Hans Bellmer

Resumen

Hans Bellmer, nacido el 13 de marzo de 1902 en Kattowitz (Silesia alemana) y fallecido el 23 de febrero de 1975 (a los 72 años) en París, fue un pintor, fotógrafo, grabador, dibujante y escultor franco-alemán.

Es uno de los principales artistas del surrealismo. Toda su obra está impregnada de un fuerte erotismo.

Período alemán (1902-1937)

Para escapar de un padre tirano y una madre dominante pero cariñosa, Hans Bellmer y su hermano pequeño Fritz se refugian en un jardín secreto de juguetes y recuerdos.

Tras terminar el instituto, Hans Bellmer trabajó en una acería y luego en una mina de carbón. En 1923 fue enviado a la Universidad Técnica de Berlín. Allí se interesó por la política, las obras de Karl Marx y las discusiones con los artistas del movimiento Dadá. Allí conoció y se relacionó con John Heartfield, George Grosz y Rudolf Schlichter.

Por consejo de George Grosz, abandonó su formación de ingeniero en 1924 y comenzó a formarse como tipógrafo en Malik-Verlag. Allí diseñó portadas de libros e ilustraciones, por ejemplo, para El accidente ferroviario, o el antiamigo (1925) de Salomo Friedlaender (bajo el seudónimo de Mynona).

En 1925-1926 fue a París, donde conoció a los dadaístas y surrealistas. En 1928 se casó con Margarete Schnelle, que murió de tuberculosis en 1938.

En Berlín (Karl-Horst) abrió un estudio de publicidad, que tuvo que abandonar en 1933 por motivos políticos.

Cuando los nazis llegaron al poder en Alemania en 1933, Hans Bellmer decidió no hacer nada que fuera útil para el Estado. En 1934, realizó su obra más famosa, La muñeca. La obra de Bellmer fue calificada por los nazis como «arte degenerado». Se publicó parcialmente en Francia, en forma de textos y fotografías, en la revista Le Minotaure, con el título Poupée: variations sur le montage d»une mineure articulée, en diciembre de 1934, y luego en 1938 en Cahiers d»art. Según el artista, la mujer es como un anagrama, cuyas variaciones y metamorfosis varía ad infinitum, según el motor del deseo.

Período francés (1938-1975)

Se trasladó a París en 1938 y participó en las exposiciones surrealistas de París.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, fue detenido por ser de nacionalidad alemana y, por tanto, sospechoso para las autoridades francesas. Estuvo encarcelado en el campo de Milles, cerca de Aix-en-Provence (Bouches-du-Rhône), junto con Max Ernst, Ferdinand Springer y Wols. Más tarde, al no poder exiliarse en Estados Unidos, Hans Bellmer pasó a la clandestinidad.

Desde muy joven, Bellmer se sintió atraído y fascinado por la obra del Marqués de Sade, cuyos «intentos de destruir el vínculo social sólo podían complacer al hombre que se había prometido a sí mismo no hacer nunca nada que fuera útil para el funcionamiento del Estado», comenta Annie Le Brun. Así realizó varios dibujos en 1945 y 1946, que fueron el punto de partida de dos grandes proyectos sobre Sade: À Sade y Petit traité de morale, publicados en 1968 por Éditions Georges Visat. Posteriormente, a partir de 1967, colaboró en estas ilustraciones con la grabadora Cécile Reims.

En 1946, conoció a Georges Bataille por mediación del editor Alain Gheerbrant, que publicó la segunda versión de Histoire de l»œil en julio de 1947, ilustrada por Bellmer con seis aguafuertes y grabados al buril. Junto con André Masson, Bellmer es sin duda el ilustrador de la obra de Bataille más cercano al mundo erótico y al pensamiento del escritor. Al desregular la mirada y la anatomía, Bellmer, «verdadero anatomista del deseo», escribe Vincent Teixeira, «maestro de los accidentes formales, juega con la morfología, los poderes sexuales de la imagen y las diferencias intercambiables entre lo masculino y lo femenino, multiplicando las metamorfosis eróticas, operando «transformismos», creando quimeras aberrantes».

Tras la muerte de Bataille en 1965, Bellmer también ilustró Madame Edwarda para Éditions Georges Visat, con doce planchas de cobre grabadas a punta y buril, realizadas diez años antes.

En 1949, realizó la segunda Poupée, y publicó las fotografías en un libro titulado Les Jeux de la poupée, acompañado de poemas en prosa de Paul Éluard. Todas estas fotografías fueron pintadas con anilina por su amigo Christian d»Orgeix y por él mismo.

En 1953 conoció a Unica Zürn (1916-1970), artista y escritora alemana, que trabajó con él en los anagramas plásticos, pero que sufría una grave depresión y esquizofrenia. Vivieron juntos en París, en una habitación de la rue Mouffetard, pero su relación se vio afectada por los problemas de salud mental de Unica, que intentó suicidarse y fue internada varias veces.

En 1954, ilustró la litografía Histoire d»O de Pauline Réage, publicada por Jean-Jacques Pauvert.

En 1957, Bellmer publicó un libro en forma de tratado, Petite anatomie de l»inconscient physique ou l»Anatomie de l»image, en Terrain Vague, la editorial de Éric Losfeld. Según él, el pensamiento analógico y la cristalización de los deseos vuelcan lo real en la dimensión de todas las posibilidades. Así resume la lógica abierta y experimental de la metamorfosis, según la cual redistribuye y recrea la anatomía humana:

«Lo más importante que hay que recordar sobre el monstruoso diccionario de analogías y antagonismos que es el diccionario de la imagen es que tal o cual detalle, tal o cual pierna, sólo es perceptible, accesible a la memoria y disponible, en definitiva, es REAL, si el deseo no lo confunde fatalmente con una pierna. El objeto idéntico a sí mismo permanece sin realidad.

En 1958 recibió el premio de la Fundación William y Noma Copley. En 1959 y 1964, participó en la documenta II y III de Cassel.

En 1969, mientras Unica Zürn se encontraba de nuevo en la Casa Blanca, cada vez más enferma, Hans Bellmer quedó hemipléjico tras un ataque de apoplejía y permaneció profundamente mudo durante el resto de su vida. Al año siguiente, el 19 de octubre de 1970, Unica Zürn abandonó la clínica donde estaba internada y se suicidó arrojándose por la ventana de su piso.

Hans Bellmer murió el 23 de febrero de 1975, muy aislado, de cáncer de vejiga. Está enterrado en París, en el cementerio del Père-Lachaise (9ª división), en la misma tumba que Unica Zürn.

Bellmer se vio influido en su elección de la forma de arte por la lectura de las cartas publicadas de Oskar Kokoschka (Der Fetish, 1925). Desde los años 30 hasta su muerte, se dedicó casi exclusivamente a las imágenes eróticas de la anatomía femenina, a menudo utilizando el cuerpo de una mujer golpeada: fetichismo, sadomasoquismo, voyeurismo…

La obra de Bellmer, a menudo asociada a una deriva psicoanalítica hacia el vocabulario de la perversión, sigue siendo una afirmación poética del surrealismo en su versión más radical. La relativa proximidad de las fotografías de la Muñeca a la Unheimliche freudiana sitúa esta obra en la frontera entre el erotismo y la muerte, entre lo animado y lo inanimado. El cuerpo de la muñeca, pero también sus dibujos y grabados, expresan mundos oníricos en los que es posible la reconciliación de los opuestos, de acuerdo con el Manifiesto del Surrealismo de Breton. Bellmer también ilustró al Marqués de Sade, grabados que se incluyeron en Petit traité de morale (1968), Histoire de l»œil y Madame Edwarda de Georges Bataille, Le Con d»Irène de Louis Aragon, Lautréamont, Pauline Réage, etc.

Según Annie Le Brun, Hans Bellmer «nos revela el proceso por el que el deseo se convierte en un incansable inventor de formas para renacer de los anagramas de un cuerpo que no cesa de descomponerse y recomponerse. Así, el secreto erótico y amoroso desvelado por Bellmer consiste en ver y saber que «una pierna sólo es real si no se confunde fatalmente con una pierna». Contra la mentira y la miseria del realismo sexual, así como de la sociedad industrial, Bellmer, con el propósito de «desocultar apasionadamente», experimenta con el poder demoledor del pensamiento analógico, según el cual el campo del deseo se convierte al mismo tiempo en un medio de conocimiento: «Cuando al hombre se le añade todo lo que no es, es entonces cuando parece ser él mismo. Parece existir, con sus datos más singularmente individuales, e independientemente de sí mismo, en el Universo».

En otro texto publicado con motivo de la reedición de la Petite anatomie de l»inconscient physique ou l»Anatomie de l»image, en el que contrasta al dibujante del vértigo erótico, al modelista de la perversidad amorosa, con el moralismo y el angelismo de la ideología neofeminista, Annie Le Brun escribe que, al igual que Sade quería «decirlo todo», Bellmer obedece a la necesidad de «verlo todo», según una revisión radical de nuestros conceptos de identidad, en busca de los secretos de la imagen así como del amor, «esforzándose por detectar bajo la imagen del cuerpo el cuerpo de la imagen».

La muñeca

La muñeca es una escultura de madera, papel maché pegado y pintado que representa, en tamaño casi real (1,40 m), a una joven con pelo oscuro real cortado en flequillo en la frente, decorado en la parte superior de la cabeza con un gran lazo rígido, vestida sólo con medias blancas y zapatos negros barnizados. Es una muñeca grande con muchas extremidades que se pueden unir con bolas, una gran bola, el vientre, al que se pueden unir dos vientres más, cuatro caderas unidas a cuatro muslos, estos últimos unidos a las cuatro piernas, y un busto con varios pechos, la cabeza y el cuello son desmontables. Hans Bellmer juega con su Muñeca y multiplica las variaciones con los diferentes elementos de su cuerpo; a veces, por ejemplo, amputada por las rodillas, la cabeza, decapitada, colocada detrás de las dos bolas de las caderas que representan un árbol joven; o, otro ejemplo, se ha convertido en un monstruo con cuatro patas, dos arriba, dos abajo, articuladas a la bola central del vientre, móvil y sugiriendo el baile y la provocación del deseo de los demás, fotografiada aquí en el bosque, allí en un parqué, en un desván, revolcándose retorcida en un colchón, con las dos piernas vestidas con un pantalón negro de hombre; o medio desmontada, amputada de una pierna, arrojada a un edredón, arrugada por su caída y su peso. Las fotos son policromas, Bellmer las coloreó en tonos cambiantes sobre la misma foto, a veces pastel, carne, rosa pálido, rosa más intenso, malva, azul claro, pero también colores vivos, rojo, amarillo, azul pato. La muñeca es una «criatura artificial con múltiples potencialidades anatómicas», a través de la cual Bellmer pretende descubrir la «mecánica del deseo» y desenmascarar el «inconsciente físico» que nos gobierna; es infantil, pero también víctima de perversiones sádicas; así, desmembrada, violada, violada, corresponde al deseo del artista de ver a la mujer alcanzar «el nivel de su vocación experimental».

Enlaces externos

Fuentes

  1. Hans Bellmer
  2. Hans Bellmer
  3. « Hans Bellmer », in Encyclopédie Universalis.
  4. Annie Le Brun, « La profanation de l»Enfer », dans L’Enfer de la Bibliothèque. Éros au secret, catalogue d’exposition sous la direction de Marie-Françoise Quignard et Raymond-Josué Seckel, BNF, 2007, p. 128.
  5. Sur ordre du ministre de l»Intérieur, la moitié des 199 exemplaires furent saisis chez l»imprimeur et détruits. Sur la collaboration entre Bataille et Bellmer, et le rapport entre les gravures et le texte, voir Pierre Dourthe, « Bellmer et Bataille. L’Être et l’excès », dans Bellmer, le principe de perversion, Jean-Pierre Faur éditeur, 1999, p. 167-201.
  6. Vincent Teixeira, « L»œil à l»œuvre : Histoire de l»œil et ses peintres », Les Cahiers Bataille, no 1, éditions Les Cahiers, octobre 2011, p. 213.
  7. ^ Webb, Peter, and Robert Short. Death, Desire and the Doll: The Life and Art of Hans Bellmer. Gardena: Solar Books, 2006, 19–21.
  8. Minotaure, Nr. 6, Winter, 1934-5, S. 30–1.
  9. Übersetzt von dem Surrealisten Robert Valençay bei Guy Lévis Mano, Paris 1936.
  10. Minotaure, Nr. 8, 1936, 10, 1937; Cahiers d’art, N. 11, 1936.
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.