John Harrison

Resumen

John Harrison (3 de abril de 1693 – 24 de marzo de 1776) fue un carpintero y relojero inglés autodidacta que inventó el cronómetro marino, un dispositivo muy buscado para resolver el problema del cálculo de la longitud en el mar.

La solución de Harrison revolucionó la navegación y aumentó en gran medida la seguridad de los viajes marítimos de larga distancia. El problema que resolvió se consideró tan importante tras el desastre naval de Scilly de 1707 que el Parlamento británico ofreció recompensas económicas de hasta 20.000 libras (equivalentes a 3,22 millones de libras en 2022) en virtud de la Ley de Longitud de 1714.

En 1730, Harrison presentó su primer diseño, y trabajó durante muchos años en diseños mejorados, realizando varios avances en la tecnología de cronometraje, hasta llegar a los llamados relojes de mar. Harrison obtuvo el apoyo de la Junta de Longitudes para construir y probar sus diseños. Hacia el final de su vida, recibió un reconocimiento y una recompensa del Parlamento. Harrison ocupó el puesto 39 en la encuesta pública de la BBC de 2002 sobre los 100 británicos más grandes.

John Harrison nació en Foulby, en el West Riding de Yorkshire, siendo el primero de los cinco hijos de su familia. Su padrastro trabajaba como carpintero en la cercana finca del Priorato de Nostell. Una casa en el lugar de lo que pudo ser el hogar de la familia lleva una placa azul.

Hacia 1700, la familia Harrison se trasladó al pueblo de Barrow upon Humber, en Lincolnshire. Siguiendo el oficio de carpintero de su padre, Harrison construía y reparaba relojes en su tiempo libre. Cuenta la leyenda que a los seis años, mientras estaba en cama con viruela, le dieron un reloj para que se entretuviera y se pasó horas escuchándolo y estudiando sus partes móviles.

También le fascinaba la música y llegó a ser director del coro de la iglesia parroquial de Barrow.

Harrison construyó su primer reloj de caja larga en 1713, a la edad de 20 años. El mecanismo estaba hecho completamente de madera. Se conservan tres de los primeros relojes de madera de Harrison: el primero (1713) se encuentra en la colección de la Worshipful Company of Clockmakers, antes en el Guildhall de Londres, y desde 2015 se expone en el Museo de Ciencias. El segundo (y el tercero (1717) se encuentra en el Priorato de Nostell, en Yorkshire, y la cara lleva la inscripción «John Harrison Barrow». El ejemplo de Nostell, en la sala de billar de esta casa señorial, tiene una caja exterior victoriana, que tiene pequeñas ventanas de cristal a cada lado del movimiento para que se pueda inspeccionar el funcionamiento de la madera.

El 30 de agosto de 1718, John Harrison se casó con Elizabeth Barret en la iglesia de Barrow-upon-Humber. Después de su muerte en 1726, se casó con Elizabeth Scott el 23 de noviembre de 1726, en la misma iglesia.

A principios de la década de 1720, Harrison recibió el encargo de hacer un nuevo reloj de torreta en Brocklesby Park, en el norte de Lincolnshire. El reloj todavía funciona y, al igual que sus relojes anteriores, tiene un movimiento de madera de roble y lignum vitae. A diferencia de sus primeros relojes, incorpora algunas características originales para mejorar la medición del tiempo, por ejemplo el escape de saltamontes. Entre 1725 y 1728, John y su hermano James, también un hábil carpintero, fabricaron al menos tres relojes de precisión de caja larga, también con los movimientos y la caja larga de roble y lignum vitae. El péndulo de hierro cuadriculado se desarrolló durante este periodo. Algunos consideran que estos relojes de precisión eran los más precisos del mundo en aquella época. El número 1, que ahora se encuentra en una colección privada, perteneció al Museo del Tiempo de EE.UU. hasta que el museo cerró en el año 2000 y su colección se dispersó en una subasta en 2004. El número 2 se encuentra en el Museo de la Ciudad de Leeds. Forma el núcleo de una exposición permanente dedicada a los logros de John Harrison, «John Harrison: The Clockmaker Who Changed the World» y tuvo su inauguración oficial el 23 de enero de 2014, el primer evento relacionado con la longitud que marca el tricentenario de la Ley de Longitud. El número 3 pertenece a la colección de la Worshipful Company of Clockmakers.

Harrison era un hombre con muchas habilidades y las utilizó para mejorar sistemáticamente el rendimiento del reloj de péndulo. Inventó el péndulo de rejilla, que consiste en alternar varillas de latón y de hierro ensambladas de manera que las dilataciones y contracciones térmicas se anulen esencialmente. Otro ejemplo de su genio inventivo fue el escape de saltamontes, un dispositivo de control para liberar paso a paso la fuerza motriz de un reloj. Desarrollado a partir del escape de áncora, era casi sin fricción, ya que no requería lubricación porque las paletas eran de madera. Esta era una ventaja importante en una época en la que los lubricantes y su degradación eran poco conocidos.

En sus primeros trabajos sobre los relojes de mar, Harrison contó con la ayuda constante, tanto económica como de muchos otros tipos, de George Graham, relojero y fabricante de instrumentos. Harrison fue presentado a Graham por el astrónomo real Edmond Halley, que defendió a Harrison y su trabajo. Este apoyo fue importante para Harrison, ya que se supone que le resultaba difícil comunicar sus ideas de forma coherente.

La longitud fija la ubicación de un lugar en la Tierra al este o al oeste de una línea norte-sur llamada primer meridiano. Se da como una medida angular que va de 0° en el primer meridiano a +180° hacia el este y -180° hacia el oeste. El conocimiento de la posición este-oeste de un barco era esencial cuando se acercaba a tierra. Después de una larga travesía, los errores acumulados en el cálculo de la posición de la embarcación a menudo provocaban naufragios y una gran pérdida de vidas. Evitar estos desastres se convirtió en algo vital en vida de Harrison, en una época en la que el comercio y la navegación aumentaban drásticamente en todo el mundo.

Se propusieron muchas ideas para determinar la longitud durante un viaje por mar. Los primeros métodos intentaban comparar la hora local con la hora conocida en un lugar de referencia, como Greenwich o París, basándose en una sencilla teoría que había sido propuesta por primera vez por Gemma Frisius. Los métodos se basaban en observaciones astronómicas que a su vez dependían de la naturaleza predecible de los movimientos de los diferentes cuerpos celestes. Estos métodos eran problemáticos debido a la dificultad de estimar con precisión la hora en el lugar de referencia.

Harrison se propuso resolver el problema directamente, fabricando un reloj fiable que pudiera mantener la hora del lugar de referencia. Su dificultad consistía en fabricar un reloj que no se viera afectado por las variaciones de temperatura, presión o humedad, que mantuviera la precisión durante largos intervalos de tiempo, que resistiera la corrosión en el aire salado y que pudiera funcionar a bordo de un barco en constante movimiento. Muchos científicos, entre ellos Isaac Newton y Christiaan Huygens, dudaban de que pudiera construirse un reloj así y se inclinaban por otros métodos para calcular la longitud, como el de las distancias lunares. Huygens hizo pruebas con un reloj de péndulo y otro de muelle de espiral como métodos para determinar la longitud, y ambos tipos produjeron resultados inconsistentes. Newton observó que «un buen reloj puede servir para hacer cuentas en el mar durante algunos días y para conocer la hora de una observación celeste; y para este fin puede bastar una buena joya hasta que se encuentre un tipo de reloj mejor. Pero cuando se pierde la longitud en el mar, no se puede volver a encontrar con ningún reloj».

En la década de 1720, el relojero inglés Henry Sully inventó un reloj marino destinado a determinar la longitud: se trataba de un reloj con un gran volante montado verticalmente sobre rodillos de fricción e impulsado por un escape de reposo de tipo Debaufre. De forma muy poco convencional, las oscilaciones del volante se controlaban mediante un peso situado en el extremo de una palanca horizontal pivotante unida al volante por una cuerda. Esta solución evitaba el error de temperatura debido a la expansión térmica, un problema que afecta a los muelles de acero del volante. El reloj de Sully sólo daba la hora exacta con tiempo tranquilo, ya que las oscilaciones del volante se veían afectadas por el cabeceo y el balanceo del barco. Sin embargo, sus relojes fueron uno de los primeros intentos serios de encontrar la longitud de esta manera. Las máquinas de Harrison, aunque mucho más grandes, tienen un diseño similar: El H3 tiene un volante montado verticalmente y está unido a otro volante del mismo tamaño, una disposición que elimina los problemas derivados del movimiento del barco.

En 1716, Sully presentó su primer Montre de la Mer a la Académie des Sciences francesa y en 1726 publicó Une Horloge inventée et executée par M. Sulli.

En 1730, Harrison diseñó un reloj marino para competir por el premio de Longitud y viajó a Londres en busca de ayuda financiera. Presentó sus ideas a Edmond Halley, el Astrónomo Real, quien a su vez le remitió a George Graham, el principal relojero del país. Graham debió de quedar impresionado por las ideas de Harrison, ya que le prestó dinero para construir un modelo de su «reloj de mar». Como el reloj era un intento de hacer una versión marítima de sus relojes de péndulo de madera, que funcionaban excepcionalmente bien, utilizó ruedas de madera, piñones de rodillos y una versión del escape «saltamontes». En lugar de un péndulo, utilizó dos balanzas con mancuernas, unidas entre sí.

Harrison tardó cinco años en construir su primer reloj de mar (o H1). Lo mostró a los miembros de la Royal Society, que hablaron en su nombre ante el Consejo de Longitud. El reloj fue la primera propuesta que el Consejo consideró digna de ser probada en el mar. En 1736, Harrison navegó a Lisboa en el HMS Centurion bajo el mando del capitán George Proctor y regresó en el HMS Orford después de que Proctor muriera en Lisboa el 4 de octubre de 1736. El reloj perdió tiempo en el viaje de ida. Sin embargo, funcionó bien en el viaje de vuelta: tanto el capitán como el patrón de navegación del Orford elogiaron el diseño. El capitán señaló que sus propios cálculos habían situado al barco sesenta millas al este de su verdadera recalada, que había sido predicha correctamente por Harrison utilizando el H1.

Este no fue el viaje transatlántico exigido por la Junta de Longitudes, pero la Junta quedó lo suficientemente impresionada como para conceder a Harrison 500 libras esterlinas para su desarrollo. En 1737, Harrison se había trasladado a Londres una versión más compacta y robusta. En 1741, tras tres años de construcción y dos de pruebas en tierra, el H2 estaba listo, pero para entonces Gran Bretaña estaba en guerra con España en la Guerra de Sucesión Austriaca y el mecanismo se consideraba demasiado importante como para arriesgarse a caer en manos españolas. En cualquier caso, Harrison abandonó repentinamente todo el trabajo en esta segunda máquina cuando descubrió un grave defecto de diseño en el concepto de las balanzas de barra. No había reconocido que el periodo de oscilación de las balanzas de barra podía verse afectado por la acción de guiñada del barco (cuando el barco giraba, por ejemplo, al virar). Esto le llevó a adoptar balanzas circulares en el Tercer Reloj de Mar (H3).

La Junta le concedió otras 500 libras y, mientras esperaba a que terminara la guerra, procedió a trabajar en el H3.

Harrison pasó diecisiete años trabajando en este tercer «reloj de mar», pero a pesar de todos los esfuerzos no funcionó exactamente como él hubiera deseado. El problema era que, como Harrison no comprendía del todo la física de los resortes utilizados para controlar las ruedas de balance, la sincronización de las ruedas no era isócrona, una característica que afectaba a su precisión. El mundo de la ingeniería no comprendería plenamente las propiedades de los muelles para este tipo de aplicaciones hasta dentro de dos siglos. A pesar de ello, resultó ser un experimento muy valioso, ya que se aprendió mucho de su construcción. Ciertamente, en esta máquina Harrison dejó al mundo dos legados perdurables: la banda bimetálica y el rodamiento de rodillos enjaulado.

Después de perseguir con firmeza varios métodos durante treinta años de experimentación, Harrison descubrió con sorpresa que algunos de los relojes fabricados por el sucesor de Graham, Thomas Mudge, mantenían la hora con la misma precisión que sus enormes relojes de mar. Es posible que Mudge pudiera hacer esto después de los primeros años de la década de 1740 gracias a la disponibilidad del nuevo acero «Huntsman» o «Crucible» producido por Benjamin Huntsman en algún momento de los primeros años de la década de 1740, que permitía producir piñones más duros pero, sobre todo, un escape de cilindro más resistente y más pulido. Harrison se dio cuenta entonces de que, después de todo, un simple reloj podía ser lo suficientemente preciso para la tarea y era una propuesta mucho más práctica para su uso como cronómetro marino. Procedió a rediseñar el concepto del reloj como dispositivo de cronometraje, basando su diseño en sólidos principios científicos.

Reloj «Jefferys»

A principios de la década de 1750 ya había diseñado un reloj de precisión para su propio uso, que fue fabricado para él por el relojero John Jefferys hacia 1752-1753. Este reloj incorporaba un novedoso escape de reposo por fricción y no sólo fue el primero en disponer de una compensación de las variaciones de temperatura, sino que también contenía el primer «fuse» en miniatura diseñado por Harrison, que permitía al reloj seguir funcionando mientras se le daba cuerda. Estas características hicieron que el reloj «Jefferys» tuviera un gran éxito y que Harrison lo incorporara al diseño de dos nuevos guardatiempos que se propuso construir. Estos tenían la forma de un reloj grande y otro de menor tamaño pero de patrón similar. Sin embargo, sólo el reloj más grande (o «H4», como se le llama a veces) parece haber sido terminado (véase la referencia al «H4» más adelante). Con la ayuda de algunos de los mejores obreros de Londres, procedió a diseñar y fabricar el primer cronómetro marino de éxito que permitía a un navegante evaluar con precisión la posición de su barco en longitud. Y lo que es más importante, Harrison demostró a todo el mundo que se podía hacer utilizando un reloj para calcular la longitud. Esta iba a ser la obra maestra de Harrison, un instrumento de gran belleza que se asemeja a un reloj de bolsillo de gran tamaño de la época. Lleva la firma de Harrison, el número 1 y la fecha de 1759.

El primer «reloj de mar» de Harrison (ahora conocido como H4) está alojado en cajas de par de plata de unas 5,2 pulgadas (13 cm) de diámetro. El movimiento del reloj es muy complejo para la época, y se asemeja a una versión más grande del movimiento convencional de entonces. Un muelle de acero enrollado dentro de un barrilete de latón proporciona 30 horas de energía. Este está cubierto por el barrilete que tira de una cadena enrollada alrededor de la polea de forma cónica conocida como fuse. El fuseo está rematado por la escuadra de remontuar (que requiere una llave separada). La gran rueda fijada en la base de este fuseo transmite la energía al resto del movimiento. El fuseo contiene la fuerza de mantenimiento, un mecanismo para mantener el H4 en marcha mientras se le da cuerda.

De Gould:

El escape es una modificación del «verge» instalado en … los relojes comunes de la época de Harrison. Pero las modificaciones son amplias. Las paletas son muy pequeñas y tienen las caras paralelas, en lugar del ángulo habitual de 95º o así. Además, en lugar de ser de acero, son de diamante, y sus reversos tienen forma de curvas cicloidales…. La acción de este escape es muy diferente a la del verge, al que parece parecerse. En ese escape, los dientes de la corona actúan sólo sobre las caras de las paletas. Pero en éste, como se verá, las puntas de los dientes descansan, durante una parte considerable del arco suplementario -de 90° a 145° (límite de la oscilación) más allá del punto muerto-, sobre el dorso de las paletas, y tienden a ayudar al volante hacia el extremo de su oscilación y a retrasar su retorno. Este escape es evidentemente una gran mejora sobre el borde, ya que el tren tiene mucho menos poder sobre los movimientos del volante. Este último ya no es frenado en su oscilación por una fuerza igual a la que lo impulsaba originalmente, sino por el resorte del volante, ayudado únicamente por la fricción entre el diente y el dorso de la paleta.

En comparación, el escape del verge tiene un retroceso con un arco de equilibrio limitado y es sensible a las variaciones del par de accionamiento. Según una reseña de H. M. Frodsham sobre el movimiento en 1878, el escape del H4 tenía «una buena cantidad de «set» y no tanto retroceso, y como resultado el impulso se acercaba mucho a una acción de doble cronómetro.»

Las paletas en forma de D del escape de Harrison son de diamante, de unos 2 mm de longitud y con un radio lateral curvo de 0,6 mm; una hazaña considerable de fabricación en la época. Por razones técnicas, el volante se hizo mucho más grande que en un reloj convencional de la época, con un diámetro de 2,2 pulgadas (55,9 mm) y un peso de 28,5

Este primer reloj tardó seis años en construirse, tras lo cual la Junta de Longitudes decidió probarlo en un viaje desde Portsmouth a Kingston, Jamaica. Para ello se colocó a bordo del HMS Deptford, de 50 cañones, que zarpó de Portsmouth el 18 de noviembre de 1761: 13-14 Harrison, que ya tenía 68 años, lo envió a esta prueba transatlántica al cuidado de su hijo, William. El reloj fue probado antes de la salida por Robertson, Maestro de la Academia en Portsmouth, quien informó que el 6 de noviembre de 1761 a mediodía estaba 3 segundos atrasado, habiendo perdido 24 segundos en 9 días en tiempo solar medio. El ritmo diario del reloj se fijó, por tanto, en la pérdida de 24

Cuando Deptford llegó a su destino, tras la corrección del error inicial de 3 segundos y la pérdida acumulada de 3 minutos y 36,5 segundos al ritmo diario durante los 81 días y 5 horas del viaje, se comprobó que el reloj iba 5 segundos lento en comparación con la longitud conocida de Kingston, lo que correspondía a un error de longitud de 1,25 minutos, o aproximadamente una milla náutica:  56 William Harrison regresó a bordo del HMS Merlin, de 14 cañones, y llegó a Inglaterra el 26 de marzo de 1762 para informar del éxito del experimento. Harrison senior esperó entonces el premio de 20.000 libras, pero la Junta estaba convencida de que la precisión podía haber sido sólo suerte y exigió otra prueba. La Junta tampoco estaba convencida de que un cronómetro que tardó seis años en construirse cumpliera con la prueba de practicidad exigida por la Ley de Longitud. Los Harrison se indignaron y exigieron su premio, un asunto que acabó llegando al Parlamento, que ofreció 5.000 libras por el diseño. Los Harrison se negaron, pero finalmente se vieron obligados a hacer otro viaje a Bridgetown, en la isla de Barbados, para zanjar el asunto.

En el momento de este segundo ensayo, otro método para medir la longitud estaba listo para ser probado: el método de las distancias lunares. La luna se mueve lo suficientemente rápido, unos trece grados al día, como para medir fácilmente el movimiento de un día a otro. Comparando el ángulo entre la luna y el sol para el día en que se partía hacia Gran Bretaña, se podía calcular la «posición propia» (cómo aparecería en Greenwich, Inglaterra, en ese momento específico) de la luna. Comparando esto con el ángulo de la luna sobre el horizonte, se podía calcular la longitud.

Durante la segunda prueba de Harrison de su «reloj de mar» (H4) se pidió al reverendo Nevil Maskelyne que acompañara al HMS Tartar y probara el sistema de distancias lunares. Una vez más el reloj demostró ser extremadamente preciso, manteniendo la hora con una precisión de 39 segundos, lo que corresponde a un error en la longitud de Bridgetown de menos de 10 millas (16 km):  60 Las medidas de Maskelyne eran también bastante buenas, con 30 millas (48 km), pero requerían un trabajo y un cálculo considerables para poder utilizarlas. En una reunión de la Junta en 1765 se presentaron los resultados, pero volvieron a atribuir la exactitud de las medidas a la suerte. Una vez más el asunto llegó al Parlamento, que ofreció 10.000 libras por adelantado y la otra mitad una vez que entregara el diseño a otros relojeros para que lo duplicaran. Mientras tanto, el reloj de Harrison tendría que ser entregado al Astrónomo Real para realizar pruebas a largo plazo en tierra.

Desgraciadamente, Nevil Maskelyne había sido nombrado Astrónomo Real a su regreso de Barbados, por lo que también fue colocado en la Junta de Longitud. Este último presentó un informe negativo sobre el reloj, alegando que su «tasa de avance» (la cantidad de tiempo que ganaba o perdía por día) se debía a que las inexactitudes se anulaban por sí solas, y se negó a permitir que se tuviera en cuenta al medir la longitud. En consecuencia, este primer reloj marino de Harrison no satisfizo las necesidades del Consejo, a pesar de que había tenido éxito en dos pruebas anteriores.

Harrison comenzó a trabajar en su segundo «reloj de mar» (H5) mientras se realizaban las pruebas del primero, que Harrison consideraba rehén de la Junta. Al cabo de tres años, Harrison se sintió «muy maltratado por los caballeros de los que habría esperado un mejor trato» y decidió solicitar la ayuda del rey Jorge III. Consiguió una audiencia con el Rey, que estaba muy molesto con la Junta. El rey Jorge probó el reloj nº 2 (H5) en palacio y, tras diez semanas de observaciones diarias entre mayo y julio de 1772, comprobó que tenía una precisión de un tercio de segundo al día. El rey Jorge aconsejó entonces a Harrison que solicitara al Parlamento el premio completo, después de amenazar con presentarse en persona para descalificarlos. Finalmente, en 1773, cuando tenía 80 años, Harrison recibió una recompensa monetaria de 8.750 libras del Parlamento por sus logros, pero nunca recibió el premio oficial (que nunca se concedió a nadie). Sólo sobreviviría tres años más.

En total, Harrison recibió 23.065 libras por su trabajo en los cronómetros. Recibió 4.315 libras en incrementos de la Junta de Longitud por su trabajo, 10.000 libras como pago intermedio por el H4 en 1765 y 8.750 libras del Parlamento en 1773. Esto le proporcionó unos ingresos razonables durante la mayor parte de su vida (equivalentes a unas 450.000 libras al año en 2007, aunque todos sus gastos, como los materiales y la subcontratación de trabajos a otros horólogos, tuvieron que salir de ahí). Se convirtió en el equivalente a un multimillonario (en términos actuales) en la última década de su vida.

El capitán James Cook utilizó el K1, una copia del H4, en su segundo y tercer viaje, después de haber utilizado el método de la distancia lunar en su primer viaje. El K1 fue fabricado por Larcum Kendall, que había sido aprendiz de John Jefferys. El cuaderno de bitácora de Cook está lleno de elogios para el reloj y las cartas del Océano Pacífico meridional que hizo con su uso fueron notablemente precisas. El K2 fue prestado al teniente William Bligh, comandante del HMS Bounty, pero fue retenido por Fletcher Christian tras el infame motín. No se recuperó de la isla de Pitcairn hasta 1808, cuando se entregó al capitán Folger, y luego pasó por varias manos antes de llegar al Museo Marítimo Nacional de Londres.

Al principio, el coste de estos cronómetros era bastante elevado (aproximadamente el 30% del coste de un barco). Sin embargo, con el tiempo, los costes se redujeron a entre 25 y 100 libras (el salario de medio año o dos años de un trabajador cualificado) a principios del siglo XIX. Muchos historiadores señalan que los volúmenes de producción relativamente bajos a lo largo del tiempo son una prueba de que los cronómetros no se utilizaron ampliamente. Sin embargo, Landes señala que los cronómetros duraron décadas y no necesitaron ser reemplazados con frecuencia; de hecho, el número de fabricantes de cronómetros marinos se redujo con el tiempo debido a la facilidad para abastecer la demanda, incluso cuando la marina mercante se expandió. Además, muchos marinos mercantes se conformaban con un cronómetro de cubierta a mitad de precio. Éstos no eran tan precisos como el cronómetro marino de caja, pero eran adecuados para muchos. Aunque el método de las distancias lunares complementaría y rivalizaría con el cronómetro marino en un principio, el cronómetro lo superaría en el siglo XIX.

El dispositivo de Harrison, más preciso, permitió el tan necesario cálculo de la longitud, lo que convirtió a este dispositivo en una clave fundamental de la era moderna. Después de Harrison, el cronómetro marino fue reinventado de nuevo por John Arnold, quien, si bien basó su diseño en los principios más importantes de Harrison, al mismo tiempo lo simplificó lo suficiente como para poder producir cronómetros marinos igualmente precisos pero mucho menos costosos en cantidad a partir de alrededor de 1783. No obstante, durante muchos años, incluso a finales del siglo XVIII, los cronómetros eran rarezas caras, ya que su adopción y uso avanzaban lentamente debido al elevado coste de la fabricación de precisión. La expiración de las patentes de Arnold a finales de la década de 1790 permitió a muchos otros relojeros, entre ellos Thomas Earnshaw, producir cronómetros en mayor cantidad y a menor coste incluso que los de Arnold. A principios del siglo XIX, la navegación en el mar sin un cronómetro se consideraba entre imprudente e impensable. El uso de un cronómetro para ayudar a la navegación simplemente salvó vidas y barcos: la industria de los seguros, el interés propio y el sentido común hicieron el resto para convertir el dispositivo en una herramienta universal del comercio marítimo.

Harrison murió el 24 de marzo de 1776, a la edad de ochenta y dos años, justo antes de cumplir los ochenta y tres. Fue enterrado en el cementerio de la iglesia de St John, en Hampstead, al norte de Londres, junto con su segunda esposa, Elizabeth, y más tarde su hijo William. Su tumba fue restaurada en 1879 por la Worshipful Company of Clockmakers, aunque Harrison nunca fue miembro de la misma.

El último domicilio de Harrison fue el número 12 de Red Lion Square, en el distrito londinense de Holborn. Hay una placa dedicada a Harrison en la pared de Summit House, un bloque de oficinas modernista de 1925, en el lado sur de la plaza. El 24 de marzo de 2006 se inauguró en la Abadía de Westminster una lápida conmemorativa de Harrison, en la que se le reconoce finalmente como digno compañero de su amigo George Graham y de Thomas Tompion, «el padre de la relojería inglesa», ambos enterrados en la Abadía. El monumento muestra una línea meridiana (línea de longitud constante) en dos metales para destacar el invento más difundido de Harrison, el termómetro de tira bimetálica. La tira lleva grabada su propia longitud de 0 grados, 7 minutos y 35 segundos al oeste.

El reloj Corpus de Cambridge, inaugurado en 2008, es un homenaje del diseñador a la obra de Harrison, pero con un diseño electromecánico. Su aspecto es el del escape del saltamontes de Harrison, cuyo «marco de paletas» está esculpido para que parezca un saltamontes real. Esta es la característica que define al reloj.

En 2014, Northern Rail bautizó el vagón diésel 153316 como John »Longitude» Harrison.

El 3 de abril de 2018, Google celebró su 325 cumpleaños haciendo un Google Doodle para su página de inicio.

En febrero de 2020, se inauguró una estatua de bronce de John Harrison en Barrow upon Humber. La estatua fue creada por el escultor Marcus Cornish.

Después de la Primera Guerra Mundial, los relojes de Harrison fueron redescubiertos en el Real Observatorio de Greenwich por el capitán de corbeta retirado Rupert T. Gould.

Los relojes se encontraban en un estado muy decrépito y Gould dedicó muchos años a documentarlos, repararlos y restaurarlos, sin recibir compensación por sus esfuerzos. Gould fue el primero en designar los relojes de H1 a H5, llamándolos inicialmente del nº 1 al nº 5. Desgraciadamente, Gould realizó modificaciones y reparaciones que no pasarían los estándares actuales de las buenas prácticas de conservación de los museos, aunque la mayoría de los estudiosos de Harrison dan crédito a Gould por haber asegurado que los artefactos históricos sobrevivieran como mecanismos de trabajo hasta la actualidad. Gould escribió The Marine Chronometer (El cronómetro marino), publicado en 1923, que abarcaba la historia de los cronómetros desde la Edad Media hasta la década de 1920, y que incluía descripciones detalladas del trabajo de Harrison y la posterior evolución del cronómetro. El libro sigue siendo la obra autorizada sobre el cronómetro marino.

En la actualidad, los relojes H1, H2, H3 y H4 restaurados pueden verse en el Real Observatorio de Greenwich. H1, H2 y H3 siguen funcionando: El H4 se mantiene parado porque, a diferencia de los tres primeros, necesita aceite para lubricarse y, por tanto, se degradará a medida que vaya funcionando. El H5 es propiedad de la Worshipful Company of Clockmakers of London, y anteriormente estaba expuesto en el Clockmakers» Museum del Guildhall de Londres, como parte de la colección de la Compañía; desde 2015 la colección se expone en el Science Museum de Londres.

En los últimos años de su vida, John Harrison escribió sobre sus investigaciones en materia de afinación musical y métodos de fabricación de campanas. Su sistema de afinación, (un sistema meantone derivado de pi), se describe en su panfleto A Description Concerning Such Mechanism … (CSM). Este sistema desafiaba la opinión tradicional de que los armónicos se producen en proporciones de frecuencia enteras y, en consecuencia, toda la música que utiliza esta afinación produce golpes de baja frecuencia. En 2002, el último manuscrito de Harrison, A true and short, but full Account of the Foundation of Musick, or, as principally therein, of the Existence of the Natural Notes of Melody, fue redescubierto en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Sus teorías sobre la matemática de la fabricación de campanas (mediante los «números radicales») aún no se conocen con claridad.

Una de las afirmaciones controvertidas de sus últimos años fue la de ser capaz de construir un reloj terrestre más preciso que cualquier diseño de la competencia. En concreto, afirmaba haber diseñado un reloj capaz de mantener una precisión de un segundo en un periodo de 100 días: 25-41 En aquella época, publicaciones como The London Review of English and Foreign Literature ridiculizaron a Harrison por lo que se consideraba una afirmación descabellada. Harrison dibujó un diseño pero nunca construyó un reloj de este tipo, pero en 1970 Martin Burgess, un experto en Harrison y también relojero, estudió los planos y se esforzó por construir el reloj tal y como se había dibujado. Construyó dos versiones, bautizadas como Reloj A y Reloj B. El Reloj A se convirtió en el Reloj Gurney, que fue regalado a la ciudad de Norwich en 1975, mientras que el Reloj B permaneció inacabado en su taller durante décadas hasta que fue adquirido en 2009 por Donald Saff. El reloj B, ya terminado, fue entregado al Museo Marítimo Nacional de Greenwich para su estudio. Se descubrió que el Reloj B podría cumplir con la pretensión original de Harrison, por lo que el diseño del reloj fue cuidadosamente revisado y ajustado. Finalmente, durante un período de 100 días, del 6 de enero al 17 de abril de 2015, el reloj B se guardó en una caja transparente en el Real Observatorio y se dejó funcionar sin tocarlo, aparte de darle cuerda regularmente. Al finalizar el recorrido, se midió que el reloj había perdido sólo 5

En 1995, inspirada por un simposio de la Universidad de Harvard sobre el problema de la longitud organizado por la Asociación Nacional de Coleccionistas de Relojes, Dava Sobel escribió un libro sobre el trabajo de Harrison. Longitude: The True Story of a Lone Genius Who Solved the Greatest Scientific Problem of His Time se convirtió en el primer bestseller popular sobre el tema de la relojería. En 1998 apareció The Illustrated Longitude, en el que el texto de Sobel iba acompañado de 180 imágenes seleccionadas por William J. H. Andrewes. El libro fue dramatizado para la televisión británica por Charles Sturridge en una serie de 4 episodios de Granada Productions para Channel 4 en 1999, con el título de Longitude. Ese mismo año, la coproductora A&E la emitió en Estados Unidos. La producción fue protagonizada por Michael Gambon como Harrison y Jeremy Irons como Gould. El libro de Sobel fue también la base de un episodio de PBS NOVA titulado Lost at Sea: The Search for Longitude.

Los relojes marinos de Harrison fueron una parte esencial de la trama del especial de Navidad de 1996 de la longeva comedia británica Only Fools And Horses, titulado «Time on Our Hands». La trama se centra en el descubrimiento y posterior venta en subasta del Lesser Watch H6 de Harrison. El reloj ficticio se subastó en Sotheby»s por 6,2 millones de libras.

La canción «John Harrison»s Hands», escrita por Brian McNeill y Dick Gaughan, apareció en el álbum de 2001 Outlaws & Dreamers. La canción también ha sido versionada por Steve Knightley, apareciendo en su álbum 2011 Live in Somerset. Además, fue versionada por la banda británica Show of Hands y aparece en su álbum de 2016 The Long Way Home.

En 1998, el compositor británico Harrison Birtwistle escribió la pieza para piano «Harrison»s clocks», que contiene representaciones musicales de los distintos relojes de Harrison. La pieza del compositor Peter Graham «Harrison»s Dream» trata sobre la búsqueda de Harrison durante cuarenta años para producir un reloj preciso. Graham trabajó simultáneamente en las versiones para banda de música y banda de viento de la pieza, que se estrenaron con sólo cuatro meses de diferencia, en octubre de 2000 y febrero de 2001 respectivamente.

Fuentes

  1. John Harrison
  2. John Harrison
  3. ^ William E. Carter. «The British Longitude Act Reconsidered». American Scientist. Archived from the original on 20 February 2012. Retrieved 19 April 2015.
  4. ^ «John Harrison | British horologist | Britannica». www.britannica.com. Retrieved 11 December 2021.
  5. ^ «John Harrison: Timekeeper to Nostell and the world!». BBC Bradford and West Yorkshire. BBC. 8 April 2009. Retrieved 10 February 2012.
  6. «John Harrison; British horologist». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 3 de abril de 2018.
  7. John H. Lienhard. «No. 235: HARRISON»S TIMEPIECE». Engines of our ingenuity (en inglés). Consultado el 11 de febrero de 2018.
  8. Dava Sobel, Longitude.
  9. Wichtigkeit und wirtschaftliche Tragweite des Problems lassen sich daran abschätzen, dass ein einfacher Arbeiter damals rund 10 Pfund im Jahr verdiente und ein seegängiges Schiff mittlerer Größe etwa 2000 Pfund kostete. Das Preisgeld entspräche heute einem größeren zweistelligen Millionenbetrag.
  10. Dava Sobel, William J. H. Andrewes: Längengrad – die illustrierte Ausgabe. Die wahre Geschichte eines einsamen Genies, welches das größte wissenschaftliche Problem seiner Zeit löste. Aus dem Amerikanischen von Matthias Fienbork und Dirk Muelder. Berlin-Verlag, Berlin 2010, ISBN 978-3-8270-0970-8, S. 149 (englisch, englisch: The illustrated Longitude.).
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.