Entente Cordiale

Resumen

La expresión francesa Entente cordiale se utiliza para describir el acuerdo celebrado en Londres el 8 de abril de 1904 entre Francia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda sobre el reconocimiento mutuo de las esferas de influencia colonial. Principalmente, el tratado definía la influencia francesa sobre Marruecos y la británica sobre Egipto. Marcó el fin de siglos de contrastes y conflictos entre Francia y Gran Bretaña y fue una primera respuesta al rearme naval de Alemania.

El acuerdo fue un paso decisivo hacia la Triple Entente que, tras el Acuerdo Anglo-Ruso de Asia de 1907, incluiría no sólo a Francia y Gran Bretaña, sino también a Rusia.

A principios del siglo XX, el antagonismo que había dividido a Francia y Gran Bretaña desde la época napoleónica se fue convirtiendo en amistad. De hecho, los británicos habían empezado a temer la competencia de Alemania y la agitación del emperador Guillermo II les había abierto los ojos ante la amenazante prosperidad del Imperio alemán y su cada vez más poderosa flota. Por otra parte, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Théophile Delcassé, hostil a Alemania, había conseguido con valentía y tenacidad tejer una trama cuyos resultados empezaban a verse.

A medida que el sentimiento antialemán crecía en Gran Bretaña, también lo hacía la francofilia: desde el rey Eduardo VII hacia abajo, involucrando a muchos funcionarios influyentes del Ministerio de Asuntos Exteriores. De modo que incluso el hombre del gobierno probablemente más cercano a Berlín, el ministro colonial Joseph Chamberlain, tras fracasar en su intento de acercamiento diplomático a Alemania, se convenció de que era necesario un acuerdo con Francia.

A finales de 1902, una rebelión contra el sultán de Marruecos, Mulay Abdelaziz IV, brindó la oportunidad de abordar la cuestión de los intereses británicos y franceses en ese país. El canciller alemán Bernhard von Bülow no parecía alarmado por las negociaciones que acababan de comenzar, que de hecho avanzaban muy lentamente. La opinión pública francesa seguía siendo muy anglófila y el ministro Delcassé entabló negociaciones bastante difíciles con el gobierno británico; pero a principios de mayo el rey Eduardo VII de Inglaterra visitó París y poco después el presidente francés Émile Loubet le correspondió con una visita a Londres, que despertó gran entusiasmo.

Las visitas de Eduardo VII y Loubet

El principal mérito del entendimiento anglo-francés se atribuye, en general, a la firme voluntad y astucia del rey Eduardo VII de Inglaterra. A su llegada a París, el 1 de mayo de 1903, el Rey fue recibido con bastante frialdad, pero ante una delegación británica declaró que la amistad y la admiración de los ingleses por la nación francesa podían extenderse y convertirse en un sentimiento de unión entre los pueblos de los dos países. Al día siguiente, en el Elíseo, dijo: «Es nuestro ferviente deseo marchar junto a ustedes por los caminos de la civilización y la paz». Estas muestras de amistad no podían pasar desapercibidas, sobre todo porque el rey tenía consigo a un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores, Charles Hardinge.

Pero fue dos meses más tarde cuando el acuerdo dio el paso decisivo, cuando, el 6 de julio, el Presidente de la República Francesa, Loubet, llegó a la capital británica con una bienvenida de lo más halagadora. En la cena del Palacio de Buckingham, el rey Eduardo habló del afecto que sus conciudadanos sentían por Francia, y en su telegrama de despedida expresó su «ardiente deseo» de que el acercamiento entre ambos países se produjera lo antes posible.

Una de las razones del interés de Londres en el acuerdo era la debilidad de Gran Bretaña en el Mediterráneo. Los británicos eran ahora conscientes de los peligros de un compromiso demasiado grande en el norte de África y buscaban un socio con el que pudieran compartir la carga. Se abrió así el camino para un acuerdo muy amplio.

Si el canciller Bülow contempló el asunto con escepticismo y cierta superioridad, su emperador, Guillermo II, utilizó todos sus medios para frustrar los acontecimientos. El Káiser trató de sembrar la sospecha recordando al agregado naval francés el episodio de Fascioda y profetizando la desaparición política de Chamberlain, que abandonó efectivamente el ministerio colonial en 1903. «Llegará el día», aseguró el Kaiser a sus interlocutores franceses, «en que habrá que recuperar la idea de Napoleón del bloqueo continental. Él trató de imponerlo por la fuerza; con nosotros debe basarse en los intereses comunes que tenemos que defender».

Guillermo escribió al zar Nicolás II de Rusia que la coalición de Crimea estaba a punto de reconstituirse contra los intereses rusos en el Este: «Países democráticos gobernados por una mayoría parlamentaria contra monarquías imperiales»; y mientras pasaba revista a las tropas en Hannover, recordó que en Waterloo los alemanes habían salvado a los británicos de la derrota.

Estos torpes intentos de sembrar la discordia entre las naciones ciertamente sembraron la desconfianza y la sospecha, no de los demás sino de Alemania. El estallido, en febrero de 1904, de la guerra ruso-japonesa, que debía crear tensiones entre Francia, aliada de Rusia, y Gran Bretaña, aliada de Japón, tampoco detuvo a los diplomáticos de Londres y París.

El acuerdo tardó nueve meses, de julio de 1903 a abril de 1904, en concluirse. El principal punto de negociación fue Marruecos. En un principio, el ministro Delcassé pretendía mantener el statu quo: Gran Bretaña simplemente tendría que desentenderse de Marruecos para que Francia pudiera persuadir al sultán para que le ayudara a sofocar las revueltas. De ahí, el paso a un protectorado sería corto. El Ministro de Asuntos Exteriores británico, Lansdowne, se mostró bastante complaciente. Sin embargo, exigió dos condiciones: que se tuvieran en cuenta también los intereses de España (de lo contrario, temía un acercamiento a Alemania) y que no se fortificara la costa marroquí frente a Gibraltar. Además, sobre Egipto, al que Francia había renunciado definitivamente en 1899, Lansdowne pidió la colaboración de París para una penetración económica que permitiera al gobernador Cromer (1841-1917) realizar sus planes de reconstrucción financiera.

A Delcassé, esta última petición le pareció excesiva. Intentó aplazar la cuestión, primero tratando de evitarla, y luego proponiendo que la retirada de las actividades francesas de Egipto fuera paralela al progreso en Marruecos. Pero Lansdowne se mantuvo inflexible y Francia tuvo que ceder. Al mismo tiempo, el infatigable Delcassé negoció con el embajador español en París, Fernando León y Castillo (1842-1918), para definir los derechos e intereses de España en Marruecos. Estos derechos se salvaguardarían a cambio del reconocimiento español de la supremacía política francesa sobre Marruecos. Las negociaciones fueron muy difíciles, ya que los españoles no querían admitir el fin de su misión histórica que había visto a Marruecos como su dominio desde la expulsión de los moros. El funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores francés, Maurice Paléologue, escribió: «El embajador León y Castillo, marqués de Muni, muestra un vigor y una agilidad notables en la defensa de su causa, que tiene todas las fuerzas de la realidad en contra».

El momento histórico y el espíritu del acuerdo son descritos de manera ejemplar por Paléologue que escribe: «Viernes, 8 de abril de 1904. Hoy nuestro embajador en Londres, Paul Cambon, y el Secretario de Estado del Foreign Office, Lord Lansdowne, han firmado el acuerdo franco-inglés, a saber: 1º una Declaración relativa a Egipto y Marruecos; 2º un Convenio relativo a Terranova y África; 3º una Declaración relativa a Siam, Madagascar y las Nuevas Hébridas. Este gran acto diplomático toca así muchas cuestiones, resolviéndolas con un espíritu de equidad; no queda ninguna divergencia, ninguna querella entre los dos países. De todas las estipulaciones, la más importante es la relativa a Egipto y Marruecos: abandonamos Egipto a Inglaterra, que por su parte nos abandona Marruecos. El acuerdo que acaba de celebrarse abre una nueva era en las relaciones franco-inglesas; es el preludio de una acción conjunta en la política general europea. ¿Está dirigido contra Alemania? Explícitamente, no. Pero implícitamente, sí: porque contra los ambiciosos objetivos del germanismo, contra sus confesados designios de preponderancia y penetración, se opone el principio del equilibrio europeo».

Sin embargo, hay que recordar que la situación de las dos potencias en los dos países africanos que les interesaban no era la misma. Gran Bretaña ya tenía una posición dominante en Egipto (un protectorado británico desde 1882), mientras que Francia aún no tenía el control de Marruecos. A Gran Bretaña le bastaba con mantener el statu quo, mientras que a Francia, que tenía serias intenciones de colonización, le esperaba un camino erizado de conflictos diplomáticos, especialmente con Alemania.

Otro elemento del tratado fue la renuncia de Francia a los derechos de pesca exclusivos que tenía al oeste de la isla de Terranova. A cambio, Londres cedió a París las islas de Los frente a la Guinea francesa, hizo una rectificación de los límites a la derecha del río Níger y cerca del lago Chad; además de dar a Francia una indemnización. También se acomodó la situación de Siam, dividida en tres zonas de influencia; y de las Nuevas Hébridas, en el Océano Pacífico, para las que se fijaron las modalidades de una administración conjunta. Por último, también se han celebrado convenios relativos a Madagascar y a la zona de Gambia y Senegal.

El canciller Bülow y el Reichstag

A pesar de que en los artículos 1 y 2 del tratado, las dos naciones firmantes se comprometían a no violar los acuerdos institucionales vigentes en Marruecos y Egipto, hubo numerosas manifestaciones ante el Reichstag de que el acuerdo ponía a Alemania en una situación penosa y humillante debido a los privilegios obtenidos por Francia. El canciller Bülow respondió al Parlamento alemán el 12 de abril de la siguiente manera: «No tenemos motivos para suponer que este acuerdo esté dirigido contra alguna potencia en particular. Parece ser simplemente un intento de disipar todas las diferencias entre Francia e Inglaterra. Desde el punto de vista de los intereses alemanes, no tenemos ninguna objeción a este convenio. Marruecos, nuestros intereses en ese país son principalmente de naturaleza económica. Así que nosotros también tenemos un gran interés en que el orden y la paz reinen en ese país».

Sin embargo, Bülow, junto con el embajador alemán en Londres Paul Metternich (1853-1934), trató de averiguar hasta qué punto Gran Bretaña se comprometería con Francia, en caso de guerra, por ejemplo. A este respecto, la «eminencia gris» del gobierno imperial alemán, el consejero Friedrich von Holstein, llegó a creer que Gran Bretaña deseaba ver a Francia ocupada por Alemania para tener las manos libres en el mundo y que, por tanto, el gobierno británico nunca tomaría las armas junto a Francia.

La dimisión de Guillermo II

Guillermo II, de crucero por el Mediterráneo, parecía resignado al desaire, pero quería, dada la circunstancia de la visita del Presidente de la República Francesa Émile Loubet a Italia en ese momento, reunirse con él. Bülow apenas pudo persuadirle de que no se expusiera, temiendo el seguro rechazo de Loubet, que, dada la situación internacional, le habría hecho quedar en ridículo.

A pesar del comportamiento de Bülow en el Reichstag y de la dimisión del Emperador, la opinión pública alemana no toleró el acuerdo anglo-francés y siguió viéndolo como una pérdida de prestigio para Alemania. Los círculos nacionalistas esperaban una rectificación de la posición de Bülow por parte del Emperador. Sin embargo, Guillermo II, aún de crucero, escribió (el 19 de abril desde Siracusa) a su Canciller que los franceses, sin comprometer su alianza con Rusia, habían conseguido hacerles pagar muy cara su amistad con Inglaterra; que el acuerdo reducía considerablemente los puntos de fricción entre las dos naciones y que el tono de la prensa inglesa mostraba que la hostilidad hacia Alemania no disminuía.

Con la Entente Cordiale comenzaron a surgir los alineamientos que, confirmados y reforzados por las crisis de Tánger y Agadir, la Conferencia de Algeciras y el Acuerdo Anglo-Ruso sobre Asia, reflejarían más tarde las alianzas opuestas de la Primera Guerra Mundial.

Fuentes

  1. Entente cordiale
  2. Entente Cordiale
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.