Milton Friedman

Resumen

En la década de 1980, fue asesor no oficial del candidato republicano Ronald Reagan, y luego se unió a su comité económico cuando Reagan fue elegido para la Casa Blanca. Permaneció allí hasta 1988. Durante las décadas de 1980 y 1990, siguió haciendo numerosas apariciones en los medios de comunicación y viajes a Europa del Este y China para promover sus opiniones.

En 1996, él y su esposa crearon una fundación para la libertad de elección en la educación.

Esta ecuación básica de la teoría cuantitativa plantea la equivalencia entre; la producción (y la cantidad de dinero que se ha intercambiado en la economía durante el periodo representado por la cantidad de dinero en circulación (M) factorizada por su velocidad (V).

Sin embargo, sus teorías sobre las expectativas adaptativas fueron rápidamente superadas por la teoría de las expectativas racionales, desarrollada por otro economista de Chicago, Robert E. Lucas. Los economistas de la Nueva Economía Clásica se opusieron a Friedman defendiendo supuestos de comportamiento sustancialmente diferentes: Friedman y los monetaristas clásicos asumieron expectativas adaptativas, es decir, que los agentes actúan adaptándose a la situación presente pero pueden ser engañados temporalmente por una política económica, que entonces será eficiente a corto plazo pero perjudicial a largo plazo cuando los agentes se den cuenta de sus errores. Para los nuevos clásicos, las expectativas son racionales. Los agentes razonan en términos reales y no pueden dejarse engañar por una política monetaria expansiva, que por tanto será ineficaz tanto a corto como a largo plazo.

En 1965, Time publicó una cita de Friedman que decía: «Hoy todos somos keynesianos». Friedman, ante las críticas, publicó una fe de erratas en febrero del año siguiente, escribiendo que su cita había sido truncada y que lo que quería decir era que «En un sentido, hoy todos somos keynesianos; en otro sentido, ya nadie es keynesiano». Y añadió: «Todos utilizamos el lenguaje y el aparato analítico keynesianos, pero ya nadie acepta las conclusiones keynesianas originales».

Más recientemente, Arnold Schwarzenegger también afirmó estar influenciado por el pensamiento de Friedman, diciendo: «Las dos personas que más han influido en mi pensamiento económico son Milton Friedman y Adam Smith».

Al ser preguntado por las controversias creadas por su visita a Chile, Friedman acusó a sus oponentes de parcialidad ideológica, ya que había dado conferencias similares en varias dictaduras comunistas, como China y Yugoslavia, pero sólo fue criticado por sus conferencias en la dictadura de Pinochet. Tras la caída del régimen, Milton Friedman declaró:

Islandia

Friedman viajó a Islandia en otoño de 1984 y dio una conferencia en la Universidad de Islandia, tras la cual se reunió con intelectuales socialistas, incluido el futuro presidente Olafur Ragnar Grimsson, en un debate televisado.

Estonia

Aunque Friedman nunca visitó Estonia, su libro Free to Choose (Libre para elegir) fue una importante influencia para el que luego fue dos veces Primer Ministro del país, Mart Laar. Este último afirma que fue el único libro de economía que leyó antes de asumir el cargo y le atribuye las reformas que convirtieron a Estonia en uno de los «Tigres Bálticos». En particular, Laar introdujo el impuesto único, realizó importantes privatizaciones y luchó contra la corrupción.

Por las reformas liberales que introdujo, Laar fue galardonado con el Premio Milton Friedman para el Avance de la Libertad en 2006 por el Instituto Cato. Como resultado de las reformas de Laar, Estonia ocupó el puesto 12 en la lista de 2007 de la Fundación Heritage de las economías más libres del mundo.

Milton Friedman ha recibido numerosos premios por su trabajo: en 1951, la medalla John Bates Clark, un premio que se concede cada dos años a un economista estadounidense menor de cuarenta años «que haya hecho una contribución significativa al pensamiento y al conocimiento económico». En 1976 recibió el «Premio Nobel» de Economía por sus trabajos sobre «el análisis del consumo, la historia monetaria y la demostración de la complejidad de las políticas de estabilización». En 1988 recibió la Medalla Presidencial de la Libertad y ese mismo año la Medalla Nacional de la Ciencia.

Según el semanario británico The Economist, Friedman «fue el economista más influyente de la segunda mitad del siglo XX y quizá de todo el siglo XX». El jefe de la Reserva Federal, Alan Greenspan, dijo que «hay muy pocas personas cuyas ideas sean lo suficientemente originales como para cambiar el rumbo de una civilización». Milton Friedman fue uno de ellos.

El Instituto Cato acordó nombrar un premio en 2001; se concede cada dos años a una persona que haya hecho avanzar las libertades en el mundo y ha honrado al economista británico Peter Thomas Bauer en 2002, al economista peruano Hernando de Soto en 2004 y al ex primer ministro estonio Mart Laar en 2006.

Según Harry Girvetz y Kenneth Minogue, editores del artículo Liberalismo de la Encyclopædia Britannica, Friedman fue, junto con Friedrich Hayek, uno de los artífices del renacimiento del liberalismo clásico en el siglo XX.

El 29 de enero de 2007 fue declarado Día de Milton Friedman por Arnold Schwarzenegger, Gobernador de California, para honrar su vida, obra y logros, así como su influencia en la economía y las políticas públicas contemporáneas.

Ha recibido numerosos doctorados honoríficos, de la Universidad de Rutgers en 1968, la Universidad Hebrea de Jerusalén en 1977, la Universidad Francisco-Marroquín en 1978, la Universidad de Harvard en 1979 y la Escuela de Economía de Praga en 1997.

Milton Friedman es una figura central de la Escuela de Chicago después de la Segunda Guerra Mundial y es considerado el padre fundador de las políticas monetarias contemporáneas. De hecho, es uno de los principales actores en la reivindicación del lugar de la escuela liberal neoclásica ante la revolución keynesiana. Sin embargo, aunque su legado es amplio, la teoría económica ha seguido evolucionando desde Friedman, y la generación de economistas de Chicago que le siguió ha ampliado su obra, al tiempo que ha abandonado puntos, a veces importantes, de sus teorías. Sin embargo, su legado es muy controvertido. Raymond Barre escribe, por ejemplo, que «el monetarismo parece hoy demasiado simplista». Las controversias provienen principalmente de los herederos de Keynes, tanto los neokeynesianos como los nuevos keynesianos y, sobre todo, los poskeynesianos.

Además, los bancos centrales han abandonado esencialmente la doctrina monetarista, según la cual la oferta monetaria debe seguir una regla de crecimiento fija. Así, la reciente política monetaria del banco central estadounidense ha sido descrita por Michel Aglietta como el «triunfo de la política discrecional». Sin embargo, el pensamiento de Friedman ha tenido un profundo impacto en la política monetaria al imponer la idea de que no hay compensación entre la inflación y el desempleo, convirtiendo así la lucha contra la inflación en el objetivo principal de la política monetaria. Además, aunque Friedman criticara el principio de independencia de los bancos centrales, en el sentido de que otorgaba un amplio poder a personas que no estaban sujetas al control del electorado, defendiendo lo que él consideraba principios liberales, fue en parte responsable de ello porque insistió en la necesidad de una política no discrecional, que no se dejara en manos de los políticos.

Ampliación y crítica de los nuevos clásicos

La teoría monetaria fue radicalizada y finalmente reformulada por la generación que siguió a Friedman en Chicago, conocida como los nuevos clásicos. Cuestionaron la teoría de las expectativas adaptativas de Friedman: para éste, los agentes podían ser víctimas de una ilusión monetaria a corto plazo, al no medir inmediatamente los efectos supuestamente inflacionistas de las políticas económicas expansivas; por tanto, estas políticas podían ser eficaces a corto plazo. Para los neoclásicos, que defienden la idea de que los agentes tienen expectativas racionales, el dinero no es más que un puro velo. Los agentes saben inmediatamente que cualquier política de estímulo es inflacionista, ya que son racionales y están perfectamente informados, es decir, actúan de manera perfecta, de acuerdo con su interés según el modelo de la economía concebido por los nuevos clásicos. Por tanto, no hay ilusión monetaria, ni siquiera a corto plazo.

Crítica a la Escuela Austriaca de Economía

La crítica austriaca se refiere en primer lugar al método: el axioma de la acción no es tenido en cuenta por los monetaristas, que prefieren confrontar los datos económicos con las teorías, sin prejuicios. Friedman fue entonces criticado por defender el intervencionismo estatal: la Gran Depresión de los años 30 podría haberse evitado, según él, si la Reserva Federal hubiera inyectado suficiente liquidez en el sistema. Para los economistas «austriacos», Friedman es un estatista monetario, que aboga por el control del dinero por parte del banco central y por un aumento constante de la oferta monetaria por parte del Estado. Algunos incluso se preguntan hasta qué punto Friedman no podría ser considerado un keynesiano.

Críticas keynesianas al monetarismo

Aunque menos críticos que los poskeynesianos, los neokeynesianos, que habían sintetizado la teoría de Keynes y la escuela neoclásica y que dominaban la disciplina en el momento en que se desarrolló el monetarismo, plantearon fuertes objeciones a la doctrina de Friedman. James Tobin, por ejemplo, cuestionó la realidad de la causalidad, que Friedman planteó en su Historia Monetaria, entre las fluctuaciones de la oferta monetaria y los ciclos económicos en Estados Unidos. Para Tobin, la existencia de una correlación no significa que haya una relación causal: las fluctuaciones de la oferta monetaria pueden ser producto del ciclo, y no al revés.

Sin embargo, Franco Modigliani considera que «no hay diferencias analíticas serias entre los principales monetaristas y los principales no monetaristas. De hecho, el rasgo distintivo de la escuela monetarista y el verdadero tema de desacuerdo con los no monetaristas no es el monetarismo, sino el papel que probablemente debería asignarse a las políticas de estabilización». Don Patinkin considera que Friedman sólo reformuló la teoría monetaria de Keynes con más sofisticación.

Los autores postkeynesianos de los años 80 fueron aún más críticos con el monetarismo. La teoría cuantitativa del dinero reformulada por Milton Friedman fue criticada por los defensores de la teoría del dinero endógeno. Según ellos, el dinero no debe pensarse como una variable exógena a los procesos de producción y cuya cantidad es controlada por una institución externa («El helicóptero del dinero» en la metáfora de Milton Friedman), sino como el resultado de la demanda de crédito en el sistema económico.

Según los economistas postkeynesianos, la aplicación de los principios monetaristas debe enfrentarse necesariamente a la cuestión de la orientación de los agregados monetarios. En efecto, sea cual sea la definición de la oferta monetaria adoptada por las autoridades centrales, los agentes tratarán de sustituirla por activos más o menos líquidos para sortear la restricción del crédito. Así, según Nicholas Kaldor, «no hay una clara demarcación dentro del conjunto de la liquidez entre lo que es dinero y lo que no lo es. Cualquiera que sea la definición que se elija para el dinero, estará rodeado de una miríada de instrumentos más o menos líquidos que pueden servirle de sustitutos».

Para los economistas postkeynesianos, los problemas teóricos de la teoría cuantitativa del dinero explicarían las crecientes dificultades a las que se enfrentarían los bancos centrales para controlar los agregados monetarios en Estados Unidos y el Reino Unido durante la década de 1980.

Las ideas de Friedman también han sido muy criticadas por los economistas neokeynesianos. Paul Krugman ha sido muy crítico con las ideas de Friedman, en particular con el monetarismo, del que dice que no ha tenido los resultados deseados: «La imagen pública y la reputación de Friedman se construyeron por lo que dijo sobre la política monetaria y por su creación de la doctrina monetarista. Por lo tanto, es un poco sorprendente darse cuenta de que el monetarismo es ahora ampliamente considerado como un fracaso, y que algunas de las cosas que Friedman dijo sobre el «dinero» y la política monetaria – a diferencia de lo que dijo sobre el consumo y la inflación – parecen haber sido engañosas, tal vez deliberadamente. Krugman llamó al compromiso de Friedman con el capitalismo liberal «absolutismo del laissez-faire».

Milton Friedman es un defensor de los tipos de cambio flotantes. Para él, el dinero es una mercancía como cualquier otra. Por lo tanto, el precio de las monedas debería apreciarse libremente en un mercado libre. Un país que se entrega a la laxitud fiscal y a la impresión de dinero inflacionista tendrá una moneda débil, por lo que los agentes económicos preferirán otras monedas. Por el contrario, los virtuosos tendrán una moneda fuerte. Así, en un marco de tipo de cambio flexible, los mecanismos de mercado sancionarían espontáneamente las malas políticas monetarias. Por el contrario, en un sistema de tipo de cambio fijo, el país fuerte puede llevar a cabo una política inflacionista y gastar a manos llenas mientras vende sus billetes por encima de su valor a los países que no pueden rechazarlos, de modo que los poderosos imponen su ley a los débiles. Esto es lo que ocurrió en las relaciones entre Estados Unidos y Alemania después de la guerra, cuando Estados Unidos imprimió dinero y lo vendió a los alemanes a tipos fijos.

La periodista Naomi Klein, en su libro La estrategia del shock (que fue llevado al cine con el mismo título en 2010), critica a Milton Friedman por asesorar a varias dictaduras. Escribe que la teoría de Friedman «fue desmentida por los comedores sociales, los brotes de tifus y los cierres de fábricas en Chile, donde gobernaba el único régimen lo suficientemente despiadado como para poner en práctica sus ideas».

Klein critica «la definición de libertad de Friedman, según la cual las libertades políticas son accesorias, incluso innecesarias, para la libertad comercial sin restricciones».

La visión liberal de la «ciencia económica» de Friedman también es fuertemente criticada por Paul Jorion, que critica su dogmatismo, basado en presupuestos y principios, y su falta de reflexión epistemológica, especialmente en su ensayo Le dernier qui s»en va éteint la lumière: Essai sur l»extinction de l»humanité (Fayard, 2016). Según él, esta «ciencia económica» es supuestamente neutral y apolítica, y «supone que la economía está formada por una yuxtaposición de individuos racionales, llamados homo œconomicus, que pretenden maximizar su utilidad personal mediante elecciones racionales entre recursos escasos», una visión teórica que no tiene en cuenta la realidad y la distinción de individuos y clases sociales. Así, Jorion critica a Friedman por ignorar la dimensión epistemológica de su conocimiento, como de todo conocimiento, al negar todo enfoque antropológico social, en favor de un «individualismo metodológico»; «igualmente, se ha transpuesto un determinismo »laplaciano» en la doctrina de las anticipaciones racionales de la »ciencia» económica. Postula que si uno entiende el presente completamente, entonces el futuro se vuelve perfectamente predecible». La física moderna, con el descubrimiento de los sistemas dinámicos discretos, así como las recientes y reiteradas crisis financieras, han demostrado hasta qué punto esta comprensión fija y enteramente teórica del mundo, puesta bajo la égida del cálculo económico (según Friedman y los defensores liberales del paradigma del mercado), se contradice con la realidad y sus convulsiones históricas, sociales y económicas.

Naomi Klein y Paul Jorion también critican el apoyo militante que Friedman y otros miembros de la Escuela de Chicago, como Ronald Coase o Gary Becker, supuestamente dieron a la dictadura militar de Pinochet.

Resultados de las políticas monetarias en la economía «real

Para Friedman, el papel de las autoridades monetarias es seguir una regla estricta de aumento de la oferta monetaria, paralela al ritmo de crecimiento de la economía: esto debe permitir que la economía tenga la liquidez necesaria para las transacciones, sin provocar ni una burbuja inflacionaria (demasiada creación de dinero) ni una recesión (muy poca creación de dinero). Esta política monetaria fue aplicada por la Reserva Federal de Estados Unidos desde finales de los años 70. Permitió una reducción significativa y luego un control de la inflación, después de los repuntes inflacionistas de las dos crisis del petróleo y de la ineficacia de las políticas tradicionales de «stop and go».

Los monetaristas consideran este rápido control de la inflación un gran éxito y lo ven como el origen del crecimiento estable y elevado de los años 80 y 90 en Estados Unidos. Los nuevos clásicos, herederos de Friedman, creen que la política monetaria ancló principalmente las expectativas de inflación en un nivel bajo, lo que permitió a la Fed relajar los tipos de interés.

Los críticos sostienen que las políticas monetaristas no han producido todos los resultados esperados, y que no los han conseguido de acuerdo con la doctrina de Friedman. Michel Aglietta escribe en particular que si la inflación se rompió «más allá de todas las expectativas, los costos exorbitantes en términos de pérdida de producción y de empleo en todo el mundo, el estallido de la crisis de la deuda soberana en los países del tercer mundo, los cambios estructurales inducidos en las finanzas fueron consecuencias fuera de toda proporción con los ajustes benignos que fueron predichos por los monetaristas. Para los economistas neokeynesianos, esta caída de la inflación y el aumento de la tasa de desempleo estaban, además, directamente relacionados, no con el control de la oferta monetaria (que nunca fue realmente alcanzado por la Fed, véase más adelante), sino sólo con los efectos sobre la economía real de los altísimos tipos de interés de la Fed a principios de los años ochenta. John Kenneth Galbraith dice: «finalmente, la inflación se puso bajo control. El dinero está ligado a los precios no por la magia oculta de la ecuación de Fisher, o por la fe de Friedman, sino por los altos tipos de interés que controlan los préstamos bancarios (y otros) y la creación de depósitos.» En otras palabras, la política monetaria de altos tipos de interés que desincentiva las inversiones menos rentables encareciendo los préstamos habría provocado la desaceleración económica, responsable de la caída de la inflación. El control y la reducción de la oferta monetaria no serían la causa.

Abandono del control de la oferta monetaria y vuelta a las políticas discrecionales

Sin embargo, si la lucha contra la inflación está en el centro de la acción de los bancos centrales hoy en día, éstos han abandonado la esencia de la doctrina monetarista en este ámbito. Para Friedman, los bancos centrales debían controlar la inflación mediante el control del crecimiento de la oferta monetaria.

Aunque los bancos centrales siguieron estas recomendaciones a finales de los años 70, pronto dejaron de hacerlo. En la actualidad, el crecimiento de la oferta monetaria es sólo uno de los indicadores de futuras presiones inflacionistas para ellos. De hecho, como señalan Olivier Blanchard y Daniel Cohen, «la conducción de la política monetaria sobre la base del crecimiento del dinero postula la existencia de una estrecha relación a medio plazo entre la inflación y la creación de dinero nominal. El problema es que esta relación no es muy estrecha en la realidad. Hay varias razones que explican la inestabilidad y la debilidad del vínculo entre la creación de dinero y la inflación.

En primer lugar, las innovaciones financieras de los años 80 y 90, al aumentar la liquidez de los activos, han dificultado la distinción entre dinero y activos no monetarios: un agente puede, en lugar de dinero en sentido estricto, atesorar otros activos como fondos de inversión, incluidos en M2. Por lo tanto, estos activos están muy cerca del dinero y constituyen un sustituto del mismo. En consecuencia, los agentes arbitran entre estos activos, lo que implica que el stock de dinero sufre grandes y repentinas variaciones, mientras que el Sr. Friedman lo consideraba estable. La relación entre la inflación y la oferta monetaria sólo es estrecha si la velocidad de circulación del dinero es constante. Así, el crecimiento de los agregados monetarios, especialmente M1 y M2, ha dejado de tener una relación estable con la inflación desde finales de los años 70. Al principio, la Fed siguió la oferta monetaria M1, de acuerdo con las recomendaciones monetaristas, y luego utilizó M2 como indicador de referencia, pero tampoco solía proporcionar buenas indicaciones sobre la evolución de los precios.

Además, mientras que el banco central puede controlar directamente M1, no puede controlar M2: no puede impedir que un agente compre un activo financiero incluido en M2 en lugar de dinero. Esto es tanto más problemático cuanto que algunos economistas creen haber descubierto que el mero anuncio por parte de los bancos centrales de un objetivo para un indicador de la oferta monetaria puede hacer que los agentes económicos reaccionen modificando su comportamiento para escapar de la restricción monetaria, eliminando así todo el valor del indicador de la oferta monetaria, según lo que se ha denominado la ley de Goodhart. Por último, entre 1975 y 2000, la Fed no cumplió su objetivo de crecimiento del M2 en 11 de los 26 años. Como señalan Olivier Blanchard y Daniel Cohen: «Estas irregularidades en el crecimiento de M2 y los frecuentes incumplimientos del objetivo anunciado han planteado una pregunta obvia. ¿De qué sirve anunciar un rango de M2 si se sale de él tan a menudo? Esa es la conclusión a la que llegó la Fed en 2000, y por eso ya no anuncia un rango objetivo para M2».

Así, Frederic Mishkin (en), resumiendo estas dificultades, afirma que los agregados monetarios están lejos de poder cumplir las tres funciones de proporcionar información relevante, ser indicadores de política económica y ser la base de una regla de política monetaria: «Nuestros resultados muestran que en Estados Unidos, desde 1979, los agregados monetarios están lejos de poder cumplir estas funciones, y que el agregado M3 en Alemania es apenas más eficaz.

El historial de la política monetaria estadounidense desde el abandono del monetarismo, en particular durante el periodo en que la Reserva Federal estuvo dirigida por Alan Greenspan entre 1987 y 2006, es objeto de un intenso debate. Algunos economistas consideran que ha contribuido a evitar el desarrollo de grandes crisis sistémicas en los países desarrollados y a mantener el pleno empleo en la economía estadounidense. Otros autores consideran que esta política discrecional está en el origen de la formación de repetidas burbujas especulativas, la más importante de las cuales es la burbuja inmobiliaria estadounidense de la década de 2000 que condujo a la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Nuevo enfoque de la política monetaria

Sin embargo, a pesar de los fracasos de las políticas monetarias que aplicaron estrictamente la doctrina monetarista, el legado de Friedman en materia de política monetaria es importante. De hecho, impuso una serie de ideas que siguen siendo estructurales en la política monetaria. A través de su crítica a la curva de Phillips y el desarrollo de la idea de la tasa natural de desempleo, apoyó la idea de que no había compensación posible entre la inflación y el desempleo y que, en consecuencia, la misión de la política monetaria es la estabilidad de los precios. Por lo tanto, la política monetaria no debe tratar de impulsar la actividad, ya que sólo provoca inflación. La lucha contra la inflación está ahora, de acuerdo con el mensaje de Friedman, en el centro de la política monetaria. Además, el monetarismo ha rehabilitado las políticas monetarias en relación con las políticas fiscales, que fueron favorecidas por el keynesianismo.

Friedman ha escrito numerosos libros y artículos. La siguiente lista no es exhaustiva:

Enlaces externos

Fuentes

  1. Milton Friedman
  2. Milton Friedman
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.