Sylvia Plath

Resumen

Sylvia Plath (27 de octubre de 1932 – 11 de febrero de 1963) fue una poeta y escritora estadounidense considerada una de las fundadoras del género de la «poesía confesional» en la literatura en lengua inglesa. Las únicas obras que Plath publicó en vida fueron The Colossus & Other Poems (Londres, 1960) y la novela semiautobiográfica Under a Glass Cover (1963). En 1965 publicó Ariel, que recibió una gran acogida por parte de la crítica, convirtiéndose en uno de los bestsellers de la poesía angloamericana del siglo XX. En 1982, Plath recibió un premio Pulitzer póstumo por su colección de poemas.

Sylvia Plath fue la esposa del poeta británico Ted Hughes. La relación de Plath y Hughes terminó en tragedia: a principios de 1963, aquejada de una grave depresión, Sylvia Plath se suicidó. Se quedó con dos hijos. Tras la muerte de su esposa, Hughes fundó el Estate of Sylvia Plath, que administra los derechos del legado literario de la poetisa.

El reconocimiento del talento poético de Plath llegó en mayor medida tras su muerte. Al mismo tiempo, la prensa se hizo eco de su suicidio y de la culpabilidad de Hughes en su muerte. Algunos admiradores de su don poético, así como críticos literarios, acusaron directamente a Hughes y lo llamaron «el asesino de Sylvia Plath».

Como verdadera representante de la poesía confesional, Sylvia Plath escribió sobre sus propias experiencias, sentimientos y miedos. Entre los temas de sus letras estaban la familia, el destino de las mujeres, la naturaleza y la muerte.

Primeros años y muerte del padre

Sylvia Plath nació el 27 de octubre de 1932 en Massachusetts. Su padre, Otto Emil Plath (1885-1940), inmigrante de Grabow (Alemania), fue profesor de la Universidad de Boston, reconocido experto en abejas y autor del estudio académico Bumblebees and Their Ways, publicado en 1934. Su hija lo adoraba, pero estaba a merced de su «voluntad de hierro» y sufría su educación autoritaria; este conflicto se refleja en algunas de sus obras posteriores, especialmente en el poema Papá (1962), que se hizo casi escandalosamente famoso. Su madre, Aurelia Schober Plath (1906-1994), estadounidense de primera generación, tenía raíces austriacas. Trabajó como mecanógrafa y bibliotecaria en la Universidad de Boston, y como profesora de alemán e inglés en un instituto de Brooklyn. Estudiante de último año de universidad, era 21 años más joven que Otto, el suyo (en el invierno de 1931 la madre de Aurelia llevó a su hija y a Otto a Reno, Nevada, para que este último pudiera divorciarse de su esposa, tras lo cual los dos se fueron a Carson City, donde se casaron en enero de 1932.

Al principio la familia vivía en los suburbios de Boston (24 Prince Street, en la zona de Jamaica Plain), pero tras el nacimiento de su hijo Warren (27 de abril de 1935) se trasladaron a Winthrop, un pueblo al este de Boston (92 Johnson Avenue), donde Otto se desplazaba a diario para trabajar en la universidad, alternativamente en autobús, ferry y trolebús. Fue aquí donde la niña vio y se enamoró por primera vez del mar. Warren creció siendo un niño enfermizo, y como Otto se dedicaba exclusivamente a la ciencia, Aurelia dedicaba muy poco tiempo a su hija. Los niños tenían una relación peculiar con su padre. Muy pronto la hija se dio cuenta de que su única posibilidad de conseguir la atención que quería Otto era tener éxito en la escuela. Como escribió Linda Wagner-Martin, autora de una biografía de la poetisa

…Sólo durante unos veinte minutos de la noche encontró fuerzas para ver a los niños. Después se llevaron a Sylvia y a Warren. Con su padre, discuten lo que han aprendido durante el día, leen poemas, inventan historias y actúan como si estuvieran en el escenario. Esta relación, que difícilmente podría considerarse normal, creó una imagen particular del padre: un crítico y un juez al que hay que aplaudir. Esto privó a los niños de la posibilidad de conocer a su padre como habían llegado a conocer al , de conocerlo como un padre comprensivo.

Sylvia pasó la mayor parte de su infancia con los padres de su madre en Port Shirley, en Winthrop, Massachusetts. Eran personas muy cultas que conocían varios idiomas.

La salud de Otto comenzó a deteriorarse poco después del nacimiento de su hijo Warren. Al notar síntomas similares a los de un amigo cercano que había muerto recientemente de cáncer, Plath padre se convenció de que él mismo padecía una enfermedad incurable y no buscó un examen médico. Aurelia Plath consultó a un médico cuando una infección del dedo gordo del pie ya se había convertido en gangrena y hubo que amputarle la pierna. Otto Plath murió el 5 de noviembre de 1940, una semana y media después del octavo cumpleaños de su hija. La causa de la muerte fueron complicaciones de la cirugía relacionadas con la diabetes mellitus avanzada: una enfermedad que por entonces era bastante tratable. Wagner-Martin afirmó que Plath padre murió por una atención hospitalaria inadecuada, pero Aurelia Plath (en el prefacio de Cartas a casa) escribió que Otto murió de una embolia pulmonar. Uno de los amigos de Plath comentó tras su muerte que no podía entender cómo «…un hombre tan inteligente podía ser tan estúpido». Para Sylvia, la tragedia fue un shock que marcó toda su vida y su obra. «No volveré a hablar con Dios», escribió en su diario. Otto Plath fue enterrado en el cementerio de Winthrop; sus impresiones de una de sus visitas a este lugar constituyeron posteriormente la base del poema «Electra on Azalea Path». En el poema «Papá», Sylvia lanza una diatriba contra su padre, que la ha «abandonado». Hay motivos freudianos en el poema: la hija resucita a su padre vampiro para volver a matarlo. Según los críticos, la imagen del padre de Plath apareció más de una vez en su prosa y poesía e invariablemente simbolizaba la ausencia, además de resaltar la imposibilidad del amor eterno.

En 1941, el primer poema de Plath apareció en la sección infantil del Boston Herald. Se llamaba Poema («Sobre lo que veo y oigo en las calurosas noches de verano», fue como el joven poeta describió su contenido). En 1942, Aurelia aceptó un puesto en la Universidad de Boston y trasladó a su familia (incluidos sus padres) de Winthrop a Wellesley, a una nueva casa en el número 26 de Elmwood Road. Aquí Sylvia volvió a entrar en el quinto curso de secundaria para estudiar con sus compañeros (antes había estudiado con niños un año mayores que ella). Aurelia pensó que esto ayudaría a su hija a aliviar el estrés de la pérdida, pero persistió: Sylvia llegó a creer que la muerte de su padre (que podría haber evitado) fue un suicidio oculto. En Wellesley vivió hasta el momento de entrar en la universidad.

Aurelia Plath tenía dos trabajos para mantener a sus hijos pero, según sus diarios, Sylvia sentía casi odio hacia ella cuando era niña. Asistió al Gamaliel Bradford Senior High School (actual Wellesley High School) y fue considerada una alumna estrella durante todos sus años allí, obteniendo altas calificaciones en sus exámenes y demostrando unas notas excepcionales en inglés, sobre todo en la parte creativa de su escolarización. También fue redactora jefe del periódico escolar The Bradford.

Durante todo este tiempo, Plath escribía continuamente relatos y los enviaba a populares revistas femeninas y juveniles. Cuando ingresó en el Smith College ya había escrito más de cincuenta relatos cortos, y en un momento dado llegó a contar más de sesenta cartas de rechazo. Sin embargo, también hubo publicaciones: en total, publicó nueve veces durante sus años escolares y ganó 63,70 dólares. En 1949 Plath publicó A Reasonable Life in a Mad World en The Atlantic Monthly, en coautoría con un compañero de clase. En respuesta a una publicación anterior, los jóvenes autores refutaron la tesis de que el hombre moderno debe vivir apoyándose en la lógica y defendieron la importancia de los componentes espirituales y sensuales de la vida humana. Plath también demostró talento para la pintura: en 1947 ganó el Scholastic Art & Writing Awards.

1950-1955, Smith College

En 1950 Plath obtuvo una beca para el Smith College, un prestigioso instituto femenino de Northampton, Massachusetts, bajo el patrocinio de la escritora Olivia Higgins Prouty. Convertida en alumna, Sylvia inició una correspondencia con Olivia que continuó durante muchos años. En otoño de 1950, Plath era más que feliz. Sin embargo, se observó que en la universidad sintió inmediatamente las presiones del entorno: tanto los rígidos requisitos académicos como la vida social.

Los diarios, que Plath empezó a llevar en 1944, cobraron especial importancia para ella en la universidad, convirtiéndose en una forma de confesión, pero también en una fuente de inspiración, un registro documental de impresiones frescas al que la aspirante a poeta recurría constantemente. En estas páginas esbozaba poemas e historias y formulaba planes para el futuro. Los poemas de estudiante de Plath eran aplomados y coloristas; trabajaba mucho la sílaba, la estructura, y calibraba cuidadosamente su técnica del verso, tratando de llevar cada línea a un estado ideal. Para entonces había desarrollado un ansia de perfección y con ella una inseguridad sobre sus propias capacidades. «Nunca alcanzaré la perfección a la que aspiro con toda mi alma, en dibujos, poemas e historias», escribió en su diario. Además de un diccionario académico de inglés, el aspirante a poeta había estudiado a fondo las obras de Dylan Thomas, Wallace Stevens, W. H. Auden, Richard Wilbur, Marianne Moore y John Crow Ransome. Willa Cather, Virginia Woolf y Lillian Hellman también fueron señaladas como fuentes de inspiración.

A partir de 1950, Plath publicó extensamente en periódicos nacionales. En marzo, el Christian Science Monitor publicó su artículo, Youth’s Appeal for World Peace, y en septiembre apareció su poema Bitter Strawberries. And Summer Will Not Come Again apareció en el número de agosto de la revista Seventeen. En 1953, Plath colaboraba también con varios periódicos locales, en particular el Daily Hampshire Gazette y el Springfield Union (este último la utilizaba como corresponsal en el Smith College). Si el primer año fue una dura prueba para Sylvia (su profesor de inglés le ponía regularmente notas de notable), el segundo fue un éxito arrollador. Casi todos los profesores admiraban ahora su capacidad y su trabajo. La alegría de su primer éxito la experimentó durante las vacaciones de verano que siguieron a su tercer año, cuando su relato Sunday at the Mintons le valió el primer premio del Concurso de Ficción Mademoiselle y, con él, una invitación a un mes de prácticas como editora freelance en el 575 de Madison Avenue, en Nueva York. Junto con un grupo de otros concursantes ganadores, Plath se alojó en el hotel Barbizon, que más tarde describió con detalle en su novela «Bajo el espejo» (el hotel aparece allí como The Amazon).

De Nueva York, Plath regresó exhausta, emocional, intelectual y físicamente. Esperaba matricularse en Harvard en un curso de literatura de verano, pero fue rechazada. Resultó, además, que no había dinero suficiente para continuar sus estudios en el Smith College: tuvo que trasladarse a Lawrence. Durante todo este tiempo se encontraba en un impasse creativo, la perseguían la depresión y la ansiedad, procedentes del mismo «deseo insaciable de perfección». En cierto modo, esto predeterminó el curso posterior de los acontecimientos: en julio dejó de llevar un diario; además (si creemos la novela), perdió la capacidad de dormir, leer y escribir. Aurelia Plath especificó que su hija leía, pero sólo un libro: Psicología anormal de Sigmund Freud. Todos los detalles del fatídico verano de 1953 están documentados en sus escasas cartas y en su novela Under a Glass Cover.

En un estado de depresión grave, la chica intentó suicidarse. El 24 de agosto, tras dejar una nota: «He salido a dar un paseo, volveré mañana», cogió una manta, una botella de agua, un bote de somníferos y se escondió en el sótano de su casa, donde se tragó las pastillas una a una y las lavó con agua. Pronto (dejando ocho pastillas, que más tarde se encontraron junto a ella) perdió el conocimiento. Aurelia Plath no creyó el mensaje de la nota y llamó a la policía horas después. Al principio sólo se barajó la posibilidad de una desaparición, pero después -tras descubrirse que faltaban somníferos en la casa- surgió la teoría del suicidio. Se inició una intensa búsqueda de la «Smith College Belle» por todo Boston, con grupos de Boy Scouts; se prestó especial atención a la zona del parque y a Morse Pond. El 25 de agosto aparecen en los periódicos noticias sobre la desaparición de Plath: muchos de sus amigos se unen a la búsqueda. El 26 de agosto las noticias de los periódicos eran cada vez más sombrías, pero por la noche Plath fue encontrada.

A través de Olivia Higgins Prouty, Sylvia Plath ingresó en la Clínica McLean, donde se sometió a terapia electroconvulsiva. La escritora, que había sufrido una crisis psicológica, pagó la estancia de su protegido. La recuperación no fue fácil, pero en la primavera de 1954, Plath fue readmitida en el Smith College. Se cree que fue en estos días cuando comenzó la formación de su verdadero talento poético. Ese mismo año, Plath conoció a Richard Sassoon, que se convirtió en un amigo íntimo, y también cumplió un sueño largamente acariciado: se matriculó en un curso de literatura de verano en Harvard, viviendo esos días con Nancy Hunter-Steiner en Massachusetts Avenue. Los acontecimientos de este periodo de su vida también se describen con cierto detalle en su novela Bajo la cubierta de cristal.

Trasladarse a Inglaterra

Tras graduarse con éxito en la universidad, Sylvia Plath obtuvo una beca Fulbright por su tesis titulada The Magic Mirror: A Study of the Double in Two of Dostoevsky’s Novels, que le permitió continuar sus estudios en Cambridge. Sus primeras impresiones sobre la ciudad y la universidad fueron muy favorables. Resultó que el programa académico de Newnham College era más fácil que el de Smith: durante dos años tuvo que estudiar por su cuenta, presentando ensayos semanales sobre temas seleccionados y tomando cursos de asesoramiento con su tutor. Ya en otoño, Plath se permitió hacerse miembro del Club de Teatro de Aficionados (ADC) e incluso interpretó un pequeño papel en el escenario: «la poetisa loca». Durante todo este tiempo, mantuvo relaciones con R. Sassoon, que se encontraba en París, e incluso pasó con él las vacaciones de invierno, pero pronto recibió una carta en la que él le comunicaba su deseo de romper las relaciones. Plath volvió a sumirse en la depresión, ayudada por el inusual frío británico, los resfriados y la gripe que la aquejaban y un problema en el ojo (descrito en un poema de The Eye-Mote). En Cambridge, Plath escribió mucho, publicando en la revista universitaria Varsity. Entre sus tutores se encontraba Dorothea Crook, especialista en Henry James y la literatura del «moralismo», por quien Plath sentía un gran respeto.

En febrero de 1956, Plath conoció e intimó con el joven poeta británico Ted Hughes; en un poema titulado «Pursuit» (Persecución), en el que comparaba a su nuevo amante con una pantera, Plath predijo proféticamente: «Un día tendré mi muerte de él». Plath y Hughes comparten muchas similitudes, incluyendo influencias como W.  B. Yeats, Dylan Thomas, D. G. Lawrence. Se acepta que, en muchos sentidos, Hughes (que tenía un profundo conocimiento de los clásicos, en particular de Chaucer y Shakespeare) ayudó a Plath a encontrar su propia y más tarde famosa voz poética. Casados en junio de 1956, pasaron el verano en España.

Hughes y Plath empezaron a llevar la vida literaria habitual: dar clases, vivir a veces de becas literarias, pluriemplearse en la BBC. Plath, que admiraba el talento de su marido, actuó como secretaria, reescribiendo poemas y enviándolos a los editores, prometiendo a Hughes que con su ayuda «se convertiría en el primer poeta de América». Se cree que en gran parte gracias a sus actividades organizativas, el poeta obtuvo el Primer Premio a principios de 1957 por The Hawk in the Rain (El halcón en la lluvia), libro del concurso del Centro de Poesía de Nueva York, del que ya había sido laureado. Al mismo tiempo, el nuevo estilo poético de Sylvia Plath comenzó a tomar forma, mostrando un talento genuino que sólo era marginalmente evidente en sus primeros trabajos. Entre los últimos poemas famosos que escribió en el invierno de 1957 figuran Sow, The Thin People y Hardcastle Crags. En marzo de 1957 le ofrecieron un puesto como profesora de inglés de primaria en el Smith College y, tras aprobar los exámenes de Cambridge, ella y su marido llegaron a Nueva York en junio de 1957; en agosto la pareja se trasladó a Northampton. La enseñanza resultó ser para Plath mucho más difícil y agotadora de lo que podía imaginar. Lo más deprimente de todo era su lamentable falta de tiempo para el trabajo creativo. En el invierno de 1958, Plath estaba enferma y prácticamente postrada en cama, y hacia el verano se trasladó con su marido a Boston, donde ingresó a tiempo parcial en el pabellón psiquiátrico del Hospital General de Massachusetts. Sus experiencias en este campo constituyeron la base de Johnny Panic and the Bible of Dreams (Johnny Pánico y la Biblia de los Sueños) y The Daughter’s of Blossom Street (Las hijas de Blossom Street), dos relatos que los estudiosos consideran los más sólidos de su legado en prosa (el segundo de los cuales se publicó en London Magazine con el título anterior This Earth Our Hospital). Durante el mismo periodo, Plath asistió a un seminario para aspirantes a escritores, dirigido por Robert Lowell en la Universidad de Boston, donde conoció a George Starbuck y Anne Sexton. Fue también en esta época cuando conoció al poeta W. S. Mervyn, admirador de su obra, con quien mantuvo una relación amistosa durante el resto de su vida. Liberada de las limitaciones de su actividad docente habitual, Plath volvió a dedicarse a la poesía.

…creo que he escrito poemas que me califican para ser la Poetisa de América… ¿Quiénes son mis rivales? En el pasado: Safo, Elizabeth Browning, Christina Rossetti, Amy Lowell, Emily Dickinson, Edna St. Vincent Millay – todas muertas. Ahora: Edith Sitwell y Marianne Moore, dos gigantes envejecidas… Y luego está Adrienne Rich… pero pronto la haré apretar…

En 1959, Plath se quedó embarazada. Hughes quería que el niño naciera en su tierra natal y la pareja decidió viajar de nuevo a Inglaterra. Poco antes de zarpar pasaron algún tiempo en Yaddo, un pueblo de escritores en Colorado Springs: fue allí donde Plath, bajo la influencia de nuevas impresiones, creó los poemas Dark Wood, Dark Water y The Manor Garden, así como The Colossus, sobre su padre. En diciembre, los Hughes viajaron al Reino Unido y pasaron las Navidades en Heptonstall. El calvario psicológico comenzó de nuevo para Plath; la historia de su problemática relación con la hermana de su marido, Olwyn Hughes, se detalla en la biografía Bitter Fame, escrita por la escritora y poeta Ann Stephenson.

1960-1962

A principios de 1960, los Hughes se instalan en el barrio londinense de Primrose Hill (3 Chalcot Square). Plath se reúne con el editor Heinemann en el Soho y firma un contrato para la publicación de The Colossus & Other Poems, que sale a la venta el 31 de octubre. Las críticas sobre el libro han sido en general positivas. Sin embargo, los problemas relacionados con la publicación y el nacimiento de su hija (Frida Rebecca, nacida el 1 de abril) crearon un nuevo problema para Plath: no tenía tiempo para escribir. A lo largo de 1960, sólo produjo 12 poemas (incluidos los posteriores You’re, Candles y The Hanging Man). Sin embargo, volvió a la prosa: escribió los relatos Day of Success y The Lucky Stone. A finales de 1960, Plath se quedó embarazada de nuevo, en febrero de 1961 abortó y luego tuvieron que extirparle el apéndice, por lo que pasó en el hospital la mayor parte del invierno. Sus experiencias allí constituyeron la base de sus poemas Tulipanes y En escayola y fueron el primer impulso que necesitó para escribir una novela. En marzo de 1961 Sylvia Plath empezó a trabajar en su novela Under a Glass Cover y escribió sin parar durante setenta días.

El nacimiento de un hijo no sólo no impidió el florecimiento creativo de Plath, sino que, por el contrario, fue para ella una fuente de nuevas energías. En 1961, el poeta completó 22 poemas, entre ellos Morning Song, Barren Woman, Parliament Hill Fields e Insomniac: este último ganó el primer premio del Concurso de Poesía del Festival de Cheltenham de 1962. En agosto, tras unas vacaciones en Francia (empañadas por las disputas con su marido), los Hughes se instalan en North Towton, Devon, en una gran casa propiedad de Sir Robert Arundell. Aquí, en octubre de 1961, Plath completó uno de sus poemas más famosos, La luna y el tejo, en muchos sentidos el punto de partida de su corta vida creativa. Ese mismo mes se publicó su primer relato, The Perfect Place (originalmente The Lucky Stone), en la revista femenina My Weekly.

En noviembre recibió una beca de 2.000 dólares de la Eugene F. Saxton Fellowship para su primera novela, que para entonces ya estaba terminada. El 17 de enero de 1962 Plath y Hughes tuvieron un hijo, Nicholas. A partir de abril experimentó una explosión de creatividad, produciendo algunos de los poemas que más tarde se convertirían en El Ariel, ampliamente considerado como el mejor de su legado (Olmo, El cazador de conejos, etc.). El torrente de inspiración se vio ensombrecido por problemas familiares: Sylvia sospechaba que Ted le era infiel (los poemas de mayo Apprehensions y Event reflejaban estos sentimientos). El problema se agravaba por el hecho de que no tenía a nadie cercano en Inglaterra; pasaba gran parte de su tiempo escribiendo cartas a amigos estadounidenses.

14 de mayo en Estados Unidos en la editorial Knopf (a petición de la poetisa algunos poemas (aquellos en los que los críticos vieron la influencia de Theodor Rötke) no se incluyeron en la edición americana. Las críticas han sido escasas y comedidas; sin embargo, en una carta a su madre, Sylvia escribió: «Este es el momento más satisfactorio y feliz de mi vida. En esos días empezó a escribir una secuela de La gorra de cristal: la historia de una chica americana en Inglaterra que se enamora y se casa aquí. La poetisa esperaba entregar a su marido un borrador para su cumpleaños en agosto. Pero su madre, cuando visitó a su hija, se dio cuenta de que no todo en su vida estaba tan despejado como sugerían las cartas, y que la relación entre la pareja era tensa. Plath sospechaba desde hacía tiempo que Hughes la engañaba; en junio recibió la confirmación de ello, y pronto quemó el manuscrito de una continuación novelada inacabada. Tiempo después destruyó miles de cartas, tanto a él como a su madre, así como numerosos esbozos de poesía. Una de sus nuevas obras en julio se titulaba Quemar las cartas. En septiembre de 1962, con la esperanza de recomponer su relación, Ted y Sylvia se fueron de vacaciones a Irlanda, donde se alojaron en Cleggan, en la finca Old Forge, propiedad del poeta Richard Murphy. De repente, Hughes abandonó la mansión a toda prisa, marchándose con la que más tarde resultó ser su amante, Asa Guttmann Weville, esposa del poeta canadiense David Weville, una socialité de origen alemán con aspecto de estrella de cine.

Plath regresó sola a Devon y solicitó el divorcio en noviembre. Este acontecimiento coincidió con un nuevo estallido de inspiración: durante el mes de octubre, el poeta creó al menos 26 poemas, entre ellos Stings, Wintering, The Jailer, Lesbos, Ariel; casi todos ellos se incluyeron en la colección Ariel (1965), publicada póstumamente. La infidelidad de su marido hizo que los motivos de autodestrucción, antes llamativos en su poesía, se volvieran casi obsesivos. «Morir.

El 7 de noviembre de 1962, en una carta a su madre, Sylvia escribe:

El 14 de enero de 1963 se publicó la novela de Sylvia Plath Bajo una capucha de cristal, bajo el seudónimo de Victoria Lucas; recibió grandes elogios de la crítica, pero sobre todo después de la muerte de la autora. Posteriormente, el libro se convirtió en una revelación para las jóvenes lectoras de todas las décadas; la novela se ganó la reputación de ser el equivalente femenino de El guardián entre el centeno. Sin embargo, Plath se sintió decepcionada por la reacción inmediata de la crítica, sobre todo porque la editorial Knopf se negó a publicar el libro en Estados Unidos por considerarlo demasiado personal. La novela no se publicó en Estados Unidos hasta 1971. El libro tuvo una tirada de 90 mil ejemplares y un precio de 6,95 dólares en EE.UU., y se vendieron más de un millón de ejemplares en rústica. La protagonista de la novela se llamaba Esther Greenwood, una especie de derivado de la infame novelista estadounidense Ethel Greenglass Rosenberg, cuyo juicio en 1953 y posterior ejecución fueron reveladores y tuvieron un gran impacto en la sociedad estadounidense. Muchos estadounidenses, incluida Plath, creían que Rosenberg era víctima de una atroz injusticia y de la manipulación política de las autoridades.

Poco antes de que la novela se publicara en Estados Unidos, en 1970, la madre de Sylvia Plath, Aurelia, protestó ante Harper & Row por la prevista publicación póstuma. Afirmó que la novela era un potboiler escrito para ganar dinero y que la propia Sylvia nunca habría querido que se publicara con su verdadero nombre. Según su madre, el propósito de escribir el libro era mostrar cómo se veía el mundo a través del cristal distorsionador de la capucha. También afirmó que Sylvia planeaba escribir una secuela que mostraría el mismo mundo pero a través de los ojos de una persona sana.

La novela suele considerarse autobiográfica. La novela está ambientada en Nueva York y en parte en los suburbios de Boston. Cuenta la historia de seis meses en la vida de Esther Greenwood, una joven de diecinueve años que, tras graduarse en la universidad, comienza una carrera en una revista. Sueña con ser poeta y viajar por el mundo. Esther se enfrenta a la decepción de la vida, de la sociedad y pierde la confianza en sí misma y en su futuro. Se pregunta constantemente «cuál es mi lugar en este mundo» y se deprime. El libro trata del difícil camino para encontrarse a sí mismo y su identidad, y volver a una vida normal. Por el camino pasará de todo: crisis nerviosas, hospital, intentos de suicidio. La protagonista tiene que enfrentarse constantemente a los prejuicios de los años cincuenta y al papel de la mujer en la sociedad. Está sometida a la presión de la familia y de la sociedad, lo que inevitablemente la lleva a un colapso psicológico, a una crisis de identidad.

A los lectores les resulta difícil separar la novela de la trágica historia de la escritora, su asombrosa poesía, su batalla contra la depresión, su difícil divorcio y el suicidio que siguió apenas un mes después de la primera publicación de la novela.

Tanto la biografía como la enigmática personalidad de Sylvia Plath han influido enormemente en la percepción de la novela, incluso por parte de críticos y estudiosos. Los críticos han debatido si la novela debe considerarse una obra literaria seria o si debe clasificarse como ficción escrita por un autor cuya verdadera vocación era la poesía. Under a Glass Cover ha suscitado menos interés académico que la poesía de Sylvia Plath, aunque algunos de los críticos literarios más destacados han reconocido que la novela es una obra importante de la literatura estadounidense. Los críticos literarios feministas convirtieron la novela en una especie de manifiesto, criticando y denunciando la supresión de la mujer en los años cincuenta.

Los últimos días de Sylvia Plath

A principios del invierno, Plath se instaló en Primrose Hill (ahora en el 23 de Fitzroy Road), en la casa donde había vivido W. B. Yates: concedía especial importancia a este último hecho y lo consideraba una buena señal. Hughes y Plath se mudaron juntos al principio, como marido y mujer, para asegurarse de que esta última pudiera ocupar el mayor de los dos pisos; el alquiler se pagó varios años por adelantado. Aquí Sylvia iba a pasar un invierno extremadamente frío en una casa sin teléfono y con un sistema de calefacción que funcionaba mal. Relató esta terrible época con humor y gran detalle en su relato Snow Blitz (incluido en Johnny Panic and the Bible of Dreams). En aquellos días, Plath siguió enviando su nueva obra a editores y correctores, pero la respuesta cambió: «los editores parecían no estar preparados para poemas de tal potencia», escribió el autor de la biografía, Peter C. Steinberg. Uno de los primeros en apreciar el nuevo giro de su obra fue el poeta, crítico literario y más tarde editor A. Alvarez (Hughes también acudió para llevar a los niños en su siguiente excursión a un zoológico londinense cercano. Sin embargo, Plath pasaba la mayor parte del tiempo sola.

En enero de 1963, Plath experimentó otro estirón creativo, creando veinte nuevos poemas (Mystic, Sheep in Fog, Kindness, etc.) en quince días, y además hablándole al lector con una nueva voz: «…más suave y menos agresiva, comedida y resuelta – como si quisiera transmitir la sensación de un final inminente», como escribió Peter K. Steinberg. No se sabe si Plath escribió algo durante los últimos seis días de su vida; no se conserva ningún apunte de su diario. Lo único que se sabe es que hacía mucho frío en una casa sin teléfono y con los radiadores congelados, que los niños estaban enfermos y que ella misma sufría una grave depresión. Al Alvarez, que visitó a la poetisa, dijo que no podía perdonarse no haber reconocido signos de depresión en Plath. «A ese nivel la defraudé. En la treintena era estúpido. ¿Qué sabía yo de la depresión crónica? Necesitaba que alguien cuidara de ella. Yo era incapaz de hacerlo», dijo en 2000.

Pocos días antes de la muerte de Sylvia Plath, el Dr. Horder, médico de cabecera y amigo íntimo que vivía cerca, le recetó antidepresivos. Al darse cuenta de que la paciente estaba en peligro y de que había dos niños pequeños en la casa, la visitó a diario durante un tiempo, luego intentó convencerla de que fuera a la clínica y, cuando eso fracasó, invitó a una enfermera a quedarse en la casa en todo momento. Las opiniones sobre las prescripciones de Horder difirieron más tarde: uno dijo que su medicación no había funcionado y otro que incluso podría haber sido perjudicial.

El 7 de febrero, Sylvia y sus hijos fueron a casa de sus amigos Gillian y Gerry Becker, profesores de literatura en el Middlesex Polytechnic. Pasaron dos días juntos, durante los cuales Sylvia se quejaba constantemente de dolor de cabeza y, según Gillian, no paraba de murmurar cosas incoherentes. Una noche no dejó que Gillian se apartara de su lado durante horas, quejándose con ella de Ted, que la había traicionado, de su familia, especialmente de la hermana de Ted, que la odiaba, de su madre, de la que decía que era un monstruo, de una vida que nunca volvería a ser la misma. También habló de su intento de suicidio en 1953. El viernes 8 de febrero, Gillian llamó al Dr. Horder, que decidió ingresar a Sylvia en una clínica el fin de semana siguiente. Sin embargo, las dos primeras clínicas a las que llamó no tenían sitio y la tercera le pareció inapropiada. Sylvia, en su opinión, era una persona muy sensible y vulnerable para la que la clínica no era el mejor lugar. Incluso sin haber leído «Bajo la cubierta de cristal», sabía que Sylvia tenía miedo a los hospitales. Su estado depresivo estaba al borde de la patología, pero en el hospital estaría separada de sus hijos, lo que sin duda no sería bueno para ella.

Alrededor de las 9 de la mañana del 11 de febrero, llegó una niñera llamada Myra Norris que no pudo entrar en la casa y acudió a un obrero llamado Charles Langridge en busca de ayuda. Encontraron a Sylvia Plath muerta en la cocina, con la cabeza metida en el horno con el gas encendido. Resultó que aquella mañana temprano Plath había dejado una nota a un vecino del piso de abajo, Trevor Thomas, pidiéndole que la llamara un médico. Se descubrió que casi de inmediato había cerrado cuidadosamente las puertas de las habitaciones de los niños, sellado los huecos con toallas húmedas, tomado una gran dosis de somníferos, encendido el gas y metido la cabeza en la cocina: esto ocurrió sobre las cuatro y media. Sylvia Plath fue enterrada en Heptonstall, Yorkshire, una semana después de su muerte.

Aún quedan muchas cosas por aclarar sobre las circunstancias de la muerte de Sylvia Plath. Se ha sugerido que el suicidio fue en realidad una especie de montaje: si el vecino de abajo hubiera leído la nota dirigida a él, probablemente se habría evitado la tragedia. El propio vecino, T. Thomas, que llevaba varias horas inconsciente -bajo la influencia del mismo gas que se había filtrado a su piso-, creía que Plath había encendido la cocina como «señal de socorro» para que acudiera en su ayuda.

Sin embargo, en Giving Up: The Last Days of Sylvia Plath, Gillian Becker escribió, refiriéndose a una declaración de la agente de policía Goodchild, que Plath, «…a juzgar por la forma en que hundió la cabeza en el horno, iba de hecho deliberadamente hacia su muerte». El Dr. Horder también consideró inequívocas las intenciones de su pupilo. «Bastaba ver el cuidado con el que había preparado la cocina para darse cuenta de que esta acción era el resultado de una compulsión irracional», dijo.

Trevor Thomas recordó haber visto a Sylvia la noche anterior. Había pasado a recoger un sello con el que iba a enviar una carta a Estados Unidos. A Trevor le pareció indispuesta y nerviosa. Plath insistió en reembolsarle el coste del sello. Cuando él le sugirió que no se preocupara por ello, Sylvia dijo que «de lo contrario, su conciencia ante Dios no estaría tranquila».

1963 – actualidad

Inmediatamente después de la muerte de Sylvia Plath, las feministas organizaron una campaña para criticar a Ted Hughes. La poetisa Robin Morgan acusó explícitamente (en un poema The Arraignment, 1972) al poeta de asesinato. Cuando su amante Asja Weavill también se suicidó (del mismo modo que Plath, pero también matando a su hija, Shura), surgieron insinuaciones de que Hughes era propenso a la violencia. Comenzó la vandalización de la lápida de Plath: una y otra vez, el nombre de Hughes era borrado de la lápida, tras lo cual el viudo se llevaba la lápida para restaurarla, incurriendo así en cargos de profanación de tumba.

La poetisa Anne Sexton, amiga de Plath, al ser preguntada por The Paris Review en 1971 si las dos habían hablado del suicidio, dijo:

A menudo, muy a menudo. Sylvia y yo hablamos largo y tendido sobre nuestros primeros intentos de suicidio, con detalle y profundidad, entre bocadillos gratis de patatas fritas. El suicidio, al fin y al cabo, es la otra cara del poema. Sylvia y yo hemos hablado a menudo de los «inconvenientes». Hablábamos de la muerte con una intensidad chisporroteante, los dos esforzándonos por alcanzarla como un mosquito a una bombilla eléctrica, sólo aspirando al tema. Habló de su primer intento de suicidio, repasando los detalles con amor y cariño, y sus descripciones en La gorra de cristal coinciden con esa historia. Sorprendentemente, no abrumamos a George Starbuck con su egocentrismo. Por el contrario, a los tres, creo, nos estimuló -incluso a George- como si la muerte nos permitiera sentirnos más reales en nuestro propio y concreto momento.

Cabe señalar que Anne Sexton también, al igual que Sylvia Plath, llevó a cabo planes para acabar con su vida. Sufrió una intoxicación por monóxido de carbono en su propio coche el 4 de octubre de 1974.

En 1975 -en parte como respuesta a la viva reacción del público a la publicación de Beneath the Glass Shield en Estados Unidos- se publicó una colección dirigida por Aurelia Plath en una edición aparte titulada Letters Home. Cartas a casa: correspondencia 1950-1963 (Letters Home: Correspondence 1950-1963). Aquí su hija se presenta al lector como una joven enérgica, impulsada por la sed de éxito, que tiene que superar periodos de profunda depresión.

Durante las décadas de 1960 y 1970, la obra de Sylvia Plath fue estudiada y analizada por la crítica literaria. La popularidad de las ideas feministas ha llevado a los especialistas a considerar la obra de Plath desde esta perspectiva. Por ejemplo, la crítica literaria Mary Ellman analizó en detalle las descripciones del cuerpo femenino en las obras de Plath. En 1970, Ellman publicó Thinking About Women, que incluía una sección dedicada a la poesía de Plath. El interés por la obra de la poetisa creció, y el primer estudio importante de su obra se publicó en 1973 en un libro de Eileen M. Aird, Sylvia Plath: The Woman and Her Work. Poco antes se publicó una colección de poemas de Sylvia, editada por Charles Newman. También se incluye The Barfly Ought to Sing, un ensayo escrito por Ann Sexton.

Sin embargo, el mayor interés por la poesía de Plath llegó en 1981 con la publicación de Collected Poems, recopilada por Ted Hughes. En 1982, Sylvia Plath recibió a título póstumo el Premio Pulitzer por ella. También en 1982 se publicaron los diarios de Plath, editados de nuevo por Hughes. Las feministas han acusado a este último de eliminar entradas no deseadas para presentarse bajo una mejor luz, pero cuando Karen W. Cookeel publicó una versión inédita de los diarios de Plath en 2000, muchos cuestionaron la necesidad de exponer al público errores gramaticales y erratas.

Desde entonces, la vida personal y la obra de Sylvia Plath han inspirado repetidamente a biógrafos para escribir libros sobre la poetisa. Muchos han culpado a Hughes de la tragedia y se han basado únicamente en el testimonio de los amigos de Plath y en los ataques feministas contra él. Otros creían que Sylvia Plath era la esposa celosa, ambiciosa y autoritaria de un poeta de talento y que se había conducido a sí misma a un callejón sin salida. Gracias al acceso a todo tipo de papeles y documentos, los biógrafos han podido sacar conclusiones más fundamentadas sobre las razones de lo sucedido. Concluyen unánimemente que la causa del suicidio de la poetisa fue un trastorno mental y una profunda depresión de los que nadie más puede ni debe ser culpado, independientemente de los acontecimientos que fueron el catalizador de la tragedia. En su libro Her Husband: Hughes and Plath, la escritora y biógrafa estadounidense Diana Middlebrook analizó la relación de la pareja. Al describir todos los acontecimientos que precedieron a la muerte de Sylvia, concluyó: «Fue la depresión lo que mató a Sylvia Plath.

Gracias a un gran trabajo realizado por los investigadores, no sólo se supo que Plath era una chica suicida, sino que también se supo que de niña era una entusiasta exploradora, una estudiante con talento, que quería a sus hijos con ternura, que admiraba el océano, que era una entusiasta extrema y le encantaba conducir rápido en su coche rojo, que tocaba bien la viola y el piano y que le encantaba dibujar; sus diarios y cuadernos estaban siempre llenos de caricaturas coloridas y divertidas. Decoraba muebles con diseños florales, era apicultora y pastelera, y hablaba alemán con fluidez.

El nombre de casa de Sylvia era Sivvie y sus amigos la llamaban Syv. Era bastante alta para ser mujer: 175 cm (5 pies 9 pulgadas) y calzaba una talla 9 (aproximadamente una 41), algo que le dio vergüenza toda su vida. Tenía el pelo castaño y los ojos marrones. Nunca la consideraron guapa, aunque su altura y su esbelta figura la hacían parecerlo. Siguiendo la moda de la época, Sylvia se decoloraba el pelo con perhidrol en verano. A finales de los años cincuenta, algunos entusiastas la llamaban la «Marilyn Monroe de la literatura». Sylvia Plath tenía una voz profunda y hermosa. Cuando leía sus poemas en la radio de la BBC, su voz temblaba y era muy sensual.

Según ciertos episodios de la novela Bajo el espejo, Sylvia Plath (a la que se suele identificar con Esther Greenwood, la heroína lírica) sentía una grave barrera psicológica en sus relaciones con los hombres, que en algunos aspectos también le causaba dificultades fisiológicas. En realidad, al menos exteriormente, no se sentía así: la poeta había salido con varios hombres antes de marcharse a Cambridge; el biógrafo C. Steinberg menciona en particular a Richard Sassoon, Gordon Lamaire y el editor Peter Davison en este contexto. Según la biografía de Wagner-Martin, coqueteaba de buen grado y se apresuraba a tener aventuras; además, compartía la opinión (adoptada más tarde por las feministas) de que una mujer no debe ceder ante un hombre en el derecho a tener múltiples aventuras.

El 23 de febrero de 1956, Plath compró la St. Botolph’s Review y leyó allí un poema del joven poeta británico Ted Hughes que le gustó mucho. Cuando se enteró de la fiesta, dedicada a la publicación del número, que se celebraba en Falcon Yard, acudió inmediatamente, encontró a Hughes y leyó de inmediato algunos de sus poemas, que para entonces ya se sabía de memoria. Según la leyenda, durante el baile Sylvia le mordió en la mejilla hasta hacerle sangrar, lo que se considera un comienzo simbólico de su tumultuosa relación. «…un chico grande y moreno, el único allí lo bastante grande para mí», así escribió Plath sobre su elegido. Hughes, por su parte, dejó un poético recuerdo de sus primeras impresiones sobre su futura esposa: «Piernas americanas – arriba y así.

«Me licencié en Cambridge en 1954, pero seguía teniendo amigos allí, y a menudo volvía de visita. Uno de esos amigos publicó una revista de poesía, y sólo publicó un número. Sin embargo, tenía algunos poemas allí y el día de la emisión hicimos una fiesta», dijo Hughes. Plath se dio cuenta de ello: «Ahí es donde entré yo. Estuve en Cambridge… Leí sus poemas, me impresionaron mucho y quise conocerle. Fui a una pequeña fiesta y allí nos conocimos. Luego creo que nos conocimos en Londres un viernes 13, después empezamos a vernos a menudo y unos meses más tarde nos casamos». «Había ahorrado algo de dinero», continuó Hughes.  – «Trabajé durante tres meses; malgasté todo lo que ganaba en cortejar.  – «Nos dedicamos poemas el uno al otro. Y entonces todo surgió de eso, de ese sentimiento. Nos dimos cuenta de que éramos creativamente productivos y felices; nos dimos cuenta de que tenía que continuar», concluye Plath.

Tienen dos hijos: una hija Frida (nacida el 1 de abril de 1960) y un hijo Nicholas (17 de enero de 1962 – ahorcado el 16 de marzo de 2009).

Tras la ruptura con Ted, Silvia sufría de soledad. Entre los pocos conocidos que visitaron a Sylvia durante este periodo se encontraba Al Alvarez. Como escribe Connie Ann Kirk (inglesa) en la biografía de Sylvia Plath:

Percibió el estado depresivo de Plath: el dolor por la pérdida de su padre aún persistía en ella, el sentimiento de abandono tras la marcha de Ted no hizo sino agravar su estado. Álvarez se había mostrado preocupado por su estado, pero en ese momento estaba saliendo con otra chica y no podía dedicarse a cuidar de Sylvia, sólo la visitaba ocasionalmente de forma amistosa. En la Nochebuena de 1962, Sylvia arregló y renovó el piso. Invitó a Álvarez a la cena de Navidad. Por lo que había admitido Álvarez, supuso que ella contaba con algo más que una compañía amistosa. Tomó unas copas con ella y se marchó en cuanto sintió que ella quería continuar. Álvarez comprendió que ella estaba desesperada, pero él mismo aún no se había recuperado de su propia depresión y tampoco estaba dispuesto a luchar contra sus problemas. Sylvia percibió su actitud comedida e incluso fría como un nuevo rechazo, y no volvió a verle ni a llamarle.

El estatus de Sylvia Plath en Estados Unidos es alto: su nombre se menciona tradicionalmente al enumerar a los principales poetas estadounidenses. Plath está considerada una de las principales figuras de la «poesía confesional» estadounidense, junto con su maestro Robert Lowell, W. D. Snodgrass y Anne Sexton, poeta con la que Plath coincidió en el seminario de Lowell. La combinación de imágenes extremadamente fuertes y pegadizas, aliteración, patrones rítmicos y rimas se considera única.

La poesía inusualmente intensa de Plath mostraba, por un lado, el poder de la imaginación y, por otro, la concentración de la poetisa en su propio mundo interior. Abordó temas muy sensibles cercanos al tabú: escribió sobre el suicidio, el odio a sí misma, el nazismo, la terapia de choque, las relaciones anormales en una familia desintegrada y disfuncional. Existe la opinión de que la poesía de Plath se adelantó a su tiempo; bien podría haber encajado en la escena literaria de la década siguiente, pero fue víctima del «conservadurismo de los cincuenta».

Sylvia Plath ha sido descrita como una «poeta extremadamente versátil» (cuya obra combinaba ironía, rabia y motivos líricos), al tiempo que producía obras de extraordinario «poder y virtuosismo». «Plath plasma cada uno de sus movimientos en la poesía, su poesía es esencialmente un diario. Este sentimiento no desaparece ni un momento, pero las asociaciones desenfrenadas la alejan a veces tanto de los hechos cotidianos inmediatos que su carácter de diario se hace imperceptible», señala Kassel en el prefacio de la colección completa de la poetisa publicada en Rusia dentro de la serie «Monumentos literarios». Sin embargo, como señaló O. Rogov, «…de un modo trágico y despiadado estaba condenada a crear sólo en condiciones de ‘fondo’ emocional: el surgimiento de la poesía se vio facilitado por la soledad y la depresión, y no por los meses ocasionales de existencia próspera».

En el centro de la obra de Plath se encuentra la colección Ariel, que difiere de las obras anteriores de la poetisa por su mayor grado de confesionalidad y el predominio de motivos personales. Publicado en 1966, marcó un giro drástico en las actitudes hacia Plath; los críticos quedaron especialmente impresionados por los poemas autobiográficos relacionados con problemas mentales: Tulipanes, Papá y Lady Lazarus. Los investigadores no descartan que Robert Lowell haya sido una influencia importante; ella misma (en una entrevista poco antes de su muerte) citó su libro Life Studies como una de sus principales influencias.

Al analizar la esencia del carácter «confesional» de la obra de la poetisa, uno de los críticos literarios y poetas británicos más respetados, Al Álvarez, escribió:

El caso de Plath se complica por el hecho de que, ya en sus obras de madurez, utilizó deliberadamente detalles de su vida cotidiana como materia prima para su arte. Un invitado accidental o una llamada inesperada, un corte, un moratón, un fregadero, un candelabro… todo se desperdiciaba, todo se cargaba de significado y se transformaba. Sus poemas están llenos de referencias e imágenes que, pasados los años, resultan incomprensibles, pero que podrían haber sido explicadas en notas directas a pie de página por un investigador que hubiera tenido acceso a todos los detalles de su vida.

Álvarez mantuvo un estrecho contacto con Sylvia Plath cuando ésta vivía en el Reino Unido. Como ella, Álvarez sufrió depresión e intentó suicidarse. Fue Álvarez quien acompañó a Hughes a comisaría y le asistió en el funeral de la poetisa. En 1963 dedicó un programa de poesía a Sylvia en la BBC Radio. La describió como la mayor poeta del siglo XX. Se le considera el mayor experto y conocedor de la obra de Sylvia Plath.

Posteriormente, algunos críticos empezaron a detectar elementos de «melodrama sentimental» en la poesía de Plath; en 2010 Theodore Dalrymple sostuvo que Plath era un «ángel guardián de la autodramatización» y se bañaba en sentimientos de autocompasión. Tracey Brain también se encontraba entre los investigadores que advertían del peligro de buscar únicamente motivos autobiográficos en la poesía de Plath.

Robert Lowell escribió que Sylvia «no es tanto una persona, o una mujer, y ciertamente no es ‘otra poetisa’, sino una de esas irreales, hipnóticas, grandes heroínas clásicas». De todos los poetas que escribieron en el género de la poesía confesional, Lowell fue el que gozó de mayor reputación literaria, pero fue Sylvia Plath quien estaba destinada a convertirse en un «icono» del género. Su fama llegó tras su muerte, o más bien tras la publicación de Ariel en 1965.

El crítico literario británico Bernard Bergonzi dijo de Plath: «La señorita Sylvia Plath es una joven poetisa estadounidense cuya obra es a la vez un acontecimiento por su estilo virtuoso.

El escritor, poeta y crítico literario británico John Wayne elogió la poesía de Plath: «Sylvia Plath escribe poemas talentosos y optimistas que gustarán a la mayoría de los intelectuales, personas capaces de disfrutar de la poesía y no sólo de adorarla.

Ted Hughes también apreciaba mucho el don poético de Sylvia. En una carta a su madre escribió: «No puede compararse con ninguna otra poeta, excepto quizá Emily Dickinson.

Reveka Frumkina, famosa psicolingüista soviética y rusa, profesora del Instituto de Lingüística de la Academia Rusa de Ciencias, escribió sobre la novela de Sylvia Plath: «… dejó una novela de autoanálisis sorprendentemente sutil y sobria, La Colba, en la que describía su enfermedad mental».

Al analizar la literatura estadounidense y compararla con la rusa, Elena Koreneva, en su libro biográfico El idiota, establece un paralelismo entre el talento creativo de Marina Tsvetaeva y Sylvia Plath: «Sylvia Plath era extraordinariamente parecida a Marina Tsvetaeva: con pasión, brevedad, imaginería y una premonición del inevitable final. Estaba condenada, se quitó la vida en la flor de la vida y de la fama».

Cabe señalar que Sylvia Plath ha sido criticada por «metáforas y alusiones inapropiadas». En concreto, en uno de sus famosos poemas «Daddy», Plath se compara a sí misma con los judíos y a su padre con el Holocausto. Críticos literarios e historiadores han atacado a Plath por «trivializar» conceptos tan trágicos como el nazismo y el Holocausto. Entre quienes consideraron imprudentes tales comparaciones se encontraban el escritor y crítico Leon Wieselter, el poeta Seamas Heaney y el conocido crítico estadounidense Irving Howe, que calificó la comparación de «monstruosa». La crítica literaria Marjorie Perlof atacó literalmente a Plath, calificando su poesía de «vana y pomposa» y sus recursos literarios de «basura».

La corta vida de la poetisa y las trágicas circunstancias de su muerte siguen interesando al gran público y a los especialistas. También tuvieron un impacto notable en las vidas de muchas personas del entorno de Sylvia.

En concreto, el hijo de Sylvia Plath, un biólogo de Alaska de 47 años llamado Nicholas Hughes, se suicidó el 23 de marzo de 2009. Según un columnista de The New York Times, el destino de Nicholas se vio indudablemente afectado por el suicidio de su madre y el posterior suicidio de su madrastra. A pesar de que Nicolás sólo tenía un año cuando ocurrió la tragedia, desde pequeño había oído hablar de su madre y de su muerte. La prensa mundial respondió con un gran número de artículos sobre la muerte de Nicholas Hughes. Sin embargo, la prensa no se conmovió tanto por las circunstancias de su propia vida, las penurias o la depresión, sino por la repetición de la historia. Los periódicos estaban plagados de titulares como «¡La maldición de Plath!». Algunos de los colegas de Nicholas Hughes habían trabajado a su lado durante muchos años y no sabían que era hijo de poetas famosos.

La profesora de la Universidad de Princeton Joyce Carol Oates sostiene que el suicidio de Plath tuvo un enorme impacto cultural en toda la comunidad porque «Plath era una poetisa brillante, y en el momento de su muerte ya era un clásico reconocido de la poesía estadounidense, mientras que muchos de sus contemporáneos de talento, Anne Sexton, John Barryman, habían caído en el olvido».

El nombre de Sylvia Plath se ha convertido en sinónimo de depresión y suicidio. Los psicólogos, autores de literatura científica y de divulgación sobre el tema, ven y estudian invariablemente la trágica historia de Plath en un contexto médico-psicológico. En 2001, el psiquiatra estadounidense James Kaufman acuñó un nuevo término en psicología: el efecto Sylvia Plath. El término se refiere al fenómeno de aparición más frecuente de anomalías psiquiátricas

Comprender el lugar de Sylvia Plath en la historia es muy importante, ya que ayuda a entender lo que decía con su poesía, lo que pensaba su generación en general y cómo los poemas que escribió reflejaban un momento histórico concreto.

El legado literario de Sylvia Plath, aparte de su auge biográfico, se manifestó también en su influencia en la obra de otros poetas y escritores. Famosos poetas, la estadounidense Carol Rumens y el irlandés Evan Boland, quedaron fascinados por la poesía de Sylvia Plath en su juventud. Como admitió Boland, el trágico destino literario y femenino de Plath la conmocionó, y durante años fue incapaz de separar el fenómeno de la poesía femenina del nombre de Sylvia Plath. Rumens, que entonces no sabía nada del suicidio de Plath, admiraba el talento de la poetisa, que «seguía siendo madre y esposa». Cabe señalar que Plath, si no influyó, al menos inspiró a muchas poetisas de los años setenta vinculadas al Movimiento por la Igualdad de la Mujer. Entre ellas, Judith Kazantzis, Michelle Roberts, Gillian Aulnath y otras.

La personalidad y el talento de Sylvia Plath han inspirado a muchos músicos a componer canciones, a dramaturgos a escribir obras de teatro y a escritores y periodistas a realizar investigaciones literarias.

Libros sobre Sylvia Plath

Se han escrito muchos libros sobre Sylvia Plath, su vida y su obra. A la familia de Sylvia, en particular a Ted Hughes, no le gustaron algunas de las biografías escritas, e incluso hubo conflictos entre la familia de la poetisa y los biógrafos. Consideraba que muchos de ellos veían la vida de Sylvia a través de la lente de la culpabilidad de Hughes en su muerte. Y Plath se tomó muy mal los ataques abiertamente críticos a su obra. Entre los conflictos más famosos figura la tensa correspondencia entre Jacqueline Rose y Olwyn Hughes, quien, por una extraña coincidencia, presidió la sucesión de Sylvia Plath y administró los derechos de la herencia de ésta hasta 1991. Rose detalló los pormenores del conflicto en el artículo «Esto no es una biografía».

Ediciones en ruso

Fuentes

  1. Плат, Сильвия
  2. Sylvia Plath
  3. На русском языке также публиковался под названием «Колба».
  4. ^ Two poems titled Ennui (I) and Ennui (II) are listed in a partial catalogue of Plath’s juvenilia in the Collected Poems. A note explains that the texts of all but half a dozen of the many pieces listed are in the Sylvia Plath Archive of juvenilia in the Lilly Library at Indiana University. The rest are with the Sylvia Plath Estate.
  5. ^ Plath has been criticized for her numerous and controversial allusions to the Holocaust.[94]
  6. a b c d Vgl. Helmut Winter: Sylvia Plath. In: Martin Christadler (Hrsg.): Amerikanische Literatur der Gegenwart in Einzeldarstellungen. Kröner Verlag, Stuttgart 1973, ISBN 3-520-41201-2, S. 649.
  7. Sylvia Plath: The Magic Mirror. Embers Handpress, Rhiwargor, Llandwddyn, Powys 1989. ; dazu sehr negative Besprechung Horst-Jürgen Gerigk: Der magische Spiegel – Sylvia Plath deutet Goljadkin und Iwan Karamasow. In: Ein Meister aus Russland – Vierzehn Essays. Universitätsverlag Winter, Heidelberg 2010, ISBN 978-3-8253-5782-5, S. 101–117.
  8. Plath begann ihre Behandlung aus eigener Initiative und konsultierte während der verbleibenden Zeit in Boston ihre Psychoanalytikerin regelmäßig einmal in der Woche. In ihren Tagebuchaufzeichnungen setzte sie sich nach den einzelnen Sitzungen mit ihrer Therapeutin regelmäßig mit den Analysen und gewonnenen Einsichten auseinander. Zu dieser Zeit überlegte Plath noch, ihre akademische Karriere weiter zu verfolgen und im Fach Psychologie den Ph.D. zu erwerben, d. h. sich zu habilitieren. Vgl. Anne Stevenson: Bitter Fame: A Life of Sylvia Plath. Houghton Mifflin, Boston 1989, S. 126 und 144 f. (deutsche Übersetzung: Anne Stevenson: Sylvia Plath. Eine Biographie. Frankfurter Verlagsanstalt, Frankfurt am Main 1989, S. 232 und 256 ff.). Vgl. ebenso Linda Wagner-Martin: Sylvia Plath. A Biography. Sphere, London 1990, S. 155. Siehe auch Ted Hughes und Frances McCullough (Hrsg.): The Journals of Sylvia Plath. Ballantine Books, New York 1982, S. 266–291. Vgl. ebenso Peter K. Steinberg: Sylvia Plath. Chelsea House Publishers, Philadelphia 2004, S. 144.
  9. ^ Originalcitat: «It is as if my life were magically run by two electric currents: joyous positive and despairing negative—whichever is running at the moment dominates my life, floods it.»
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.