de Cristo tras un conflicto militar entre el emperador y las ciudades protestantes, Hofmann ejerció una fuerte influencia en la teología del movimiento de Münster. Se le considera un precursor teológico indirecto del reino anabaptista de Münster. El mensaje apocalíptico-chilástico de sus escritos cayó aquí en terreno fértil hasta cierto punto. La situación socioeconómica de la sencilla población de Münsterland, así como las «durísimas persecuciones» que tuvieron que soportar de todas partes, abrieron además a los creyentes a las visiones escatológicas.

Movimiento de la Reforma en Münster

El hecho de que la ciudad de Münster, de entre todos los lugares, se convirtiera en el escenario de la rebelión anabaptista estuvo relacionado, entre otras cosas, con las disputas internas entre las familias hereditarias, los artesanos y el clero católico romano que gobernaban exclusivamente esta ciudad, que alcanzaron su primer clímax en el levantamiento de 1525. Los concejales gobernantes, por ejemplo el respetado pero católico alcalde Everwin II von Droste zu Handorf y su sobrino Johann VII Droste zu Hülshoff, que también eran regidores del distrito de Überwasser, intentaron mediar pero fracasaron, renunciaron a su cargo en 1530 y abandonaron la ciudad.

A partir de 1531, los gremios de artesanos se unen al todavía joven movimiento evangélico, representado en Münster principalmente por Bernd Rothmann. El cabildo de la catedral de Münster le prohibió predicar varias veces y finalmente lo expulsó del país. Sin embargo, los seguidores de Rothmann, que entretanto se habían extendido e incluían a ciudadanos adinerados, lo impidieron. Rothmann también hizo oídos sordos a las advertencias de Martín Lutero y Philipp Melanchthon. En el verano de 1532, un comité de 70 miembros de la asamblea del gremio de la ciudad había impuesto predicadores protestantes en todas las iglesias de la ciudad. Este comité, que tenía un derecho de codecisión sobre el consejo municipal elegido en Münster, determinó la política de Münster hasta 1533, cuando el consejo municipal también se hizo protestante.

El movimiento de la Reforma de Münster no se sumó a la Confessio Augustana formulada por los estamentos imperiales luteranos en 1530, por lo que recibió poco apoyo de los territorios que ya se habían convertido en luteranos. Sin embargo, el movimiento pudo imponerse porque el cargo de obispo de Münster y Osnabrück, y por tanto de soberano, fue ocupado tres veces en rápida sucesión. Franz von Waldeck, que también se inclinaba por la Reforma, no se impuso definitivamente hasta principios del verano de 1532 y sólo pudo actuar contra Münster a partir de ese momento. Dietrich von Merveldt († 1564), Drost zu Wolbeck, hizo un vano intento de restaurar el orden en la ciudad con una partida de campesinos. Al principio, Waldeck impuso una prohibición comercial a la ciudad e hizo confiscar el ganado a los ciudadanos de Münster. En contrapartida, el 25 de diciembre de 1532 los münsteranos atacaron a los consejeros del obispo, entre ellos el antiguo alcalde Everwin II von Droste zu Handorf y sus parientes, que estaban discutiendo en Telgte nuevas medidas contra la ciudad, y los llevaron a Münster como rehenes. En esta situación, se llegó a un compromiso bajo la mediación de Felipe de Hesse: El príncipe-obispo aceptó a los predicadores protestantes en la ciudad, pero las iglesias y monasterios tuvieron que permanecer con el rito católico. Los herederos recuperaron su influencia.

Conflicto en la ciudadanía; radicalización de Bernd Rothmann

Durante este tiempo, el consejo de la ciudad fue remodelado. Algunos miembros católicos ya habían dimitido en 1532, y en las elecciones de marzo de 1533 el organismo se hizo completamente protestante. Como una de las primeras decisiones, el consejo encargó a Bernd Rothmann la elaboración de un nuevo orden de culto. Mientras tanto, Rothmann se había radicalizado y se había unido al movimiento anabaptista. La exigencia de Rothmann de bautizar a los adultos dividió al movimiento protestante de la ciudad. El consejo se opuso a esta demanda, cerró todas las iglesias e intentó establecer un cuerpo de predicación luterano. Para ello no contaba con la mayoría de la población, que seguía apoyando la posición de Bernd Rothmann. Un intento de recatolización de la minoría de la población, que seguía siendo católica, en otoño de 1533, no tuvo éxito.

Afluencia de protestantes y anabaptistas holandeses

Para entonces, ya llegaban a la ciudad protestantes de los alrededores cercanos y lejanos, entre ellos muchos anabaptistas de los Países Bajos. En el verano de 1533, el joven de 23 años Jan van Leiden, el posterior «rey» de Münster, estuvo por primera vez en la ciudad durante dos meses. Primero regresó a los Países Bajos y allí fue bautizado de nuevo como adulto por Jan Mathys, el «profeta» más importante del movimiento anabaptista holandés. Mathys también ganó una creciente influencia sobre los simpatizantes anabaptistas de Münster. En enero de 1534 envió a Jan van Leiden a la ciudad como enviado suyo.

Al mismo tiempo, comenzaron los bautismos de adultos en la ciudad. Como los anabaptistas rechazaban el bautismo de niños por considerarlo antibíblico, los cristianos que ya habían sido bautizados eran rebautizados durante estos bautismos de adultos. Estos «rebautismos» contradecían la confesión de fe («Confesamos el único bautismo para el perdón de los pecados») y, por tanto, la ley del Sacro Imperio Romano Germánico, lo que dio al príncipe-obispo Franz von Waldeck la oportunidad de emprender nuevas acciones contra la ciudad. Sin embargo, su petición al consejo de la ciudad para extraditar a los anabaptistas fue rechazada por el consejo. Sin embargo, el organismo también se negó a apoyar oficialmente a los anabaptistas. El ayuntamiento había perdido así tanto la legitimidad del soberano como el apoyo de los habitantes.

La construcción del reino anabaptista; Jan Mathys

En febrero de 1534, Jan Mathys apareció en la ciudad y se puso a la cabeza del movimiento anabaptista. El 23 de febrero de 1534, los anabaptistas se impusieron en la elección ordinaria del consejo de la ciudad y dominaron Münster. Unas semanas antes, la mayoría de los católicos que quedaban y muchos protestantes no anabaptistas ya habían abandonado la ciudad. Los restantes adeptos de estas dos confesiones fueron rebautizados o expulsados de Münster tras la elección. Los edificios de los expulsados fueron ocupados o vandalizados.

En las semanas siguientes se inició una reconstrucción radical de las estructuras de la ciudad. En una iconoclasia en las iglesias, los anabaptistas destruyeron todo lo que les recordaba a los santos y al clero, y en el proceso destruyeron muchos tesoros de arte. Confiscaron las propiedades de la ciudad, introdujeron, entre otras cosas, una comunidad de bienes basada en la comunidad de bienes de la iglesia primitiva de Jerusalén e hicieron quemar los archivos de la ciudad como los archivos de los herederos. Este radicalismo dio lugar a nuevas disputas. Sobre todo, la creciente expectativa de los profetas sobre el final de los tiempos se encontró con el rechazo. Para la Semana Santa de 1534, Jan Mathys proclamó la aparición de Jesucristo en la ciudad. Durante estos acontecimientos, Franz von Waldeck había cerrado un anillo de asedio alrededor de la ciudad. Cuando la aparición de Cristo no se materializó, Jan Mathys y algunos fieles marcharon fuera de la ciudad el día de Pascua, donde fue asesinado.

Mayor radicalización; Jan van Leiden

A partir de este momento, Jan van Leiden fue el jefe de los anabaptistas de Münster. Con él, el movimiento se hizo aún más radical. Aunque abolió la tortura, habitual en la época, antes de ejecutar una sentencia de muerte, no pocas veces ejecutó personalmente las sentencias de muerte, incluida la de su propia esposa, que había criticado su lujo. En la ciudad, debido al considerable excedente de mujeres -había casi tres veces más mujeres que hombres entre los anabaptistas de Münster-, se introdujo la poliginia en el verano de 1534, a pesar de que los anabaptistas habían defendido inicialmente una moral estricta. El propio Jan van Leiden tomó 16 esposas en el transcurso del imperio anabaptista. En septiembre, la ciudad rechazó un intento de asalto de los sitiadores, tras lo cual Jan van Leiden fue proclamado «Rey Juan I». Estos cambios fundamentales en la ciudad también fueron controvertidos entre la población ante la amenaza del exterior, pero las opiniones contrarias fueron reprimidas por van Leiden y sus partidarios. También en septiembre se enviaron «misioneros» a las ciudades vecinas. Sin embargo, estos fueron interceptados por las tropas episcopales o recogidos en sus ciudades de destino. Los que pudieron predicar tuvieron poco éxito. Sólo en Warendorf los anabaptistas tomaron el control de la ciudad durante una semana, pero fueron rápidamente derrotados por los soldados episcopales. En octubre de 1534, también fracasó una petición de ayuda al movimiento anabaptista holandés, que también estaba bajo presión allí.

Asedio y reconquista de Münster

La militancia de los anabaptistas de Münster se debió, entre otras cosas, a la situación militarmente desesperada dentro de las murallas de la ciudad. Aunque habían colocado cañones en las torres de la iglesia y habían hecho incursiones con éxito, las tropas del príncipe-obispo rodearon las murallas de la ciudad con la ayuda de siete campamentos fortificados y sus tripulaciones. Los sitiadores estaban formados por caballeros y lansquenetes y estaban bajo el mando del experimentado Wirich V de Daun-Falkenstein. Las tropas montadas tenían la tarea de sellar las rutas de tráfico hacia Münster. El asedio de la ciudad por parte de los ejércitos combinados de los viejos creyentes y los príncipes protestantes pronto provocó una hambruna. El sufrimiento era tan grande que se dice que hasta la pintura blanca de cal de las iglesias se raspaba, se disolvía en agua y se distribuía como leche.

Dos desertores condujeron a los soldados episcopales a la ciudad a través del Kreuztor en la noche del 24 al 25 de junio de 1535, lo que, tras los combates, permitió la entrada de más tropas en Münster al día siguiente. Un baño de sangre acabó con el imperio anabaptista. Unos 650 defensores fueron asesinados y las mujeres expulsadas de la ciudad. El predicador principal, Bernd Rothmann, y el «Reichskanzler», Heinrich Krechting, consiguieron escapar. En las semanas siguientes, los anabaptistas de ambos sexos que aún vivían, a excepción de Jan van Leiden, Bernd Krechting y Bernd Knipperdolling, fueron ejecutados.

Condena y ejecución de los dirigentes

Los tres líderes anabaptistas restantes, incluido el «rey anabaptista» Jan van Leiden, a quien el propio drost del obispo en Wolbeck, Dirk von Merveldt, había capturado, fueron primero mostrados en el monasterio durante seis meses e interrogados sobre sus delitos con y sin tortura. El 6 de enero de 1536, de acuerdo con el mandato anabaptista de la Dieta Imperial de 1529 y la ley penal introducida en 1532, la Constitutio Criminalis Carolina, fueron condenados a muerte en Wolbeck y torturados hasta la muerte al pie de la iglesia de Lamberti, en el Prinzipalmarkt, el 22 de enero. A Jan van Leiden, Bernd Krechting y Bernd Knipperdolling les arrancaron la lengua con pinzas al rojo vivo, les desgarraron el cuerpo y después de cuatro horas los apuñalaron hasta la muerte. Sus cadáveres fueron colgados en cestas de hierro en la torre de la iglesia de Lamberti, en realidad destinada al transporte de prisioneros, para su exhibición, «para que sirvan de advertencia y terror a todos los espíritus inquietos, para que no intenten o se atrevan a hacer algo similar en el futuro». Las cestas anabaptistas siguen colgadas en la iglesia hoy en día. Después de que el antiguo campanario se deteriorara, las cestas se retiraron el 3 de diciembre de 1881; una vez terminado el nuevo campanario, se volvieron a colocar en el lado sur el 22 de septiembre de 1898. Los instrumentos de tortura se encuentran en el Museo de la Ciudad de Münster.

Representaciones de la historia de la recepción

Exposiciones

Fuentes

  1. Täuferreich von Münster
  2. Rebelión de Münster
  3. George Huntston Williams: The Radical Reformation; Sixteenth Century Essays and Studies, Truman State University Press 1992, ISBN 0940474158
  4. Hans-Jürgen Goertz: Die Täufer. Geschichte und Deutung. München 1980. ISBN 3-406-07909-1, S. 12f.
  5. Richard van Dülmen (Hrsg.): Das Täuferreich zu Münster 1534–1535. dtv Wissenschaftliche Reihe, München 1974, ISBN 3-423-04150-1, S. 7
  6. E.G. Léonard, Histoire générale du Protestantisme, tome 1, Presses Universitaires de France, Paris 1961, pages 187-188
  7. The Radical Reformation, by George Hunston Williams (ISBN 0-940474-15-8), p. 582
  8. ^ Klötzer, Ralf (2007). «Chapter 6: The Melchoirites and Münster». In Roth, John; Stayer, James (eds.). A Companion to Anabaptism and Spiritualism, 1521–1700. Leiden, The Netherlands: Koninklijke Brill NV. p. 222. ISBN 978-90-04-15402-5.
  9. ^ Cohn 1970, pp. 262–264.
  10. ^ Marshall, Peter (2017). Reformaatio [The Reformation: A Very Short Introduction] (in Finnish). Translated by Kilpeläinen, Tapani. Tampere: niin & näin. p. 123. ISBN 978-952-7189-11-5.
  11. Klötzer, Ralf (2007). «Chapter 6: The Melchoirites and Münster». In: Roth, John; Stayer, James. A Companion to Anabaptism and Spiritualism, 1521–1700. Leiden, The Netherlands: Koninklijke Brill NV. p. 222. ISBN 978-90-04-15402-5
  12. Cohn 1970, pp. 262-264.