Rogier van der Weyden

Resumen

Rogier van der Weyden (originalmente francés: Roger de le Pasture) (Tournai, 1399

Se dice que se formó en el estudio de Robert Campin, junto con, entre otros, Jacques Daret. Además de Jan van Eyck, Van der Weyden está considerado el pintor flamenco más importante del siglo XV. En su época, Van der Weyden era conocido en toda Europa, y probablemente puede considerarse el pintor más influyente de su siglo. Fusionó el estilo de su contemporáneo Jan van Eyck y el de su maestro Robert Campin, y añadió el nuevo elemento de «emoción» a la pintura flamenca. En el siglo XVII, la fama de Rogier disminuye lentamente y se le asocia a menudo con Brujas. Desde su «redescubrimiento» en el siglo XIX, Rogier van der Weyden permaneció en el ojo público a la sombra de pintores como Jan van Eyck y Hans Memling.

De por vida

Los días 16 y 17 de mayo de 1940, los archivos de Tournai fueron parcialmente destruidos por los bombardeos alemanes, que arrasaron casi todo el centro de la ciudad. Esto dificulta la obtención de datos concretos sobre el origen y la formación de Rogier van der Weyden. Se ha escrito mucho sobre esto en la literatura profesional. La discusión es también bastante compleja y se construye a partir de una interacción de material de archivo y análisis estilístico. Los diversos hechos que han salido a la luz en el último siglo y medio no pueden relacionarse sin un argumento sólido. He aquí una lista de los hechos tal y como son generalmente aceptados hoy en día.

Rogier van der Weyden nació hacia 1398-1400 en Tournai, hijo de Henri de le Pasture y de Agnès de Watrelos. Su padre era fabricante de cuchillos y vivía en la calle Roc Saint-Nicaise, en pleno barrio de los orfebres de Tournai. Su fecha de nacimiento se dedujo de dos documentos conservados. Una primera fechada el 21 de octubre de 1435 sobre un interés anual que recibía de la ciudad y en la que se mencionaba que tenía 35 años: Au xxje jour d»octobre . – A maistre Rogier de le Pasture, pointre, fil de feu Henry, demorant à Brouxielles eagié de XXXV ans, de demoisielle Ysabel Goffart fille Jehan, sa femme, eagié de XXX ans: x livres. A Cornille de le Pasture et Marguerite, sa suer, enffans dudit maistre Rogier, qu»il a de ladite demisielle Ysabiel, sa femme, ledit Cornille eagié de viij ans, et ladite Marguerite de iij ans: c solz. (El 21 de octubre de 1435.- Al maestro Rogier de le Pasture, pintor, hijo de Enrique, residente en Bruselas, de 35 años, de lady Ysabel Goffart hija de Jehan, su mujer, de 30 años: x libros. A Cornille de le Pasture y a Marguerite, su hermana, hijos de dicho maestro Rogier, que tiene con dicha señora Ysabiel, su esposa, dicho Cornille de 7 años y Marguerite de 2 años: c solz) Un segundo documento similar de septiembre de 1441 le menciona con 43 años, de lo que se puede derivar un año de nacimiento de 1398 o 1399.

El padre de Rogier, Henry de le Pasture, murió entre diciembre de 1425 y mediados de marzo de 1426, quizá a causa de la epidemia de peste que asolaba Tournai en esa época. La casa paterna fue, según un documento del 18 de marzo de 1426, en el que no se menciona a Rogier, vendida a Ernoul Caudiauwe, futuro marido de la hermana de Rogier, Jeanne. La madre y los hijos siguieron viviendo en la casa; a la madre se le había concedido el usufructo.

Antes o en 1427, Rogier ya estaba casado con Elisabeth (Ysabiel en el documento de 1435) Goffaert, hija de un zapatero de Bruselas. En el documento relativo al pago de un interés, se menciona la edad de 30 años de su esposa, por lo que era 5 años más joven que Rogier. En el mismo documento se nombran dos niños, Cornille (Cornelis) de 8 años y Marguerite (Margaretha) de 3 años. También se dice que se alojó en «Brouxielles» (Bruselas). No se puede demostrar, pero algunos historiadores piensan que la esposa de Campin, Ysabiel de Stoquain y la madre de Elisabeth o Ysabiel Goffaert, Cathelijne van Stockem, estaban emparentadas y, dado que tenían el mismo nombre de pila, la esposa de Campin podría haber sido la madrina de la esposa de Rogier. Entre 1437 y 1450 la pareja tuvo dos hijos más, Pieter y Jan.

Así que Rogier ya vivía en Bruselas en 1435, donde en los años 1443-44 compró una casa en la esquina de la Magdalenastraat y el Cantersteen. Un documento del 2 de mayo de 1436 muestra que fue nombrado pintor de la ciudad de Bruselas. En un documento del mismo año 1436 encontramos también por primera vez su nombre neerlandés «van der Weyden», una traducción de «de le Pasture» («pastar» o «pastar»).

Vivió en Bruselas hasta su muerte. Su pertenencia a la cofradía de Santiago en el monte Coudenberg, a la que también pertenecían los miembros de la corte borgoñona y la élite urbana, demuestra que se había convertido en un ciudadano adinerado. Su esposa Ysabiel también era miembro de esta hermandad. Rogier van der Weyden murió como un hombre muy rico; fue enterrado en la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, en la capilla de Santa Catalina, que era utilizada por la Hermandad de San Elmo, a la que también pertenecían los pintores, para sus servicios. En la lápida se colocó un poema de alabanza que en 1613 fue mencionado por el franciscano de Lovaina Sweertius en su Monumenta Sepulcralia Et Inscriptiones Publicae Privataeque Ducatus como:

M. Rogeri Pictoris celeberimmi

El hijo de Rogier, Pieter, siguió los pasos de su padre y se hizo cargo del estudio tras la muerte de éste. Su nieto Goswin también se convirtió en pintor y fue nombrado dos veces decano en el gremio de San Lucas de Amberes. Su hijo mayor, Cornelis, había ingresado en la Cartuja de Herne en 1449, tras graduarse en la Universidad de Lovaina como «magister artium». Rogier donó al monasterio un cuadro de Santa Catalina. Cuando se fundó la Cartuja de Scheut en 1456, Van der Weyden donó una Crucifixión, la famosa obra que ahora se encuentra en el Escorial de San Lorenzo de El Escorial, cerca de Madrid (inv. 10014602). Su hija Margaretha murió en 1450. Su hijo menor, Jan, se convirtió en orfebre.

Formación

No se sabe nada con certeza sobre la educación del joven Rogier. No hay documentos que mencionen su aprendizaje de joven. Aparte de la destrucción de una parte de los archivos, esto no es sorprendente, ya que hasta noviembre de 1423 los gremios no estaban obligados por ley a registrar a los maestros y aprendices en los libros del gremio. Se han hecho todo tipo de hipótesis sobre la educación del joven Rogier, pero sin pruebas documentales, siguen siendo conjeturas.

La mayoría de los historiadores del arte coinciden hoy en que Rogier van der Weyden recibió su primera formación en la década de 1410 en el taller de Robert Campin, que se había instalado en Tournai en 1406 y pagó la bourghesie (portería) en 1410. Al mismo tiempo, se dice que el algo más joven Jacques Daret fue aprendiz de Campin. Daret se convirtió en aprendiz de Campin en 1415 y vivió con el maestro desde 1418. Se supone que este fue también el caso de Rogier. Esta tesis se apoya en la unidad estilística e iconográfica de las obras de los tres maestros. Se argumenta que es casi imposible que esto sea el resultado del corto periodo entre 1427 y 1432 en el que, según los documentos del gremio de Doornik, Van der Weyden y Daret trabajaron como aprendices (apprentis) de Campin como último paso hacia su nombramiento como maestros libres.

El 17 de noviembre de 1426, la ciudad de Tournai donó cuatro jarras de vino a un tal «maistre Rogier de le Pasture». Sin embargo, no está claro si este documento se refiere al pintor Rogier. Por lo general, el vino se ofrecía como «vino de honor» después de que un estudiante hubiera obtenido un título de maestro (Magister) en alguna universidad extranjera. Algunos autores han deducido que se trata de un tocayo del pintor. La mayoría, sin embargo, se ciñe al mismo Rogier de le Pasture que, antes de completar su formación como pintor en Tournai, habría obtenido un título de maestro en la universidad de Colonia o París. Dirk De Vos cree que en Tournai también se utilizaba el título de «maistre» para los pintores que habían recibido una educación superior en contraste con los puros artesanos. Menciona que Robert Campin se menciona en todos los documentos como «maistre Campin», en contraste con otros maestros libres de Tournai que se mencionan simplemente por su nombre. Otra explicación que el título de magister universitario, y según Houtart y De Vos una más plausible, sería que Rogier ya recibió el título honorífico de «maistre» en 1426, aunque todavía no se había establecido como maestro libre. El vino de honor se habría dado entonces, tal vez, con motivo de su matrimonio con Ysabiel Goffaert.

Un documento del 5 de marzo del año siguiente, 1427, menciona a un tal Rogelet de le Pasture, de Tournai, que fue aprendiz de Robert Campin, casi al mismo tiempo que Jacquelotte Daret, un Willemet y Haquin de Blandin (en 1426). El término apprentis (aprendiz) tenía un significado diferente en Tournai que en otros gremios como en Brujas, Gante y Amberes. El aprendizaje era la última etapa antes de poder convertirse en maestro libre y el plazo se fijaba en cuatro años. Visto así, 27 años no era una edad anormal para ser registrado como apprentis. Vemos la misma progresión con Daret, pero de él sabemos que también había sido aprendiz con Campin antes. El uso de las formas diminutivas para los nombres de pila, Rogelet, Jacquelotte y Willemet, también es bastante normal para los aprendices, independientemente de su edad. Por lo tanto, no hay razón para asociar el uso del nombre «Rogelet» con un segundo Van der Weyden, como hicieron algunos autores en el pasado. Esa declaración parece haber sido completamente superada entretanto.

Carrera artística

Tras los problemas con la comuna de Tournai y el regreso de los emigrados, Robert Campin fue condenado por primera vez bajo el nuevo régimen ultraconservador en 1429, el 21 de marzo, por no querer acusar a un miembro del gremio, lo que se consideró como «ocultar la verdad» (pour oultraiges d»avoir célé vérité). Tuvo que peregrinar a Saint-Gilles-du-Gard, en Provenza, y fue multado con 20 libras, además de ser excluido de por vida de toda función pública. El castigo no debió parecer suficiente a los adversarios de Campin, porque dos años más tarde fue acusado de adulterio con Leurence Polette. El 29 de julio de 1432 fue condenado a un año de destierro.

Un documento fechado el 1 de agosto de 1432 muestra que Rogier de le Pasture fue reconocido como maestro libre en esa fecha, dos días después de la condena del maestro Campin: El Sr. Rogier de le Pasture, natural de Tournay, fue recibido en Francia por el mestizo de los pintores el primer día de agosto del año siguiente. Esta inscripción de Rogier como maestro libre siguió inmediatamente a la condena de su maestro Robert Campin por adulterio. Cabe destacar que los otros aprendices de Campin también fueron nombrados maestros libres poco después, Willemet (sin apellido conocido) el 2 de agosto y Jacques Daret el 18 de octubre. El hecho de que el destierro de Campin se levantara el 25 de octubre por intercesión de la «duquesa» de Hainaut, Margarita de Borgoña, demuestra que el juicio fue un montaje.

Tras su nombramiento como maestro en 1432, Rogier permaneció en silencio hasta que, al parecer, se instaló definitivamente en Bruselas en 1435. Su colega Jacques Daret también abandonó Tournai en 1434 y se instaló temporalmente en Atrecht. El traslado de Rogier a Bruselas puede estar relacionado con el periodo de disturbios y problemas en Tournai entre 1423 y 1435, pero la presencia de la corte borgoñona en Bruselas habrá influido sin duda en la decisión del joven maestro. Incluso después de su destitución, Rogier van der Weyden mantuvo buenos contactos con Tournai. En las cuentas de la ciudad, encontramos varios pagos a un «maistre Rogier le pointre» por obras que ejecutó allí y también el famoso tríptico de Braque de hacia 1452-1453 fue encargado por Catalina de Brabante desde Tournai. De las cuentas del gremio de 1463-1464 se desprende que no fue olvidado en Tournai: item payent pour les chandèles qui furent mise devant saint Luc, à cause de service Maistre Rogier de le Pasture, natyf de cheste ville de Tournay lequel demoroit à Brouselles.

No está documentado lo que hizo entre 1432 y 1435 ni dónde se alojó en esa época. Sin embargo, la mayoría de las fuentes sitúan el Descendimiento de la Cruz que Rogier pintó para la capilla de Nuestra Señora de Ginderbuiten, actualmente en el Prado de Madrid, hacia 1435. Algunos creen que se quedó en Tournai, pero otros lo sitúan en Lovaina, Brujas y Gante. Dirk De Vos sitúa definitivamente el taller de Rogier van der Weyden en Tournai y basa su opinión en los extensos trabajos que Rogier y sus ayudantes realizaron en la iglesia de Margarita, para los que se le menciona en las cuentas como «Maistre Rogier». El hecho de que no trabajara solo se desprende de un relato de la administración eclesiástica sobre un convite para los «compagnons pointres de le maisme Rogier». Probablemente al final de su periodo en Tournai, Rogier también pintó su primer tríptico, una Anunciación, posiblemente por encargo de Oberto de Villa, un banquero piamontés. La obra se conserva ahora en el Louvre. Esta es la obra de Rogier en la que la influencia de Jan van Eyck es más evidente; después de esto, seguirá cada vez más su propio camino.

El primer documento en el que se menciona a Van der Weyden como pintor de la ciudad data del 2 de mayo de 1436. El documento enumera una serie de medidas que la ciudad de Bruselas adoptó debido a la precaria situación financiera provocada por el declive de la industria de los tejidos. Entre otras cosas, el documento establece que el cargo de pintor de la ciudad se suprimiría tras la muerte de Rogier. Normalmente, un pintor de la ciudad se encargaba de la organización de la circunvalación anual y de la coordinación de los trabajos para la misma. Sólo esto le llevó seis meses. Normalmente recibía un salario anual, una cantidad de vino y ropa de ceremonia. Pero Rogier van der Weyden tenía un estatus diferente y una tarea distinta. Probablemente fue solicitado y designado por los magistrados de Bruselas para la decoración de la nueva ala del Ayuntamiento, para la que efectivamente pintó La Justicia de Trajano y Hércules para la «Cámara Dorada» o pequeña sala de audiencias. De estos cuatro paneles de justicia monumental, dos eran sobre el emperador Trajano y el papa Gregorio Magno, y dos sobre Herkenbald. Por desgracia, las obras fueron destruidas durante el bombardeo de la ciudad por las tropas francesas en 1695. Rogier gozaba de un estatus especial, ya que su asignación para ropa estaba al nivel de los «geswoerene cnapen», una categoría superior a la de los «wercmeesteren» a los que normalmente se clasificaba a los artesanos. Al parecer, también había estipulado que su contrato con la ciudad no era exclusivo y que podía aceptar otros encargos, lo que también constituía una excepción, pero no percibía unos honorarios fijos; se le pagaba por actuación.

Dado que trabajaba en Bruselas, Rogier también debió de estar inscrito en el gremio de pintores de Bruselas, pero no se ha encontrado ningún documento que lo explique. Van der Weyden tenía dos casas contiguas en la Magdalenasteenweg (o Guldenstraat), cerca del Cantersteen. Probablemente su estudio se encontraba allí. Rogier debió de tener toda una serie de alumnos, pero sólo se han encontrado dos referencias a ayudantes o alumnos en los archivos. El primero se refiere a una propina para sus ayudantes de los maestros de la iglesia de Santa Margarita de Tournai y el segundo a una propina del abad de la abadía de San Auberto de Cambrai para los «ouvriers» por la entrega de un tríptico.

Un alumno notable del taller fue Zanetto Bugato, que en el invierno de 1460-1461 fue aprendiz de Van der Weyden por orden de Bianca Maria Visconti, segunda esposa de Francesco Sforza y duquesa de Milán. Al parecer, hubo frecuentes enfrentamientos entre este alumno y Rogier, durante los cuales se dice que incluso el Delfín, más tarde rey Luis XI de Francia, intervino para calmar las cosas. La duquesa de Milán escribió una carta a Rogier el 7 de mayo de 1463 para agradecerle la formación de su pintor de corte.

Con toda probabilidad, el segundo hijo de Rogier, Pieter, que nació hacia 1437, también se formó en el taller de su padre. Fue Pieter quien se hizo cargo del estudio tras la muerte de su padre y lo continuó hasta 1516. Es muy probable que Pieter van der Weyden también trabajara con los ayudantes de su padre.

También Louis le Duc, primo de Rogier, que en 1453 se inscribió como maestro libre en el gremio de Tournai y en 1460 se trasladó a Brujas, había recibido con toda probabilidad su formación en el taller de Rogier. Además, hay tres maestros anónimos de los que se supone, por su estilo y técnica, que trabajaron en el taller de Rogier van der Weyden durante mucho tiempo. Se trata del Maestro del Tríptico de Sforza, el Maestro de la Obra de los Uffizi y el Maestro del Tríptico de San Juan. Los historiadores del arte creen que podían trabajar de forma bastante independiente en el estudio de Rogier, pero que las obras se vendían bajo su nombre. Sin duda, había muchos más ayudantes activos en el estudio, pero, a diferencia de los tres mencionados, no podían trabajar de forma totalmente independiente.

Algunos piensan que Hans Memling también trabajó como ayudante en el taller de Rogier; en cualquier caso, parecía conocer bien la obra de Van der Weyden y es un hecho que Memling se instaló en Brujas como maestro libre el 30 de enero de 1465, unos meses después de la muerte de Rogier. Según un inventario elaborado en 1516, la colección de Margarita de Austria incluía un tríptico con un Varón de Dolores pintado por Rogier van der Weyden, con ángeles en las alas pintados por el «maistre» Hans, presumiblemente Hans Memling. La investigación moderna con reflectografía infrarroja de la obra de Memling y Van der Weyden también demostraría que el joven Memling conocía a fondo las técnicas de Rogier. Como suele ocurrir, estas tesis y la oscura referencia de Vasari a un tal «Ausse», traducido por los historiadores del arte como Hans, como alumno de Rogier en su edición de la Vite de 1550 son puestas en duda por otros.

En 1450, Rogier van der Weyden viajó a Roma con motivo del Año Santo proclamado por el Papa Nicolás V. Bartholomaeus Facius describe en su De Viris Illustribus, en 1456, tan caliente, que Rogier sentía gran admiración por los frescos (ya desaparecidos) de Gentile da Fabriano en la iglesia de San Juan de Letrán. El humanista italiano Facius estuvo al servicio del rey Alfonso V de Aragón en Nápoles, donde se encargó de la educación de su hijo, el posterior Fernando I de Nápoles, y fue nombrado historiador real. En su De Viris Illustribus, sólo describió a cuatro pintores: Gentile da Fabriano, Antonio Pisano (Pisanello), Jan van Eyck y Rogier van der Weyden. Menciona una serie de obras que Rogier habría pintado en Italia, a saber, una Dama que se baña en Génova, un Descendimiento de la Cruz en Ferrara, donde Lionello d»Este fue margrave hasta 1450, y dos escenas de la Pasión en Nápoles. Ninguna de estas obras ha sobrevivido. Después de su viaje, se dice que pintó una Sacra Conversazione en Bruselas para un mecenas italiano (los Medici), que se encuentra en el Städelsches Kunstinstitut de Frankfurt como Virgen con el Niño y cuatro santos, inv. nº 850. Además, se dice que la Lamentación de Cristo, que se encuentra en los Uffizi de Florencia, también es de su mano y también se pintó por encargo de los Medici. Esta obra repite un tema de Fra Angelico, pero, por lo demás, se puede demostrar poca influencia italiana en las obras atribuidas a Rogier van der Weyden.

Además de las obras religiosas de Rogier van der Weyden y su taller, también conocemos varios retratos suyos. La mayoría de estas obras fueron creadas después de 1450, con una excepción, el retrato de una mujer joven, quizá su esposa Ysabiel Goffaert, que fue pintado en su periodo de Tournai, entre 1432 y 1435. Los retratos pueden subdividirse en dos tipos: el retrato ordinario, por un lado, y los retratos de devoción, por otro. Estos retratos devocionales eran en realidad dípticos, en los que en un panel se representaba al patrón retratado en oración ante el santo, y en el otro panel, al propio santo. En los retratos conocidos, la santa era siempre una Virgen con el Niño. Dos de estos retratos aún pueden designarse como dípticos, pero la Virgen del otro se ha perdido. También hay una serie de Madonnas cuyo retrato ya no existe. De esos retratos de devoción, sólo se han conservado siete retratos masculinos y uno femenino.

Además de los retratos en díptico, Rogier pintó varios retratos de estado del duque borgoñón Felipe el Bueno, de su esposa Isabel de Portugal y de miembros de su familia y de su corte, pero también de otros personajes importantes. Entre otros, hay retratos de Felipe el Bueno, Carlos el Temerario, Antonio de Borgoña y Felipe de Croÿ.

A finales del siglo XV y principios del XVI no era raro que los artistas practicaran tanto la pintura sobre tabla como el arte de la miniatura. Los ejemplos son legión; de Simon Marmion, Gerard David, Barthélemy van Eyck, Gerard Horenbout, Jacob van Lathem, Fra Angelico y muchos otros, sabemos con certeza que ambos se dedicaban a la pintura en miniatura al temple sobre pergamino y a la pintura sobre tabla.

Al parecer, este fue también el caso de Rogier van der Weyden; en cualquier caso, se acepta generalmente que el frontispicio con la miniatura de la dedicatoria del primer volumen de las Chroniques de Hainaut fue pintado por Rogier. Estas Crónicas de Henao fueron ordenadas por Felipe el Bueno en 1446 para dar una base histórica a sus derechos sobre Henao. Filipo se presenta como el heredero legítimo de una larga línea de gobernantes, que se remontaría a la caída de Troya. Los libros fueron traducidos del latín al francés por Jean Wauquelin e iluminados por un miniaturista plebeyo. El original, los Annales historiae illustrium principum Hannoniæ, fue escrito en latín a finales del siglo XIV por Jacques de Guise. Los manuscritos fueron redactados por el copista Jacotin du Bois a partir de la traducción de Wauquelin.

La miniatura encargada en la primera parte fue pintada probablemente hacia 1448. De nuevo, no hay pruebas documentales de que Rogier realizara la miniatura, pero el estilo de la obra remite muy claramente a Van der Weyden, según la mayoría de los historiadores del arte. Varios de los personajes de la miniatura también fueron retratados por Rogier van der Weyden, lo que permite comparar los retratos con la miniatura. Este fue el caso del propio Felipe el Bueno, del canciller Nicolas Rolin (el hombre de azul a la derecha de Felipe) que también fue retratado en El Juicio Final del Hôtel Dieu de Beaune y del obispo Jean Chevrot (de rojo, junto a Rolin) que aparece en el tríptico de los Siete Sacramentos (KMSKA). El primer retrato del duque, del que sólo se conservan copias, debió de ser pintado para la miniatura. Esto sugiere que Rogier recibió el encargo de la miniatura porque el duque estaba satisfecho con el retrato anterior. La miniatura funciona como un retrato de grupo de Felipe el Bueno con su consejo de corte.

No se conocen más miniaturas de la mano de Rogier. El arte de la miniatura se considera generalmente muy diferente de la pintura sobre tabla, pero esta obra corresponde en tamaño (148 x 197 mm) a las tablas más pequeñas pintadas por Rogier, como la Virgen del Trono en un nicho, y por tanto no supuso ningún problema para Rogier. La técnica de la pintura al temple sobre pergamino es, por supuesto, muy diferente a la de la pintura sobre tabla, pero esto tampoco supuso ningún problema para el maestro; al contrario, la ejecución demuestra la gran pericia del maestro. En el estado actual de las investigaciones, se supone también que Rogier van der Weyden entró probablemente en contacto con el arte de las miniaturas en el taller de Robert Campin.

Durante su vida y después de su muerte, Rogier fue alabado en toda Europa como un gran pintor. Tenía clientes más allá de nuestras fronteras. Obras suyas de los siglos XV y XVI están documentadas en colecciones e iglesias italianas, españolas y alemanas. Sin embargo, no se ha conservado ninguna obra que pueda atribuirse a Rogier con absoluta certeza (mediante encargos u otros documentos). Los historiadores del arte coinciden hoy en que tres obras son de Rogier, a saber, el Tríptico de Miraflore, ahora en la Gemäldegalerie de Berlín, la Crucifixión de Scheut en el Escorial y el Descendimiento de la Cruz en el Museo del Prado de Madrid. El Tríptico de Miraflores fue donado al monasterio cartujo de Miraflores, cerca de Burgios, por Johan de Castilla en 1445. La escritura de donación menciona al pintor como «Magistro Rogel, magno, & famoso Flandresco». Por lo que respecta a la Crucifixión de Scheut, sabemos que la obra fue donada al convento de Scheut por Rogier, y en 1574 se describe como pintada por «Masse Rugie» para «la cartuja de bruselas», y por lo que respecta al «Descendimiento de la Cruz», hay varias fuentes del siglo XVI que atribuyen la obra a Rogier.

Lista de obras atribuidas

La siguiente lista de obras atribuidas a Rogier van der Weyden ha sido elaborada a partir del catálogo razonado de obras elaborado por Dirk De Vos en su obra de referencia sobre el pintor: Rogier van der Weyden. Het volledige oeuvre, publicado por el Mercatorfonds, Amberes, 1999. Las obras que De Vos incluyó en sus «atribuciones problemáticas», «atribuciones erróneas» u «obras perdidas» no se han incluido en esta lista.

Revisión de algunas obras

El «Magnum Opus» de Rogier fue la llamada Historia de Hércules y Trajano, una serie de escenas de justicia destinadas a la sala del consejo (actual Salón Gótico) del Ayuntamiento de Bruselas en la Grote Markt y realizadas entre 1440 y 1450. La obra monumental representa ocho escenas de la vida de Trajano y Hércules repartidas en cuatro grandes paneles de madera pintados, de más de cuatro metros de alto y ancho cada uno. La obra se perdió en 1695 durante el bombardeo de Bruselas por los ejércitos de Luis XIV de Francia. Sólo la conocemos por las innumerables descripciones y alabanzas que los visitantes escribieron sobre ella en los siglos XV, XVI y XVII, y por copias fragmentarias y variantes (algunos dibujos y un gran tapiz) que ofrecen un eco de su esplendor perdido. El tapiz Trajano y Herkenbald que hace referencia a este grupo de obras se conserva en el Historisches Museum Bern.

Las escenas pintadas en el Ayuntamiento de Bruselas pretendían ser un «exemplum justitiae», un ejemplo aterrador para los regidores que debían gobernar bien e impartir justicia. Sirvió de exhortación a los administradores para que ejercieran sus funciones a conciencia. Estaban colgadas contra la larga pared interior ciega de la sala y, por tanto, directamente frente a los bancos en los que se sentaban los concejales y los jueces. Por lo tanto, los jueces tuvieron permanentemente a la vista estos «ejemplos». Los paneles con figuras de tamaño superior al natural fueron elogiados por su representación especialmente acertada de las emociones. En la parte inferior, se añadían textos que explicaban la historia. En uno de los paneles se representó un autorretrato de Van der Weyden.

El tapiz de esta actuación también se expuso en la gran retrospectiva del Museo M de Lovaina en otoño de 2009. Unos conocidos actores flamencos grabaron una obra de teatro para la audioguía durante el visionado de este tapiz.

La obra más importante e influyente que puede atribuirse a Van der Weyden es el Descendimiento de la Cruz, que se encuentra actualmente en el Museo del Prado de Madrid. Esta obra es quizá el cuadro más influyente de toda la historia del arte del siglo XV. Durante siglos, fue una referencia para la representación de las emociones en el arte religioso.

A partir de 1443, la obra estuvo en el altar mayor de la capilla de Nuestra Señora de Ginderbuiten en Lovaina, la capilla del «Gran Gremio del Arco de Pie». María de Hungría compra el cuadro al gremio de los arqueros de a pie hacia 1548, por el módico precio de un órgano de 500 florines y una copia del cuadro de su pintor de corte Michiel Coxcie. Hizo trasladar la obra a su nuevo palacio de Binche, donde se instaló en la capilla en 1549. El cuadro llegó entonces a manos de Felipe II, primo de María, que lo había visto en 1549 durante una visita a su tía. Vincente Álvarez, que formaba parte de la comitiva del príncipe, dijo que probablemente era el cuadro más bello del mundo, pero no nombró al pintor, aunque sin duda sabía de quién se trataba. En 1564 se expuso en la capilla de El Pardo, la residencia campestre del príncipe, y en 1566 se trasladó al llamado Escorial, o en su totalidad el Real Monasterio de San Lorenzo en El Escorial. No fue hasta 1939 cuando el depósito de la cruz acabó en el Museo del Prado.

La forma, la composición y el uso del color de esta obra son notables.

Las figuras de esta obra, un tanto sobredimensionadas, están, por así decirlo, encerradas en una caja con una elevación en el centro para representar la cruz. Este tipo de cajas de retablo eran bastante comunes en Brabante en aquella época. El estilo pictórico de las figuras remite a imágenes policromadas, por lo que se dice que la intención de Rogier era representar un retablo policromado. Pero Van der Weyden va mucho más allá; la caja del retablo no tiene más que el ancho de un hombro (véase la figura de María Magdalena apoyada en la caja) y, sin embargo, Rogier consigue representar cinco capas de profundidad: María cayendo en un desmayo, detrás de ella el cuerpo de Cristo con José de Arimatea detrás, la superficie de la cruz y detrás el ayudante con su túnica de damasco. Así que es mucho más que la conversión de una representación en relieve a una pintura bidimensional lo que se realizó aquí. La estudiada composición con la rima en los movimientos de los brazos de las dos figuras del primer plano (María y su hijo) y la línea de composición que cae hacia la parte inferior izquierda añaden aún más dramatismo al tema del descenso de la cruz (que ya está cargado). Las figuras, casi de tamaño natural, tienen un alto grado de detalle y realismo, y destacan por la precisión en la representación del material. Los pelos, las barbas, las telas y las pieles están presentes de forma casi tangible y, sin embargo, la composición en su conjunto da una impresión apretada, purificada y sintetizada. Ningún detalle da la impresión de ser superfluo. No se trata tanto de un realismo de detalle descriptivo como el de Jan van Eyck, sino de un realismo de detalle sintético. La obra está concebida de tal manera que impresiona desde cualquier punto de vista. El espectador puede, por así decirlo, acercarse a la obra casi infinitamente. Toda la estructura de la obra está orientada a expresar y transmitir emociones.

Esta obra, desplegada, tiene como tema el Juicio Final y se expone en los Hospicios de Beaune, en Francia. Consta de nueve paneles, algunos de los cuales siguen en sus marcos originales. Originalmente, toda la obra consistía en pintura al óleo sobre paneles de roble; posteriormente, algunas partes se transfirieron al lienzo. Rogier van der Weyden lo pintó probablemente entre 1445 y 1450. Sin los marcos, mide 220 cm de alto y 548 cm de ancho.

María Magdalena lee es el nombre de una obra que se conserva en la National Gallery de Londres. Es uno de los tres fragmentos que quedan de un gran retablo. Los otros fragmentos se encuentran en el Museo Calouste Gulbenkian de Lisboa. El panel original mostraba una gran compañía de hombres y mujeres santos en una amplia sala alrededor de una Virgen con el Niño entronizada. La Magdalena sentada de la National Gallery es el mayor fragmento que se conserva. El cuadro fue reconstruido a partir de un dibujo de finales del siglo XV de una parte del mismo: La Virgen y el Niño con un Santo Obispo, Juan el Bautista y Juan el Evangelista, que se conserva en Estocolmo. Dado que no se han encontrado otros fragmentos de la obra, se supone que la obra original estuvo en su día muy dañada y que se recuperaron las partes utilizables. Los otros fragmentos conservados, una cabeza de San José y otra de Santa Catalina (¿?), son casi exactamente del mismo tamaño y, por tanto, fueron serrados deliberadamente en el mismo formato. Detrás de Magdalena, vemos parte de una figura erguida; la cabeza de San José de Lisboa encaja perfectamente con esto. De Vos data esta obra, a diferencia de otros historiadores del arte, que la sitúan antes de 1438, aproximadamente en la época en que Rogier y su taller comenzaron a trabajar en el Políptico del Juicio Final, encargado por el canciller Rolin, es decir, hacia 1445.

El hecho de que Rogier van der Weyden ya gozara de gran prestigio en toda Europa durante su vida queda demostrado por numerosos documentos de archivo y textos literarios de su época. Pero Rogier tampoco cayó en el olvido después de su muerte, y hay varios testimonios del siglo XVII de que la obra de Rogier van der Weyden seguía siendo muy apreciada a pesar de los cambios de gusto y de moda en la época de Peter Paul Rubens.

Durante su vida, se dio a conocer por primera vez fuera de Flandes, en Italia. Esto puede tener que ver con su viaje a Roma en 1450, pero sin duda también con el hecho de que en los círculos humanistas italianos de la época había un gran interés por los pintores, ya que éstos ya no eran considerados artesanos sino intelectuales. Pero incluso antes del viaje de Roger a Roma, era conocido en Italia. En julio de 1449, el poderoso Lionello d»Este, marqués de Ferrara, mostró con orgullo un tríptico de Van der Weyden de su propiedad al erudito Cyriacus de Ancona, quien lo describió con entusiasmo, refiriéndose al arte de Roger como «más bien divino que humano». Por los pagos que datan de los años 1450-1451, se sabe que Leonello también encargó otras obras a Van der Weyden. Estos relatos muestran de nuevo la estima que se tenía a Rogier. Fue descrito como excelenti et claro pictori M. Rogerio.

También en España hubo un interés muy temprano por su obra y, en particular, por las emociones que era capaz de procesar en sus obras religiosas. En 1445, el rey Juan II de Castilla donó el llamado tríptico de Miraflore (Berlín, Gemäldegalerie) a la Cartuja de Miraflores, cerca de Burgos, que fundó y favoreció. En los anales de este monasterio se menciona este acontecimiento y también el nombre del artista (muy poco habitual en la época) como: «Magistro Rogel, magno, & famoso Flandresco».

El brillante erudito y cardenal alemán Nicolaus Cusanus se deshizo en elogios hacia la Historia de Hércules y Trajano de Rogier, que había visto en el Ayuntamiento de Bruselas y que mencionó en su obra De visione Dei. En este contexto, llamó a Rogier el «más grande de los pintores»; Rogeri maximi pictoris. También Alberto Durero, que solía ser muy parco en elogios hacia otros pintores, dijo sobre Rogier van der Weyden y Hugo van der Goes: sind beede grossmaister gewest.

En la segunda mitad del siglo XVI, su obra seguía siendo muy apreciada, por ejemplo, Felipe II, que consiguió dos de las principales obras de Rogier, el Descendimiento de la Cruz y la Crucifixión de Scheut, y las hizo colgar en su entorno cotidiano. El antuerpiense Hieronymus Cock, pintor, grabador y editor de grabados de la segunda mitad del siglo XVI, también publicó un grabado del Descendimiento de la Cruz en 1565 y se refiere expresamente a su autor, Rogier van der Weyden. También el grabado con el retrato de Rogier del Pictorum Aliquot Celebrium Germaniae Inferioris Effigies, publicado en Amberes por Hieronymus Cock en 1572, está provisto de un texto muy elogioso del humanista Dominicus Lampsonius. Karel van Mander, en su famoso Schilderboeck (Libro del pintor), provoca cierta confusión porque habla de un «Rogier de Bruselas» y de un «Rogier de Brugghe».

Museos

A continuación se presenta una lista de los museos que tienen obras atribuidas a Rogier van der Weyden según el catálogo razonado de obras elaborado por Dirk De Vos.

En los siguientes museos también se pueden encontrar obras atribuidas a Rogier pero que no están incluidas en el catálogo razonado de Dirk De Vos, es decir, obras cuya atribución se cuestiona o de las que se sabe que la obra es una copia después del maestro. Este último es el caso, entre otros, del Retrato de Felipe el Bueno del Museo Groeninge de Brujas y del de Isabel de Portugal del Museo J. Paul Getty.

Clientes

La siguiente lista (no exhaustiva) de mecenas que mandaron hacer obras o copias de las mismas ilustra que Rogier van der Weyden fue un artista célebre.

Influencia

En las obras atribuidas a Rogier van der Weyden y a su taller, encontramos un número especialmente elevado de copias. Hay que señalar aquí que la copia de obras de arte en la Baja Edad Media y el primer Renacimiento no tenía la connotación negativa que le damos hoy. En aquella época, hacer copias era algo bastante normal y todos los grandes maestros participaban en ello. La obra de Rogier ya se copiaba en vida y así continuó hasta más de un siglo después de su muerte, en pleno siglo XVI. Esto se debe, sin duda, a que Rogier ya era una celebridad en vida y a que, a lo largo de su dilatada carrera, formó una multitud de alumnos y también tuvo un número importante de colaboradores en su taller. Fue alabado por la forma en que representaba las emociones en sus obras y el ejemplo por excelencia de ello, el Descendimiento de la Cruz, ya fue copiado en 1443 para la iglesia de San Pedro de Lovaina, el llamado Tríptico de Edelheer. En total, se conocen 50 ejemplares de esta obra, pero también hay 30 copias del retablo de Bladelin, así como del Tríptico de la Crucifixión de Viena. Pero también se copiaron con frecuencia el dibujo de San Lucas, una serie de Madonnas y los retratos de príncipes.

Una serie de copias pueden estar relacionadas con la práctica del estudio. El estudio de los trabajos conservados demuestra que los empleados del estudio disponían de toda una serie de modelos, desde dibujos hasta caricaturas o un calco con agujeros para aplicar el diseño en línea de puntos al panel preparado. En el taller de Rogier, que continuó después de 1464 con su viuda y su hijo, estos modelos fueron utilizados con gratitud para producir nuevas pinturas. Las imágenes de los distintos tipos de María con el Niño derivadas de la obra de Van der Weyden se produjeron en serie para su venta en el mercado abierto. Hélène Mund dice que debieron de ser cientos, teniendo en cuenta cuántos han sobrevivido.

Pero estos modelos también se copiaban fuera del estudio o se hacían a partir de cuadros existentes. Por lo tanto, se conoce toda una serie de obras realizadas «después de Rogier van der Weyden» por maestros que no tuvieron nada que ver con su taller. Entre los artistas que copiaron la obra de Rogier se encuentran el «Maestro de la Leyenda Luciana», Adriaen Isenbrant y Ambrosius Benson, los tres trabajaron en Brujas. Pero también el Maestro de la leyenda de Úrsula de Brujas y el Maestro de la leyenda de la Magdalena pintaron una Madonna que se deriva de la Madonna de El Santo Lucas dibuja la Madonna.

Luego están las copias que se piden. El ejemplo más conocido es la copia, hoy perdida, de Michiel Coxie del Descendimiento de la Cruz para María de Hungría, pero Isabel de Castilla también encargó copias del Tríptico de Miraflore y del Tríptico de San Juan a finales del siglo XV.

En España, tras la muerte de Rogier, se crearon varias copias de la Madonna de Durán, un cuadro, ahora en el Prado, que representa a María vestida de rojo, con Jesús en su regazo, ocupada en arrugar las hojas de un manuscrito que María estaba leyendo. El tema fue copiado por el maestro español de Álvaro de Luna y por el maestro bruselense de los bordados en su Virgen con el Niño y los ángeles músicos que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Lille.

Tras el cierre del taller de Pieter van der Weyden, el arte de Rogier siguió ejerciendo su influencia en el sur de los Países Bajos y más allá. En Bélgica, podemos citar los nombres de Hans Memling en Brujas y Dirk Bouts en Lovaina, entre muchos otros. En Bruselas, cabe mencionar a Colijn de Coter y a Vrancke van der Stockt, que siguieron pintando al estilo del maestro y copiaron composiciones y motivos de su obra, así como toda una serie de pequeños maestros de la escuela bruselense. Pero también pintores de fuera de Flandes, como el anónimo Maestro del Altar de San Bartolomé, que trabajaba en Renania, Friedrich Herlin en Suabia y Martin Schongauer en Alsacia, se vieron fuertemente influidos por el arte de Van der Weyden. La obra de Rogier no sólo fue copiada por pintores, sino también por tejedores de alfombras, escultores, miniaturistas y pintores de vidrio al fuego. Un bello ejemplo es una representación de la Virgen con el Niño lactante, derivada de la Virgen de los Signos de la Virgen de San Lucas, pero representada ahora a medias, en el Libro de Horas de Juana de Castilla y Joos van Cleve, el conocido maestro de Amberes, pintó otra copia del Descendimiento de la Cruz de Rogier van der Weyden hacia 1520. Las composiciones de Rogier servirían de modelo para numerosas obras a lo largo del siglo XVI. La creatividad de Van der Weyden y su forma inigualable de representar las emociones marcaron la pauta para generaciones de pintores.

Fuentes

  1. Rogier van der Weyden
  2. Rogier van der Weyden
  3. De ontstaansperiode van Het Lam Gods van de gebroeders Van Eyck valt nagenoeg samen met de waarschijnlijke ontstaansperiode van de Kruisafneming van Rogier van der Weyden.
  4. Doornik was Frans kroondomein tussen 1187 en 1521. In de periode 1410 tot 1483 stond het onder de invloed van de Bourgondische hertogen, het was in die periode volledig omringd door de Bourgondische gebieden. Zie ook: Wim Blockmans, De Rugerio pictore, in: Rogier van der Weyden 1400-1464. De passie van de meester, ed. Lorne Campbell en Jan Van der Stock, Davidsfonds Leuven, 2009, p. 26.
  5. Theodore H. Feder, Rogier van der Weyden, a reexamination trough documents of the first fifty years of Roger van der Weydens Life, in: The Art Bulletin Vol. 48, No. 3/4 (Sep. – Dec, 1966), pp. 416-431, College Art Association p. 416, noot 3.
  6. Doornik, Stadsarchief, cartulaire des rentes de 1435 fol. 1; Theodore H. Feder, p. 427, noot 98.
  7. La documentación relativa a los primeros años de vida del pintor se encuentra recogida en Theodore H. Feder, «Rogier van der Weyden, a reexamination trough documents of the first fifty years of Roger van der Weydens Life», The Art Bulletin, vol. 48, nº. 3/4 (septiembre-diciembre, 1966), pp. 416-431.
  8. Andrew Bell: «Encyclopædia Britannica» (Βρετανικά αγγλικά) Encyclopædia Britannica Inc.. 1768. biography/Rogier-van-der-Weyden. Ανακτήθηκε στις 20  Σεπτεμβρίου 2021.
  9. Εθνική Βιβλιοθήκη της Γερμανίας, Κρατική Βιβλιοθήκη του Βερολίνου, Βαυαρική Κρατική Βιβλιοθήκη, Εθνική Βιβλιοθήκη της Αυστρίας: Gemeinsame Normdatei. Ανακτήθηκε στις 10  Δεκεμβρίου 2014.
  10. 4,0 4,1 4,2 4,3 www.britannica.com/biography/Rogier-van-der-Weyden.
  11. ^ Campbell, 9
  12. ^ Campbell, 7
  13. ^ a b Campbell (1998), 392
  14. ^ a b Kemperdick, Stephan, Jochen Sander, Bastian Eclercy, Maître de Flémalle, and Rogier van der Weyden. 2008. The Master of Flémalle and Rogier van der Weyden. Frankfurt am Main: Städel Museum. p. 67. ISBN 978-3-7757-2259-9.
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.