Francisco Franco

Resumen

Francisco Franco, nacido el 4 de diciembre de 1892 en Ferrol y fallecido el 20 de noviembre de 1975 en Madrid, fue un militar y estadista español que estableció en España, y luego dirigió durante casi 40 años, de 1936 a 1975, un régimen dictatorial llamado Estado español.

Nacido en el seno de una familia de oficiales de la Armada, Franco ingresó en la Academia de Infantería de Toledo y luego, en 1912, en las tropas de Marruecos, donde, al participar en la Guerra del Rif, demostró sus cualidades de líder y táctico y entrenó a las unidades de la recién creada Legión Extranjera. Ascendido a general de brigada a los 34 años, al día siguiente del desembarco de Alhucemas, fue destinado a Madrid y nombrado director de la nueva academia militar de Zaragoza. Tras la proclamación de la república en 1931, fue nombrado Jefe de Estado Mayor en 1933 y como tal dirigió la represión de la Revolución Asturiana de 1934.

El 17 de julio de 1936, Franco, relegado en Canarias por el gobierno del Frente Popular, se unió a la conspiración militar para dar un golpe de Estado en el último momento, tras el asesinato de José Calvo Sotelo. El golpe, que tuvo lugar el 18 de julio de 1936, fracasó pero marcó el inicio de la sangrienta Guerra Civil española. Al frente de las tropas de élite marroquíes, el general Franco rompió el bloqueo republicano del Estrecho de Gibraltar y, con ayuda alemana e italiana, desembarcó en Andalucía, desde donde comenzó su conquista de España. La Junta de Defensa Nacional, un heterogéneo comité colegiado de los distintos jefes militares de la zona nacionalista, le nombró para el cargo de Generalísimo de los Ejércitos, es decir, comandante supremo militar y político, en principio sólo mientras durara la Guerra Civil. Con el apoyo de las dictaduras fascistas y la pasividad de las democracias, el ejército nacionalista obtuvo la victoria, proclamada a finales de marzo de 1939 tras la caída de Barcelona y Madrid. El número de víctimas fue elevado (entre 100.000 y 200.000 muertos) y la represión recayó sobre los vencidos (270.000 prisioneros, entre 400.000 y 500.000 exiliados).

Ya en octubre de 1936, el general Franco había integrado en su ejército a la Falange Española y a los carlistas, y neutralizado las corrientes dispares, a veces opuestas, que le apoyaban, encorsetándolas en un único movimiento. A partir de 1939, el hombre conocido como el Caudillo, el Generalísimo o Jefe de Estado, instauró una dictadura militar y autoritaria, corporativista pero sin ninguna doctrina clara, salvo un orden moral y católico, marcada por la hostilidad al comunismo y a las «fuerzas judeo-masónicas», y apoyada por la Iglesia católica. Aunque inicialmente apoyó a los regímenes fascista y nazi, Franco vaciló durante la Segunda Guerra Mundial, manteniendo la neutralidad oficial de España, mientras apoyaba a las potencias del Eje enviando la División Azul a luchar en el Frente Oriental. Con la victoria aliada, el general Franco prescindió de los elementos más comprometidos con los vencidos, como su cuñado Serrano Súñer y la Falange, y puso por delante a los partidarios católicos y monárquicos de su régimen. El ostracismo internacional de la inmediata posguerra fue pronto atenuado por la Guerra Fría, mientras que la posición estratégica de España acabó por asegurar la supervivencia del régimen del general Franco con el apoyo de Argentina, Estados Unidos y Gran Bretaña. Internamente, el Caudillo jugó con las facciones rivales para mantener su poder y volvió a convertir a España en una monarquía de la que fue regente, haciéndose cargo de la educación de Juan Carlos, hijo de Don Juan, pretendiente al trono español. Sus sucesivos gobiernos fueron actos de equilibrio, resultado de una hábil mezcla entre las diferentes «familias» del Movimiento Nacional.

Después de que el sistema autárquico, que prohibía las inversiones extranjeras y las importaciones, provocara una grave escasez, acompañada de la corrupción y el mercado negro, Franco aceptó, a finales de los años 50, confiar el gobierno a tecnócratas miembros del Opus Dei que, con la ayuda económica de Estados Unidos (que se concretó durante la visita del presidente Eisenhower a Madrid en 1959), liberalizaron la economía española al ritmo de los planes de «estabilización y desarrollo», Con la ayuda económica de Estados Unidos (concretada por la visita del presidente Eisenhower a Madrid en 1959), la economía española se liberalizó mediante planes de «estabilización y desarrollo», lo que dio lugar a una rápida recuperación económica y a un extraordinario crecimiento en la década de 1960.

En 1969, Franco designó oficialmente a Juan Carlos como su sucesor. Los últimos años de la dictadura estuvieron marcados por la aparición de nuevas reivindicaciones (obreros, estudiantes, regionalistas, especialmente vascos y catalanes), atentados (que costaron la vida al presidente del Gobierno Carrero Blanco), el alejamiento de la Iglesia tras el Concilio Vaticano II y la represión de los opositores.

Franco murió el 20 de noviembre de 1975, tras una larga agonía salpicada de múltiples hospitalizaciones y repetidas operaciones. Juan Carlos de Borbón, aceptando los principios del Movimiento Nacional, fue proclamado Rey. Enterrados por decisión del nuevo Rey en el Valle de los Caídos, los restos de Franco fueron trasladados en octubre de 2019 al cementerio de Mingorrubio, donde está enterrada su esposa, por decisión del Gobierno de Pedro Sánchez como parte de la eliminación de los símbolos del franquismo y para evitar actos de exaltación de sus partidarios.

Nacimiento y entorno

Francisco Franco nació el 4 de diciembre de 1892 en el centro histórico de Ferrol, en la provincia de A Coruña. Ferrol y sus alrededores son quizás una de las claves para entender a Franco. Ferrol, una pequeña ciudad de apenas 20.000 habitantes a principios del siglo XX, albergaba la mayor base naval del país, así como importantes astilleros. En la parroquia de Castrense (=del ejército), ejemplo perfecto de endogamia social, los militares constituían una casta privilegiada y aislada, y sus hijos, incluidos los francos, vivían en un ambiente cerrado, casi ajeno al resto del mundo, y poblado exclusivamente por oficiales, generalmente de la marina.

La pérdida de Cuba en la guerra hispanoamericana de 1898 ayuda a explicar las rudimentarias ideas políticas de Franco. Precisamente Ferrol, cuya actividad se centraba en el envío de tropas y el comercio con las colonias del otro lado del Atlántico, fue una de las ciudades más afectadas por esta derrota. La infancia de Franco transcurrió en una ciudad desmoronada, entre militares retirados o discapacitados reducidos a la pobreza, donde las comunidades profesionales se habían replegado sobre sí mismas, encerradas en una especie de resentimiento mutuo. En los círculos militares y en parte de la población, la resistencia mostrada por una flota obsoleta y mal equipada se consideró el resultado del heroísmo de unos pocos soldados que lo habían sacrificado todo por su país, y la derrota se vio como la consecuencia de la actitud irresponsable de unos pocos políticos corruptos que habían descuidado las fuerzas armadas. La posterior reflexión de Franco sobre el desastre de 1898 le llevó a abrazar las tesis del regeneracionismo, una ideología que postulaba la necesidad de profundas reformas y el rechazo del sistema heredado de la Restauración.

Ascendencia y familia

Francisco Franco es hijo de seis generaciones de marinos, cuatro de los cuales nacieron en el propio Ferrol, en una comunidad que veía la existencia de los hombres sólo como una vida al servicio de la bandera, preferentemente en la flota de guerra.

Tras su muerte, circularon rumores sobre el supuesto origen judío de la familia Franco, aunque nunca se encontraron pruebas concretas que apoyaran tal hipótesis. Unos cuarenta años después del nacimiento de Franco, Hitler encargó a Reinhard Heydrich que investigara el asunto, pero sin éxito. Además, no hay constancia de que Franco se preocupara por sus orígenes.

Padres

Durante su infancia, el joven Franco se enfrentó a dos modelos contradictorios, el de su padre, un librepensador que se salía de las convenciones, deliberadamente impío y ostensiblemente fiestero y corredor, y el de su madre, un dechado de valor, generosidad y piedad. El padre, Nicolás Franco y Salgado-Araújo (1855-1942), fue capitán de navío, y al final de su carrera alcanzó el grado de intendente general de la Armada, que equivale aproximadamente al rango de vicealmirante o general de brigada, y que en este caso era un cargo puramente administrativo, pero que parece haber sido una tradición en la familia. Tras haber estado destinado en Cuba y Filipinas, había adoptado los hábitos del oficial colonial: libertinaje, juegos de casino, juergas y borracheras nocturnas. Mientras estaba destinado en Manila, a los 32 años, había dejado embarazada a Concepción Puey, de 14 años, hija de un oficial del ejército. En Ferrol, le costó adaptarse al ambiente santurrón de la Restauración, y se pasaba el día bebiendo, apostando y charlando, llegando a menudo a casa tarde, borracho y siempre de mal humor. Se comportaba de forma autoritaria, rozando la violencia, no admitiendo contradicciones, y los cuatro hijos -Francisco en menor medida, dado su carácter introvertido y autocomplaciente- sufrían estas duras formas. Solía invitar a sus hijos y a algunos de sus sobrinos a pasear por la ciudad, el puerto y los alrededores, mientras les hablaba de geografía, historia, vida marina y temas científicos.

El padre se iba a ganar a pulso la hostilidad de su hijo Francisco: sin llegar nunca a un compromiso político o ideológico, era fácilmente anticlerical, se mostraba decididamente hostil a la guerra de Marruecos, había afirmado en Madrid sus convicciones liberales y consideraba la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos como una injusticia y una desgracia para España. Clasificado políticamente como liberal de izquierdas, el padre se declaró hostil al Movimiento Nacional desde el principio, e incluso después de que su hijo se convirtiera en dictador, siguió siendo muy crítico con él tanto en público como en privado. No reconoció el genio de su segundo hijo y nunca expresó ninguna admiración por él.

El ambiente de encierro de Ferrol y el malestar de la pareja le llevaron sin duda a solicitar, o aceptar, un destino en Cádiz en 1907, y luego un traslado a Madrid, en principio por dos años. Sin embargo, Nicolás nunca regresó, pues se casó con una joven, Agustina Aldana, maestra de escuela, que era la antítesis de su esposa, y con la que vivió hasta su muerte en 1942. Este abandono del hogar conyugal fue la causa del conflicto entre Nicolás y su hijo Francisco y la ruptura definitiva del diálogo entre padre e hijo. Los hermanos adultos de Francisco, por los que el padre siempre había sentido predilección, visitaban a su padre de vez en cuando, pero no hay indicios de que Francisco Franco lo hiciera nunca. Francisco era el que estaba más fuertemente unido a su madre, y los rasgos de carácter que se manifestarían más tarde -su desinterés por los asuntos amorosos, su puritanismo, su moralismo y religiosidad, su aversión al alcohol y a las fiestas- lo convertían en una antítesis de su padre y lo identificaban plenamente con la madre.

A diferencia de su padre, la madre de Franco, María del Pilar Bahamonde y Pardo de Andrade (1865-1934), que procedía de una familia que también tenía tradición de servicio en la marina, era extremadamente religiosa y muy respetuosa con los usos y costumbres de la burguesía de una pequeña ciudad de provincias. Casi inmediatamente después de la boda, la pareja no se hizo ilusiones sobre su afinidad y Nicolás no tardó en volver a sus hábitos de oficial colonial, mientras que Pilar, resignada y debonair, una esposa digna y admirable, diez años más joven que su marido, que vivía y vestía con gran austeridad y nunca pronunció una palabra de reproche, se refugió en la religión y en la educación de sus cuatro hijos, inculcándoles las virtudes del esfuerzo y la tenacidad para progresar en la vida y ascender socialmente, y exhortándoles a la oración. Franco, más que ninguno de sus hermanos, se identificó con su madre, de la que aprendió el estoicismo, la moderación, el autocontrol, la solidaridad familiar y el respeto al catolicismo y a los valores tradicionales, aunque, como señala Bartolomé Bennassar, no adoptó sus cualidades primarias de caridad, preocupación por los demás y perdón de las injurias y ofensas.

Hermanos y clan

Los hermanos seguirían siendo de gran importancia para Franco, que siempre conservó el sentido de clan, es decir, de familia, ampliado hasta incluir a algunos amigos de la infancia. La familia Franco Bahamonde no encajaba en el tipo y medio social habitual de Ferrol, ya que la familia incluía :

En la familia hay varios primos huérfanos, hijos de uno de los hermanos del padre, a los que éste aceptó cuidar, en particular Francisco Franco Salgado-Araújo, conocido como Pacón, nacido en julio de 1890, con quien Franco compartió los mismos juegos, los mismos ocios, los mismos estudios, las mismas escuelas y academias, Estuvo a su lado en Marruecos y más tarde en Oviedo, y durante la Guerra Civil se convirtió en secretario de Franco y más tarde en jefe de su casa militar, además de su confidente. Luis Carrero Blanco

Fuera del círculo familiar, el clan Franco incluía :

Franco apenas renovó su entorno social y sólo extendió este medio inicial a algunos compañeros de armas que conoció en Marruecos o a algún colaborador ocasional.

Escolarización

De niño, y más tarde en la Academia de Toledo, Franco era el blanco de las burlas de los demás niños por su pequeña estatura (1,64 m en la Academia de Toledo) y su voz aguda y ceceante. Constantemente se referían a él con algún diminutivo: de niño le llamaban Cerillito (diminutivo de cerillo, vela), luego, en la Academia, Franquito (± Francillon), Teniente Franquito, Comandantín (en Oviedo), etc. En sus Memorias, Manuel Azaña también se permitió llamar a Franquito.

A pesar de la falta de recursos de la familia, los tres hermanos recibieron la mejor educación privada que había entonces en Ferrol, en el Colegio del Sagrado Corazón, donde Francisco no se distinguió por ninguna cualidad excepcional, mostrando únicamente algún talento en dibujo y matemáticas, y también cierta aptitud para los trabajos manuales. Sus profesores no percibieron ningún signo premonitorio; el director de la escuela, entrevistado hacia 1930, hizo el siguiente retrato: «un trabajador incansable, con un carácter muy equilibrado, que dibujaba bien», pero en conjunto «un niño muy corriente». No era ni estudioso ni disipado. No suspendió ninguno de los exámenes correspondientes a los dos primeros años de bachillerato. Según el testimonio de uno de sus compañeros, «siempre era el primero en llegar y estaba al frente, solo. Esquivaba a los demás». Los tres hermanos Franco, pero Francisco en mayor medida, tenían una ambición desmedida, que era alentada por el entorno familiar.

Formación militar

Al cumplir los 12 años, Franco fue inscrito -junto con su hermano Nicolás antes que él y su primo Pacón al mismo tiempo- en la escuela naval preparatoria de Ferrol, dirigida por un capitán de corbeta, con la esperanza de ingresar en la marina más adelante. Estos centros de preparación de las academias navales proporcionaban una enseñanza de mucha mayor calidad, ya que existían, según observó el propio Franco, «varias academias, con un número limitado de alumnos, dirigidas por oficiales de la marina o militares». Entre ellas, elegí la que dirigía un teniente de navío, don Saturnino Suanzes» (padre de Juan Antonio Suanzes, un año mayor que él y compañero de estudios, futuro director del Instituto Nacional de Industria). Las clases de esta institución se impartían a bordo de la fragata Asturias, en el puerto de Ferrol. Pacón señala que su primo era el más joven de todos los alumnos, y que destacaba sobre todo en matemáticas y por su excelente memoria.

Pero mientras esperaba la convocatoria para el examen de ingreso, en la primavera de 1907, llegó el inesperado anuncio de que la Academia Naval de Ferrol se cerraría. Tras la derrota en Cuba, el mando naval se quedó con un exceso de oficiales y restringió inmediatamente el acceso a la Academia. Cerrada en 1901, la academia reabrió en 1903 y volvió a cerrar en 1907. Francisco fue enviado a la Academia de Infantería de Toledo como suplente, mientras que su hermano Ramón, nacido en 1896, hizo carrera en la aviación.

Saliendo por primera vez de su Galicia natal, Francisco Franco viajó a Toledo a finales de junio de 1907 con su padre para presentarse al examen de ingreso en la Academia. Descubrió una España completamente diferente y guardará un recuerdo preciso de este viaje iniciático, que le dio una primera y rápida visión de España, en este caso de la Castilla árida y despoblada.

Franco, uno de los más jóvenes de su clase, aprobó las oposiciones «con gran facilidad», aunque las pruebas eran de nivel básico. Aunque la promoción de ese año era numerosa (382 futuros cadetes), otros mil habían sido aplazados, entre ellos su primo Pacón, que era dos años mayor que él y que no podría entrar en la academia hasta el año siguiente. A partir de ese momento, el ejército se convirtió en la verdadera familia de Franco, sobre todo porque su familia biológica se estaba desintegrando, ya que fue en ese mismo año de 1907 cuando su padre abandonó el hogar conyugal.

Sin embargo, Franco recordaría con amargura su incorporación a la Academia, al haber sido objeto de las novatadas, de las que en aquella época nadie podía escapar: «Triste recibimiento el que se nos ofreció a nosotros, que veníamos llenos de ganas de incorporarnos a la gran familia militar». El joven Franco recordaba las novatadas como un «auténtico calvario» y criticaba la falta de disciplina interna y la irresponsabilidad de los directores de las academias al mezclar cadetes de edades tan diferentes, hasta el punto de que Franco prohibió formalmente las novatadas tras ser nombrado primer director de la nueva Academia General Militar de Zaragoza en 1928 y asignó a cada uno de los nuevos aspirantes un mentor personal elegido entre los cadetes más veteranos. Su aspecto infantil, su falta de presencia física, su lado diligente e introvertido y su voz agria le habían convertido en la víctima favorita de los cadetes mayores. Fue acosado dos veces por esconder sus libros debajo de la cama. La primera vez que Franco fue castigado por ello; la segunda vez que cometió un delito, se enfureció y supuestamente lanzó un candelabro a las cabezas de sus perseguidores. Se produjo una pelea y el joven cadete fue convocado por el director. Franco explicó que consideraba este acoso como una ofensa a su dignidad personal, pero asumió la responsabilidad de la trifulca y se guardó los nombres de los provocadores para que ningún otro alumno fuera castigado, lo que le valió la estima de sus compañeros.

Más tarde, Franco sería bastante crítico con la enseñanza que recibió y, durante mucho tiempo, no perdonó a algunos de sus antiguos profesores. Esta enseñanza se basaba principalmente en la memorización, y como Franco tenía buena memoria, no tuvo muchas dificultades para aprobar los exámenes, aunque sus notas no fueron excepcionales.

La enseñanza predominante procedía de viejos manuales militares franceses y alemanes ya obsoletos. El Reglamento Provisional de Adiestramiento Táctico publicado por la Academia de Toledo en 1908, que fue la biblia de la generación franquista, seguía considerando evidente la superioridad de la infantería sobre las demás armas, mientras que todos los demás ejércitos de Europa prestaban gran atención al desarrollo de la artillería y el apoyo logístico. El ejército español, muy mal armado y equipado, no estaba preparado para operar al mismo nivel que los mejores ejércitos contemporáneos, y la campaña de Melilla, iniciada dos años después de que Franco ingresara en la Academia Militar, acentuó aún más la sensación general de que la formación era inadecuada para el combate requerido para defender los últimos territorios coloniales.

Al parecer, Franco ya había mostrado su interés por la topografía y las técnicas de fortificación y su amor por la historia, lamentando la falta de interés por el ilustre pasado de Toledo entre el personal de la Academia. Regularmente se hacían largas caminatas, en las que los cadetes salían de la ciudad a caballo y con música, y luego pernoctaban en las modestas casas de los campesinos, «donde empezamos a conocer de cerca las grandes virtudes y la nobleza del pueblo español». En 1910, el viaje de graduación llevó a los cadetes en 5 días desde Toledo hasta el Escorial.

En julio de 1910, la solemne ceremonia de entrega de diplomas a los 312 cadetes tuvo lugar en el patio del Alcázar. Francisco Franco ocupa el puesto 251 de los 312 de su promoción. El hecho de que su nota final estuviera en la categoría más baja no se debió a que tuviera malas notas, sino a que los criterios de la clasificación tenían más en cuenta la edad, la estatura y la presencia física. Cabe destacar que el valedictorio, Darío Gazapo Valdès, sólo era teniente coronel en 1936, cuando se produjo el golpe de Estado en el que participó en Melilla, mientras que el número dos de la promoción sólo era comandante de infantería en Zaragoza. En la misma clase se encuentran los nombres de Juan Yagüe, que se convertiría en uno de los más firmes apoyos de Franco al llegar al poder en 1936, y Lisardo Doval Bravo, futuro general de la Guardia Civil y ejecutor del trabajo sucio de Franco. Agustín Muñoz Grandes, otro futuro colaborador, formó parte de la siguiente clase. Muchos de los que protagonizarían el largo reinado de Franco habían sido compañeros en su juventud.

Preludio: primer destino en Ferrol (1910-1912)

Después de que su solicitud de destino a África fuera rechazada por ser contraria a la ley, Franco pidió y obtuvo un destino como subteniente en el Regimiento de Infantería 8 de El Ferrol, para estar cerca de su familia. Por ello, Franco pasó dos años en su pueblo natal, donde se afianzó su amistad con su primo Pacón y con Camilo Alonso Vega.

Ingresado en el servicio el 22 de agosto de 1910, pronto sintió la monotonía de la vida de guarnición, que no ofrecía la menor posibilidad de alcanzar ningún tipo de reputación, aunque sus superiores en Ferrol habían observado que Franco mostraba una inusual capacidad de instrucción y mando, y era puntual y estricto en el cumplimiento de sus deberes profesionales. Sobre todo, Franco descubrió que le gustaba mucho mandar a los hombres, y les exigía que se comportaran de forma impecable, al tiempo que se esforzaba por no cometer injusticias. Por ello, en septiembre de 1911, al final de su primer año, fue nombrado instructor especial de los nuevos cabos.

También dio muestras de una piedad inusual: muy unido a su madre, la seguía en sus ejercicios de piedad, uniéndose al grupo que practicaba la adoración nocturna al Sagrado Corazón.

En 1911, Franco, Alonso Vega y Pacón volvieron a solicitar su envío a Marruecos, apoyando su petición con todas las recomendaciones posibles; el apoyo más importante vino del antiguo director de la Academia de Toledo, el coronel José Villalba Riquelme, que acababa de recibir el mando del Regimiento de Infantería 68 destinado en Melilla, y que consiguió, tras enmendar la plana, que los tres jóvenes oficiales fueran trasladados a su regimiento.

Primer período en África: los regulares indígenas (febrero de 1912-enero de 1917)

En 1909, los rifeños atacaron a los trabajadores que construían el ferrocarril que unía Melilla con las minas de hierro, que estaban a punto de ser explotadas. España envió refuerzos, pero tenía poco control sobre el terreno y carecía de una base logística, lo que llevó al desastre del Barranco del Lobo en julio de 1909. La consiguiente reacción española permitió ampliar la ocupación de la zona costera desde Cape Water hasta Point Negri. En agosto de 1911, el presidente del Consejo, José Canalejas, utilizó el pretexto de una agresión cabila a orillas del río Kert para encargar a un cuerpo de tropas la misión de ampliar las fronteras de la zona española, una nueva campaña contra la que la población española protestó con la insurrección del otoño de 1911.

El 17 de febrero de 1912, Franco desembarcó en Melilla y fue trasladado al regimiento de África comandado por José Villalba Riquelme. Franco se incorporó a un ejército mal organizado y dirigido, con un equipo pobre y anticuado, tropas desmotivadas y un cuerpo de oficiales incompetente, en su mayoría mediocres y muchos de ellos corruptos, repitiendo tácticas que ya habían fracasado en anteriores guerras coloniales. Las tropas estaban aquejadas de enfermedades debido a las deficiencias y a la falta de higiene. Melilla era una ciudad de bazares, salas de juego y burdeles, y el centro de todo tipo de tráficos, incluyendo la venta clandestina de armas, equipos y alimentos a los insurgentes cabileños, y la malversación por parte de algunos intendentes de parte de las sumas destinadas a la alimentación de los soldados, todo lo cual Franco se cuidó de no involucrar. Enfrentado a las turpitudes del entorno y a la dureza de las relaciones entre los hombres, Franco se forjó día a día una coraza de frialdad, impasibilidad, indiferencia al dolor y autocontrol.

Sus primeros compromisos en África fueron operaciones rutinarias, como mantener el contacto entre varios fuertes o proteger las minas de Bni Bou Ifrour, pero para Franco y sus compañeros de armas, que aprendieron los rudimentos de la guerra en Marruecos desde el principio y experimentaron el mundo colonial con igual entusiasmo, todo fue épico.

La implicación de Franco en Marruecos le llevó a integrarse en la llamada casta africanista, que nació dentro de otra casta, la militar. En África ya habían muerto miles de soldados y cientos de oficiales; era una misión arriesgada, pero también una en la que la política de ascensos por méritos de guerra permitía una rápida carrera militar. La frecuencia de los combates y las gravísimas pérdidas españolas infligidas por los rifeños rebeldes obligaron a renovar constantemente las filas y a poner a trabajar a los jóvenes oficiales.

Asignado a su regimiento como agregado, el 24 de febrero de 1912 llegó al campamento de Tifasor, un puesto avanzado cerca del valle del río Kert, inseguro por las obras del formidable El Mizzian. El 19 de marzo de 1912, tras un ataque a una patrulla de la policía indígena, se decidió un contraataque que obligó a los rifeños a abandonar sus posiciones y retirarse a la otra orilla del Kert. Fue entonces cuando Franco recibió su bautismo de fuego, cuando la pequeña columna de reconocimiento bajo su mando se vio sometida a un intenso fuego de los rebeldes. Cuatro días después, el regimiento de Franco participó en una operación más amplia para consolidar la orilla derecha del Kert, en la que participaron un buen millar de hombres. Las tropas españolas, que no estaban preparadas para la guerra de guerrillas y ni siquiera disponían de mapas, cayeron en una emboscada con muchas bajas.

El 15 de mayo de 1912, Franco formó parte de la fuerza de apoyo comandada por Riquelme que debía impedir que los rebeldes ayudaran a los hombres de El Mizzian atrincherados en la aldea de Al-Lal-Kaddour. Los españoles lograron rodear a los rebeldes, y El Mizzian, que se consideraba invulnerable, fue muerto en su caballo y su tropa destruida. Los regulares indígenas, que formaban la vanguardia, habían desempeñado el papel principal; impresionado por el ascenso a capitán de dos tenientes de esta unidad, ambos heridos, Franco resolvió solicitar en abril de 1913 una plaza de teniente en las fuerzas regulares indígenas. El 13 de junio de ese año, Franco fue ascendido a teniente primero, cuando sólo tenía 19 años, la única vez que ascendió de rango sólo en virtud de la antigüedad, y el 16 de noviembre recibió su primera condecoración militar.

A petición suya, Franco fue destinado el 15 de abril de 1913 al Regimiento de las Fuerzas Regulares Indígenas, una unidad de choque del ejército español, recién creada según el modelo francés por el general Dámaso Berenguer. Los mercenarios moros que componían este cuerpo aún experimental ya habían adquirido una gran reputación por su valentía, eficacia y resistencia y se les confiaban regularmente las tareas más peligrosas. Sólo los mejores oficiales fueron elegidos para comandar a los regulares. Franco poseía las principales cualidades -valor, serenidad, lucidez bajo presión y capacidad de mando- y había demostrado, con sus acciones en 1912, la capacidad de mantener la cabeza fría y dirigir a sus hombres bajo el fuego enemigo. Es cierto que no era necesario que desarrollara una estrategia sofisticada ni una táctica de guerra elaborada, habilidades que en ese momento eran poco útiles en su carrera militar. El mando español adquirió la costumbre de enfrentar a las nuevas tropas indígenas en diferentes columnas, con el fin de sacarles el máximo provecho, lo que se traduciría en la continua presencia bajo el fuego de los oficiales que mandaban estas tropas, incluido Franco.

Franco se dirigió al puesto de Sebt, cerca de Nador, en la parte más oriental del protectorado, donde se encontraban las únicas fuerzas indígenas con las que contaba el ejército español en ese momento, y donde sus superiores eran Dámaso Berenguer, Emilio Mola y José Sanjurjo.

Durante tres años, el teniente Franco sirvió constantemente en el frente y participó en numerosas operaciones, la mayoría de ellas pequeñas pero a menudo peligrosas. Sólo en julio de 1913, Franco estuvo constantemente en primera línea y participó en cuatro grandes operaciones. Demostrando que sabía dónde concentrar el fuego en la batalla y que tenía talento para asegurar los suministros, Franco atrajo la atención de sus superiores. Sus tropas nativas le respetaban por su valentía y la aplicación honesta de las normas militares. Purista de las reglas, instituyó una disciplina férrea y fue implacable con la insubordinación, pero personalmente vivió bajo el mismo código que sus hombres. En una ocasión, convocó un pelotón de fusilamiento después de que un legionario se negara a comer y arrojara la comida a un oficial; dio la orden de fusilarlo e hizo que el batallón pasara junto al cadáver.

Para asegurar Tetuán, los españoles habían establecido una línea de fuertes entre Tetuán, Río Martín y Laucién. La operación del 22 de septiembre de 1913, que pretendía reforzar la posición al sur de Río Martín, se convirtió en una tragedia cuando una de las compañías fue atacada por un destacamento rebelde. El capitán Ángel Izarduy murió en el ataque, y para recuperar el cuerpo se envió una compañía a cubrirlo con el fuego de una sección de la 1ª Compañía de Regulares a las órdenes de Franco. Franco cumplió esta misión a la perfección, y en el comunicado sobre esta operación se mencionó expresamente el papel y el nombre de Franco, que fue condecorado con la Cruz de la Orden del Mérito Militar de Primera Clase el 12 de octubre de 1913 por su victoria en esta batalla. Franco participó en varias acciones en el transcurso de 1914, y en 18 meses se había convertido en un oficial de pleno derecho y había adquirido una notable competencia en la eficacia del fuego, pero también en el establecimiento del apoyo logístico, dentro de un ejército que descuidaba totalmente este aspecto. A partir de ese momento, demostró el carácter imperturbable y hermético por el que iba a ser conocido durante toda su vida. En la batalla, se distinguió por su temeridad y combatividad, mostró entusiasmo por las cargas de bayoneta destinadas a desmoralizar al enemigo y corrió grandes riesgos al dirigir los avances de su unidad. Además, como las unidades bajo su mando destacaban por su disciplina y su movimiento ordenado, se ganó la reputación de ser un oficial meticuloso y bien preparado, interesado en la logística, cuidadoso en la cartografía y en garantizar la seguridad del campamento, para quien el respeto a la disciplina era un absoluto. En el campo de batalla, Franco nunca se echó atrás y llevó a sus hombres a la victoria costara lo que costara, porque sabía que la derrota o la retirada les haría desertar o volverse contra él.

En enero de 1914, desempeñó un papel notable en la operación contra Beni Hosman, al sur de Tetuán, cuyo objetivo era proteger a los douars atacados y secuestrados por los rebeldes de Ben Karrich. El comunicado hacía una mención especial al teniente Franco, cuyas cualidades fueron reconocidas por sus dirigentes. En marzo de 1915, con 23 años, fue ascendido al grado de capitán por «méritos de guerra», lo que le convirtió en el capitán más joven del ejército español.

A finales de 1915, Franco, envuelto en un halo de invulnerabilidad, gozaba de una reputación excepcional entre los rifeños que, al verle despreciar todas las precauciones y marchar a la cabeza de sus hombres sin volver la cabeza, le creían poseedor de la barakah. A finales de 1915, de los 42 oficiales que se habían presentado voluntarios para servir en las fuerzas regulares indígenas de Melilla en 1911 y 1912, sólo siete seguían ilesos, entre ellos Franco. Sin duda, esta experiencia fue el origen de su providencialismo, es decir, su convicción no sólo de que todo estaba en manos de Dios, sino también de que había sido elegido por la divinidad para cumplir un propósito especial.

Gracias a un acuerdo con el líder rebelde El Raïssouni, hubo una paz casi total en la parte occidental del protectorado desde octubre de 1915 hasta abril del año siguiente.

En abril de 1915, el general Berenguer encomendó a Franco la organización de una nueva compañía, y el 25 de abril, Franco, habiendo cumplido esta misión con gran diligencia, le dio el mando de la misma.

En la primavera de 1916, la relativa calma terminó con la rebelión de la poderosa tribu de Anjra, una posición parcialmente fortificada en la colina de El Bioutz, en el noroeste del Protectorado, entre Ceuta y Tánger. La operación contra Anjra, la más grande jamás lanzada por las autoridades españolas, consistió en el avance de tres columnas hacia un mismo punto y contó con fuerzas excepcionalmente grandes; sólo el cuerpo que dependía directamente de Franco tenía una fuerza de casi 10.000 hombres españoles, además de los regulares. Los insurgentes tenían más potencia de fuego que la habitual, incluyendo varias ametralladoras. Las tropas españolas pronto se encontraron frente a Anjra y el tabor (=batallón) del que formaba parte Franco recibió la orden de atacar, lo que hizo con determinación. En el combate para tomar esta posición, las dos primeras compañías fueron inmediatamente decapitadas, y el comandante del tabor de Franco fue muerto. Predicando con el ejemplo, Franco agarró el fusil de uno de los soldados asesinados a su lado, cuando a su vez fue alcanzado por una bala en el abdomen, que atravesó el vientre, rozó el hígado y salió por la espalda, provocando una grave hemorragia. Considerado intransportable, Franco fue llevado a la enfermería de campaña y trasladado al hospital militar de Ceuta sólo dieciséis días después.

El comunicado de Tabor afirmaba que se había distinguido por «su incomparable valor, liderazgo y energía en esta batalla», y un telegrama del Ministerio de Guerra del 30 de junio felicitaba al capitán Franco en nombre del Gobierno y de ambas Cámaras. Con la opinión favorable del general Berenguer, Franco fue nombrado comandante el 28 de febrero de 1917, convirtiéndose en el comandante más joven de España.

En el hospital de Ceuta, recibió la visita de sus padres, que habían hecho el viaje inmediatamente y se reunieron por primera y última vez desde su separación en 1907. El 3 de agosto de 1916, Franco pudo embarcarse en Ceuta con destino a Ferrol, donde pasó dos meses de permiso. Volvió a su cuerpo de regulares en Tetuán el 1 de noviembre de 1916 para tomar el mando de una compañía, pero sólo brevemente, ya que no había ninguna vacante y dejó Marruecos a finales de febrero de 1917 para ser destinado como comandante de infantería en el 3º Regimiento del Príncipe, de guarnición en Oviedo.

Interludio en Oviedo (1917-1920)

Durante los tres años de Franco en Oviedo, comenzó a surgir una oposición dentro de las fuerzas armadas españolas entre peninsularistas y africanistas. Los primeros, muy críticos con la profusión de condecoraciones, premios metálicos y ascensos para los compañeros que servían en el norte de África, consideraron abusivos los ascensos por méritos de guerra y formaron las llamadas Juntas Militares de Defensa, una asociación ilegal que había surgido durante la crisis de 1917 para exigir la renovación de la vida política, pero también, cada vez más, para canalizar sus categóricas reivindicaciones, con el fin de mantener los privilegios del cuerpo de oficiales y la aplicación de una escala de ascensos indexada regida estrictamente por la antigüedad. Estos últimos, entre los que se encontraba Franco, consideraban que estos ascensos eran necesarios para recompensar el arriesgado trabajo de los oficiales en África que evolucionaban en la «mejor, por no decir la única, escuela práctica de nuestro ejército».

En el cuartel de Oviedo era significativamente más joven que muchos oficiales por debajo de su rango, y sólo un puñado de veteranos de la campaña de Cuba podían igualarle en experiencia de combate. Muchos de ellos, miembros de las Juntas de Defensa, consideraron que sus ascensos habían sido demasiado rápidos y que un rango de comandante a los 24 años era excesivo. Su juventud le valió el apodo de Comandantín.

Su principal responsabilidad en Oviedo era, además de la rutina de una guarnición provincial, supervisar la formación de los oficiales de reserva; pero en realidad tenía poco que hacer. Su primo Pacón y Camilo Alonso Vega se unieron a él después de un año. Los oficiales de reserva que formó, a menudo procedentes de las clases de la alta burguesía, le sirvieron de introductores en las tertulias (salones) de la buena sociedad, donde tuvo la oportunidad de hacer algunas conexiones con figuras destacadas de la sociedad civil y de la vida cultural, como el joven catedrático de literatura de la Universidad de Oviedo, Pedro Sáinz Rodríguez, que llegaría a ser ministro de Educación en el primer gobierno de Franco durante un breve período entre 1938 y 1939.

Franco quería un buen matrimonio para complementar su carrera militar. Sin ser un cazador de dotes, se dirigía específicamente a chicas jóvenes de buena familia y de alto estatus social, es decir, a una dama adecuada, como su madre.

Fue en 1917, con motivo de una romería de verano, cuando Franco conoció a su futura esposa Carmen Polo, muy religiosa, de aspecto distinguido, perteneciente a una antigua familia de la nobleza asturiana y que acababa de cumplir dieciséis años. Su padre vivía cómodamente de la renta de la tierra, pero profesaba ideas liberales. Los Polos se resistieron durante mucho tiempo antes de aceptar la relación en ciernes, llamando al comandante Franco «aventurero», «torero» y «cazador de dotes». Para Franco, el matrimonio significó un ascenso social y un entorno familiar de apoyo, lo que le permitió borrar la degradación que le había causado su padre.

Franco fue testigo de la huelga general del 10 de agosto de 1917. El descontento provocado por la carestía de la vida había unido a las dos grandes centrales sindicales, la socialista UGT y la anarquista CNT, que habían firmado un manifiesto conjunto en el que pedían «cambios fundamentales en el sistema» y la convocatoria de una asamblea constituyente. La detención de los firmantes desencadenó huelgas en todos los sectores de actividad y en varias grandes ciudades españolas, entre ellas Oviedo. En Asturias, donde el sindicato UGC tenía un gran número de afiliados, los mineros consiguieron prolongar los disturbios durante casi veinte días. Aunque la huelga fue inicialmente no violenta, el gobernador militar Ricardo Burguete declaró el estado de sitio, amenazó con tratar a los huelguistas como «animales salvajes» y envió al ejército y a la Guardia Civil a las zonas mineras.

Franco, que se encontraba en Asturias, fue puesto al frente de la represión y dirigió una columna enviada a la cuenca carbonífera. Aunque algunos biógrafos sostienen que la represión franquista fue especialmente brutal, parece que, por dura que fuera, no lo fue más que la llevada a cabo en otras regiones, ya que los documentos de la época no la distinguen de las acciones represivas llevadas a cabo en otros lugares. Mejor aún, ni siquiera parece que esta tropa llevara a cabo ninguna represión militar: la hoja de servicios de Franco no menciona ninguna «operación de guerra» en esa época. El propio Caudillo aseguró posteriormente que en la zona que visitó no se cometió ninguna acción reprobable, lo que parece creíble, ya que su columna regresó a Oviedo tres días antes de que se iniciara la fase violenta de la huelga, el 1 de septiembre de 1917, que iba a provocar una represión muy dura e incluso sangrienta por parte de Burguete, con 2.000 detenciones, 80 muertos y cientos de heridos. Sin embargo, algunos vieron en ello los primeros signos de la brutalidad que se desataría durante la Guerra Civil; otros, por el contrario, lo vieron como una toma de conciencia de la difícil situación de los trabajadores.

Pero, como observa Bennassar, por muy horrorizado que estuviera por las pésimas condiciones de trabajo de los obreros, no llegó a la conclusión de que la huelga fuera legítima y expresó su convicción de la necesidad de mantener el orden y las jerarquías a pesar de la injusticia social; en cambio, por el bien de su carrera, Franco no se desvió en absoluto, sobre todo porque sus intereses profesionales coincidían con sus orientaciones políticas. El apego sentimental de Franco le acercó a una casta de propietarios profundamente hostil a los movimientos populares que pudieran amenazarles directamente. Por ello, Franco reprimió la revuelta de los mineros asturianos como un oficial convencido y disciplinado. Poco después, Franco fue enviado de nuevo a las cuencas mineras, esta vez como juez y en estado de guerra, para juzgar delitos contra el orden público, y condenó a prisión a varios huelguistas, sin tener en cuenta el origen de la violencia.

Segundo periodo en África: la Legión (1920-1926)

Franco conoció al comandante José Millán-Astray durante un curso de tiro en 1919 y desde entonces fue un visitante frecuente. Este pintoresco personaje, que acababa de pasar por Francia y Argelia estudiando la Legión Extranjera, tuvo una gran influencia en Franco y más tarde desempeñaría un papel decisivo en su carrera profesional. En 1920, su proyecto de Legión Española fue finalmente aprobado por el gobierno español, que vio en él la mejor manera de hacer la guerra en África sin enviar reclutas españoles. La Legión se distinguía por su férrea disciplina, la brutalidad de los castigos infligidos a la tropa y, en el campo de batalla, por su función de tropa de choque; en cambio, como válvula de escape, los abusos cometidos por los legionarios contra la población civil eran tratados con indulgencia, y el alto mando toleraba numerosas irregularidades, como los charivaris diarios o la prostitución en los cuarteles. La Legión también era conocida por su brutalidad contra el enemigo derrotado; los abusos físicos y la decapitación de los prisioneros, seguida de la exhibición de las cabezas cortadas como trofeos, eran prácticas habituales.

Como Millán-Astray carecía de capacidad organizativa, se decidió rápidamente que Franco, conocido por su capacidad para entrenar, organizar y disciplinar a las tropas, sería su colaborador. El 27 de septiembre de 1920, Franco fue nombrado jefe de su primer batallón (bandera), y el 10 de octubre llegaron a Ceuta los primeros doscientos legionarios. Esa misma noche, los legionarios aterrorizaron la ciudad; una prostituta y un jefe de la guardia fueron asesinados, y las refriegas posteriores dejaron dos muertos más.

En poco tiempo, la Legión (o Tercio) se ganó la reputación de ser la unidad de combate más dura y mejor preparada del ejército español. Franco impuso una disciplina implacable a sus hombres, sometiéndolos a un entrenamiento intensivo para doblegar sus cuerpos al esfuerzo, el hambre y la sed, y forjando una moral indestructible. Fue capaz de hacerse temer, respetar e incluso querer por los legionarios, porque conocía a cada uno de ellos y trataba de ser justo. En el combate, era implacable, aplicando la ley del talión sin vacilar, autorizando a los legionarios a mutilar a los marroquíes que caían en sus manos. Dejó que sus hombres saquearan douars, persiguieran y violaran a las mujeres, dio órdenes de quemar aldeas y nunca tomó prisioneros. Cuenta Franco en Diario de una bandera :

«A mediodía obtuve permiso del general para ir a castigar las aldeas desde las que el enemigo nos acosaba. A nuestra derecha, el terreno desciende de forma escarpada hasta la playa, bajo la cual hay una amplia franja de pequeños douars. Mientras una sección, abriendo fuego sobre las casas, protegía la maniobra, otra se deslizaba por un atajo y, rodeando los pueblos, ejecutaba a los habitantes con cuchillos. Las llamas surgen de los tejados de las casas, los legionarios persiguen a los habitantes.

España decidió ocupar plenamente su protectorado y nombró al general de división Manuel Fernández Silvestre para que comandara Melilla. Para controlar el territorio, se estableció un sistema consistente en una red de fuertes interconectados. En la parte occidental, Berenguer desplegó sus tropas, consolidando sus posiciones a medida que avanzaba, a diferencia de los puestos de vanguardia de Silvestre, que quedaron sin apoyo ni protección; Silvestre se envalentonó para abrir el camino entre Melilla y Alhucemas. Mientras tanto, la pobreza material y técnica del ejército se había agravado aún más, y las tropas, sin formación militar, estaban totalmente desmotivadas. Por otro lado, la capacidad de resistencia de las cabilas se había multiplicado bajo el liderazgo de Abdelkrim.

Los ataques del Rifa comenzaron el 1 de junio de 1921, más violentos que nunca, y el 21 de julio las posiciones españolas más avanzadas empezaron a caer como fichas de dominó, obligando a los españoles a hacer retroceder el límite de la zona bajo su dominio en más de 150 kilómetros, hasta Melilla. Ante la perspectiva de una lucha encarnizada, el mando español había puesto sus esperanzas en los Regulares y la policía indígena, pero casi todas las tropas indígenas de la zona oriental desertaron y se pasaron al campamento de Abdelkrim. El 16 de julio de 1921, una columna sufrió una emboscada entre Anoual e Igueriben; los refuerzos enviados desde Anoual llegaron demasiado tarde y no pudieron evitar la primera carnicería. Pronto, el propio lugar de Anoual fue asediado; la retirada, demasiado tardía, degeneró en una estampida. Más de 14.000 hombres fueron salvajemente masacrados. Los españoles, sitiados en Al Aroui, se rindieron finalmente el 9 de agosto, pero fueron exterminados a su vez.

Una de las primeras reacciones del alto mando fue transferir parte de la Legión a la zona oriental, que entonces se encontraba en una situación crítica. Franco, que estaba al frente de su bandera en la zona de Larache, fue llamado urgentemente a defender Melilla bajo el mando de Millán-Astray. El batallón de Franco tuvo que marchar primero 50 km hasta Tetuán, y varios hombres murieron de agotamiento en el camino; luego todos los hombres fueron transportados a Melilla, para evitar que la ciudad fuera invadida y saqueada. Una vez asegurada la defensa de la ciudad, las unidades de la Legión emprendieron una contraofensiva limitada el 17 de septiembre. Ese mismo día, Millán-Astray, herido en combate, cedió el mando a Franco, permitiéndole entrar victorioso en Nador al frente de la Legión. Franco participó en la reconquista del territorio hasta enero de 1922, cuando tomó Driouch. Se le concedió la medalla militar y fue ascendido al rango de teniente coronel.

Mientras tanto, estas catástrofes habían incendiado la Península y dado lugar a una furia vengativa dirigida a su vez contra las tropas de Abdelkrim, contra el incapaz ejército y contra la monarquía. Al mismo tiempo, los oficiales tuvieron que rendir cuentas por su propia ineptitud en el desastre. Franco estaba convencido de que la masonería, una fuerza extraordinariamente oculta y dominante, estaba detrás de estas críticas al ejército, que consideraba inmerecidas. Por otra parte, el aura de la Legión creció, y Franco se encontró de nuevo en el centro de un acontecimiento de alto nivel, gracias al cual aumentó su propio prestigio y se convirtió en un héroe a los ojos de la opinión pública.

Durante sus diversas licencias, que aprovechó para viajar a Oviedo y visitar a su futura esposa, Franco fue recibido como un héroe e invitado a los banquetes y a los actos sociales de la aristocracia local. Por primera vez, la prensa se interesó por él: el 22 de febrero de 1922, el diario ABC publicó una portada con la foto del «As de la Legión», y en 1923 Alfonso XIII le concedió una condecoración junto con la rara distinción de «caballero de la cámara». En Oviedo, el padre de Carmen Polo aceptó finalmente el matrimonio de su hija, cuya fecha se fijó para junio de 1922. Ese mismo año, Franco publicó un libro titulado Diario de una Bandera, en el que relataba los acontecimientos que había vivido en África en aquella época.

Millán-Astray, a raíz de unas declaraciones en las que reaccionaba con ligereza al nombramiento de una comisión de investigación para determinar la responsabilidad de los reveses en África -la llamada Comisión Picasso, llamada así por Juan Picasso, autor del informe final y tío del pintor Pablo Picasso-, fue destituido como comandante de la Legión y sustituido por el teniente coronel Valenzuela, hasta entonces jefe de una de las banderas. Franco, decepcionado porque no le habían ofrecido el puesto de Comandante de la Legión por no tener el rango requerido, solicitó el traslado a la Península y fue trasladado de nuevo al Regimiento Príncipe de Oviedo. Pero después de que Valenzuela muriera en combate el 5 de junio de 1923, Franco, el sucesor lógico, fue nombrado Comandante en Jefe de la Legión, una vez que había sido ascendido al rango de Teniente Coronel con efecto retroactivo desde el 8 de junio de 1923, lo que significaba que tenía que partir inmediatamente para África y posponer su matrimonio. Por ello, Franco regresó a Marruecos y permaneció allí otros cinco meses, dedicándose a reformar la Legión, con normas de conducta más estrictas, especialmente para los oficiales. El 13 de octubre de 1923 regresó a Oviedo, donde el 22 de octubre se celebró su boda, todo un acontecimiento social, ya que Francisco Franco y Carmen Polo pudieron entrar en la Iglesia de San Juan el Real de Oviedo bajo palio real. Con motivo de la ceremonia, un periódico madrileño publicó un artículo titulado La boda de un caudillo heroico, título que se le dio a Franco por primera vez.

El 13 de septiembre de 1923, un golpe de Estado inauguró la dictadura de Primo de Rivera, hacia la que Franco se mostró cauteloso, pues era bien sabido que Primo era partidario de la retirada de España de Marruecos. Primo de Rivera confió a Franco la dirección de la Revista de tropas coloniales, cuyo primer número apareció en enero de 1924. En él, Franco expuso su concepción de la guerra, según la cual había que eliminar al adversario, ya que la negociación o la política no podían tener otro efecto que prolongar innecesariamente el enfrentamiento.

Primo de Rivera siempre se había opuesto a la política española en Marruecos y desde 1909 había abogado por el abandono del ingobernable Rif; Franco, en cambio, consideraba que la presencia española en Marruecos formaba parte de la misión histórica de España y consideraba la conservación del protectorado como un objetivo fundamental. Juzgando que España practicaba en Marruecos una política errónea, hecha de medias tintas y muy costosa en hombres y equipos, abogó por una operación a gran escala para establecer un protectorado sólido y acabar con Abdelkrim. Si Franco reconocía la necesidad de una retirada militar temporal, sólo podía ser con el objetivo de lanzar una ofensiva definitiva para ocupar todo el Rif y aplastar definitivamente la insurrección.

Primo de Rivera quería poner fin a las operaciones en Marruecos, preferentemente mediante la negociación, pero la intransigencia de Abdelkrim impidió la firma de la deseada paz. Abdelkrim, superando la desunión tribal, se autoproclamó emir, estableció una especie de gobierno y comenzó a tomar el control de la parte central del protectorado a principios de 1924, antes de adentrarse en la parte occidental. Estos movimientos provocaron un cambio de opinión en Primo de Rivera, que decidió entonces combatir a Abdelkrim hasta el final, reforzado en esta resolución por la perspectiva de colaboración con Francia y por su convicción de que Abdelkrim encarnaba una ofensiva islamo-bolchevique.

Primo de Rivera puso entonces en marcha una importante reorganización de la estructura militar, consistente en mantener una línea de ocupación limitada en el este, en previsión de una futura contraofensiva española, al tiempo que se retiraba más al oeste, a costa de despejar las numerosas posiciones aisladas del interior. Las operaciones comenzaron en agosto de 1924, y Franco y sus legionarios se encargaron de proteger las sucesivas retiradas de unas 400 posiciones menores, y sobre todo de llevar a cabo la operación más compleja y peligrosa, la retirada a Tetuán de la ciudad de Chefchaouen, que supuso una triste y amarga experiencia para Franco. Sus tropas, expuestas a continuos ataques y emboscadas de los hombres de Abdelkrim, llevaron a cabo estas operaciones con tenacidad y habilidad, sin desorden ni pánico. El 7 de febrero de 1925, el éxito de la maniobra le supuso un nuevo ascenso al rango de coronel.

Abdelkrim, animado a lanzar nuevos ataques, cometió el error de lanzar incursiones contra las posiciones francesas, forjando así una colaboración franco-española contra él. En junio de 1925, las dos potencias europeas firmaron un pacto de cooperación militar para aplastar definitivamente la rebelión rifeña. Franco asistió a la reunión entre Pétain y Primo de Rivera, donde finalmente se adoptó el plan español, el mismo que Franco había defendido ante el rey y Primo de Rivera, y en cuya elaboración había participado. Se acordó que un ejército francés de 160.000 hombres se desplazaría desde el sur, mientras que una fuerza expedicionaria española atacaría a los rebeldes desde el norte. La operación clave sería la invasión anfibia de la bahía de Alhucemas, en el corazón de la zona insurgente.

Como parte de la operación, Franco, con la Legión, los Regulares de Tetuán y las harkas de Muñoz Grandes, tenía la misión de llegar por mar el 7 de septiembre de 1925 y luego impulsar la ofensiva hacia las montañas costeras. El plan tenía más posibilidades de éxito porque se beneficiaba del apoyo logístico de la flota francesa durante el desembarco y de la ofensiva terrestre de las tropas francesas desde el sur. Al frente de la fuerza de ataque inicial, Franco demostró una vez más su determinación: desafiando al mando naval, que había dado órdenes de retirada, insistió en continuar la operación a pesar de las malas condiciones del mar. Como las lanchas de desembarco no podían cruzar los bancos de arena, saltó al agua con sus hombres, continuó a pie y pronto estableció una cabeza de puente en tierra firme. Sus tropas tuvieron que repeler primero varios ataques, pero el avance final comenzó el 23 de septiembre, con Franco al frente de una de las cinco columnas. Así, mediante un avance gradual y constante, se alcanzó el corazón de la insurgencia rifeña, mientras que al mismo tiempo las fuerzas francesas avanzaban en el sur, atrapando a Abdelkrim entre dos fuegos. La campaña continuó durante siete meses, hasta la rendición del líder rifeño en mayo de 1926.

Franco fue el único dirigente que recibió una mención especial en el informe oficial de su general de brigada. Su valentía y eficacia le valieron una mención en la Orden de la Nación. Ascendido a general de brigada el 3 de febrero de 1926, a la edad de 33 años, se convirtió en el general más joven de España y de todos los ejércitos de Europa, y en la figura más conocida del ejército español, siendo elegido para acompañar a los Reyes en su viaje oficial a África en 1927. Francia también le rindió homenaje concediéndole la Legión de Honor en febrero de 1928.

Para Franco, la lucha en África, especialmente el desembarco en Alhucemas, fue una experiencia que recordaría más tarde con nostalgia y que se convertiría en su tema de conversación favorito durante el resto de su vida. Más tarde, en Madrid y luego en Zaragoza, en 1928, escribió sus Reflexiones políticas, en las que esbozaba un proyecto de desarrollo del Protectorado que tuviera en cuenta las realidades de los indígenas, destacando la importancia de crear granjas modelo, insistiendo en la distribución de semillas de cereales, en la mejora de las razas ganaderas, en la conveniencia de un crédito barato, en el cuidado que debía tenerse en la selección de los administradores militares, etc.

El día en que se anunció el ascenso de Francisco Franco al grado de general, su éxito se vio eclipsado por la espectacular cobertura en la prensa nacional de su hermano menor Ramón, que también fue recibido como un héroe, al ser el primer piloto español en cruzar el Atlántico en el hidroavión Plus Ultra. En aquella época, Franco era mucho más extrovertido, hablaba, contaba historias e incluso mostraba humor, lejos del frío cinismo que mostraría más tarde.

Estancia en Madrid (1926-1927)

Durante su estancia en África, Franco se había unido a los africanistas, que habían formado un grupo muy unido, mantenían un contacto constante entre ellos, se apoyaban mutuamente contra los oficiales peninsulares (o junteros, miembros de las Juntas de Defensa) y conspiraban contra la República desde el principio. José Sanjurjo, Emilio Mola, Luis Orgaz, Manuel Goded, Juan Yagüe, José Enrique Varela y el propio Franco fueron notables africanistas y los principales promotores del golpe de julio de 1936. Consciente de su destino privilegiado, Franco escribió en sus Apuntes: «Desde que fui nombrado general a la edad de 33 años, me habían colocado en el camino de las grandes responsabilidades para el futuro».

Destinado a Madrid, había fijado su residencia con su esposa en el Paseo de la Castellana, en los bellos barrios de la capital. Sus dos años en Madrid fueron un periodo de intensa vida social, aunque limitada por su sueldo de general de brigada, que no era muy alto. El matrimonio Franco llevaba una vida agradable, iba al teatro y sobre todo al cine, la única forma de arte que Franco disfrutaba intensamente. Pero incluso en Madrid, su círculo de amigos más cercano estaba formado por antiguos camaradas de Marruecos, como Millán-Astray, Varela, Orgaz y Mola. También incluyó a su primo Pacón en su plantilla como su ayudante militar personal, lo que supuso el inicio del largo periodo en el que Pacón permaneció en este puesto. En una entrevista, dijo que su autor favorito era el excéntrico escritor Ramón María del Valle-Inclán, pero enseguida aclaró que sus lecturas e investigaciones se centraban principalmente en los campos de la historia y la economía. Creó una biblioteca personal, que fue destruida por grupos revolucionarios cuando su piso de Madrid fue saqueado en 1936.

Al mismo tiempo, se ocupó de mantener su reputación de técnico competente, gracias a la Revista de tropas coloniales, que siguió dirigiendo y donde acogió a especialistas en historia colonial española. Sólo en 1927, la revista dedicó dos artículos con fotografías a Millán-Astray. Franco mostraba una natural devoción por la autoridad, como lo demuestra el número de mayo, ocupado casi en su totalidad por un homenaje al Rey y a Miguel Primo de Rivera, con un editorial en la mano. Si Franco se comprometió con Primo de Rivera, no fue por afinidad con el propio dictador, sino porque prefería un sistema autoritario a uno parlamentario. Sin embargo, por el momento se mantuvo estrictamente en su condición de soldado profesional, alejado de la política.

Los generales opuestos a Primo de Rivera no se oponían tanto al sistema constitucional como a los esfuerzos del dictador por reformar las fuerzas armadas, especialmente para remediar la hipertrofia del cuerpo de oficiales. Propuso formar un ejército más pequeño, menos costoso y más profesional. Otro problema era la persistente oposición, ya mencionada, entre junteros y africanistas, que Primo de Rivera concluyó que se debía en parte al hecho de que desde 1893 existían cuatro academias militares distintas. Juzgando que los reveses sufridos en Marruecos se debían en parte a la falta de coordinación y a las rivalidades entre las diferentes armas, pensaba que era necesario mejorar tanto la formación de los oficiales como las relaciones entre las diferentes academias militares, para homogeneizar el ejército y luchar contra un espíritu de cuerpo demasiado marcado. Por ello, creyó conveniente reactivar en febrero de 1927 la Academia Militar General, que había existido de 1882 a 1892, donde los futuros oficiales recibirían una formación básica común, sin perjuicio de una posterior formación especializada por separado, según las necesidades de los diferentes cuerpos técnicos. Por último, consideró que Franco era el hombre adecuado para dirigir la Academia; no sólo era un experimentado oficial de combate, sino también un profesional de gran dignidad y rigor, capaz de inculcar a los cadetes un espíritu de patriotismo al tiempo que mejoraba la disciplina y las aptitudes profesionales.

Director de la Academia Militar General (1927-1931)

En marzo de 1927, Franco fue nombrado por Primo de Rivera para dirigir la comisión que debía construir el nuevo centro educativo militar. Franco se dedicó en cuerpo y alma a su tarea y siguió de cerca las obras. Visitó Saint-Cyr, entonces dirigido por Philippe Pétain, y luego hizo varios viajes a Alemania para examinar varias academias militares. Durante su estancia en Dresde, quedó profundamente impresionado por la cultura y las tradiciones militares alemanas. La orientación básica de la Academia estará en sintonía con las culturas militares francesa y alemana, en consonancia con la tradición española desde el siglo XVIII.

En diciembre de 1927, Franco se trasladó a Zaragoza para ocupar su nuevo puesto y se reunió con su familia dos meses después, y más tarde con Felipe y Zita, hermano y hermana de su esposa. El 4 de enero de 1928, Franco fue nombrado primer director de la Academia de Zaragoza, lo que supuso un éxito personal, pero también una victoria para los africanistas. El primer curso de la nueva Academia se inauguró en el otoño de 1928. La selección de los candidatos era severa, y Franco había impuesto un arduo examen de ingreso e instituido el anonimato de los trabajos. Estipuló que los cadetes debían tener entre 17 y 22 años para ser elegibles; de los 785 solicitantes, sólo 215 fueron aceptados en la primera clase. La institución concedía una gran importancia a la formación moral y psicológica y situaba a los cadetes en un marco de formación propicio para reforzar la disciplina, el patriotismo, el espíritu de servicio y sacrificio, el valor físico extremo y la lealtad a las instituciones establecidas, incluida la monarquía. Esta formación, que se cristalizó en el famoso «Decálogo del Cadete», pretendía extender, mediante la disciplina y el sacrificio, el espíritu de cuerpo a todo el ejército, y proscribía todo lo que pudiera perjudicar la constitución de este espíritu, especialmente las novatadas. El deporte desempeñó un papel importante: se planearon largas caminatas por las montañas y con esquís, a menudo dirigidas por el propio Franco. La enseñanza de los veinte profesores estaba sometida a una coordinación y un control permanentes. El proyecto político no estuvo ausente, ya que también se proporcionó buen material de lectura a los aspirantes, como la Revista Internacional Anticomunista, a la que estaba suscrita la Academia y de la que Franco era un fiel lector. Cabe destacar que la religión no figura en el mencionado decálogo.

En Zaragoza, la nueva Academia había adquirido un gran prestigio y los francos disfrutaban de una vida social como nunca antes. Ahora formaban parte del establishment local, y Franco, ahora un noble de provincias, sacrificaba sus obligaciones sociales, reuniéndose de buen grado con la élite intelectual local en el casino militar. En mayo de 1929, una calle de Zaragoza recibió su nombre. Fue también en ese momento cuando irrumpió en su vida un personaje que jugaría un papel importante en los años venideros: Ramón Serrano Súñer, natural de Cartagena, el joven más apreciado de la ciudad, que en su día fue considerado el mejor estudiante de Derecho de España, un brillante abogado apasionado por la política, que había trabado amistad con José Antonio Primo de Rivera durante sus estudios en Madrid, y que se casó con la hermana menor de la esposa de Franco, Zita Polo. El futuro cuñadísimo -una formación jocosa de cuñado- ejerció una influencia decisiva en el pensamiento político de Franco desde los primeros años de su encuentro.

Franco comenzó a mostrar un gran interés por la política. Bajo la influencia del Boletín de la Entente Internacional contra la Tercera Internacional, publicado en Ginebra, al que Primo de Rivera le había ofrecido una suscripción en 1927, Franco había añadido el comunismo a la masonería como segundo peligro de subversión que amenazaba a España y al mundo occidental. Pero Franco estaba entonces más interesado en la economía que en la política y le gustaba proclamarse «tranquilo» en este campo.

Su caprichoso hermano Ramón, que se aficionó a la escritura, publicó tres relatos cortos autobiográficos, y también se apasionó por el mundo del arte, con predilección por las vanguardias, en claro contraste con los gustos tradicionales de su hermano. Se hizo masón, en una época en la que Franco tenía una aversión radical a la masonería. Ramón se dedicó a la subversión política y, cuando estalló la rebelión militar republicana el 15 de diciembre de 1930, Ramón, junto con un pequeño grupo de conspiradores, se apoderó de un pequeño aeródromo cerca de Madrid y luego sobrevoló el Palacio Real, esparciendo octavillas que proclamaban la república, antes de abandonar la zona a toda prisa. Tras el fracaso de esta intentona golpista, y después de ser acusado en octubre de 1930 de preparación de explosivos y posesión ilegal de armas, Ramón tuvo que optar por el exilio en Lisboa, donde se encontró sin medios y pidió ayuda a su hermano. Franco respondió enviando una suma de 2.000 pesetas, que era todo lo que había podido reunir en tan poco tiempo, pero la acompañó de una carta, ciertamente cariñosa, pero también llena de admoniciones, para que su hermano volviera al «buen camino». En ella afirmaba, entre otras cosas, que «la evolución razonada de las ideas y de los pueblos, democratizando dentro de los límites de la ley, constituye el verdadero progreso del país, y toda revolución extremista y violenta lo conducirá a las más odiosas tiranías». Esto tiende a demostrar que Franco no se oponía en absoluto a las reformas democráticas, siempre que fueran legales y ordenadas, preferiblemente establecidas bajo la monarquía. El modelo decimonónico de rebelión militar le parecía irremediablemente anticuado. También se desprende de esta carta que Franco tendía a separar sus posiciones políticas de los imperativos de la solidaridad familiar, demostrando en esta ocasión, como señala Andrée Bachoud, «otro rasgo de su personalidad: un espíritu de clan que supera la convicción ideológica». Su experiencia en Marruecos le enseñó a preferir las lealtades personales a las comunidades de ideas, que siempre están sujetas a revisión.

Bajo la Dictablanda

Franco lamentó la dimisión de Primo de Rivera, que se había vuelto cada vez más impopular y carecía del apoyo del rey Alfonso XIII y de la mayoría de los altos mandos del ejército, y consideró que el pueblo español era ingrato al olvidar los logros del dictador, aunque se cuidó de no expresar sus sentimientos en público.

La Dictablanda que siguió -un juego de palabras con la palabra dictadura, que puede traducirse como dictamolle- estuvo marcada por el levantamiento de Jaca de diciembre de 1930, un episodio en el que Franco se puso públicamente del lado del régimen. Residiendo en Zaragoza, y por tanto muy cerca del lugar de los hechos, puso a sus cadetes en una columna de marcha para bloquear la carretera de Huesca a Zaragoza sin esperar órdenes. Entonces ofreció sus servicios al rey y formó parte del tribunal militar encargado de juzgar a los insurgentes.

Mientras tanto, se había creado una coalición republicana que reunía a republicanos convencidos de partidos de izquierda y de centro, a autonomistas catalanes y vascos, y a demócratas de círculos monárquicos decepcionados por la dictadura de Primo de Rivera. En 1931, Alfonso XIII, ante el descontento que ya no podía contener, se resignó a sustituir a Dámaso Berenguer por el viejo almirante «apolítico» Aznar, que organizó una consulta local rutinaria, las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, cuyos resultados revelaron el antimonárquico mayoritario de la población española. Todas las grandes ciudades y casi todas las capitales de provincia fueron arrastradas por un maremoto republicano, y una ola de manifestantes proclamó la república el 14 de abril de 1931.

En Zaragoza, Franco estaba consternado, pues imaginaba que la mayoría de la población seguía apoyando a la corona. Según Serrano Suñer, fue el único que se planteó la posibilidad de armar a sus cadetes y lanzarlos contra Madrid en defensa del Rey, pero cuando le comunicó a Millán-Astray su intención, éste le hizo partícipe de una confidencia de Sanjurjo, según la cual esta opción no contaría con los apoyos suficientes, y en particular que no contaba con el apoyo de la Guardia Civil; esto le hizo desistir.

Más tarde, Franco reprochó a Berenguer no haber proclamado el estado de excepción que habría salvado la monarquía, y también afirmó que «la monarquía no había sido rechazada por el pueblo español». Consideraba que la toma del poder por parte de los republicanos era una usurpación, una especie de «pronunciamiento pacífico», llevado a cabo en ausencia de cualquier oposición organizada, ya que Alfonso XIII, por ejemplo, no había hecho nada para oponerse a la toma del poder por parte de los republicanos, por lo que la legitimidad pasaba al nuevo régimen en virtud de su renuncia. Por otra parte, Franco admitió en su correspondencia privada que las instituciones estaban obligadas a cambiar con los nuevos tiempos, lo que desde cierto punto de vista sería lamentable, pero al mismo tiempo comprensible, e incluso, si el nuevo régimen resultaba justo y honesto, aceptable.

A principios de mayo de 1931, España se encontraba en una situación insurreccional, y en junio de 1931 se convocó una asamblea constituyente para dotar al país de una constitución moderna.

Bajo la Segunda República Española, la carrera de Franco seguiría un camino muy diferente según las tres fases políticas que se sucedieron durante este periodo: la fase bienal liberal-izquierdista (y el régimen cuasi-revolucionario del Frente Popular a partir de febrero de 1936), la segunda fase de la Segunda República Española y la tercera fase de la Segunda República Española.

Bienio liberal (abril de 1931-noviembre de 1933)

Franco no buscó el favor del nuevo gobierno y no temió expresar su lealtad al régimen anterior, cultivando así una imagen de hombre de convicciones. Se mostró dispuesto a aceptar el nuevo orden y se mantuvo como un disciplinado profesional apolítico, sin tener en cuenta sus sentimientos personales, hasta cuatro días antes del inicio de la Guerra Civil.

En julio, Manuel Azaña, el nuevo ministro de la Guerra, propuso llevar a cabo una reforma de los ejércitos, con el objetivo de reducir los gastos militares. El ejército español fue un objetivo primordial del reformismo republicano, y Azaña se empeñó en reorganizarlo de arriba abajo, y sobre todo en crear un nuevo marco institucional y político que pusiera al ejército en su sitio. Una de sus mayores preocupaciones fue la hipertrofia del cuerpo de oficiales; mediante una generosa política de jubilación voluntaria, con un «paracaídas de oro» en forma de pensión casi completa, beneficios fiscales y prestaciones en especie, el número de oficiales se redujo de 22.000 a menos de 12.400 en poco más de un año. Franco, por su parte, sostuvo, tanto en conversaciones privadas como en su correspondencia, que era responsabilidad de los oficiales patriotas permanecer en el cargo, y así salvaguardar en lo posible el espíritu y los valores del ejército. El objetivo de Azaña era también democratizar y republicanizar el cuerpo de oficiales, revocar los proyectos estrella de Primo de Rivera y favorecer a las facciones más liberales frente a los africanistas.

Por otro lado, Azaña revisó el sistema de ascensos, comprobando la legitimidad de los concedidos en años anteriores, lo que no dejó de provocar amarguras, especialmente en Franco, que el 28 de enero de 1933 vio confirmado su ascenso al grado de coronel, pero invalidado su título de general de brigada. Con estas disposiciones, el ministro Azaña pretendía asegurar las perspectivas de ascenso de los oficiales de la escala, que por definición eran más favorables al régimen.

En la misma lógica de economía y eficiencia, las seis academias militares existentes se redujeron a tres, pero se creó una nueva para el ejército del aire. La sacrificada Academia Militar de Zaragoza fue cerrada en junio de 1931 por considerar que cultivaba un estrecho espíritu de casta que debía ser sustituido por una formación más técnica. Franco expresó públicamente su descontento cuando se despidió de la última promoción de cadetes. En su discurso de despedida a sus cadetes, el 14 de julio de 1931, se opuso abiertamente a la reforma, pero también insistió en la importancia de mantener la disciplina, incluso y especialmente cuando los pensamientos y el corazón de uno contradicen las órdenes recibidas de una «autoridad superior equivocada». Insinuó que «la inmoralidad y la injusticia» caracterizaban a los oficiales que ahora servían en el Ministerio de la Guerra, y concluyó con un «Viva España», en lugar del habitual «Viva la República».

Azaña sólo le envió entonces una discreta advertencia, expresando su «disgusto» y adjuntando una nota desfavorable a su hoja de servicios. Una vez cerrada la Academia de Zaragoza, Franco fue puesto en excedencia forzosa durante los siguientes ocho meses. En el verano de 1931 hubo fuertes rumores de golpe de Estado, mencionándose los nombres de los generales Emilio Barrera y Luis Orgaz y del propio Franco; Azaña anotó en su diario que Franco era «el único al que había que temer» y que era «el más peligroso de los generales», por lo que durante un tiempo estuvo bajo la constante vigilancia de tres policías, aunque se abstuvo (según sus papeles personales) de hacer ninguna declaración o tener alguna actitud hostil al gobierno. Sin embargo, Azaña se cuidó de no ampliar el abismo que había creado entre él y los militares, y continuó con su línea política de integrar al ejército en la normalidad republicana y colocar a oficiales de confianza en el mando. Así, Ramón Franco, que había hecho muchas promesas a la causa republicana, fue nombrado Director de Aeronáutica.

Todo indica que Franco aceptó el régimen republicano como permanente, incluso legítimo, aunque le hubiera gustado verlo evolucionar en una dirección más conservadora. Lo señaló en sus Apuntes:

«Nuestro deseo debe ser que la república salga victoriosa, sirviéndola sin reservas, y si por desgracia no puede ser, que no sea por nuestra culpa.

En diciembre de 1931, en su comparecencia como testigo ante la Comisión de Responsabilidades encargada de examinar las condenas a muerte impuestas a los oficiales que habían participado en la sublevación de Jaca en 1930, afirmó su convicción de que «habiendo recibido en sagrada confianza las armas de la Nación y las vidas de los ciudadanos, sería criminal en cualquier momento y situación que nosotros, que vestimos el uniforme militar, las blandiéramos contra la Nación o contra el Estado que nos las concede». Sin embargo, la instauración de la República marcó el inicio de la politización de Franco, que a partir de entonces tuvo en cuenta los factores políticos en cada decisión importante que tomó.

Los hermanos Franco podrían considerarse una muestra de las diversas reacciones a las reformas republicanas. Nicolás, un profesional competente, alegre y expansivo, se mantuvo en actitud de espera, tratando de llevar su negocio lo mejor posible; aunque se ganaba bien la vida en Valencia, renunció a volver a la marina como profesor de la Escuela Naval de Madrid. Ramón se convirtió en una especie de estrella por sus escandalosas posiciones políticas; por ejemplo, militó a favor de una Federación de repúblicas ibéricas y se presentó como candidato en Andalucía en la lista republicana revolucionaria, cuyo programa preveía la autonomía regional, la desaparición del latifundio, con la redistribución de la tierra a los campesinos, la participación de los trabajadores en los beneficios de la empresa, la libertad religiosa, etc. Tuvo éxitos electorales, representó a Barcelona en el Parlamento, pero acabó desprestigiado. Sin embargo, las disputas entre Franco y su hermano Ramón fueron siempre superadas por el deseo de preservar a su madre, a la que ambos veneraban, y por el carácter de Francisco, que le hacía dar prioridad a su familia y a su clan sobre sus convicciones políticas.

Franco pasó sus ocho meses sin destino en Asturias, en la casa familiar de su esposa. Este periodo de ostracismo terminó cuando su actitud de abstención política le permitió finalmente volver al servicio el 5 de febrero de 1932 como jefe de la XV Brigada de Infantería de Galicia en A Coruña, lo que supuso un claro reconocimiento a su persona por parte de Azaña. Parece que Azaña llegó a la conclusión de que el nuevo régimen estaba consolidado y que Franco, a pesar de sus opiniones conservadoras, era un profesional fiable que no debía ser marginado.

Este nuevo destino no era más exigente que el de Madrid, y los años 1931-1933 iban a ser los últimos de una vida relajada, sin responsabilidades. Así, disfrutó de la vida tranquila de un noble en Galicia, con tiempo libre para dedicar a sus seres queridos, incluida su madre, a la que visitaba a menudo. Tomó a su primo Pacón como ayudante de campo.

El 10 de agosto de 1932 tuvo lugar el único intento de rebelión militar bajo la república antes de la Guerra Civil. La opinión relativamente favorable de muchos oficiales hacia el nuevo régimen había cambiado considerablemente hacia finales de 1931, pero ya no existía una disidencia organizada. José Sanjurjo decidió actuar antes de que se concediera la autonomía a Cataluña. El golpe de fuerza, mal planificado, fue apoyado principalmente por los monárquicos, pero también por los republicanos conservadores. Sanjurjo afirmó posteriormente que el objetivo no era la restauración, sino la formación de un gobierno republicano más conservador que sometiera a plebiscito un proyecto de cambio de régimen. Franco mantuvo frecuentes contactos con él a lo largo de la preparación de la trama, pero parece que, como casi todos los oficiales superiores en activo, se distanció desde el principio. Así, en julio de 1932, cuatro semanas antes de la Sanjurjada, Sanjurjo tuvo una reunión secreta con Franco en Madrid para pedirle su apoyo para su pronunciamiento; Franco no se lo dio, pero se mantuvo tan ambiguo que puede que Sanjurjo creyera que podía contar con él una vez que el golpe estuviera en marcha. Sin embargo, en el momento del pronunciamiento, Franco estaba en su puesto en A Coruña, al mando del lugar, y no se unió a los rebeldes. Cuando el golpe fue abortado, Sanjurjo fue llevado ante el Consejo de Guerra y le pidió a Franco que lo defendiera, pero éste, a pesar de ser consciente de que la pena por rebelión sería probablemente la muerte, declinó y contestó: «Sí podría defenderlo, pero sin esperanza». Creo que en justicia, al haber resucitado y fracasado, te has ganado el derecho a morir. En cualquier caso, reacio a embarcarse en aventuras inciertas, Franco no se adhirió ni simpatizó en ningún momento con el golpe de Estado y prefirió mantenerse al margen de la agitación política del momento, aunque seguiría visitando regularmente a Sanjurjo en su prisión.

En febrero de 1933, después de que Franco hubiera pasado un año en A Coruña, Azaña, tal vez como premio a su lealtad y en busca de apoyo ante la violencia popular, o tranquilizado por su discreción, le nombró comandante de la región militar de Baleares. Dado que este nuevo destino era un ascenso, ya que se trataba de un puesto que normalmente pertenecía a un general de división, este traslado sí podría formar parte de los esfuerzos de Azaña por atraer a Franco a la órbita republicana, premiándole por su pasividad durante la Sanjurjada. Es cierto que la actitud de Franco, que no se había implicado en ninguno de los múltiples movimientos antiparlamentarios de derechas surgidos en los dos últimos años en España, podía parecer tranquilizadora para el Gobierno. Sin embargo, Azaña anotó en su diario que era preferible mantener a Franco lejos de Madrid, donde «estaría más alejado de las tentaciones».

Franco, que sintió que su traslado equivalía a ser marginado, se dedicó sin embargo por completo a su nuevo cargo. La Italia fascista había mostrado un interés estratégico en las Islas Baleares y parecía necesario reforzar las defensas del archipiélago. El ejército español no estaba especialmente preparado en el arte de la defensa costera, por lo que Franco se dirigió a Francia y pidió al agregado militar en París que le enviara bibliografía técnica sobre el tema. El agregado confió la misión a dos jóvenes oficiales que entonces asistían a la École de Guerre, el teniente coronel Antonio Barroso y el teniente Luis Carrero Blanco, que hicieron una serie de propuestas. A mediados de mayo, Franco envió a Azaña un plan detallado para mejorar las defensas de la isla, que fue aprobado por el gobierno pero sólo se aplicó parcialmente.

A pesar de las incertidumbres, los primeros años republicanos no fueron un periodo de gran tensión para los francos. Viajaban a menudo desde Madrid, donde habían comprado un piso y frecuentaban los teatros, los cines, etc. En Baleares, Franco estableció relaciones con una figura formidable para la república, el hombre más rico de España, el financiero Juan March, que desde 1931 intentaba proteger su fortuna contra las medidas de justicia social del régimen republicano. Probablemente fue durante su estancia en Mallorca cuando Franco se convirtió a la acción política sin decirlo, aunque durante mucho tiempo afirmó no estar involucrado en ella.

Franco, que leía mucho en aquella época, estaba preocupado por la revolución comunista y la Comintern, pero su principal fijación en aquellos años era que el mundo occidental estaba siendo carcomido desde dentro por una conspiración de la izquierda liberal, organizada por la masonería, tanto más insidiosa cuanto que los masones no eran proletarios revolucionarios, sino en su mayoría burgueses ordenados y respetables. Consideraba que la burguesía y la masonería se habían aliado con las grandes empresas y el capital financiero, entidades que, ignorando la moral y la lealtad política, no tenían otro objetivo que amasar riqueza a costa de la ruina del pueblo y del bienestar económico general. El mundo estaba amenazado por tres internacionales: la Comintern, la masonería y el capitalismo financiero internacional, que unas veces luchaban entre sí y otras colaboraban y se apoyaban mutuamente para socavar la solidaridad social y la civilización cristiana. Pero la masonería siguió siendo la principal bête noire de Franco, y la obsesión antimasónica fue su guía para cualquier ataque a su sistema de valores.

Franco no sentía ninguna afinidad con la extrema derecha. A pesar de la creación de la Falange en 1933, el fascismo de Mussolini, aunque profundamente atractivo para algunos jóvenes españoles, seguía siendo débil en España, y Franco no mostraba ningún interés en él, ya que el fascismo seguía estando muy alejado de sus más profundas simpatías.

Sin embargo, Franco comenzó a mostrar abiertamente sus preferencias partidistas. En 1933 estuvo tentado de presentarse por la CEDA, pero su cuñado le indicó que un general podría ser más útil que un diputado en las circunstancias actuales, por lo que se limitó a votar ostensiblemente por ese partido. Su matrimonio le había acercado a una sociedad de propietarios, en la que se pensaba y se sentía de derechas, pero ante las propuestas políticas del momento, mostró cierto eclecticismo en sus elecciones. Más tarde, se empeñaría en afirmar su deuda con Víctor Pradera, exponente de la derecha tradicionalista.

Bienio conservador (noviembre de 1933-febrero de 1936)

Como resultado de la desunión de la izquierda y del sistema electoral, la CEDA, una coalición de derechas dirigida por José María Gil-Robles, ganó las elecciones generales del 19 de noviembre y del 3 de diciembre de 1933. Tras su victoria, la CEDA, que en su conjunto no se dejó tentar por el fascismo, se propuso revertir las reformas que había iniciado tímidamente el gobierno socialista saliente. Los patrones y los terratenientes aprovecharon esta victoria para bajar los salarios, despedir a los trabajadores (especialmente a los sindicalistas), desalojar a los agricultores arrendatarios de sus tierras y aumentar el importe de los alquileres. Al mismo tiempo, los moderados dentro del partido socialista fueron suplantados por miembros más radicales; Julián Besteiro fue marginado, mientras que Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto se hicieron con todo el poder de decisión. El agravamiento de la crisis económica, la revocación de las reformas y las proclamas radicales de los líderes de la izquierda crearon un ambiente de insurrección popular. En las zonas en las que los anarquistas eran mayoritarios, las huelgas y los enfrentamientos entre los trabajadores y las fuerzas del orden se sucedieron a gran velocidad. En Zaragoza, fue necesaria la intervención del ejército para sofocar el inicio de una insurrección, con el levantamiento de barricadas y la ocupación de edificios públicos. Como la mayoría de la derecha española, Franco veía los movimientos revolucionarios en España como los equivalentes funcionales del comunismo soviético.

Hasta abril de 1934, a pesar de este giro, Franco se mantuvo alejado de la política, ya que para entonces estaba consumido por el dolor de la muerte de su madre, ocurrida el 28 de febrero (la esquela no mencionaba a su antiguo marido). En junio se reunió con el nuevo ministro de la Guerra, Diego Hidalgo y Durán, que quiso conocer a su general más famoso y que parece haber quedado muy impresionado por el rigor y la minuciosidad con que Franco desempeñaba sus funciones y por la disciplina que imponía a sus hombres. Más tarde, a finales de marzo de 1934, tras la constitución del gobierno de Lerroux, el ministro de turno elevó a Franco al grado de general de división con efecto inmediato, al mismo tiempo que reincorporaba a Mola al ejército, conmutaba la pena de prisión de Sanjurjo por el exilio en Portugal y se rodeaba cada vez más de los partidarios de la línea dura en el ejército.

El 26 de septiembre de 1934 se formó una nueva ejecutiva, de nuevo presidida por Lerroux, a la que se sumaron otros tres miembros de la CEDA. La actitud revanchista del anterior gobierno de Lerroux había incrementado el descontento popular y provocado la reacción de la izquierda revolucionaria. Además, la izquierda, preocupada por el auge de las dictaduras fascistas en Europa, equiparó a la CEDA con posiciones fascistas. Cuando se anunció el nuevo gobierno de Lerroux el 26 de septiembre de 1934, la UGT, los comunistas y los nacionalistas catalanes y vascos -pero con los que la CNT anarquista se negó a asociarse, excepto en Asturias- organizaron una insurrección improvisada el 4 de octubre para derrocar al nuevo gobierno, que pronto degeneró en una revolución. Esta revolución fue efectiva en varias zonas del país, como Cataluña, el País Vasco y, sobre todo, Asturias. Si en otros lugares el movimiento fue reprimido con relativa facilidad por las comandancias militares locales, no fue así en Asturias, donde los mineros libertarios se unieron a sus compañeros socialistas, comunistas y paratritxistas. Disciplinados, equipados con explosivos y armas incautadas en los arsenales, los revolucionarios reunieron una fuerza de entre 30.000 y 70.000 hombres, que consiguieron hacerse con el control de la mayor parte de la región, para asaltar la fábrica de armas de Trubia, ocupar los edificios públicos -a excepción de la guarnición de Oviedo y el centro de mando de la Guardia Civil en Sama de Langreo- y cortar la ruta de la columna del general Milans del Bosch, que había partido de León. Los revolucionarios mataron a sangre fría entre 50 y 100 civiles, principalmente sacerdotes y guardias civiles, entre ellos varios adolescentes del seminario, incendiaron iglesias y saquearon edificios públicos. Además, saquearon varios bancos y se hicieron con 15 millones de pesetas, que nunca se pudieron recuperar.

Para el gobierno, no había otro recurso que el ejército. Hidalgo Durán llamó a los oficiales de mayor confianza, y decidió que Franco, sin duda por su conocimiento de Asturias y su inflexibilidad, permaneciera a su lado, con la misión oficiosa de dirigir la contraofensiva y la represión. En un principio Hidalgo quería enviar a Franco directamente a Asturias, pero Alcalá Zamora le hizo entender que la persona al mando debía ser un oficial liberal que se identificara totalmente con la república. Por tanto, el jefe de operaciones en el terreno sería el general Eduardo López de Ochoa, sincero republicano y notorio masón. Consciente de su incompetencia militar y subyugado por Franco, Hidalgo le instaló en su propio despacho como asesor técnico. Aunque Franco sólo dirigía las operaciones como asesor directo del Ministro de la Guerra, tenía una iniciativa y un poder considerables, que eran posibles gracias a su proximidad al Ministro. Franco planificó y coordinó operaciones militares en todo el país, e incluso fue autorizado a utilizar algunos de los poderes del Ministerio del Interior. Durante diez días, ayudado por su primo Pacón y dos oficiales navales de confianza, Franco no salió del Ministerio de la Guerra, durmiendo por la noche en el sofá del despacho que ocupaba, mientras se declaraba la ley marcial en toda España. Para él, la insurrección formaba parte de una vasta conspiración revolucionaria fomentada por Moscú. José Antonio Primo de Rivera se puso en contacto con Franco en abril de 1931 para suplicarle en tono patético que defendiera la unidad y la independencia de España contra el golpe revolucionario. Sin embargo, Franco no hizo mucho caso a las alarmas de la extrema derecha y no contestó a la misiva de José Antonio.

Para vencer la fortísima resistencia de los mineros, fue necesario bombardear Oviedo por aire y por mar, y enviar tropas coloniales. El componente clave de las fuerzas represivas fue, de hecho, un cuerpo expedicionario de dos batallones del Tercio y dos tabores marroquíes, además de otras unidades del Protectorado, formando en conjunto una tropa de 18.000 soldados, enviados por barco a Gijón. El jefe de esta tropa, el teniente coronel López Bravo, habiendo manifestado su reticencia a disparar contra sus compatriotas, había sido desembarcado en A Coruña, por orden de Franco, y sustituido por Juan Yagüe, su antiguo compañero de África, que se encontraba entonces de permiso, y cuyas tropas se dedicaron a expulsar a los revolucionarios de Oviedo y a reducirlos después a las zonas carboneras de los alrededores. La idea de trasladar las unidades de élite de Marruecos a Asturias y enviarlas contra los insurgentes fue sin duda de Franco, pero tal traslado no era inédito, pues Azaña ya lo había ordenado dos veces en el pasado reciente. Esta decisión fue decisiva, dado que las unidades regulares del ejército español estaban compuestas por reclutas, muchos de los cuales eran izquierdistas, y que tenían una capacidad de combate limitada. Cualquier oficial sospechoso de tibieza era sustituido, como su primo el comandante Ricardo de la Puente Bahamonde, un oficial liberal de la fuerza aérea a cargo de una pequeña base aérea cerca de León que había mostrado cierta simpatía por los insurgentes, y a quien Franco destituyó inmediatamente de su mando.

La represión fue despiadada, y en el proceso de «reconquista» de la provincia, las tropas represoras, con el acuerdo de sus dirigentes, se entregaron a una matanza y un saqueo sin límites. Sin duda, hubo muchas ejecuciones sumarias, aunque sólo se ha identificado una víctima real. Ciertamente, los mineros de la cuenca de Asturias habían saqueado y matado a religiosos y guardias civiles, pero las tropas marroquíes, en palabras de Andrée Bachoud, «devolvieron los golpes al ciento por ciento», con más de mil muertos y un gran número de violaciones; «con la práctica que tenía de estas tropas, Franco no podía sorprenderse de este arrebato asesino, y sin duda había querido dar una terrible ejemplaridad al castigo, sin el menor reparo. Para él, era la única respuesta posible al peligro al que se enfrentaba la civilización occidental. Como declaró el 25 de octubre, la guerra había comenzado:

«Esta guerra es una guerra de fronteras y las fronteras son el socialismo, el comunismo y todas aquellas formas que atacan la civilización para sustituirla por la barbarie.

Franco, a quien Hidalgo pidió que permaneciera en el Ministerio para ayudar a coordinar la posterior pacificación, permaneció en Madrid hasta febrero de 1935. López de Ochoa negoció, tal y como deseaba Alcalá Zamora, un alto el fuego en el que los revolucionarios, liderados por Belarmino Tomás, entre otros, entregaron las armas a cambio de la promesa de que las tropas de Yagüe no entrarían en la cuenca minera. Los compromisos adquiridos por López Ochoa parecen no haber sido respetados en su totalidad por Hidalgo, es decir, por Franco, con el pretexto de que los propios mineros no habían ejecutado todas las cláusulas del acuerdo.

La fría represión política que siguió estuvo marcada por la misma desmesura, y la responsabilidad de la limpieza correspondió de nuevo al general Franco; su secuaz fue el comandante de la Guardia Civil, Lisardo Doval, antiguo alumno de Franco en la Academia de Toledo, que ya había estado en Asturias en 1917, y que llevó a cabo la represión con celo sádico, torturando y ejecutando a sus prisioneros. Nombrado el 1 de noviembre como jefe de una jurisdicción especial con autonomía administrativa, Doval tenía bajo su control entre 15 y 20 mil presos políticos, sobre los que realizaba duros interrogatorios y torturas en un convento de Oviedo, hasta el punto de que el gobernador de Asturias solicitó y obtuvo su cese a finales de diciembre. Aunque se ha intentado minimizar la responsabilidad de Franco en estas prácticas, los documentos de archivo no dejan lugar a dudas sobre sus intenciones o su pleno apoyo a los métodos de Doval, a quien felicitó «afectuosamente por el importante servicio que acaba de prestar», lo que tiende a atestiguar que Franco no cambió mucho sus convicciones ni sus métodos. En concreto, se ha encontrado un telegrama de felicitación de Franco a Doval, fechado el 5 de diciembre, en el que se indica, según Bartolomé Bennassar, que Franco, «convencido de que luchaba en Asturias contra la revolución, en un frente donde los enemigos eran el socialismo El comunismo y la barbarie, al descubrir en Asturias la acción de la Comintern, estaba dispuesto a utilizar cualquier medio, sin el menor escrúpulo de conciencia, no queriendo ni siquiera recordar las duras condiciones de vida de los proletarios asturianos, aunque las conocía. Indiferente a la muerte de los demás, no es propiamente cruel, pero a sus 42 años es insensible, y ya se inclina por el poder».

La insurrección y su posterior represión, que causó más de 1.500 muertos, abrieron una brecha entre la derecha y la izquierda que nunca más se cerró. Guy Hermet señala que

«Las muertes en ambos bandos alimentaron el odio y el resentimiento en ambas partes. El asunto de Asturias marcó el punto de inflexión central de la Segunda República, trazando ya la escisión que separaría los dos bandos antagónicos de la Guerra Civil. A partir de ese momento, la clase obrera y la izquierda no sólo habían pasado a una oposición vengativa a la república conservadora nacida de las elecciones de 1933; también habían dejado de concebir la democracia como un régimen de compromiso y alternancia en el poder entre distintas corrientes ideológicas, y ya no aceptaban otro resultado que el de un gobierno revolucionario irreversible. En su ala izquierda, los anarquistas se habían mostrado bastante dispuestos a colaborar con los comunistas de forma permanente e incluso a establecer ciertos vínculos orgánicos con ellos; en definitiva, pensaban promover una versión española de la Revolución de Octubre.»

Sin embargo, ninguna de las organizaciones políticas implicadas en la insurgencia fue ilegalizada, aunque en algunas provincias hubo que cerrar las ramas socialistas. Cientos de líderes fueron juzgados bajo la ley marcial y se dictaron varias sentencias de muerte, especialmente a los desertores militares que se habían unido a los revolucionarios, pero al final sólo se ejecutó a dos personas, una de las cuales había sido culpable de múltiples asesinatos. Mientras la CEDA comenzaba a deslizarse hacia una línea dura, Alcalá Zamora, en línea con su objetivo de «reorientar la República», consideró que era necesario reconciliarse con la izquierda en lugar de reprimirla, e insistió en que se conmutaran todas las penas de muerte. Franco, aunque horrorizado por la política de apaciguamiento del presidente, se mantuvo en su línea ordenancista de estricta disciplina.

El 18 de octubre de 1934, durante los últimos enfrentamientos en Asturias, el general Manuel Goded, que había sido un ferviente liberal y luego, decepcionado con el gobierno liberal de Bienio, un opositor al mismo, y el general Joaquín Fanjul, sugirieron a Gil-Robles y a Franco que había llegado el momento de que la derecha tomara el poder. Franco se negó categóricamente, indicando que si alguien le mencionaba una intervención militar, cortaría la conversación inmediatamente. También desaconsejó otro plan, que consistía en sacar a Sanjurjo de su exilio lisboeta para realizar un pronunciamiento militar en España.

Lerroux recompensó a Franco por el papel decisivo que había tomado en el restablecimiento del orden, concediéndole la Gran Cruz del Mérito Militar y nombrándole Comandante en Jefe de las tropas en Marruecos el 15 de febrero de 1935, lo que alegró a Franco. Toda una parte de la opinión y de la prensa de derechas le consideraba el salvador de la patria, y el ABC incluso se congratulaba de la marcha del «joven Caudillo» a Marruecos. Pero sólo tres meses después de su toma de posesión en África, y tras una nueva crisis política que provocó una nueva remodelación ministerial, en la que Gil-Robles entró en el gobierno como ministro de la Guerra, Franco regresó a España tras su nombramiento como Jefe del Estado Mayor del Ejército Central, un cargo del máximo prestigio que ocuparía hasta la victoria del Frente Popular en febrero de 1936.

Franco, nombrado el 20 de mayo de 1935 como jefe del Estado Mayor y adhiriéndose plenamente a los objetivos marcados por el nuevo gobierno de Lerroux, trabajó para establecer un cerrojo contrarrevolucionario, es decir, para revertir las medidas tomadas anteriormente por Azaña y proteger al ejército contra los soldados sospechosos de simpatía hacia la República. Asegurándose de que los puestos de mando se dieran a hombres de confianza, hizo que los que habían sido destituidos bajo el gobierno de Azaña recuperaran sus puestos y rangos: así, el general Mola tomó el mando de las fuerzas marroquíes, y Varela fue ascendido a general. Sin embargo, el conservadurismo no era el único criterio, y los oficiales de alto rango conocidos como masones, por ejemplo, podían mantener sus puestos, o incluso ser promovidos, siempre que demostraran su competencia profesional y fiabilidad, lo que indica que en 1935 la fobia antimasónica de Franco no era absoluta. La fuerza aérea, que Azaña había puesto directamente bajo la autoridad del Presidente de la República, se reintegró en el ejército, y se decidieron otros muchos cambios en diversos ámbitos.

La colaboración entre Franco y Gil-Robles se interrumpió bruscamente a mediados de diciembre de 1935, cuando, a raíz del asunto Straperlo, que había puesto al descubierto la corrupción del gobierno minoritario de Lerroux, éste fue derrocado en el Parlamento y Alcalá-Zamora exigió su dimisión. Durante la subsiguiente crisis de poder, Fanjul, que quería que el ejército interviniera, consultó a Franco y a otros oficiales de alto rango. La respuesta del Jefe del Estado Mayor fue categórica: los militares estaban divididos políticamente y cometerían un grave error si decidían intervenir; no había ningún peligro inminente de revolución subversiva; una crisis ordinaria como la actual no requería una intervención militar, que sólo se justificaría si hubiera una crisis de proporciones nacionales que amenazara con llevar a la desintegración total o a un golpe de Estado inminente por parte de los revolucionarios. Sin embargo, según algunos autores, Franco se habría dejado convencer por la idea de un pronunciamiento en cuanto tuvo la certeza del éxito.

Una parte de la derecha, especialmente la CEDA y ciertas facciones del ejército, comenzaron a conspirar con el objetivo de impedir la nueva consulta electoral o de anular sus efectos mediante un golpe de Estado. Emisarios de Calvo Sotelo, generales que apoyaban la idea de un levantamiento, monárquicos, entre ellos José Antonio Primo de Rivera, instaron a Franco, cuyo apoyo parecía indispensable, a sumarse a la preparación de este golpe. Pero se encontraron, si no con una negativa, al menos con una respuesta ambigua; Franco, que era temperamentalmente reacio a decidirse sin la certeza de la victoria, consideró el momento mal elegido y temió que el fracaso fuera probable y que sus consecuencias fueran muy graves para el futuro de España.

En enero de 1936, los insistentes rumores sobre la preparación de un golpe militar y la supuesta participación de Franco en el mismo llegaron a oídos del presidente de la Junta Provisional, Manuel Portela, que envió a Vicente Santiago a pedir una reunión con Franco; éste, que entonces todavía era Jefe del Estado Mayor, volvió a eludir la cuestión, diciendo que no conspiraría mientras no hubiera «peligro comunista en España».

Las elecciones del 16 de febrero de 1936 fueron ganadas por el Frente Popular. Despreciando a los partidos de centro, los votantes se habían polarizado entre las dos coaliciones enemigas de la derecha y la izquierda; según Guy Hermet, «los españoles no estaban preocupados principalmente por la preservación de las instituciones republicanas, y estaban más preocupados por saldar los rencores acumulados desde 1931». Tanto Franco como Gil-Robles trabajaron incansablemente de forma coordinada para que la decisión de las urnas fuera revocada. El 17 de febrero, a las tres y cuarto de la madrugada, nada más conocerse los resultados, Gil-Robles se dirigió al Ministerio del Interior y, en conversación con Portela, intentó convencerle de que suspendiera las garantías constitucionales y declarara la ley marcial. Tuvo tanto éxito que Portela acordó declarar el estado de alarma y telefoneó a Alcalá Zamora para pedirle autorización para imponer la ley marcial. Al mismo tiempo, Franco telefoneó esa misma noche al general Pozas, inspector general de la Guardia Civil, en un intento de que se declarara el estado de guerra para contener los previsibles desórdenes, pero el interlocutor se opuso a la iniciativa. Entonces presionó al ministro de la Guerra, el general Molero, y luego a Portela para que declararan la ley marcial y obligaran a Pozas a desplegar la Guardia Civil en las calles.

Al día siguiente, el gobierno, reunido para discutir la proclamación de la ley marcial, declaró el estado de alerta durante ocho días y facultó a Portela para declarar la ley marcial cuando lo considerara oportuno. Franco, aprovechando su conocimiento, como Jefe de Estado Mayor, de los poderes otorgados a Portela, envió órdenes a las diferentes regiones militares. Zaragoza, Valencia, Alicante y Oviedo declararon el estado de guerra, mientras que otras capitanías estaban indecisas; sin embargo, el fracaso del golpe se debió principalmente a la negativa de la Guardia Civil a unirse a él. Ante el fracaso, cuando Franco vio por fin al jefe del Gobierno por la noche, jugó hábilmente a dos bandas. En los términos más corteses, Franco le dijo a Portela que, ante el peligro que suponía un posible gobierno del Frente Popular, le ofrecía su apoyo y el del ejército si decidía seguir en el poder. Sólo quería actuar contra la legalidad republicana como último recurso. Unas semanas después de la victoria del Frente Popular, envió una carta a Gil-Robles en la que volvía a insistir en su determinación y en su negativa a sumarse a un golpe de fuerza ilegal.

Frente Popular

Al día siguiente de las elecciones, Manuel Azaña fue nombrado Presidente del Consejo. Aunque Azaña estaba al tanto del complot, y del ambiente conspirativo que existía en la derecha y en algunos sectores del ejército, no conocía los detalles ni sabía exactamente quiénes eran los conspiradores, y no dio mucha importancia a esta efervescencia golpista y tendió a restarle importancia. Entre las pocas medidas que tomó para afrontarlo, una fue realizar importantes cambios en la jerarquía militar en su tercer día en el poder para apartar de los centros de poder a los oficiales superiores conservadores y a los generales que consideraba más proclives al pronunciamiento: El general Mola, con el que sin embargo Azaña creía poder seguir contando, fue apartado del mando del Ejército de África y enviado a Pamplona, en Navarra, provincia que había sido apartada; el general Goded fue trasladado a Baleares; y Franco, pocos días después de las elecciones, el 22 de febrero, fue suspendido de sus funciones de Jefe de Estado Mayor y nombrado a cambio Comandante General en Canarias.

Franco, muy decepcionado por este traslado, que interpretó como un destierro, se entrevistó con Azaña y le explicó que un puesto adecuado en Madrid le permitiría servir mejor al gobierno ayudándole a preservar la estabilidad del ejército e incluso a evitar conspiraciones militares. Franco iba a mantener esta actitud durante algún tiempo, de acuerdo con sus principios profesionales. Durante un tiempo se planteó pedir un permiso hasta que se aclarara la situación, y viajar al extranjero durante una temporada para escapar de las amenazas de los revolucionarios que exigían su encarcelamiento. Pero finalmente llegó a la conclusión de que, de alguna manera, el servicio activo le haría más útil.

Las elecciones habían sido invalidadas en las provincias de Granada y Cuenca, y como había que repetir las elecciones en estas dos circunscripciones, una coalición de derechas se planteaba participar en las elecciones parciales previstas para el 5 de mayo. Franco, presionado por su cuñado, pero probablemente también atraído por la acción política o queriendo adquirir inmunidad parlamentaria, o buscando acercarse a Madrid, pidió al presidente de la CEDA que se le permitiera aparecer en la lista de la coalición conservadora, pero como «independiente». Con el beneplácito de Gil-Robles y de la dirección de la CEDA, ésta ofreció a Franco un puesto en las listas de Cuenca que garantizara su elección. Sin embargo, José Antonio Primo de Rivera, que estaba en la misma lista, se opuso porque consideraba a Franco insidioso, calculador y poco fiable. Serrano Suñer realizó el viaje a Canarias, presumiblemente para convencer a Franco de que se retirara; en cualquier caso, el resultado de este viaje fue que Franco retiró su candidatura. Franco y José Antonio nunca habían tenido muy buena relación, sobre todo desde que Franco echó por tierra un proyecto golpista concebido por el líder falangista en diciembre de 1935, y la negativa de Primo de Rivera a compartir la misma lista de Cuenca con Franco sería la causa del resentimiento de éste hacia el joven político. La división era real entre la derecha tradicional, a la que Franco se sentía pertenecer, y el neofascismo que la Falange quería instaurar en España.

Conspiración

En los rumores de golpe de Estado, que habían sido incesantes desde el comienzo de la República, el nombre de Franco había surgido con frecuencia, a pesar del cuidado que ponía en evitar involucrarse en la política. De hecho, a Franco se le había pedido que participara en estas conspiraciones, pero siempre fue vago y ambiguo. Los conspiradores, que necesitaban la participación de Franco porque les aseguraría la intervención de las tropas marroquíes, un elemento decisivo, y el apoyo de muchos oficiales, se exasperaron ante las vacilaciones y reticencias de Franco, especialmente Sanjurjo, que llamó a Franco «cuco». En junio de 1936, la indecisión, las dilaciones y las mariconadas de Franco enfadaron tanto a Emilio Mola y al grupo de conspiradores de Pamplona que le llamaron en privado «Miss Islas Canarias 1936».

Tras la victoria del Frente Popular, estas actividades conspirativas comenzaron a coagularse y a cobrar fuerza. En los primeros tiempos, el líder era el general Manuel Goded, recientemente trasladado a las Islas Baleares. Su antiguo puesto en Madrid fue ocupado por el general Ángel Rodríguez del Barrio, que periódicamente reunía en Madrid a un pequeño grupo de militares de alto rango, algunos de ellos ya retirados. A cinco meses del golpe de Estado, ningún plan parecía estar completamente desarrollado. Al fracasar los esfuerzos para que se declarara la ley marcial y se anularan las elecciones, los conspiradores aumentaron el número de reuniones a las que cada vez se invitaba a Franco, que estaba constantemente informado. El 8 de marzo de 1936, un día antes de partir hacia Tenerife, Franco asistió a una reunión con generales conservadores en la casa del corredor de bolsa José Delgado, dirigente de la CEDA y amigo de Gil-Robles. Entre los presentes estaban los generales Mola, Fanjul, Varela y Orgaz, así como el coronel Valentín Galarza, jefe de la Unión Militar Española. Todos los presentes acordaron formar un comité con el objetivo de dirigir la «organización y preparación de un movimiento militar que evite la ruina y el desmembramiento del país» y que «sólo se pondría en marcha si las circunstancias lo hicieran absolutamente necesario». El movimiento no debía tener ninguna etiqueta política determinada; nada estaba fijado de antemano en cuanto a si se restauraría o no la monarquía o si se adoptarían las posiciones de los partidos de derecha; la naturaleza del régimen que se establecería se decidiría a su debido tiempo. Se decidió que el golpe de Estado sería liderado por Sanjurjo, el líder rebelde más veterano, si no el más capaz de liderar una insurrección militar. Franco, sin comprometerse en firme, se limitó a indicar que cualquier pronunciamiento debería estar libre de cualquier etiqueta específica. Incluso entonces, consideraba que era demasiado pronto para emprender cualquier acción contra el gobierno con alguna posibilidad de éxito, pero no negaba el principio de su participación en caso de absoluta necesidad.

La familia Franco llegó a Canarias el 11 de marzo de 1936 y se embarcó hacia Tenerife, donde le esperaba un recibimiento poco amable: los sindicatos de izquierda habían declarado una jornada de huelga general para protestar contra su llegada a la isla, y una manifestación le recibió con abucheos. Se creó un cuerpo de guardia que, encomendado al primo Pacón, escoltaba a Franco y a su familia en casi todos los desplazamientos. Parece seguro que Franco estaba siendo vigilado, su teléfono intervenido y su correo interceptado, por lo que la única forma de comunicarse con sus colegas de la metrópoli era por mensajería privada. Franco se mantuvo en contacto con Mola y fue informado del progreso de la conspiración a través de comunicaciones secretas.

En la metrópoli, los preparativos del levantamiento siguieron su curso sin él. Las enemistades personales prevalecían y paralizaban la consulta. A Franco, por ejemplo, no le gustaba el viejo general Cabanellas, que iba a ser el líder de la conspiración, porque era masón. Franco no fue el inspirador ni el organizador de la conspiración, papel que desempeñó Mola, apodado «el Director». La actitud cautelosa de Franco siguió molestando a los oficiales más comprometidos, y los principales conspiradores empezaron a cansarse de lo que llamaban su «coquetería». Sin embargo, Mola y otros conspiradores nunca se plantearon prescindir de Franco, al que consideraban indispensable para el éxito del pronunciamiento, dado el prestigio del que gozaba entre la derecha española y en el ejército. En contra de lo que afirmó posteriormente, Franco no formó parte de la conspiración a partir de marzo, sino que se negó a comprometerse durante muchas semanas, proclamando que aún no había llegado el momento de actuar de forma drástica e irrevocable, y que la situación en España aún podía resolverse. Además, no se hacía ilusiones sobre el resultado de una rebelión armada, que consideraba una empresa desesperada con altas probabilidades de fracaso; nunca imaginó que el movimiento alcanzaría un éxito fácil, y estaba convencido de que el asunto sería largo. Por lo tanto, no eran principalmente escrúpulos lo que atormentaba a Franco; simplemente consideraba la empresa demasiado arriesgada.

En abril, ante una ola de violencia, desorden y anarquía generalizada, un puñado de militares, en su mayoría retirados, se reunió en Madrid. Llamando a su grupo la «junta de generales», pusieron a Mola al frente. Mola, al igual que otros oficiales, estaba obsesionado con el peligro comunista, término que suele utilizarse para designar a la izquierda revolucionaria. A finales de mayo, Sanjurjo aceptó asumir el liderazgo de Mola para organizar el próximo levantamiento. La revuelta se lanzaría en nombre de la república, con el objetivo de restablecer la ley y el orden, y su único lema sería «Viva España». Después de que la izquierda se hiciera con el control, el país sería gobernado inicialmente por una junta militar, que organizaría un plebiscito entre un electorado previamente depurado sobre la forma de gobierno: república o monarquía. Se respetaría la legislación anterior a febrero de 1936, se preservaría la propiedad privada y la Iglesia y el Estado permanecerían separados. Por su parte, Franco, aunque monárquico por formación y tradición, se preocupaba poco por el estatuto jurídico del Estado, y habría estado dispuesto a servir a una república conservadora y burguesa, siempre que ésta garantizara el mantenimiento del orden público, la jerarquía social, el papel de la Iglesia y el lugar del ejército en la nación. Por el momento, Franco se mantuvo al margen y eludió las propuestas de los conspiradores o las desestimó con firmeza, alegando que el proyecto era prematuro, que estaba mal preparado, que las mentes no estaban maduras, etc.

Los planes de Mola se complicaron cada vez más y la insurrección ya no se concibió como un golpe de Estado, sino como una insurrección militar seguida de una mínima guerra civil, que duraría unas semanas, con algunas columnas de tropas rebeldes enviadas desde las provincias y que convergerían en la capital. En junio, Mola había llegado a la conclusión de que las guarniciones de la Península por sí solas no podían llevar a cabo toda la operación y que la insurrección sólo podría tener éxito si se trasladaba la mayoría de las unidades de élite desde Marruecos, que el propio Franco siempre había considerado indispensable. A Franco se le ofreció el mando de estas fuerzas, y a finales de junio parecía querer participar. Para transportarlo rápidamente desde las Islas Canarias hasta el Marruecos español, se ideó el plan de contratar un avión privado.

Durante esos mismos meses, la situación social había seguido empeorando. El desempleo se disparó y las dificultades para aplicar las reformas del nuevo gobierno frustraron las expectativas creadas por la victoria del Frente Popular. Los enfrentamientos callejeros aumentaron y el gobierno se mostró incapaz de mantener la ley y el orden. La Falange, por su parte, se esforzó en crear un clima de terror. Falangistas y anarquistas practicaron la «acción directa», y una furia asesina, a la que los tiempos añadían ahora una dimensión suicida, se apoderó de los anarquistas y de los campesinos pobres, mientras que los socialistas y los comunistas, liberados de la responsabilidad gubernamental, practicaban la demagogia. La situación estuvo marcada por múltiples violaciones de la ley, ataques a la propiedad privada, violencia política, oleadas de huelgas masivas, muchas de ellas violentas y destructivas, ocupaciones ilegales de tierras a gran escala en el sur, oleadas de incendios provocados, destrucción generalizada de la propiedad privada, cierres arbitrarios de escuelas católicas, saqueo de iglesias y de propiedades eclesiásticas en algunas zonas, por la generalización de la censura, por las miles de detenciones arbitrarias, por la impunidad de las acciones criminales del Frente Popular, por la manipulación y politización de la justicia, por la disolución arbitraria de las organizaciones de derecha, por las coacciones y amenazas durante las elecciones en Cuenca y Granada, por un notable recrudecimiento de la violencia política, con un saldo de más de 300 muertos. Además, al no haber elecciones, el gobierno decretó la toma de posesión de muchos gobiernos locales o provinciales en gran parte del país. Antes de la revolución existía un clima de anarquía, anarquía y violencia creciente. El odio y el miedo al adversario se apoderaron de las mentes tanto de la izquierda como de la derecha. La inacción del gobierno ante la violencia y el catastrofismo de la prensa y de los dirigentes de la derecha alimentaron el pánico de las clases medias y altas ante la amenaza comunista. En realidad, la república estaba muerta en octubre de 1934, la izquierda había demostrado su desprecio por la legalidad constitucional y la derecha su sed de represión despiadada. Incluso antes de las elecciones de febrero de 1936, estos partidos habían proclamado que no acatarían el veredicto de las urnas si iba en su contra.

Por temor a convertir innecesariamente al ejército en un enemigo, el gobierno suspendió temporalmente las purgas en el alto mando, recordando que en los cuatro años anteriores había habido cuatro insurrecciones revolucionarias y que, si se producía un nuevo levantamiento, sólo el ejército podría neutralizarlo. Por otra parte, al no dudar de que todas las reformas decisivas se habían llevado a cabo en las fuerzas armadas, el gobierno creyó que ahora podía considerar al ejército como un tigre de papel, incapaz de desempeñar un papel político importante, e imaginó que estaba a salvo de la rebelión militar. Los rumores de la conspiración debieron llegar a oídos del gobierno, pero éste, al igual que con la violencia, tendió constantemente a minimizar los peligros que amenazaban a la república y se abstuvo de mostrar la firmeza necesaria. Además, algunos sectores de la izquierda, incluida la facción moderada de Indalecio Prieto, llevaban meses afirmando la necesidad de una guerra civil, y desde hacía algunas semanas el movimiento socialista de Largo Caballero intentaba precipitar una rebelión militar. Socialistas y anarquistas creían que una victoria decisiva de los trabajadores sólo era posible mediante una insurrección armada, que sólo podía adoptar la forma de resistencia a una contrarrevolución militar; todos estaban convencidos de que conseguirían aplastar esa contrarrevolución mediante una huelga general, que les llevaría al poder. El gobierno de Casares Quiroga esperaba una revuelta militar en cualquier momento desde el 10 de julio, e incluso la convocó, convencido de que fracasaría como la sanjurjada de 1932, por lo que mostró poco celo en impedirla, ya que esperaba que esto le permitiera «limpiar» el ejército y así fortalecer la posición del gobierno. Azaña escribiría que la sublevación militar era una «coyuntura favorable» que podía ser «aprovechada para cortar los nudos que los procedimientos normales de los tiempos de paz no habían permitido desatar, y para resolver radicalmente algunas cuestiones que la república mantenía en suspenso».

Franco, pretendiendo ser correcto con el gobierno, tuvo la amabilidad de advertir a Azaña del malestar y descontento dentro del ejército. Envió una carta en este sentido a Casares Quiroga el 23 de junio de 1936, en la que afirmaba que los oficiales y suboficiales no eran hostiles a la República, y se ofrecía a remediar la situación; instaba al Gobierno a dejarse asesorar por generales que, «libres de pasiones políticas», se preocuparan por las inquietudes y preocupaciones de sus subordinados ante los graves problemas de la Patria. Esta carta, que fue interpretada de muchas maneras diferentes y que Casares Quiroga dejó sin respuesta, fue, según Paul Preston, «una obra maestra de la ambigüedad». Se dio a entender claramente que si Casares entregaba el mando a Franco, podría frustrar las conspiraciones. En esta fase, Franco habría preferido sin duda lo que consideraba el restablecimiento del orden, con la aprobación legal del gobierno, antes que arriesgarlo todo en un golpe de Estado.

A finales de junio de 1936, los preparativos para el pronunciamiento estaban casi terminados, y sólo faltaba llegar a un acuerdo con los carlistas y asegurar la participación de Franco. Yagüe y Francisco Herrera, amigo personal de Gil-Robles, fueron comisionados para persuadir a Franco de que se uniera a ellos, y probablemente Franco había dado, hacia finales de junio, alguna promesa, pues el 1 de julio Herrera llegó a Pamplona para obtener la aprobación de Mola del plan de alquilar un avión para transportar a Franco desde las Islas Canarias a Marruecos. El compromiso de Franco en ese momento hizo que sólo jugara un papel secundario entre los conspiradores: tras la sublevación, Sanjurjo se convertiría en Jefe de Estado, Mola ocuparía un alto cargo político, al igual que los civiles Calvo Sotelo y Primo de Rivera, Fanjul sería Capitán General de Madrid, y Goded de Barcelona; a Franco se le reservó el cargo de Alto Comisario para Marruecos.

El 3 de julio, Mola aprobó el plan de alquiler de un avión, para el que el financiero Juan March, con sede en Biarritz, emitió un cheque en blanco el 4 de julio. El avión, un Dragon Rapide, se alquiló en Londres y despegó el 11 de julio, pilotado por el británico William Henry Bebb, que desde el 12 de julio estaba listo en Casablanca, a la espera del día del pronunciamiento. Pero Franco, aún dubitativo, envió al día siguiente a Mola un comunicado, con cifras, en el que afirmaba que tenía una «pequeña geografía» -lo que significaba claramente que no se comprometía con el proyecto- en la que anunciaba su retirada, alegando que aún no había llegado el momento del pronunciamiento, que no podía ser apoyado por un número suficiente de personas, y que no estaba preparado. Este mensaje, que fue remitido a Madrid, llegó a Mola a última hora de la tarde del día 13 y provocó no sólo el enfado de Mola, sino también una gran consternación, pues ya se habían enviado mensajes a los militares de Marruecos dándoles instrucciones para iniciar la rebelión el día 18. En respuesta, Mola modificó algunas de las instrucciones y ordenó que, en cuanto se iniciara la insurrección, el general Sanjurjo volara desde Portugal a Marruecos para tomar el mando de las fuerzas del Protectorado.

En la noche del 12 al 13 de julio, José Calvo Sotelo, para algunos historiadores el cerebro civil de la conspiración, fue asesinado en Madrid por miembros de la Guardia de Asalto (leales a la república). Unas horas antes, su comandante, el teniente Castillo, que había herido gravemente a un militante de derechas, había sido abatido en Madrid. Inmediatamente, las tropas de asalto se dirigieron al Ministerio del Interior exigiendo autorización para detener a una serie de dirigentes conservadores, entre ellos Gil-Robles y Calvo Sotelo, a pesar de que, como diputados, gozaban de inmunidad parlamentaria. A pesar de ello, el Ministro del Interior emitió una orden de detención formal contra ellos, en violación de la ley. Resulta que Gil-Robles estaba ausente de Madrid en ese momento, pero Calvo Sotelo fue detenido ilegalmente por un grupo variopinto de tropas de asalto, policías fuera de servicio y varios activistas socialistas y comunistas, y luego asesinado en represalia por el asesinato de Castillo, y abandonado a la entrada del Cementerio del Este.

Sin embargo, el gobierno no tomó las medidas oportunas y los autores del asesinato pasaron a la semiclandestinidad o se pavonearon con arrogancia. La única reacción del gobierno fue detener a doscientos activistas de derechas, sin hacer nada para proteger a los moderados y conservadores. La noticia de este asesinato provocó la indignación general, y fracciones de la derecha, particularmente activas, llamaron a la rebelión militar como único medio de restaurar el orden. Muchos indecisos se unieron entonces a la conspiración, y por la tarde Indalecio Prieto visitó a Casares Quiroga para pedirle en nombre de los socialistas y comunistas que distribuyera armas a los trabajadores ante la amenaza de pronunciamiento, a lo que Casares se negó.

El 14 de julio, Mola recibió un nuevo mensaje de Franco comunicando su decisión de unirse a la conspiración. El historiador Reig Tapia señala: «Es evidente que el 18 de julio de 1936 el general Franco no se distinguió por su espíritu rebelde ni por su resolución, circunstancia que sus hagiógrafos se han encargado de ignorar debidamente. Si Franco se levantó, no fue porque la situación se hubiera vuelto insoportable, sino porque comprendió que no había alternativa. En 1960, Franco declaró en un discurso que sin este asesinato, que decidió a muchos vacilantes, el levantamiento nunca habría recibido el apoyo necesario de los militares. En particular, la capacidad de los asesinos políticos de actuar bajo la cobertura del Estado disipó los escrúpulos de los últimos indecisos. La situación límite, a la que Franco siempre se había referido como el único elemento que podía justificar una revuelta armada, finalmente se había producido. En ese momento era incluso menos peligroso rebelarse que no hacerlo. Comunicó a Mola su total compromiso con la causa e instó a los demás a iniciar el levantamiento lo antes posible. Dio instrucciones a su primo Pacón para que sacara pasaje para su mujer y su hija en un barco alemán con destino a El Havre, a fin de mantenerlas fuera de peligro.

Golpe de Estado

El 14 de julio, el avión fletado en Londres aterrizó en Gando, en Gran Canaria. Tras el aterrizaje, Franco debía dejar su residencia en Tenerife y dirigirse a la isla vecina para tomar el avión sin despertar las sospechas de un gobierno alerta. Muy convenientemente, dos días antes de la fecha de la sublevación, el comandante militar de Gran Canaria, el general Balmes, recibió un disparo (accidental o no) en el abdomen, lo que permitió a Franco utilizar el pretexto de asistir al funeral para tomar un barco con su mujer, su hija, Pacón y otros oficiales de confianza, y viajar a Gran Canaria, llegando a Las Palmas al día siguiente, 17 de julio. Franco asistió al funeral y luego hizo los últimos preparativos para el levantamiento, que tendría lugar el 18 de julio.

En Marruecos, por temor a que se descubriera el complot, y basándose en los rumores de que los conspiradores iban a ser detenidos, los legionarios y los tabores nativos habían adelantado su movimiento un día, sin esperar a Franco, y así fue en la tarde del 17 de julio cuando se inició la sublevación en África. El 18 de julio, a las cuatro de la mañana, Franco fue despertado para informarle de que las guarniciones de Ceuta, Melilla y Tetuán se habían levantado con éxito. Esa misma mañana, Franco, tras embarcar a su mujer y a su hija hacia Francia, embarcó hacia las dos de la tarde en el Dragon Rapide, que le llevó a Marruecos.

El Rapid Dragon hizo escala en Agadir y Casablanca, donde Franco compartió habitación con el abogado y periodista Luis Bolín. Este último relata que en su habitación juntos Franco hablaba mucho, refiriéndose a su vez a la liquidación del Imperio, a los errores de la República, a la ambición de una España más grande y más justa; claramente, Franco estaba impulsado por la necesidad de salvar el país. Al día siguiente, 19 de julio de 1936, el avión voló a Tetuán, capital del Protectorado y cuartel general del Ejército de África, donde, al llegar a las 7.30 horas, Franco fue recibido con entusiasmo por los insurgentes y recorrió las calles abarrotadas de gente al grito de «¡Viva España! ¡Viva Franco! Redactó un discurso, difundido posteriormente por las radios locales, en el que presentaba como asegurada la victoria del golpe de Estado («España se ha salvado») y terminaba diciendo: «Fe ciega, no dudar nunca, energía firme, sin dilaciones, porque la Patria lo exige». El movimiento arrastra todo a su paso y no hay fuerza humana que pueda contenerlo». Se esperaba que la noticia de que Franco asumía el liderazgo de la insurrección en África llevara a los oficiales indecisos de la metrópoli a unirse al pronunciamiento y elevara considerablemente la moral de los rebeldes.

El Protectorado cayó por completo bajo el dominio de los insurgentes entre el 17 y el 18 de julio. En la noche del 18, los rebeldes intentaron tomar el control de Sevilla, lo que hizo que Casares Quiroga se diera cuenta de que todos sus cálculos habían sido erróneos. Hacia las diez de la noche, el gobierno de Casares dimitió en bloque. Manuel Azaña, inclinado a tratar de encontrar primero una solución de compromiso, convenció hacia la medianoche a Diego Martínez Barrio, líder del más moderado de los partidos del Frente Popular, para que formara un gobierno centrista, excluyendo a la CEDA por la derecha y a los comunistas por la izquierda, que propiciara un acuerdo con los insurgentes. El 19 de julio, hacia las 4 de la mañana, creyendo que aún sería posible evitar la guerra civil, Martínez Barrio se puso en contacto con los mandos militares regionales, la mayoría de los cuales aún no se habían levantado en armas, para pedirles que no rompieran filas y prometerles un nuevo gobierno de conciliación entre la derecha y la izquierda; ante ello, propuso un amplio acuerdo, ofreciendo, entre otras cosas, entregar a los militares ministerios importantes, como el de Interior y el de Guerra. Las conversaciones telefónicas de Martínez Barrio consiguieron abortar la insurrección militar en Valencia y Málaga, pero no lograron convencer a la mayoría de los principales mandos rebeldes. En concreto, Martínez Barrio habló con Mola, quien descartó cualquier posibilidad de reconciliación y le contestó que ya era demasiado tarde, dado que los insurrectos habían jurado no retroceder una vez iniciada la rebelión, y que estaba a punto de declarar la ley marcial en Pamplona y de implicar a las guarniciones del norte en la sublevación.

A eso de las siete de la mañana del día siguiente, comenzó una vasta y violenta manifestación que reunió a los caballeristas, a los comunistas e incluso al ala más radical del partido de Azaña. Poco después, Martínez Barrio, agotado, presentó su dimisión.

El gobierno había calculado erróneamente que la mayor parte del ejército permanecería fiel a la república y que, por tanto, la rebelión sería fácil de aplastar. El 19 de julio quedó claro que la insurrección se había extendido a todos los cuarteles del norte, y que no había garantías de que las tropas que permanecían leales fueran suficientes en número para neutralizarla. Azaña nombró un nuevo gabinete ministerial, encabezado por José Giral. Decidió no apoyarse únicamente en las unidades del ejército leal y las fuerzas de seguridad, sino que pronto anunció su intención de «armar al pueblo» y disolver las unidades militares rebeldes. En realidad, sólo armó a los movimientos revolucionarios organizados, una decisión que garantizaría una guerra civil a gran escala.

Situación tras el golpe de Estado

Cuando Franco llegó a Tetuán en la mañana del 19 de julio, la insurrección ya se había extendido a la mayoría de las guarniciones del norte de España. Algunas unidades no se rebelaron hasta el 20 y 21 de julio, y otras nunca se unieron al levantamiento. Los insurgentes se habían apoderado de algo más de un tercio de España, y el control inmediato del resto del territorio parecía imposible. En Marruecos, Franco podía contar con un ejército insurgente y ya victorioso, y Mola, con el apoyo de los carlistas, no había encontrado resistencia en Navarra. Igualmente, Burgos, Salamanca, Zamora, Segovia y Ávila se habían levantado sin oposición. A su vez, Valladolid cayó después de que el jefe de la 7ª Región Militar, el general Molero, fuera detenido por los generales rebeldes y la resistencia de los ferroviarios socialistas fuera aplastada. En Andalucía, Cádiz cayó al día siguiente de la sublevación gracias a la llegada de fuerzas procedentes de África; y Sevilla, Córdoba y Granada prometieron su lealtad al bando insurgente, una vez aplastada sangrientamente la resistencia obrera.

Así, tras el golpe de Estado, una zona nacionalista, formada por territorios desarticulados, se enfrentaba a una España republicana, apenas mellada por las invasiones rebeldes. Dos tercios del territorio español quedaron del lado del gobierno, con las provincias más importantes en términos de población y economía, Cataluña, el Levante, la mayor parte de Andalucía, Extremadura, el País Vasco, casi toda Asturias excepto Oviedo, y todo Madrid, casi todas las grandes ciudades -Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Málaga, donde el levantamiento fracasó y donde los trabajadores habían marchado contra sus vacilantes autoridades, se apoderaron de las armas y rechazaron a los insurgentes-, y los principales centros de producción industrial y de recursos financieros. Los milicianos de Madrid, tras reprimir la sublevación en la capital, se trasladaron a Toledo para derrotarla también allí.

El ejército, con unos 130.000 soldados estacionados en la metrópoli, y la Guardia Civil, una fuerza de unos 30.000 hombres, se dividieron casi a partes iguales entre los insurgentes y los que permanecieron leales a la República. Este aparente equilibrio, sin embargo, se inclinó a favor de los insurgentes, teniendo en cuenta el ejército africano perfectamente equipado, la única parte del ejército español que se había empapado en la batalla. Fue, sobre todo, una rebelión de los oficiales de rango medio, de los mandos intermedios y de los más jóvenes. De los 11 mandos superiores más importantes, sólo tres, incluyendo a Franco, se unieron a la rebelión, al igual que sólo 6 de los 24 generales de división en activo, incluyendo de nuevo a Franco (el último general de división en unirse a la conspiración), Goded, Queipo de Llano y Cabanellas, y sólo 1 de los 7 mandos superiores de la Guardia Civil, pero este porcentaje tendía a aumentar considerablemente cuanto más se descendía en la jerarquía. Más de la mitad de los oficiales en activo estaban en la zona republicana, aunque muchos intentaron cruzar. En la marina y la fuerza aérea, la situación era mucho menos favorable a los rebeldes, ya que la izquierda conservaba el control de casi dos tercios de los buques de guerra y la mayoría de los pilotos militares, junto con el grueso de los aviones. La rebelión se había producido, de una forma u otra, en 44 de las 51 guarniciones del ejército español, en su mayoría por oficiales afiliados a la Unión Militar Española. El elemento clave capaz de explicar el éxito o el fracaso de la sublevación en las distintas zonas fue la posición adoptada por la Guardia Civil y las Tropas de Asalto: allí donde estos cuerpos se mantuvieron del lado de la República, la sublevación fracasó.

Incluso en Marruecos, la situación de los nacionalistas era difícil: la república se benefició de la ayuda de los suboficiales de la marina, que impidieron que las tropas insurgentes cruzaran el Estrecho y desembarcaran en España. Sin la lenta reacción del gobierno, reacio a distribuir armas al pueblo, como exigían los sindicatos, el vigor de la reacción popular podría haberla convertido en un fracaso total. El gobierno, por su indecisión ante el levantamiento, se vio pronto desbordado por la espontaneidad revolucionaria de los anarquistas y socialistas, que sin demora se enfrentaron a los insurgentes. Esta decidida reacción, que sorprendió a los golpistas, hizo que se abortara el golpe, incluso en zonas donde esperaban que tuviera éxito. Este fue el caso, en particular, de Barcelona, donde mandaba el general Goded, que era uno de los bastiones de la conspiración. El efecto paradójico de la sublevación fue que en las zonas donde el putsch había fracasado, estalló una revolución social, es decir, lo que los rebeldes intentaban evitar con su levantamiento. Sin embargo, al mismo tiempo, las fuerzas populares desconfiaron de los jefes militares que habían permanecido fieles, lo que puso en peligro las posibilidades del gobierno de poner fin a la rebelión rápidamente, antes de que el ejército marroquí lograra cruzar el estrecho de Gibraltar.

La relación entre Franco y Queipo de Llano estuvo marcada por el resentimiento mutuo, Queipo odiando a Franco como individuo, y Franco desconfiando de Queipo por su temprana adhesión a la República. De hecho, finalmente se prefirió a Franco como líder, ya que Queipo de Llano y Mola, antiguos republicanos, despertaron fuertes reservas entre quienes financiaron el golpe, es decir, el banquero Juan March y Luca de Tena, el riquísimo director del periódico monárquico ABC, que actuaron como intermediarios entre los monárquicos y el mundo financiero y trabajaron por la restauración de la monarquía. Según Andrée Bachoud, «los conservadores, e incluso los alemanes, preferían a este pequeño y silencioso general, que, siendo católico y notoriamente monárquico, conocía a todo el mundo y no parecía tener vínculos con nadie, a cualquier otro líder». Además, Franco, a pesar de su reserva, tenía una influencia muy fuerte sobre sus compañeros.

Aunque el golpe había fracasado en parte, los generales insurgentes eran optimistas, algunos de ellos, como Orgaz, creían que la victoria del golpe era sólo cuestión de horas, o como mucho de días. Mola creía, tras el fracaso en Madrid, que la victoria se retrasaría varias semanas, el tiempo necesario para llevar a cabo una operación en la que Madrid quedaría atrapada en un movimiento de pinza entre las fuerzas del Norte y las tropas de África procedentes del Sur. Franco fue uno de los generales más cercanos a la realidad; pero aun así, fue demasiado optimista al conjeturar que la consolidación no se lograría antes de septiembre.

El 27 de julio, Franco concedió una entrevista al periodista estadounidense Jay Allen, en la que declaró: «Salvaré a España del marxismo a cualquier precio»; y, a la pregunta del mismo periodista: «¿Significa esto que habrá que matar a media España?», respondió: «Repito: a cualquier precio». Ese mismo mes de agosto, el diario ABC de Sevilla recogía la proclama de Franco: «Este es un movimiento nacional, español y republicano que salvará a España del caos en el que pretenden sumirla». No es un movimiento para la defensa de algunos individuos determinados; por el contrario, tiene en mente el bienestar de las clases trabajadoras y de los humildes.

El 15 de agosto hizo izar en Sevilla la antigua bandera de la monarquía, proscrita por la República, aunque el levantamiento se había iniciado bajo el lema «Salvemos la República» y con el objetivo primordial de restablecer la ley y el orden. Los mandos regionales fueron casi unánimes en estas condiciones previas y prometieron que se respetaría toda la legislación social «válida» de la República (lo que significaba esencialmente la normativa anterior al 16 de febrero de 1936), al igual que el programa político original de Mola estipulaba el respeto absoluto a la Iglesia católica, pero también el mantenimiento de la separación de la Iglesia y el Estado. Pronto los insurgentes se autodenominaron «nacionales» (aunque en la prensa extranjera se les llamaría comúnmente nacionalistas), afirmando así su patriotismo y respeto por la tradición y la religión, y ganando rápidamente el apoyo popular, especialmente entre una gran parte de las clases medias, así como entre la población católica en general. Los insurgentes veían la guerra civil como un enfrentamiento entre la «verdadera España» y la «anti-España», entre «las fuerzas de la luz» y «las fuerzas de las tinieblas», y llamaron a la sublevación y a la posterior guerra civil la «Cruzada».

El estallido de la guerra dio rienda suelta a los odios que llevaban muchos años latentes. En la zona republicana, los revolucionarios se dedicaron a asesinar a todos los que identificaban como enemigos. En particular, se persiguió a los sacerdotes y a los monjes, y en las grandes ciudades se generalizaron los paseos, eufemismo de las ejecuciones extrajudiciales. En la zona rebelde, el odio se combinó con consideraciones estratégicas; Yagüe, tras tomar Badajoz y llevar a cabo una feroz represión que costó miles de vidas, comentó a un periodista: «Claro que los matamos, ¿qué te crees? ¿Que iba a tomar 4.000 prisioneros rojos en mi columna, cuando tenía que avanzar contrarreloj? ¿O que los iba a dejar en la retaguardia para que Badajoz volviera a ser roja? Desde el primer día, el odio fue palpable en las proclamas de los insurgentes. Queipo de Llano, el mismo día del golpe, declaró en Radio Sevilla: «Los moros cortarán las cabezas de los comunistas y violarán a sus mujeres. Los sinvergüenzas que todavía tienen la pretensión de resistir serán fusilados como perros».

El inicio de la insurrección significó también el comienzo de los juicios sumarios y las ejecuciones. Unos días antes de la sublevación, Mola ya había dado sus instrucciones: «Debemos advertir a los tímidos y a los indecisos que quien no está con nosotros está contra nosotros, y será tratado como un enemigo. Para los camaradas que no son camaradas, el movimiento victorioso será inexorable. Los generales Batet, Campins, Romerales, Salcedo, Caridad Pita, Núñez de Prado, así como el contralmirante Azarola y otros fueron fusilados por no sumarse a la sublevación. En la zona republicana, los generales Goded, Fernández Burriel, Fanjul, García-Aldave, Milans del Bosch y Patxot fueron ejecutados por haberse sublevado contra el Estado. Cuando Franco llegó a Tetuán, su primo hermano Ricardo de la Puente Bahamonde, comandante del aeródromo, iba a ser fusilado por estar al lado de la República y sabotear los aviones bajo su custodia; Franco, fingiendo estar enfermo, renunció al mando para que otra persona firmara la orden de ejecución.

Primeros meses de la guerra

Mientras tanto, Franco tenía dificultades para trasladar sus tropas a la Península, ya que la flota de guerra, de la que casi todos los buques operativos permanecían fieles al gobierno de Madrid, impedía, al menos hasta el 5 de agosto, cualquier movimiento desde Marruecos y permitía al gobierno bloquear y bombardear las costas del Protectorado. El único medio de transportar tropas al otro lado del Estrecho era el aire, pero Franco sólo disponía de siete pequeños y anticuados aviones, que ya había utilizado para llevar a decenas de legionarios a Sevilla para ayudar a Queipo de Llano, que había tomado la ciudad en una audaz maniobra. Sin embargo, era esencial para él poder contar con una fuerza aérea más poderosa, y por lo tanto con apoyo extranjero, por lo que Franco se dirigió inmediatamente a Italia y Alemania. Incluso antes de su llegada a Tetuán, varios cientos de hombres habían sido transportados por mar a Cádiz -un factor decisivo en la toma de la ciudad- y a Algesiras; pronto, sin embargo, las tripulaciones de los barcos se amotinaron y el transporte de tropas tuvo que limitarse a lo que podían proporcionar las pequeñas felucas marroquíes. Por otra parte, el general Kindelán, fundador de la fuerza aérea española y participante en la sublevación, había propuesto a Franco que sus tropas fueran transportadas por aire y había establecido un puente aéreo que, sin embargo, no era todavía suficiente para transportar a los más de 30.000 efectivos africanos.

Por lo tanto, de momento se quedó bloqueado en Tetuán con sus tropas, y mientras esperaba que los medios materiales llegaran a la Península, Franco se dedicó a la labor de propaganda, sobre todo por radio, un medio que utilizaría ampliamente durante toda su vida. Sus primeros discursos revelan unas orientaciones políticas todavía vagas, en las que se otorga un papel capital al ejército, «crisol de las aspiraciones populares». Prometió que el Movimiento velaría por «el bienestar de las clases trabajadoras y modestas, y el de la sacrificada clase media». Su declaración en la radio de Tetuán el 21 de julio terminó con un «Viva España y la República», dando fe de que los rebeldes habían acordado no tomar ninguna posición sobre la naturaleza jurídica del régimen que pretendían establecer. Las referencias religiosas también estaban ausentes o casi ausentes.

Una de las primeras acciones de Franco tras su llegada a Tetuán fue pedir ayuda internacional. Por medio del Dragon Rapide, envió a Luis Bolín primero a Lisboa, para informar a Sanjurjo, y luego a Italia, para asegurar el apoyo de ese país y negociar la adquisición de aviones de combate. El 22 de julio de 1936, el marqués de Luca de Tena y Bolín se reunieron con Mussolini en Roma. Unos días después, el 27 de julio, llegó a España la primera escuadra de bombarderos Pipistrello italianos.

Franco decidió pedir también ayuda a Alemania y envió emisarios, que finalmente consiguieron una reunión con Hitler, que tuvo lugar en Bayreuth el 25 de julio y reunió a Hitler, Goering y dos representantes nazis en Marruecos, portadores de una carta de Franco en la que se exponía la situación al 23 de julio, se hacía un balance de los escasos recursos disponibles y se pedía ayuda técnica, principalmente material de aviación, pagadera en un plazo no especificado. En tres horas, después de que las reticencias alemanas, provocadas por la impecabilidad de los rebeldes españoles, se disiparan tras la invocación de la lucha común contra el peligro comunista, Hitler decidió duplicar su ayuda, bajo la etiqueta de Operación Fuego Mágico (Unternehmen Zauberfeuer, por referencia a Wagner), enviando veinte aviones en lugar de los diez solicitados (aviones modelo Junkers Ju-523m), ciertamente a crédito. Este apoyo, aunque muy modesto, fue el punto de partida de la internacionalización de la guerra española. La ayuda se canalizó secretamente a través de dos empresas privadas creadas para este fin. Fue así, a través de Franco y por iniciativa suya, que la ayuda alemana e italiana llegó al campo nacionalista.

A finales de la primera semana de agosto, Franco había podido recibir quince aviones Juncker 52, seis viejos cazas Henschel, nueve bombarderos italianos S.81 y doce cazas FIAT CR.32, así como otras armas y equipos, pagados en parte por el banquero Juan March. Así, se podría organizar un puente aéreo entre Marruecos y España que permitiera el transporte de 300 hombres cada día. Al mismo tiempo, la aviación golpeó a la flota republicana que controlaba el Estrecho de Gibraltar. Como la capacidad de transporte seguía siendo insuficiente, Franco, que había estado esperando el momento oportuno para poder transportar tropas por mar, tomó la decisión de hacerlo el 5 de agosto, tan pronto como se hubiera conseguido una cobertura aérea satisfactoria. En esa fecha, mientras la aviación italiana neutralizaba la resistencia de la armada republicana, Franco consiguió trasladar 8.000 soldados y diverso material mediante el llamado Convoy de la Victoria, a pesar del bloqueo de la flota republicana y de las reticencias de sus colaboradores. Al día siguiente, Alemania se unió a la cobertura aérea italiana enviando seis cazas Heinkel He 51 y 95 pilotos y mecánicos voluntarios de la Luftwaffe. A partir de entonces, los rebeldes recibieron regularmente suministros de armas y municiones de Hitler y Mussolini. Los barcos de transporte rebeldes cruzaban ahora el Estrecho de Gibraltar a intervalos regulares y el transporte aéreo también aumentó. Durante los tres meses siguientes, 868 vuelos transportaron casi 14.000 hombres, 44 piezas de artillería y 500 toneladas de equipo, una operación militar innovadora que contribuyó a aumentar el prestigio de Franco. A finales de septiembre, el bloqueo se había roto por completo, y 21.000 hombres y 350 toneladas de equipo habían sido transportados sólo por aire. Probablemente Franco se había dado cuenta de que las tripulaciones de los barcos republicanos se habían negado a obedecer a sus oficiales y los habían masacrado; la flota republicana, desorganizada, no podría por tanto oponerse al traslado de sus tropas. Según Bennassar, «no fueron los aviones italianos y alemanes los que esencialmente hicieron posible el cruce del Estrecho; fueron útiles, pero nada más».

El 20 de julio de 1936 se produjo un hecho crucial para el futuro acceso de Franco a la jefatura del Estado. En Estoril, el avión que debía llevar a Sanjurjo a Pamplona iba demasiado cargado (Sanjurjo había llevado un gran baúl con uniformes y medallas con vistas a su entrada solemne en Madrid) y se estrelló poco después del despegue. Sanjurjo, que iba a liderar el golpe, murió quemado. Paradójicamente, su muerte fue un golpe de suerte para el Movimiento Nacional, ya que dejó el camino libre dos meses después para un comandante en jefe más joven y capaz. Es dudoso que Sanjurjo hubiera tenido la capacidad de ganar una larga, cruel y compleja Guerra Civil.

Desde la muerte de Sanjurjo, la fragmentación de la zona nacionalista había dado lugar a la aparición de tres líderes: Queipo de Llano en el frente andaluz, Mola en Pamplona y Franco en Tetuán. Mola había creado el 23 de julio la Junta de Defensa Nacional, integrada por él mismo y los siete principales mandos de la zona norte nacionalista, y presidida en teoría por el viejo general Miguel Cabanellas, antiguo diputado del Partido Radical, centrista y masón, al que su antigüedad designó para la presidencia, pero de hecho por el general Dávila. Franco no era miembro de la Junta, pero el día 25, ésta reconoció su papel fundamental y le nombró General en Jefe del Ejército de Marruecos y Sur de España, es decir, comandante del contingente más importante del ejército nacionalista. Queipo de Llano, Franco y Mola trabajaban juntos, aunque cada uno tenía un cierto grado de autonomía. Desde el principio, Franco había actuado como líder del Movimiento, no como un subordinado regional, dando órdenes a los comandantes del sur y enviando a sus representantes directamente a Roma y Berlín.

El cruce del Estrecho de Gibraltar por las tropas africanas fue motivo de cierto desánimo en la zona republicana, donde había quedado el recuerdo de la brutal acción represiva de estas tropas durante la revolución de Asturias en octubre de 1934. Este traspaso de tropas, un reto difícil que Franco había sabido sostener con brillantez, le había permitido consolidar las posiciones rebeldes en el sur de España, lo que supuso un éxito tanto a nivel diplomático como militar.

El 7 de agosto de 1936, Franco voló a Sevilla y se instaló en el lujoso Palacio de Yanduri, que había sido puesto a su disposición. Desde allí, junto con Queipo de Llano, se lanzó a la conquista del territorio andaluz, así como de Extremadura. Sus objetivos eran enlazar con la zona norte controlada por Mola y luego tomar la capital. Tan pronto como la situación en Andalucía occidental se estabilizó lo suficiente, fue posible organizar primero dos columnas de asalto, cada una con 2.000 a 2.500 hombres, y luego una tercera columna de unos 15.000 hombres. Estas columnas, formadas por legionarios y tropas indígenas al mando de Juan Yagüe, entonces teniente coronel, partieron el 2 de agosto de 1936 por Extremadura hacia el norte y Madrid, y consiguieron avanzar 80 kilómetros en los primeros días. La defensa de Madrid ocupó a gran parte de las fuerzas republicanas; las milicias que encontraron en el camino a Madrid las aguerridas tropas de Franco no fueron rival para ellas. Gracias a la superioridad aérea proporcionada por las fuerzas aéreas italianas y alemanas, las tropas rebeldes tomaron muchos pueblos y ciudades en la carretera de Sevilla a Badajoz con poco coste. Los milicianos de izquierda y todos los sospechosos de simpatizar con el Frente Popular fueron sistemáticamente exterminados. En Almendralejo fueron fusilados mil prisioneros, entre ellos un centenar de mujeres. En sólo una semana, la columna rebelde avanzó 200 kilómetros; el rápido avance de las tropas marroquíes hizo maravillas en campo abierto contra milicias mal dirigidas, indisciplinadas e inexpertas.

En el frente norte, sin embargo, tras una semana de combates, el avance de Mola hacia Madrid se había estancado. Sus tropas y milicias voluntarias, superadas por su adversario, se estaban quedando sin municiones. Mola llegó a considerar la posibilidad de retirarse a una posición defensiva a lo largo del río Duero. Franco insistió en que no se retiraría ni cedería ningún territorio, uno de sus principios básicos durante todo el conflicto. Mola consiguió mantener su posición, pero no pudo avanzar.

El 11 de agosto, las tres columnas de Yagüe tomaron Mérida, y el 14 de agosto entraron en Badajoz para despejar la frontera con el Portugal amigo. La batalla en la ciudad duró sólo 36 horas, al final de las cuales la mayoría de los combatientes de la ciudad, que eran casi 2.000, fueron fusilados en la Plaza de Toros por las tropas moras. Esta carnicería, que se conoció como la masacre de Badajoz, desacreditó a Franco, responsable de toda la operación, más que a Yagüe, su ejecutor. De acuerdo con la estrategia de Franco, el objetivo era destruir físicamente al enemigo republicano a sangre fría. Este tipo de exacciones se repetiría a lo largo del conflicto, y se declararía el estado de guerra en cada ciudad conquistada. Además, a Franco no le importó la desaprobación internacional. Paul Preston señala que el terror al avance de moros y legionarios fue una de las mejores armas de los nacionales en su marcha hacia Madrid. Dada la férrea disciplina con la que Franco dirigía las operaciones militares, es poco probable, sostiene Preston, que el uso del terror en este caso haya sido un subproducto espontáneo de la guerra, inadvertido por Franco. Según Andrée Bachoud:

«La marcha victoriosa de sus hombres siembra el terror. Los métodos del jefe militar no han cambiado desde la guerra de Marruecos o la represión en Asturias. El deseo deliberado de un líder de causar impresión, y el deseo ya expresado durante las primeras campañas marroquíes de que la negociación o el perdón dieran al enemigo la oportunidad de recuperar su fuerza y la ventaja. Este tipo de razonamiento no pertenece sólo a las tropas franquistas: la violencia se ejerce en todas partes con el mismo frenesí, nunca reprimido ni condenado en estos batallones dirigidos por oficiales que no tienen más experiencia que la guerra de África. Las guerras coloniales les han enseñado la primacía de la ley del más fuerte sobre el respeto de los hombres. No cambiarán sus métodos en el territorio nacional. Es cierto que el mando único no existe todavía y que es difícil imponer un comportamiento a los hombres colocados bajo múltiples mandos; no es menos cierto que ningún jefe militar se preocupa de dar instrucciones de moderación; las masacres forman parte de un orden de cosas aceptado y nunca lamentado.

Las dificultades de Yagüe para capturar Badajoz hicieron que Italia y Alemania aumentaran su apoyo a Franco. Mussolini envió un ejército de voluntarios, el Corpo Truppe Volontarie (CTV), compuesto por unos 2.000 italianos y totalmente motorizado, y Hitler un escuadrón de profesionales de la Luftwaffe (el 2JG88), con unos 24 aviones.

Gracias a la disciplina de las tropas y a la falta de unidad de mando en el campo republicano, los rebeldes de las dos zonas, norte y sur, consiguieron unir sus fuerzas a principios de septiembre. La situación inicial se había invertido así; en octubre, el oeste de España, con la excepción de las zonas costeras del norte, formaba un único territorio bajo el dominio nacionalista. Cada vez más, Franco actuó como líder titular de la insurgencia. Reintrodujo el uso de la bandera bicolor de sangre y oro sin pedir el consentimiento de sus compañeros. Desvió la simpatía de la enorme cohorte monárquica y trandicionalista en su propio beneficio, mientras se distanciaba de las gesticulaciones fascistas. El único con reconocimiento internacional, fue el receptor de la ayuda extranjera y el líder de las fuerzas de combate decisivas. Aunque Mola aceptó en general sus iniciativas, sus relaciones con Queipo de Llano en el sur siguieron siendo más tensas.

El 26 de agosto, Franco trasladó su cuartel general al palacio de Golfines de Arriba, en Cáceres, donde creó un embrión de gobierno, algo que no habían hecho ni Mola ni Queipo de Llano. Eran: su hermano Nicolás, confuso secretario político encargado de los asuntos políticos; José Sangroniz, ayudante de asuntos exteriores; Martínez Fuset, asesor jurídico, encargado de la justicia militar; y Millán-Astray, jefe de propaganda. A su lado estaban el inevitable Pacón, algunos viejos camaradas de África, Kindelán, encargado de la aeronáutica, y Luis Bolín, encargado de la propaganda. Juan March, que actuó como enlace entre Franco y el mundo empresarial, también desempeñó un papel destacado. Pronto se le unieron Serrano Suñer y su hermano Ramón, que pronto renunció a sus anteriores convicciones. Franco había reconstituido así su mundo familiar a su alrededor.

El 3 de septiembre, las tropas franquistas tomaron Talavera de la Reina. Al hacerse pública la ferocidad de las tropas moras en Badajoz, parte de la población huyó de la ciudad, al igual que parte de la milicia republicana, incluso antes de que se librara la batalla. El 20 de septiembre, las columnas llegaron a Maqueda, a unos 80 km de Madrid.

Para entonces, Franco ya se había elevado por encima de los demás líderes nacionalistas, incluido Mola, mientras que Cabanellas, el presidente de la Junta, era poco más que un símbolo en la estructura política y militar. Al mismo tiempo, los comandantes nacionalistas de las diferentes zonas habían conservado una considerable autonomía. Franco había reforzado su relación con Roma y Berlín, recibiendo todos los suministros italianos y gran parte de los alemanes, y redistribuyéndolos a las unidades del norte. Los tres gobiernos amigos que apoyaban a los militares -Italia, Alemania y Portugal- lo consideraban el principal líder. El 16 de agosto voló por primera vez a Burgos, sede de la Junta, para planificar y coordinar la campaña militar con el general del norte, Mola, que se mostró abierto y colaborador.

Mientras tanto, en el Protectorado, los lugartenientes de Franco habían llegado a un acuerdo con los jefes nativos, que permitía al bando nacionalista convertir Marruecos en una rica reserva de voluntarios musulmanes, cuyos efectivos alcanzarían los 60 ó 70 mil hombres.

En Maqueda, casi a las puertas de Madrid, Franco desvió parte de sus tropas a Toledo para desalojar el Alcázar, que estaba sitiado por los republicanos. Esta controvertida decisión, que dejó vía libre a los republicanos para reforzar las defensas de Madrid, le valió un gran éxito propagandístico personal. El Alcázar era un hervidero de resistencia nacionalista, donde en los primeros días de la sublevación un millar de guardias civiles y falangistas habían ido a atrincherarse con mujeres y niños, y desde el que opusieron una desesperada resistencia a sus asaltantes. Tras liberarlas el 27 de septiembre de 1936, los franquistas se esmeraron en convertir esta operación en una leyenda, consolidando aún más la posición de Franco entre los líderes rebeldes. Su foto en la que aparece con José Moscardó y Varela caminando por las ruinas del Alcázar, y muy emocionado abrazando a los supervivientes, dio la vuelta al mundo y sirvió para que fuera reconocido como el líder de la insurrección militar.

Se ha criticado la elección estratégica de dar prioridad a la Academia Militar de Toledo asediada sobre Madrid, pero Franco era plenamente consciente del retraso que esta decisión provocaría. Quiso aprovechar el efecto que la salvación del Alcázar tendría sobre su prestigio, en un momento en el que se debatía la conveniencia de una dirección militar única y en el que los generales nacionalistas debían tomar una decisión definitiva sobre la unificación del mando militar y, por extensión, sobre la naturaleza del poder político que debía establecerse en la zona nacionalista, un poder político del que Franco aspiraba a convertirse en depositario; la razón política le había dictado entregar a los héroes asediados de Toledo y aparecer así como su libertador. Además, la ciudad, que durante mucho tiempo fue la capital imperial de España, era una cuestión simbólica clave. Otros autores han visto en ella la manifestación del maquiavelismo de Franco y la decisión cuidadosamente meditada de prolongar la guerra para tener tiempo de asentar definitivamente su poder: la toma de Madrid habría sido demasiado temprana y no habría permitido aplastar totalmente al adversario; para lograr este objetivo, la guerra debía durar. Para lograr este objetivo, la guerra tenía que durar. Si Franco se comprometía a organizar la victoria de su bando, lo haría sin excesivas prisas, pues tenía que dejar madurar su prestigio y asentar su poder. La toma de Madrid a finales de septiembre habría supuesto sin duda el fin de la guerra, haciendo innecesaria la creación de un mando único; el Directorio de Generales habría tenido que resolver sin demora el problema de la naturaleza del Estado, antes de que Franco hubiera obtenido la posición privilegiada que deseaba.

Otros autores refutan el argumento de que Franco había cometido un gravísimo error operativo al retrasar una semana la marcha sobre Madrid. Es cierto que a principios de octubre Madrid no tenía defensas fuertes y podría haber sido tomada fácilmente, antes de que la situación militar cambiara una semana después, cuando las armas y los especialistas militares soviéticos entraron en acción en un número significativo. Sin embargo, parece dudoso que un avance decidido sobre Madrid en septiembre, con los flancos mal protegidos, con una logística débil y prescindiendo totalmente de los otros frentes, hubiera permitido a Franco capturar rápidamente la capital y poner así fin a la Guerra Civil. En la práctica, era poco probable que Franco adoptara una estrategia tan audaz, ya que iba en contra de sus principios y costumbres. El retraso de un mes no sólo se debió a la liberación del Alcázar, sino también, y principalmente, a los limitados recursos de los nacionales; a finales de septiembre, Franco, que tuvo que destinar refuerzos a otros frentes que amenazaban con sucumbir, no podía contar con una concentración suficiente de tropas. Además, la elección de Franco por parte de la Junta de Defensa no estaba condicionada de hecho a la liberación del Alcázar. Finalmente, al dar prioridad a la conquista de la zona republicana del norte, sin salida al mar, que contaba con la mayor parte de la industria pesada, las minas de carbón y hierro, una población cualificada y la principal industria armamentística, en detrimento del asalto a Madrid, Franco inclinó la balanza de poder a su favor.

Acceso al poder

Con la muerte accidental de Sanjurjo, la sublevación estaba decapitada, y los fracasos de Goded en Barcelona y Fanjul en Madrid habían dejado al general Mola sin competidores en la carrera por la condición de líder de la insurrección. El 23 de julio de 1936, Mola creó una Junta de Defensa Nacional de siete miembros, encabezada por Miguel Cabanellas, en la que todavía no figuraba Franco. Franco no fue admitido en la Junta hasta el 3 de agosto, cuando las primeras unidades procedentes de África habían cruzado el Estrecho de Gibraltar y Franco había establecido relaciones privilegiadas con Italia y Alemania. En las negociaciones para la ayuda italiana, fue Franco quien tomó la iniciativa y las llevó a buen puerto. Mussolini y su ministro de Asuntos Exteriores, Ciano, tenían una innegable preferencia por Franco frente a Mola. También en Alemania aumentaron los contactos con Franco, que tuvo la suerte de contar con el apoyo de nazis activos que vivían en Marruecos. El 11 de agosto, en una conversación telefónica, Mola y Franco habían acordado que no era eficaz duplicar los esfuerzos para obtener ayuda internacional, y desde entonces Mola había cedido a Franco la tarea de mantener las relaciones con los que ya eran sus aliados, y supervisar así el suministro de materiales.

La composición de la Junta de defensa reflejó la división de los insurgentes. Incluía cuatro oficiales oportunistas o políticamente mal definidos, los generales Mola y Dávila, y los coroneles Montaner y Moreno. Tenía dos monárquicos en su composición inicial, con Saliquet y Ponte. El general Cabanellas no gustaba a la extrema derecha por su republicanismo y su pertenencia a la masonería. La división se complicó aún más con la inclusión de Franco el 3 de agosto, seguida de la inclusión de los generales Queipo de Llano (republicano) y Orgaz (monárquico) el 17 de septiembre. En este contexto de discordia, pronto quedó claro que la Junta era incapaz de dar coherencia a una coalición tan dispar, y mucho menos de crear un nuevo Estado frente al aparato republicano. Este Comité, en el que los jefes militares de la rebelión, con exclusión de todos los civiles, decidían en pie de igualdad, no tenía autoridad suficiente para poner fin a la independencia de hecho de la que gozaban sus miembros, geográficamente dispersos, cada uno de los cuales actuaba como dueño absoluto de sus respectivos territorios conquistados por las armas. El 26 de julio de 1936, a falta de un verdadero acuerdo, se habían resignado a confiar la presidencia a su miembro más antiguo, el general Cabanellas.

Franco, al igual que Goded, era más popular que sus compañeros, y aunque su candidatura fue defendida por sus compañeros monárquicos, que fueron engañados sobre sus intenciones, Franco no estaba vinculado a ningún clan y se hizo pasar por el hombre de la sabiduría y el término medio. Aunque no era realmente uno de los miembros fundadores de la conspiración, había salvado a sus colegas de un estancamiento mortal y estaba bien situado para imponerse como su árbitro providencial. A partir de septiembre (es decir, después de sólo dos meses), ya era el candidato más fuerte para liderar el levantamiento. El 15 de agosto, Franco tomó una iniciativa que puede deducirse del hecho de que ya estaba considerando esta posibilidad y que probablemente ayudó a consolidar aún más su posición: sin haber consultado a Mola, Franco adoptó la bandera rojigualda en un solemne acto público en Sevilla, para que después la Junta, a la que Franco había obligado a aceptar esta iniciativa, sólo pudiera ratificarla oficialmente. Con esta iniciativa, Franco se aseguró el apoyo de los monárquicos, mientras que sólo dos semanas antes Mola había rechazado tajantemente a Juan de Borbón, el heredero de la corona, cuando quiso unirse a la sublevación. Franco podía contar ahora con un grupo de militares -a saber, Kindelán, Nicolás Franco, Orgaz, Yagüe y Millán-Astray- dispuestos a maniobrar para elevarle a la posición de comandante en jefe y jefe de Estado.

El 4 de septiembre de 1936 se formó el primer gobierno unificado del Frente Popular, presidido por el socialista Francisco Largo Caballero, al que se unieron dos meses después cuatro representantes anarcosindicalistas. A mediados de septiembre, este gobierno comenzó a crear un nuevo ejército republicano, centralizado y disciplinado. Las primeras armas soviéticas llegaron a principios de octubre, junto con un gran grupo de asesores militares soviéticos, cientos de aviadores y conductores de tanques, a los que pronto se unieron las Brigadas Internacionales.

El 14 de septiembre de 1936, la Junta celebró una reunión en Burgos en la que se discutió el problema del mando único. Esta iniciativa no partió tanto de Franco, sino de los generales monárquicos Kindelán y Orgaz, que creían que el mando único era esencial para la victoria y pretendían que el régimen militar avanzara hacia la monarquía. Franco contaba con el apoyo de sus asesores más cercanos, y los italianos y alemanes veían a Franco como el hombre clave en el campo nacionalista. El asunto fue adquiriendo importancia a medida que las columnas franquistas se acercaban a las afueras de Madrid. Los roces que Franco no había podido evitar con Queipo de Llano en el sur, y las pocas desavenencias entre Mola y Yagüe, jefe de las columnas de asalto contra Madrid en el centro, habían hecho cada vez más evidente la necesidad de un comandante en jefe. Por ello, Kindelán había instado a Franco a convocar una reunión de toda la Junta para presentar la propuesta de unidad de mando. El 12 de septiembre de 1936, en una reunión secreta en Salamanca, la Junta preparó primero un proyecto de decreto que especificaba las modalidades de un mando político y militar unificado. Este texto, cuya redacción fue confiada a José de Yanguas Messía, profesor de derecho internacional, preveía la disolución de la Junta de Defensa, el establecimiento de un mando único para todos los cuerpos del ejército, confiado a un generalísimo, «jefe del gobierno del Estado mientras dure la guerra», ejerciendo su autoridad sobre «todas las actividades políticas, económicas, sociales y culturales nacionales». La reunión decisiva se fijó para el 21 de septiembre, en un pequeño edificio de madera en las afueras de Salamanca, donde se había improvisado una pequeña pista de aterrizaje, ya que la mayoría de los participantes iban a llegar en avión. En esta reunión, convocada por Franco en la fecha acordada, y que fue tensa, Kindelán, en repetidas ocasiones y con el apoyo de Orgaz, insistió en que se tratara el problema del mando único. La reunión se abrió a las 11 horas, se suspendió a mediodía y se reanudó a las 16 horas. Kindelán volvió a insistir: «Si no se nombra un general en jefe en ocho días, me voy». Después de que Kindelán propusiera el nombre de Franco, que parecía ser el menos comprometido por los compromisos políticos anteriores, que había conseguido el mayor número de éxitos militares y que podía contar también con el apoyo de Mola, fue nombrado Generalísimo, es decir, comandante supremo del ejército. No contaba con el apoyo de Cabanellas, que abogaba por una dirección colegiada y recordaba las dudas que había tenido Franco hasta el último momento antes de decidirse a sumarse a la sublevación. La reunión terminó con el compromiso de los participantes de mantener en secreto la decisión hasta que el general Cabanellas la hiciera oficial por decreto; sin embargo, los días pasaron sin que el presidente de la Junta hiciera un anuncio oficial.

Fue también ese día cuando Franco, retrasando la marcha sobre Madrid, decidió desviar sus tropas a Toledo para liberar el Alcázar. El 27 de septiembre se libera el Alcázar y se celebra una manifestación en honor a Franco en Cáceres. Al día siguiente, 28 de septiembre, se celebró una nueva reunión de la Junta en Salamanca para decidir los poderes del mando único, y Kindelán llevó un borrador del decreto que él y Nicolás habían redactado el día anterior, según el cual Franco sería nombrado Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas (Generalísimo) con poderes que incluían los de «Jefe de Estado», «mientras dure la guerra». Ante la reticencia de los demás miembros de la Junta a aceptar la idea de combinar el mando militar y el poder político en una sola persona, Kindelán propuso un receso para comer, durante el cual él y Yagüe presionaron a los demás miembros del consejo para que apoyaran la propuesta. Al reanudarse la reunión, la propuesta fue aceptada por todos, excepto por Cabanellas, y con reservas por Mola, y se encargó al Consejo que redactara el decreto definitivo. Al salir de la reunión, Franco declaró que «este es el momento más importante de mi vida».

El decreto, redactado por Yanguas Messía, decía en su primer párrafo que «en ejecución del acuerdo alcanzado por la Junta de Defensa Nacional, se nombra Jefe de Gobierno del Estado Español a su Eminencia General de División don Francisco Franco Bahamonde, quien asumirá todos los poderes del nuevo Estado». Aunque la propuesta de Kindelán había supuesto que este nombramiento sólo sería válido mientras durara la guerra, esta restricción no se mantuvo en el decreto finalmente aprobado. Ramón Garriga, que posteriormente formó parte del servicio de prensa de Franco en Burgos, afirmó que Franco leyó en el proyecto de decreto la mención de que sería jefe de gobierno del Estado español sólo de forma provisional «mientras durara la guerra» y que lo tachó antes de presentarlo a Cabanellas para su firma.

El decreto que finalmente emitió Cabanellas el 30 de septiembre de 1936 proclamaba a Franco «jefe del gobierno del Estado español», por tanto sin la cláusula de limitación de sus poderes a la duración de la guerra. Gracias a esta omisión, Franco iba a asumir un poder ilimitado tanto en su alcance como en su duración. El decreto también desmilitarizó el poder, creando de hecho un Comité Técnico cuyos miembros eran en su mayoría civiles menores llamados a desempeñar el papel de ministros. En opinión de Mola, estas medidas eran medidas de emergencia que se aplicarían sólo mientras durara la guerra, tras lo cual se volvería al plan original, es decir, a un proceso político que incluyera un plebiscito nacional, sujeto a cuidadosos controles, que determinaría el futuro régimen de España. Los miembros de la Junta no preveían el establecimiento de una dictadura política permanente por parte de un solo hombre. Sintomáticamente, Franco, a pesar de que sólo había sido nombrado «Jefe de Gobierno», comenzó a referirse a sí mismo como «Jefe de Estado». Al día siguiente, los medios de comunicación franquistas publicaron la noticia de que había sido investido «Jefe de Estado», y ese mismo día Franco firmó su primera orden como «Jefe de Estado».

La investidura de Franco como Jefe de Estado tuvo lugar el 1 de octubre de 1936 en Burgos, y se celebró con gran pompa y circunstancia, en presencia de representantes de Alemania, Italia y Portugal. El Generalísimo declaró en esta ocasión: «Señores generales y jefes de la Junta, podéis estar orgullosos, habéis recibido una España rota y me entregáis una España unida en un ideal unánime y grandioso. La victoria está de nuestra parte»; y de nuevo: «Mi mano será firme, mi muñeca no temblará, y me esforzaré por elevar a España al lugar que le corresponde en vista de su historia y del lugar que ha ocupado en tiempos pasados». Aunque en este discurso esbozó un régimen mal identificado bastante similar a los regímenes totalitarios existentes y dejó claro que no pensaba en un mandato limitado, no fue hasta el transcurso de la Guerra Civil cuando salió a la luz su ambición de ser un dictador vitalicio, revelando Franco unas apetencias políticas en su mayoría insospechadas.

Tan pronto como el general Franco fue nombrado jefe de Estado, se instauró un culto a su personalidad y se lanzó una campaña de propaganda de corte fascista, en la que se inundó la zona insurgente con carteles con su imagen y se exigió a los periódicos el lema: «Una Patria, un Estado, un Caudillo», que se diferenciaba del «Ein Volk, ein Reich, ein Führer» de Adolf Hitler. Al igual que Mussolini, que había elegido el título de Duce, Franco adoptó el epíteto de Caudillo, un título medieval que significa «líder guerrero», más concretamente «líder guerrillero», utilizado por primera vez en 1923 y para el que tuvo un dilema desde el principio, ya que estaba arraigado en el pasado medieval de España y la Reconquista, y formaba parte de una tradición épica, de la geste nacional y católica. Precisamente, un caudillo es una figura carismática, un regalo de la Providencia a un pueblo, un mesías investido de una misión redentora, que España, pervertida por el marxismo, el anarquismo y la masonería, necesitaba. Se convirtió así en objeto de una adulación orquestada por una prensa cada vez más disciplinada y controlada, una adulación que pronto superó a la de cualquier otro personaje vivo de la historia de España. A su paso, durante sus discursos y en las reuniones públicas, se le aclamaba con «Franco, Franco, Franco», y se ensalzaban en abundancia sus supuestas virtudes: inteligencia, fuerza de voluntad, justicia, austeridad… Aparecen sus primeros hagiógrafos, que lo describen como «Cruzado de Occidente, Príncipe de los Ejércitos». Sus expresiones, citas, palabras y discursos fueron recogidos a coro en todos los medios de comunicación, y desde entonces, una de sus obsesiones será tener la sartén por el mango en estos medios. Por otra parte, el 30 de septiembre de 1936, el obispo de Salamanca, Enrique Plá y Deniel, publicó una carta pastoral titulada Las dos ciudades -en alusión a la Ciudad de Dios de San Agustín- en la que por primera vez se calificaba la sublevación de «cruzada» (aunque en este aspecto el clero se había adelantado a los dirigentes carlistas, que habían inaugurado el uso del término). Todo un ceremonial cuasi religioso acompañaba a su personaje, y Franco se prestaba a esta representación, ya fuera por convicción o por cálculo. El 3 de octubre se trasladó a Salamanca y, aceptando el ofrecimiento del obispo Plá y Deniel, se instaló en el Palacio Episcopal, amalgamando así, como iba a acostumbrar, las funciones con los lugares simbólicos -aunque para una estancia que preveía corta, hasta su inminente y definitivo traslado a la capital-.

También desde entonces se intensificó su fervor religioso, y asistía diariamente a misa a primera hora de la mañana en la capilla de su residencia oficial; algunas tardes rezaba el rosario al lado de su esposa; y finalmente, desde entonces, tenía un confesor personal. No hay duda de que era católico, aunque su expresión pública como joven oficial haya sido limitada. La Guerra Civil le llevó a una intensa práctica religiosa, no ajena al sentido del destino providencial que empezaba a desarrollar. El concepto de religión debía ser, por encima del de nación, el principal soporte moral del Movimiento Nacional; su nuevo Estado debía ser confesional. La dimensión de una lucha por el cristianismo -de una «cruzada»- no dejaría de servirle. Andrée Bachoud lo explica:

«Era la garantía de una identidad que muchos españoles temían perder. Es cierto que en los primeros tiempos utilizó una fraseología neofascista adaptada al modo español, pero es en la restitución de un antiguo ritual donde se reconocen la mayoría de sus seguidores. Sus discursos demuestran que, naturalmente, está a la altura de la sintaxis de una derecha arcaica, creativa y simbólica, en consonancia con el imaginario político de una agrupación sociológica desfasada de lo que puede llamarse la «modernidad» del momento. Su conformidad con gran parte de su entorno es una de las claves de su éxito, y los testimonios de apoyo le refuerzan sin duda en la idea de que está designado para cumplir una misión superior.

Así, todos los españoles amenazados por la revolución del Frente Popular, desde los aristócratas monárquicos hasta la clase media y los pequeños agricultores católicos de las provincias del norte, se unieron en torno a Franco como su líder en una lucha desesperada por la supervivencia. Los nacionalistas pusieron en marcha una vasta contrarrevolución de derechas encarnada en un neotradicionalismo cultural y espiritual sin precedentes. Las escuelas y las bibliotecas se purgaron no sólo del radicalismo de izquierdas, sino también de casi todas las influencias liberales, y la tradición española se consagró como la brújula de una nación de la que se decía que había perdido el rumbo al seguir los principios de la Revolución Francesa y el liberalismo.

Aunque concedió una considerable autonomía a sus subordinados, desde el principio ejerció un poder personal total y una firme autoridad sobre todos los mandos militares, hasta el punto de que algunos de los que le habían votado se sorprendieron de su trato distante e impersonal y de la extensión de su autoridad. La actividad política de grupos y partidos dejó de existir en la Zona Nacional; todas las organizaciones de izquierdas fueron prohibidas por la ley marcial desde el inicio del conflicto, y Gil-Robles ordenó en una carta fechada el 7 de octubre de 1936, una semana después de la toma del poder por parte de Franco, que todos los miembros de la CEDA y sus milicias se sometieran completamente al mando militar. Sólo los falangistas y los carlistas conservaron su autonomía respecto a la nueva autoridad, pero cuando los carlistas intentaron en diciembre abrir su propia escuela de oficiales independiente, Franco la cerró inmediatamente y envió al líder carlista, Manuel Fal Conde, al exilio. Por otro lado, mientras que a los falangistas se les permitió durante un tiempo tener dos escuelas de formación militar, Franco se encargó de unificar todas las milicias bajo un solo mando regular. A los pocos jefes militares que le habían pedido que instara a Franco a adoptar un sistema de gobierno más colegiado, Mola les respondió que para él lo principal era ganar la guerra y que en ese momento era necesario no comprometer la unidad.

En Salamanca, Franco tenía un secuaz, Lorenzo Martínez Fuset, cuya misión era aniquilar todo lo que pudiera perjudicar al orden franquista, es decir, masones, liberales, anarquistas, republicanos, socialistas o comunistas, y por este medio consiguió un gran número de adhesiones a la Falange y alistamientos. Franco, señala Andrée Bachoud, «se complacía en el papel de patriarca aparentemente bondadoso, practicando constantemente la justicia distributiva, pero que combinaba con la realidad de una acción represiva despiadada».

Franco envió telegramas a Hitler y Rudolf Hess para informarles de su investidura en tono cordial. Hitler respondió a través del diplomático alemán Du Moulin-Eckart, que en una reunión con Franco el 6 de octubre le ofreció el apoyo alemán, pero pospuso el reconocimiento del gobierno rebelde hasta la esperada toma de Madrid. Du Moulin informó a las autoridades de Berlín de la disposición de Franco: «La amabilidad con la que Franco expresó su veneración por el Führer y el Canciller, su simpatía por Alemania y la delicada y cálida acogida que recibí no dejan lugar a dudas sobre la sinceridad de su actitud hacia nosotros.

Ramón, que seguía en contacto regular con Nicolás, había decidido a mediados de septiembre de 1936, dos semanas antes de que su hermano se convirtiera en Generalísimo, romper con la zona republicana. Cuando Ramón se presentó en Salamanca el 6 de octubre de 1936, Franco le perdonó todos sus antiguos pecados políticos y, para protegerle de posibles represalias, le reintegró en el grupo familiar y ordenó un proceso judicial acelerado, del que Ramón salió inocente el 23 de noviembre. A finales de mes, Franco le nombró teniente coronel y le designó jefe de la importante base aérea de Mallorca. El 26 de noviembre, Kindelán, que no había sido informado, envió a Franco la que probablemente fue la carta más airada que había recibido de un subordinado. Ramón, poniéndose al servicio de la causa insurgente, se ganó el respeto de sus compañeros por su compromiso y competencia profesional, y sobre todo por su ejemplo, dirigiendo personalmente muchas acciones y realizando 51 misiones de bombardeo sobre las ciudades republicanas de Valencia, Alicante y Barcelona. Murió en un accidente aéreo el 28 de octubre de 1938.

La posición de Franco se consolidó aún más después de que José Antonio Primo de Rivera fuera ejecutado por los republicanos en Alicante el 20 de noviembre de 1936, lo que llevó a la Falange a la órbita de Franco. Fue también en esta época cuando Franco creó una flamante Guardia Mora para su protección personal.

Consolidación de la autoridad de Franco y creación de un partido único (abril de 1937)

En los primeros meses de su gobierno, Franco se concentró en los asuntos militares y las relaciones diplomáticas. Se prohibieron las actividades políticas y todas las fuerzas de la derecha apoyaron al nuevo régimen. Sólo la Falange siguió haciendo proselitismo, pero se cuidó de no interferir con la administración militar. A partir de abril de 1937, Franco se dedicó a consolidar su posición política, con la valiosa ayuda de Ramón Serrano Súñer, que llegó a Salamanca el 20 de febrero de 1937. Serrano Suñer, político experimentado y hábil, mucho más capacitado que Franco y su hermano Nicolás para resolver los problemas que planteaba la construcción de un nuevo Estado y la unificación de las fuerzas dispares, heterogéneas y a veces opuestas que apoyaban a Franco, pronto sustituyó a Nicolás como asesor político de Franco, e intentó dar a la España nacionalista la apariencia de un Estado organizado, inspirándose en el sistema mussoliniano. En 1937, Franco trató sobre todo de aniquilar el poder cuasi-autonómico que algunos de sus colegas militares ejercían aún en varias regiones, especialmente en Sevilla y Andalucía, sometidas desde hacía meses a la buena voluntad de Queipo de Llano. También tuvo que disciplinar e integrar en el ejército a las milicias de las organizaciones de extrema derecha y a los carlistas. Sólo una vez concluidas estas operaciones internas pudo Franco llevar a cabo su acción de gobierno, en particular promulgando, el 31 de enero de 1938, una ley orgánica que ponía fin a las funciones de la Junta Técnica, reorganizándola en un gobierno compuesto por departamentos ministeriales clásicos.

El segundo gran golpe político de Franco fue imponer un partido único y cometer, en palabras de Guy Hermet, un «golpe de Estado dentro de un golpe de Estado». La coalición antirrepublicana englobaba un conjunto de aspiraciones muy diversas y a veces antagónicas: los monárquicos (que esperaban la restauración de la dinastía borbónica), la CEDA (en aquel momento todavía un movimiento republicano de derechas) y la Falange (el partido dominante, con 240.000 militantes en 1937). La mayoría vio el mandato de Franco como un interinato, en el mejor de los casos una regencia, hasta el final de la guerra.

En un principio, Franco intentó fundar un partido político basado en la CEDA, similar al creado por el dictador Primo de Rivera, pero las reticencias de algunos falangistas y carlistas, cuyos movimientos habían adquirido un poder considerable desde la sublevación, le hicieron desistir y cambiar de estrategia. En general, la Falange difería notablemente del pensamiento reaccionario que dominaba la España nacional, sobre todo en materia religiosa, y muchos falangistas profesaban una hostilidad frontal al catolicismo establecido, así como al ejército de corte clásico. Sin embargo, al darse cuenta de que la lógica de las circunstancias hacía necesario avanzar hacia una gran organización política nueva, los falangistas comenzaron en febrero de 1937 a negociar las condiciones de una posible fusión con los carlistas. Estos últimos, sin embargo, eran católicos ultratradicionalistas y muy escépticos con el fascismo, y no se pudo llegar a un acuerdo de fusión aceptable.

Serrano Suñer se propuso crear una especie de equivalente institucionalizado del fascismo italiano, pero más arraigado en el catolicismo que la ideología italiana. Esto suponía fundar un partido político estatal basado en la Falange como fuerza principal, ya que, según Serrano Suñer, «el carlismo adolecía de cierta inactividad política; por otra parte, gran parte de su doctrina estaba incluida en el pensamiento de la Falange, y ésta tenía el contenido social y revolucionario para que la España nacionalista absorbiera ideológicamente a la España roja, que es nuestra gran ambición y deber». Para poner en marcha este sistema neofascista, Serrano Suñer se propuso poner orden en el magma de aspiraciones contradictorias que era el bando nacionalista, encerrándolo en un partido único bajo la dirección de Franco, que permitiera crear un Estado «verdaderamente nuevo», distinto de las construcciones anteriores, y que al mismo tiempo mantuviera un equilibrio de partidos, sin dar primacía de influencia a ninguno de los partidarios de la causa nacionalista.

Sin embargo, el único obstáculo real para la formación de ese partido único dedicado a Franco seguía siendo la Falange. La Falange había crecido enormemente, pero parecía vulnerable, pues sus principales líderes habían sido asesinados por las fuerzas represivas de la izquierda, y sus dirigentes supervivientes, incluido el nuevo líder Manuel Hedilla, carecían de prestigio, talento, ideas claras y capacidad de liderazgo, y estaban divididos en pequeñas agrupaciones. Con la ayuda de su hermano Nicolás y del comandante Doval, tomó el control de la Falange en diez días: primero, teleguiando a Hedilla contra el grupo Aznar-Dávila-Garcerán que acusaba a Hedilla de haberse vendido a Franco, y luego relegando al victorioso Hedilla a una posición subordinada; Este último, tras rebelarse el 23 de abril de 1937, fue detenido el 25 de abril como resultado de una manipulación orquestada por Doval y sus servicios, juzgado por un tribunal militar ad hoc por conspiración e intento de asesinato de Franco, y condenado a muerte el 29 de abril, luego indultado por intervención del embajador alemán y por presión de Serrano Suñer, pero políticamente demolido; y simultáneamente, el clan Primo de Rivera, muy reacio a la idea de una subordinación de la Falange a Franco, fue marginado.

El decreto de unificación política, que Serrano Suñer ultimó y que se hizo público en la radio el 19 de abril de 1937, establecía un partido único denominado Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, abreviado PET y de las JONS. Tradicionalistas o carlistas, falangistas y otros neofascistas formaban ahora un conjunto bajo el estricto control del jefe de gobierno. Al Caudillo, que ya había adornado su poder con una cierta legitimidad internacional y lo había dotado de una adecuada eficacia administrativa, le quedaba adornar su régimen con una legitimidad construida sobre una base ideológica a su medida; Según Guy Hermet, la solución llegó en forma de un partido único «sin una doctrina clara, un conjunto de tendencias contradictorias que se anulaban mutuamente, lo suficientemente impotente para tranquilizar a los católicos, pero lo suficientemente revestido de verborrea totalitaria para complacer a los jóvenes extremistas de derecha, así como a los protectores alemanes e italianos del Estado nacional». Aunque el nuevo partido oficial, el único autorizado, y el Estado adoptaron como credo los 26 puntos de la doctrina fascista de la Falange, Franco subrayó que no se trataba de un programa definitivo, absoluto e inmutable, sino que quedaba sujeto a modificaciones en el futuro. La nueva estructura no descarta una posible restauración monárquica. Todas las demás organizaciones políticas fueron disueltas, y se esperaba que sus miembros se unieran a FET y de las JONS, bajo el liderazgo de Franco, que se nombró a sí mismo líder nacional. La organización tendría un Secretario General, un Comité Político como órgano ejecutivo, y un Consejo Nacional más amplio, cuyos 50 miembros Franco, con la ayuda de Serrano Suñer, eligió según una sutil mezcla de diferentes tendencias.

Así, a diferencia de lo que había sucedido en la Italia fascista o en la Alemania nazi, señala Guy Hermet, «el partido único español se convirtió en el apéndice subordinado del Estado dictatorial en lugar de gobernarlo como un amo». El régimen de Franco nunca fue totalitario en la práctica»; de hecho, «aunque el Caudillo creyó conveniente halagar a sus aliados alemanes e italianos basando su poder en un partido de corte fascista, en el fondo era hostil a los impulsos pseudo-revolucionarios de los falangistas. Además, la buena sociedad encontraba a la Falange vulgar y popular, y no habría aceptado que la dictadura la convirtiera en la única estructura de liderazgo ofrecida a los españoles. El partido único sería, por tanto, semifascista, no una simple imitación del partido italiano o de cualquier otro modelo extranjero. Aunque Franco declaró que quería establecer un «estado totalitario», el modelo que invocó fue, sin embargo, la estructura política de los Reyes Católicos del siglo XV, lo que atestigua que lo que Franco tenía en mente no era un sistema de control absoluto de todas las instituciones, es decir, un verdadero totalitarismo, sino un estado militar y autoritario que dominara todas las esferas públicas pero que permitiera un semipluralismo limitado y tradicionalista. Si, mediante la creación de un partido único y la posterior confiscación de todo el discurso doctrinal, Franco se encontró en una posición de jefe de Estado igual en poder a la del Führer o el Duce, y con una milicia de combate igualmente poderosa, toda la operación se llevó a cabo mediante una dilución del discurso fascista, enmendada por una inyección de conservadurismo y clericalismo tradicional. La función de la nueva FET era, según sus propias palabras, incorporar a «la gran masa de no afiliados», ante lo cual cualquier rigidez doctrinal resultaba perjudicial. Asimismo, un mes después de la unificación política, tuvo que convencer a los obispos católicos de que la FET no propagaría «ideas nazis», su principal preocupación.

«Un Estado totalitario armonizará en España el funcionamiento de todas las capacidades y energías del país, dentro del cual y en la Unidad Nacional, el trabajo – juzgado como el menos lícito de los deberes a evadir – será el único exponente de la voluntad popular. Y gracias a ella, el sentimiento genuino del pueblo español podrá manifestarse a través de esos órganos naturales que, como la familia, el municipio, la asociación y la corporación, cristalizarán en la realidad nuestro ideal supremo.

– Francisco Franco

La unificación no fue bien recibida ni por los falangistas ni por los carlistas, pero ante la extraordinaria situación de guerra civil total, la gran mayoría aceptó, sin embargo, la imposición de la autoridad de Franco, salvo Hedilla y un pequeño grupo de falangistas influyentes, que se permitieron expresar sus reservas. Los oficiales superiores del ejército, muy pocos de los cuales eran falangistas, y que se consideraban depositarios del verdadero espíritu del Movimiento Nacional, tampoco se contentaron con esta reforma, sino que se absorbieron en sus deberes bélicos. Nadie en el bando nacional se atrevió a expresar sus recelos por miedo a poner en peligro el impulso de la victoria, por lo que la prolongación de la guerra sirvió a los planes de Franco.

Las acciones de Franco en el primer año de su gobierno mostraron al autócrata que nadie había sospechado hasta entonces. Era en Salamanca y en la familia donde se tomaban las decisiones de gobierno y de política exterior. Se dieron formas legales a las ejecuciones sumarias, encarcelamientos, destituciones de funcionarios sospechosos, etc. En Salamanca, el gobierno también creó una oficina cultural y de propaganda para contrarrestar el compromiso de los intelectuales occidentales con la República, un intento que acabó en fracaso.

Franco destituyó al heredero de la corona española, pero se cuidó de no ofender a los monárquicos que le apoyaban: cuando Juan de Borbón quiso unirse de nuevo al movimiento el 12 de enero de 1937 asumiendo un mando en la marina, le retuvo diplomáticamente en la frontera, argumentando que era mejor que el heredero del trono no tomara partido en la guerra y que no era conveniente ponerle en peligro. Más tarde justificó su actitud diciendo: «Primero debo crear la nación; luego decidiremos si es una buena idea nombrar un rey»; esto era tanto una vaga garantía de una futura restauración de la monarquía como una negación de cualquier oportunidad para que el príncipe obtuviera algún reconocimiento de la nación.

En 1937, Franco era el jefe absoluto del Estado, definiendo todas las estructuras de su funcionamiento y controlando todos los engranajes de la vida política. Había establecido un ritual que institucionalizaba y sacralizaba su autoridad; el 18 de julio, aniversario de la sublevación contra la república, y el 1 de octubre, fecha en la que fue nombrado Caudillo, fueron declarados fiestas nacionales. Menos de un año después del inicio de la Guerra Civil, el sistema de Franco ya estaba en marcha en forma de un totalitarismo específico enraizado en la tradición y la religión y que se suponía que reflejaba las aspiraciones de la gran mayoría del pueblo de su lado. Se intentó que Franco adoptara una variante del modelo político italiano, y se le dieron consejos en este sentido, pero esto sólo llevó a afirmar que el régimen español tenía una singularidad nacional y que sería un error forzarlo.

Mientras tanto, Franco se había instalado en Burgos, en el Palacio de la Isla, seguido pronto por Serrano Suñer y otros familiares cercanos de Carmen Polo. La familia Franco adoptó un estilo de vida provinciano, y a los visitantes les llamó la atención el estilo de «casa de huéspedes» que caracterizaba a esta agrupación tribal. En las ceremonias oficiales, el provincianismo del régimen era aún más evidente, con sus rituales de misas, fiestas y discursos hinchados.

Garantía de la Iglesia

El Caudillo logró obtener el apoyo incondicional de la Iglesia española y vencer las reticencias iniciales del Vaticano, hasta conseguir también su apoyo. Franco se enorgullece de haber recibido un telegrama del Papa el día de la victoria. Ante el creciente sentimiento católico entre los dirigentes y la población de la zona nacionalista, Franco, por convicción o por estrategia, se vio abocado a buscar prioritariamente el apoyo de Pío XI y, sobre todo, del cardenal Pacelli, entonces cardenal secretario de Estado, que definía la política exterior de la Santa Sede.

Finalmente, su régimen recibió la sanción de la Iglesia mediante una carta pastoral colectiva titulada A los obispos de todo el mundo, redactada por el cardenal Gomá, firmada por todos los obispos menos cinco (y excluyendo a los asesinados en la zona republicana), y publicada con la aprobación del Vaticano el 1 de julio de 1937. El documento, en el que se detallaba la posición de los prelados de la Iglesia española, reconocía la legitimidad de la lucha de los nacionalistas, aunque se reservaba la aprobación de la forma concreta adoptada por el régimen de Franco. Si comprometió a la Iglesia en España durante décadas, este texto actúa también como revelador de las divisiones que la santificación de la Guerra Civil había empezado a provocar entre los católicos, ya que algunos obispos se abstuvieron de firmarlo, y hay indicios de que Pío XI no lo apreció. Significativamente, el primer gobierno regular preparó la Carta del Trabajo sin consultar al episcopado, y un decreto del 21 de abril del mismo año impuso la unificación sindical, que también afectó a los sindicatos católicos.

La Iglesia concedió a Franco el privilegio de entrar y salir de las iglesias bajo palio, como persona de esencia sagrada. Tras la caída de Málaga, el 7 de febrero de 1937, Franco tomó la mano derecha de Santa Teresa, una reliquia que le acompañaría durante toda su vida.

Como Franco se había dedicado por completo a reforzar su posición de poder en las dos semanas siguientes a su nombramiento, sus tropas tuvieron que esperar hasta el 18 de octubre de 1936 para estar suficientemente preparadas para la ofensiva contra la capital. El 15 de octubre empezaron a llegar al puerto de Cartagena las primeras armas soviéticas: 108 bombarderos, 50 tanques y 20 vehículos blindados, que se dirigieron a Madrid, equiparando brevemente al ejército de la República con las fuerzas franquistas. A partir de entonces, se practicaría un nuevo tipo de guerra: anteriormente, las tropas africanas habían avanzado contra milicianos mal equipados y un ejército algunos de cuyos componentes tenían poca experiencia militar, un tipo de guerra no muy diferente a las guerras coloniales, de las que Franco, la Legión y las tropas regulares indígenas tenían una larga práctica. Tras la llegada de los armamentos soviéticos y la presencia de tropas italianas y alemanas, se trataba ahora de una guerra de frentes, en la que estos armamentos tenían un papel protagonista. Parece que Franco, atrapado en el mundo estratégico de la Gran Guerra, no pudo adaptarse a esta nueva situación. El 6 de noviembre, el ejército de Franco estaba frente a Madrid, listo para el asalto final. Ese mismo día, el gobierno de la República salió a toda prisa de la capital hacia Valencia, y en el bando franquista se profetizó que sería cuestión de horas que las tropas llegaran a la Puerta del Sol, centro emblemático de la ciudad.

Franco había presumido demasiado de un triunfo inminente para que se aceptara la tesis de una derrota calculada. El hecho es que esta derrota le serviría en última instancia, por un lado militarmente, ya que sus aliados italianos y alemanes no podían dejar de prever la derrota de un bando para el que se habían implicado, resignándose los alemanes a enviar equipo adicional y los italianos a firmar un acuerdo de cooperación militar, En segundo lugar, en el plano político, ya que esta derrota favoreció la puesta en marcha de un aparato de Estado que, en caso de victoria inmediata, habría sido impensable, y dio a Franco el tiempo necesario para cortar cualquier atisbo de oposición política y proceder a una depuración; Finalmente, las milicias carlistas y falangistas, resistentes al control de Franco, se vieron obligadas a fusionarse.

Durante este periodo, Franco intentó sobre todo transformar la actitud de espera de las demás naciones en un reconocimiento oficial, en particular tratando de obtener la calificación de la zona nacionalista como beligerante, lo que tendría ipso facto como consecuencia legal su reconocimiento como Estado. El 18 de noviembre de 1936, Hitler y Mussolini reconocieron al nuevo régimen de Franco como el único gobierno legítimo de España. Diez días más tarde, Franco firmó un tratado secreto con Mussolini, en el que las dos partes se prometían apoyo, consejo y amistad mutuos, y cada una se comprometía a no permitir que ninguna parte de su territorio fuera utilizada por una tercera potencia contra la otra. Este tratado marcó el inicio del apoyo italiano que crecería a partir de entonces, aunque Franco sólo pedía armas y poder aéreo y se resentía de la llegada de un número creciente de tropas de infantería de dudosa calidad. Hitler se mantuvo al margen porque, a diferencia de Italia, no tenía intereses ni ambiciones concretas en la región. A finales de 1936, Hitler comentó que para Alemania el aspecto más útil de la Guerra de España era que desviaba la atención de otras potencias de las actividades alemanas en Europa Central, y que por tanto era deseable que el conflicto se prolongara, siempre que Franco saliera victorioso al final.

Además de Alemania e Italia, Franco podía contar con la Santa Sede. La carta colectiva de los obispos, publicada el 1 de julio de 1937 y seguida del reconocimiento del régimen por parte del Papa, tuvo una repercusión internacional y, sin convencer a todos los católicos del exterior, contribuyó a infundirles dudas y a debilitar su benevolencia hacia los republicanos españoles.

Franco no tenía prisa por ajustar su nuevo régimen a las normas del fascismo y mantenía una tensa relación con el embajador alemán Wilhelm Faupel, que le exasperaba con su «excesivo y a menudo inoportuno interés» en los asuntos españoles. El interés de Alemania e Italia era forzar a los nacionalistas españoles a comprometerse con su bando, contribuyendo en la medida de lo posible a su victoria e implicándose así cada vez más en la Guerra Civil. La guerra se prolongó más allá de toda lógica militar y la incertidumbre del resultado de los combates hizo que Italia y Alemania aumentaran su participación, desafiando las convenciones del Comité de No Intervención. Al mismo tiempo, Franco trató de hacerse pasar a los ojos de las democracias como el apóstol de una reconciliación que acabaría dejando de lado a estos dos aliados.

En términos militares, Mussolini y los mandos italianos y alemanes criticaron a Franco por la lentitud de sus operaciones, pero el Caudillo no podía actuar de otra manera, ya que su organización militar nunca tuvo la eficacia necesaria para actuar con mayor rapidez y agilidad. Además, en la Guerra Civil española, no sólo estaba el enemigo en el campo de batalla, sino también una considerable población enemiga. Por lo tanto, Franco no podía limitarse a golpear al enemigo en un solo frente, y tenía que proceder paso a paso, metódicamente, y consolidar cada avance, provincia por provincia. La estrategia italiana de forzar una victoria rápida chocaba, por tanto, con la de Franco, que era partidario de un avance lento y una ocupación sistemática del territorio, acompañada de una necesaria limpieza y una muy buena consolidación de las posiciones adquiridas, en lugar de una rápida derrota de los ejércitos enemigos que dejara el país infectado de adversarios. El general alemán Wilhelm Faupel comentó que «la formación y la experiencia militar de Franco no lo hacían apto para la dirección de operaciones a la escala actual»; y el general italiano Mario Roatta indicó en un telegrama a Mussolini que «el personal de Franco era incapaz de organizar una operación adecuada para una guerra a gran escala». En privado, los italianos no sólo atacaron sarcásticamente al general Franco en el plano militar, sino que denunciaron la intensidad de la represión en la zona nacional, que consideraron inhumana e injustificada. Según Paul Preston, «juzgar a Franco por su capacidad de desarrollar una estrategia elegante e incisiva es entender mal el tema. Consiguió la victoria en la Guerra Civil de la manera y en el plazo que él quería y prefería. Más que eso, consiguió con esta victoria lo que más anhelaba: el poder político para rehacer España a su imagen y semejanza, sin que sus enemigos de la izquierda ni sus rivales de la derecha se lo impidieran.

Más tarde, en enero de 1937, Franco se vería obligado a aceptar un estado mayor conjunto alemán-italiano y a admitir a diez oficiales italianos y alemanes en su propio estado mayor, así como a adoptar las estrategias militares elaboradas para él principalmente por los generales italianos. Franco aceptó a regañadientes todos estos mandatos. Ante las exigencias del teniente coronel italiano Emilio Faldella, declaró:

«En definitiva, las tropas italianas fueron enviadas aquí sin pedirme permiso. Primero, me dijeron que vendrían compañías de voluntarios para unirse a los batallones españoles. Entonces me preguntaron si podían formar batallones independientes en su nombre, y yo acepté. Luego llegaron oficiales de alto rango y generales para comandarlos y, finalmente, comenzaron a llegar las unidades ya formadas. Ahora quiere obligarme a permitir que luchen juntos bajo el mando del general Roatta, cuando mis planes eran muy diferentes.

A las críticas alemanas e italianas se sumaron generales españoles muy cercanos a él, entre ellos Kindelán. Todos coincidían en que Franco, en los momentos cruciales, tomaba las decisiones con lentitud, por exceso de precaución; también coincidían en criticar su tendencia a desviar las tropas de los objetivos estratégicos importantes. El general Sanjurjo ya había declarado unos años antes que «está lejos de ser un Napoleón».

Continuación de la guerra y avances nacionalistas

En los primeros seis meses, Franco intentó mantener su ventaja apoyándose en las mejores unidades de su ejército, los Regulares y la Legión, unos 20.000 hombres. Al igual que los republicanos, los nacionalistas movilizaron contingentes de milicianos, principalmente falangistas y carlistas, y el 5 de agosto de 1936 incorporaron a sus filas a todos los reclutas de 1933 a 1935; además, se crearon nuevos programas de formación de oficiales.

Entre marzo y abril de 1937 tuvieron lugar sucesivamente la Batalla de Guadalajara y el bombardeo de Guernica. La primera fue una iniciativa del Corpo Truppe Volontarie (CTV) italiano, llevada a cabo con el objetivo de aliviar el frente de Madrid con un ataque a Guadalajara, pero que terminó en una desastrosa derrota. Franco autorizó la operación, prometiendo sumarse a la ofensiva, pero -en venganza por la arrogancia italiana en la conquista de Málaga- luego pospuso su ayuda a los voluntarios italianos, que tuvieron que retirarse tras sufrir grandes pérdidas. Este fracaso ayudó a Franco a liberarse de la tutela extranjera, mientras que el CTV, reducido y reformado, dejó de actuar como un cuerpo de ejército extranjero autónomo y se integró bajo el mando general de Franco.

El bombardeo de Guernica, destinado a desmoralizar al enemigo, fue llevado a cabo en abril de 1937 por la Legión Cóndor alemana bajo el mando del coronel Wolfram von Richthofen y formó parte de la ofensiva contra el País Vasco; la operación se saldó con la destrucción de la ciudad de Guernica y un balance de 1.645 víctimas civiles. El ataque a una población indefensa provocó un escándalo internacional y fue inmortalizado por Pablo Picasso en su cuadro Guernica. Esta acción, además de socavar el honor del ejército alemán, también perjudicó la causa del bando nacionalista. El propio Franco no tenía conocimiento previo del ataque, ya que los detalles de las operaciones diarias de la campaña del norte no llegaban necesariamente a su cuartel general, aunque debían ser conocidos en Mola y Kindelán. Pero en lugar de reconocer los hechos, las autoridades nacionalistas evadieron la cuestión, o incluso negaron que el bombardeo hubiera tenido lugar, alegando que los incendios que habían destruido la mayor parte de la ciudad habían sido provocados por los anarquistas en su retirada (como había ocurrido en Irún en septiembre de 1936). Mientras Hitler insistía en que Franco exonerara a la Legión Cóndor, Franco ordenó a Kindelán que enviara el siguiente mensaje al comandante Richthofen:

Gracias a las victorias en el norte, conseguidas en gran parte por la aviación alemana, Franco pudo, paradójicamente, liberarse de la tutela de Hitler, ya que había podido hacerse con el carbón de las grandes cuencas mineras de la región y ahora podía venderlo a los británicos, que tenían una gran demanda, y comenzar así a renovar las relaciones con ellos.

El 30 de enero de 1938, Franco compone su primer gobierno regular, destinado a sustituir a la Junta Técnica. Franco se había preocupado de incluir a los distintos componentes de la coalición nacionalista, repartiendo los once ministerios entre cuatro militares, tres falangistas, dos monárquicos, uno tradicionalista y uno técnico. Nicolás Franco fue enviado como embajador a Portugal y Sangróniz como ministro en Caracas. Serrano Suñer, que también tenía la prensa y la propaganda bajo su control, gozaba de una autoridad que excedía con mucho sus funciones como Ministro de la Gobernación y Secretario del Consejo de Ministros. El cargo de vicepresidente y ministro de Asuntos Exteriores fue otorgado al general retirado Francisco Gómez-Jordana, antiguo miembro de la dirección militar de Primo de Rivera y ferviente monárquico. Para el resto del gobierno, Franco procedió con el sentido de la mezcla política que mostraría a lo largo de su carrera, y con la preocupación de recompensar viejas lealtades; así, colocó a un carlista, el Conde de Rodezno, en el Ministerio de Justicia y nombró a su viejo amigo, Juan Antonio Suanzes, en el Ministerio de Industria y Comercio. Otros miembros del gabinete ministerial fueron Fidel Dávila, ministro de Defensa Nacional; el general Severiano Martínez Anido, encargado del Orden Público; el monárquico Pedro Sáinz Rodríguez, encargado de Educación; y el falangista Raimundo Fernández Cuesta, al que se le asignó la cartera de Agricultura, además de sus funciones como secretario general de FET y de las JONS. El equipo ministerial que tomó posesión el 31 de enero fue, por tanto, el primer ejemplo de la política de equilibrios de Franco, fruto de una hábil combinación de las «diferentes familias políticas» del Movimiento Nacional, en la que cada una de ellas obtuvo representación según la influencia del momento.

Una nueva ley administrativa sobre la estructura del gobierno estipuló que «el Jefe de Estado tiene la facultad suprema de dictar normas jurídicas de carácter general»; también definió la función del Primer Ministro, que «debe estar unida a la del Jefe de Estado». El 18 de julio de 1938, en el segundo aniversario de la sublevación, y por iniciativa del nuevo Gabinete, Franco fue nombrado Capitán General del Ejército y de la Armada, rango antes reservado al Rey, y a partir de entonces vestirá en ocasiones el uniforme de Almirante.

Franco tuvo pocos problemas políticos durante los dos últimos años de la Guerra Civil y, en general, pudo evitar el conflicto, alegando la necesidad de aparcar la política y concentrarse en los asuntos militares.

En julio comenzó la Batalla del Ebro, un sangriento enfrentamiento de cuatro meses que se saldó con unos 21.500 muertos; a pesar de la escasa importancia estratégica de esta batalla, Franco suspendió la campaña de Valencia y puso todo su empeño en destruir las fuerzas republicanas en este frente. Sus iniciativas militares no siempre sentaron bien a sus socios, que siguieron cuestionando sus habilidades en estrategia militar o incluso en gestión política. Su actitud enfureció especialmente a Mussolini, que declaró que «o el hombre no sabe hacer la guerra, o no quiere hacerla». Los rojos son combativos, Franco no. Los comandantes de la Legión Cóndor no entendían la lentitud de los avances y criticaban la falta de innovación de Franco, que a veces afectaba a la moral de los combatientes alemanes. Wilhelm Faupel dijo de Franco que «sus conocimientos personales y su experiencia militar no son adecuados para dirigir operaciones de la magnitud actual», y el general Hugo Sperrle consideró que «Franco no es, evidentemente, el tipo de líder capaz de ocuparse de responsabilidades tan grandes». Según los estándares alemanes, carece de experiencia militar. Desde que fue nombrado general a una edad muy temprana en la guerra del Rif, nunca ha comandado grandes unidades militares y, por lo tanto, no es mejor que un comandante de batallón. Galeazzo Ciano, por su parte, señaló: «Franco no tiene una visión sintética de la guerra. Sus operaciones son las de un magnífico comandante de batallón».

La tensión que reinaba en el período comprendido entre el Anschluss y el Acuerdo de Múnich hacía temer a Franco la ocurrencia de una conflagración internacional que le hubiera hecho perder su superioridad sobre sus adversarios republicanos, rompiendo su aislamiento, ya que en caso de conflicto, el gobierno de Negrín se hubiera decantado inmediatamente por el campo de las democracias occidentales y hubiera colocado inevitablemente a la España de Franco en el campo del Eje, de forma que se internacionalizara realmente la Guerra de España, última y única oportunidad de la España roja; Sin embargo, la noticia del acuerdo Hitler-Chamberlain-Daladier, firmado el 30 de septiembre, desesperó a Negrín y puso fin a las ansias del Caudillo. El retraso de la guerra mundial dio a Franco tiempo para completar su victoria, mientras que la declaración de guerra de Francia e Inglaterra a principios de septiembre de 1939 le dio margen para mantener una neutralidad exitosa.

En 1939 cayeron los últimos repliegues republicanos, y el 1 de abril, Franco emitió su último comunicado de guerra: «Hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, las tropas nacionales han alcanzado sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado». A principios de 1939, la única esperanza que les quedaba a los republicanos era una rendición honrosa. Pero las mediaciones, incluida la del Papa, para alcanzar una paz negociada, chocaron con la intransigencia de Franco, porque éste, llevado por la convicción de que luchaba contra el mal, misionado por la Providencia o por Dios, quería empujar su victoria hasta la erradicación del mal. Metódicamente, Franco recuperó una a una las parcelas de territorio en poder de los republicanos, insensible a cualquier intento de compromiso.

Los historiadores han cuestionado hasta qué punto Franco contribuyó a la victoria de su bando. Franco no era un genio de la estrategia o de la táctica operativa, pero era un general metódico, organizado y eficaz. Todas las operaciones que llevó a cabo estaban bien preparadas desde el punto de vista logístico, y ninguno de sus ataques se saldó con una retirada. Fue capaz de mantener una administración civil eficiente y un frente interno que mantuvo la moral alta, movilizó a la población e impulsó la producción económica a un nivel superior al del bando contrario. Por último, su acción diplomática aseguró la neutralidad de Gran Bretaña, garantizó que Francia sólo prestaría un apoyo limitado a la república y aseguró un flujo casi ininterrumpido de suministros desde Italia y Alemania.

El deseo de las democracias de mantener la neutralidad de España permitió a Franco mantener el control de la situación. Franco impuso a Francia condiciones draconianas antes de cualquier reanudación del comercio, incluyendo la devolución de los bienes incautados por los «rojos», así como el oro depositado en el Banco de Francia y las armas y bienes incautados a los refugiados republicanos en la frontera. El gobierno francés pensó que podía «captar» al Caudillo enviándole como embajador al francés más prestigioso a sus ojos, el mariscal Pétain, sin mucho beneficio.

El 1 de abril de 1939, nada más terminar la Guerra Civil, entre 400.000 y 500.000 españoles partieron al exilio, de los cuales 200.000 se convertirían en exiliados permanentes. Hasta 270.000 personas fueron hacinadas en las cárceles franquistas en 1939, en condiciones infrahumanas, y a las 50.000 ejecuciones estimadas hay que añadir las que murieron en las prisiones como consecuencia de estas condiciones. Por supuesto, como señala Jorge Semprún, «la represión franquista, que fue brutal, no se puede comparar con las represiones estalinistas», ni con las de los nazis, pero cualquier otro punto de comparación puede servir de vara para dar la medida de la escandalosa represión que ejerció Franco una vez terminada la guerra. Las 50.000 ejecuciones de Franco no tienen nada que ver con los cientos de ejecuciones cometidas tras la Segunda Guerra Mundial en Francia, Alemania o Italia.

En cuanto al segundo polo de la acción política de Franco, el fascismo, se situó inicialmente, pero por poco tiempo, en un registro parafascista. Así, en el ámbito sindical, se aplicaron los principios de colaboración entre clases sociales y de organización corporativista del mundo del trabajo contenidos en la Carta del Trabajo, que instituyó el sindicato único obligatorio. En el entorno de Franco, el fascismo se encarnaba en la persona de Ramón Serrano Súñer, que era a la vez ostensiblemente partidario del fascismo y contrario a «cualquier dependencia política de Roma». Por su antigua relación con José Antonio Primo de Rivera, aparecía para muchos falangistas como el depositario natural de la ortodoxia del fascismo español. Desde 1937, no se apartó del lado de Franco y jugó un papel decisivo en el régimen, hasta el punto de dar la impresión de que el país no estaba dirigido por Franco sino por el tándem que formaba con su cuñado. Representaba la tentación fascista y, sobre todo, belicista de España durante la Segunda Guerra Mundial, pero tenía a los demás en contra, es decir, a los conservadores, a los militares, a los católicos, a los monárquicos, a todos los que consideraban la entrada en la guerra prematura y peligrosa para España, y a todos los que deseaban la restauración de un orden antiguo. En el nuevo gobierno formado en agosto de 1939, Franco dio a Serrano Suñer el cargo de ministro de la Gobernación y le permitió actuar y expresarse, porque satisfacía a Hitler y a Mussolini, pero al mismo tiempo le permitió exponerse y comprometerse; Jordana fue relevado de sus funciones como ministro de Asuntos Exteriores y sustituido por Juan Luis Beigbeder, más favorable al Eje, y el personal político conservador fue eliminado. Aunque todo parecía ir en la dirección de la fascistización del régimen y algunos calificaron a este gabinete como un «gobierno falangista», demostró que la política de Franco siempre trataría de lograr un equilibrio entre las diferentes «familias» ideológicas del régimen, según las fases y las circunstancias. El administrador más competente del nuevo gobierno era el ministro de Hacienda, José Larraz López, miembro de la CEDA.

El 18 de julio de 1951, Franco remodeló su gobierno: Carrero Blanco fue ascendido a ministro de la Presidencia, Joaquín Ruiz-Giménez fue nombrado ministro de Educación, Agustín Muñoz Grandes fue nombrado ministro de las Fuerzas Armadas, a Manuel Arburúa se le confió la cartera de Comercio en detrimento de Suanzes, a Joaquín Planell la de Industria, y Gabriel Arias-Salgado se puso al frente del recién creado Ministerio de Información y Turismo. En este nuevo gobierno se mantuvieron los elementos esenciales: católicos, falangistas y militares ligados al Caudillo por una vieja amistad, en proporciones que apenas variaban respecto a las del gobierno anterior; pero Carrero Blanco, cuya presencia y papel eran cada vez más importantes, fue elevado al rango de ministro, para que pudiera asistir a todos los consejos de ministros. De este modo, se hacía cada vez más evidente la existencia de un tándem complementario Franco-Carrero Blanco; esta estrecha colaboración no era de carácter amistoso, sino que se basaba en relaciones puramente jerárquicas. Carrero Blanco escribía largos informes para Franco, que los leía y luego los meditaba durante mucho tiempo antes de decidir si seguía o no los consejos de su «éminence grise».

El nuevo equipo, cuya misión era lograr el desarrollo económico de España sin alterar la naturaleza fundamental del régimen, inició una tímida apertura de la economía al exterior, en un proceso gradual que fue acompañado por una creciente discordia entre Franco y su régimen. En particular, Arburúa inició la liberalización del mercado exterior, especialmente de las importaciones, concedió al sector privado facilidades de crédito antes reservadas al sector público, e intentó establecer la complementariedad entre el INI y las empresas privadas del sector industrial. Girón cometió el error, con la esperanza de obtener el apoyo de los trabajadores al régimen, de imponer por decreto, en los momentos menos oportunos, importantes aumentos salariales, cuyo resultado fue un repunte de la inflación, anulando, a pesar de las medidas de control de precios, el beneficio de los aumentos salariales y desencadenando huelgas esporádicas en Barcelona en marzo de 1956.

Los ministros y altos funcionarios casi siempre tenían libertad de movimiento para dirigir sus departamentos, siempre que siguieran las directrices del régimen. Lequerico, por ejemplo, opinaba que «un ministro de Franco era como un reyezuelo que hacía lo que quería sin que el Caudillo interfiriera en su política». Esta relativa autonomía tuvo como contrapartida la ceguera de Franco ante las infracciones administrativas y la corrupción, al menos en las primeras etapas del régimen. En general, Franco era correcto en sus modales, pero raramente cordial, salvo en reuniones informales; adquirió un porte arrogante y severo con el paso de los años, y su humor se hizo más raro y sus palabras de elogio más parcas. Cuando Franco provocaba una crisis de gobierno o destituía a un ministro, los afectados eran informados mediante un escueto aviso entregado por un motero. Sus décadas de comportamiento austero en el ejército se habían contagiado a su forma de afrontar las situaciones delicadas. Nunca se enfadaba, y era muy raro verle enfadado.

El 17 de mayo de 1958 se promulgó la Ley de Principios Fundamentales, inspirada en las doctrinas de Karl Kraus, para sustituir los 26 puntos establecidos por José Antonio cuando se creó la Falange. Se reafirma la ley divina y la adhesión de España a las doctrinas sociales de la Iglesia; la unidad, la catolicidad, la hispanidad, el ejército, la familia, la comuna y la unión siguen siendo las bases del régimen. Franco se resignó a delegar sus poderes sólo en materia económica.

En 1956, Arrese, que había recibido carta blanca de Franco para diseñar nuevas leyes fundamentales, presentó un proyecto constitucional que, otorgando al Movimiento poderes exorbitantes, provocó una protesta y sacó a la luz profundas contradicciones dentro del régimen. En este proyecto, toda la iniciativa recaía en las fuerzas activas de la Falange y el Movimiento Nacional, que se convertirían en la columna vertebral del Estado y en el depositario de la soberanía. Los más críticos con esta propuesta fueron los dirigentes del ejército y de la Iglesia, pero también hubo fuertes críticas de los monárquicos, los carlistas e incluso de algunos miembros del gobierno. Para consternación de López Rodó, Franco reiteró públicamente su apoyo a Arrese. Lo que finalmente llevó a Franco a renunciar al proyecto fue la desaprobación expresada a principios de 1957 por tres cardenales españoles, encabezados por Enrique Plá y Deniel, que declararon que el proyecto de Arrese violaba la doctrina pontificia. Los proyectos propuestos, según ellos, no se basaban en la tradición española, sino en el totalitarismo extranjero, y la forma de gobierno prevista era «una verdadera dictadura de partido único, como el fascismo en Italia, el nazismo en Alemania y el peronismo en Argentina». Artajo, por su parte, movilizó a varias personalidades de la Acción Católica para derrotar el proyecto. Franco, bajo la tutela de las autoridades eclesiásticas, finalmente vetó el proyecto.

Franco siguió cuidando con esmero la educación del Príncipe, eligiendo las academias militares, las universidades y la formación religiosa más adecuadas para prepararlo para el papel supremo, asegurándose de que se respetaran las condiciones que él imponía y de que se mantuviera la doble lealtad a la monarquía y al gobierno de Franco. De hecho, cada vez era más frecuente la teoría de la doble legitimidad de la descendencia dinástica y el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, que Don Juan se resignó a admitir. En los archivos personales de Franco se lee: «Habría que hacer una hábil propaganda sobre lo que debe ser la Monarquía, deshaciendo en el país los conceptos de la Monarquía aristocrática y decadente, antipopular, de camarilla de privilegios y potentados subordinados a los nobles y banqueros».

Franco aceptó la propuesta de don Juan de que el duque de Frías, un aristócrata erudito, se convirtiera en el nuevo tutor de Juan Carlos, pero insistió en que el padre Federico Suárez Verdaguer, historiador del derecho y una de las figuras más importantes del Opus Dei, fuera su nuevo director espiritual. Juan Carlos se formó como oficial en cada una de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, hizo cursos de derecho, observó el funcionamiento de cada uno de los ministerios y visitó el país.

«La gran debilidad de los Estados modernos proviene de su falta de contenido doctrinal, de que han renunciado a mantener una concepción del Hombre, de la vida y de la Historia. El mayor error del liberalismo es su rechazo a cualquier categoría permanente de la razón, su relativismo absoluto y radical, un error que, en una versión diferente, fue también el de aquellas otras corrientes políticas que hicieron de la «acción» su única exigencia y la norma suprema de su conducta. Cuando el ordenamiento jurídico no procede de un sistema de principios, ideas y valores reconocidos como superiores y anteriores incluso al propio Estado, conduce a un voluntarismo jurídico omnipotente, sea su órgano la llamada «mayoría», puramente numérica y que se manifiesta inorgánicamente, o los órganos supremos del Poder.

Como los industriales catalanes eran los principales beneficiarios del dinamismo económico impulsado por el catalán López Rodó, las relaciones con Cataluña se habían relajado. Las autoridades han dejado de reprimir el uso del catalán, siempre que se respeten los principios de la unidad del Estado. La contrapartida fue la actitud cada vez más crítica y las nuevas posiciones sociales y democráticas de la Iglesia; en efecto, bajo la influencia de las tendencias reformistas y liberalizadoras del Vaticano II, en particular la encíclica Pacem in terris, emitida el 11 de abril de 1963 por el Papa Juan XXIII, que instaba a la defensa de los derechos humanos y las libertades políticas, varios obispos empezaron a ser críticos con el régimen, y el clero joven, en particular, pretendía ajustarse a las doctrinas conciliares. Los actores principales fueron los sindicatos católicos HOAC y JOC (Juventud Obrera Católica), blanco del entrismo comunista, que participaron en huelgas ilegales y pudieron contar con el apoyo de muchos miembros de la jerarquía católica. Aunque se produjeron detenciones, la reacción del gobierno fue moderada, y en agosto se aprobó un importante aumento del salario mínimo. En diciembre de 1964, la oposición católica consiguió unirse y formar una Unión Demócrata Cristiana, con un programa radical de reformas que incluía la nacionalización de los bancos y la colaboración con el PSOE. Este cambio de rumbo de la Iglesia, deseosa de reconquistar a las masas, fue el factor más desestabilizador para Franco, que trastocó los compromisos adquiridos entre Franco y la Santa Sede. El Concordato quedó en entredicho, y en febrero de 1964 el Concilio pidió a los Estados que renunciaran al privilegio de «presentación» de obispos, al que Franco se resistía a renunciar; como consecuencia, pronto hubo 14 sedes episcopales vacantes, que el Vaticano suplió nombrando obispos «auxiliares», lo que podía hacer sin la «presentación» del gobierno español, y estos auxiliares estaban casi siempre comprometidos con las doctrinas conciliares. En la clausura del 9º Congreso Nacional del Movimiento, Franco recordó cómo había salvado a la Iglesia del «lamentable estado» en que la había puesto la Segunda República, y denunció la «progresiva influencia de los comunistas en algunos organismos católicos».

A finales de los años sesenta, crecen las protestas y el malestar en las universidades, especialmente en Madrid y Barcelona, donde varios profesores son expulsados de sus facultades, y en las zonas industrializadas del norte, bajo el impulso de Comisiones Obreras. Aparte de algunas acciones enérgicas, el grado de represión policial fue en general bastante limitado, ya que Franco no quería repetir la experiencia de Miguel Primo de Rivera, cuya política había llevado a las universidades a unirse contra su régimen. Carrero Blanco responsabilizó a la Ley de Prensa de 1966 y a la laxa gestión de Fraga de la rebelión estudiantil. Franco también dudaba de Fraga, pero, a diferencia de los ultras, no creía que fuera posible volver a la antigua situación. Ante el aumento de la conflictividad social y la agitación nacionalista en las provincias vascas, el gobierno respondió con renovada severidad y, en particular, con un nuevo decreto que transfería a los tribunales militares la competencia sobre los atentados terroristas y los delitos políticos. Por otro lado, en abril de 1969, en el 30º aniversario del final de la Guerra Civil, se aprobó una amnistía definitiva.

Franco, viejo y alejado de la realidad, era cada vez más influenciable y más dependiente de la colaboración de su grupo. Se estaba retirando lentamente del juego, pero seguía siendo muy celoso de sus poderes. Las disensiones, que se manifestaron abiertamente, paralizaron la maquinaria gubernamental. Franco aumentó la confusión cambiando alternativamente a una u otra tendencia.

La batalla política en el Consejo de Ministros se redujo a una oposición entre el Movimiento por un lado, encarnado por Muñoz Grandes, ya en sus últimos meses como vicepresidente del Gobierno, y el Opus Dei por otro, representado principalmente por Carrero Blanco. La lucha era desigual: el Movimiento estaba aislado internacionalmente y denunciado por sus compromisos pasados; además, Muñoz Grandes estaba incapacitado para la intriga política y gravemente enfermo. El Opus Dei, en cambio, había aumentado su influencia en el mundo católico y en los círculos capitalistas. En una ocasión, la Iglesia también criticó al Opus Dei, a cuyos miembros les recordó la importancia de obedecer a los obispos y de vivir de acuerdo con los votos de pobreza. Carrero Blanco, temiendo que un antimonárquico declarado pudiera impedir la restauración de la monarquía tras la muerte de Franco, intentó en vano convencer a Franco de que relevara a Muñoz Grandes de sus funciones.

En un periodo de confusión y de auge de un sindicalismo con reivindicaciones apolíticas, se decidió en julio de 1967 una remodelación del gobierno, al parecer a instancias de Carrero Blanco, que, al tiempo que pretendía continuar con la apertura económica, pretendía revocar las concesiones otorgadas. Franco rechazó con lucidez la propuesta de confiar el Ministerio de Justicia al ultrarreaccionario Blas Piñar. Los otros cambios propuestos por Carrero Blanco y aceptados por Franco tendieron a reforzar la influencia de un catolicismo liberal y conservador, fuertemente marcado por el Opus Dei, cuyo número de miembros en puestos clave se duplicó. Cada uno de los hombres que rodeaban a Franco encarnaba posibles direcciones entre las que se reservaba el derecho a elegir, arbitrando lentamente entre las presiones y los argumentos de uno y otro bando. Otra decisión significativa de Franco en 1967 se refería a la vicepresidencia del Gobierno: el 22 de julio acabó destituyendo a Muñoz Grandes de este cargo, con la explicación oficial de que, según la Ley Orgánica, un miembro del Consejo del Reino no podía ser vicepresidente. Las verdaderas razones fueron su mala salud (padecía cáncer), su edad, su desacuerdo con Franco sobre la bomba atómica española y, sobre todo, su marcada oposición a la monarquía. El 21 de septiembre, confirmando una situación ya consolidada, Franco nombró vicepresidente a Carrero Blanco, en quien el envejecido Caudillo delegaría más tarde cada vez más poder.

En cuanto al Movimiento, ya no está claro cuál es su papel. En los actos públicos, Franco aseguró a los miembros del Movimiento que estaba a su lado y que su organización seguía siendo esencial, subrayando que «el Movimiento es un sistema, y en él hay sitio para todos». Franco achacó la debilidad del Movimiento a la intransigencia de los viejos camisas, que querían mantener las doctrinas radicales originales y no habían sido capaces de actualizar sus postulados para atraer a nuevos militantes. A Franco le molestaban cada vez más las nuevas posiciones de la Iglesia, expresadas en la última encíclica Populorum Progressio de febrero de 1967, a las que se sumaba el compromiso de los sacerdotes vascos y catalanes con el regionalismo y su implicación en las reivindicaciones sociales. Franco reaccionó inclinándose hacia los que siempre había considerado suyos, el Movimiento, y por ello apoyó sus posiciones, negándose a que el pluralismo político se expresara fuera de las asociaciones que formaban parte de él. El 28 de junio de 1967 se aprobó oficialmente una ley en este sentido, muy restrictiva con respecto a la libertad de asociación. En 1968, Franco autorizó a su Ministro de Justicia a crear una prisión especial para sacerdotes en Zamora, donde se encarcelaron 50 clérigos. En abril de 1970 se aprobó una ley por la que el nombre de FET y de las JONS pasó a ser definitivamente Movimiento Nacional.

El 21 de julio de 1969, Franco presentó el nombramiento de Juan Carlos al Consejo de Ministros, y al día siguiente a las Cortes. El 23 de julio, Juan Carlos firmó el documento oficial de aceptación en una ceremonia reducida en su residencia de la Zarzuela, y luego acudió por la tarde con Franco a las Cortes para la ceremonia de aceptación y juramento. En el pleno de las Cortes, Juan Carlos juró «lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los principios del Movimiento y a las demás Leyes fundamentales del Reino». El nombramiento fue aprobado por las Cortes con poca oposición: 419 votos a favor y 19 en contra. Mientras se elaboraba la ley que designaba al Príncipe como su sucesor, el Conde de Barcelona emitió una declaración en la que expresaba su desaprobación a una «operación que se ha realizado sin él y sin la voluntad libremente expresada del pueblo español»; manifestó su intención de no abdicar y mantuvo su propia candidatura al trono. Volvió a su abierta oposición antifranquista de 1943-1947, y participó en varias conspiraciones, todas ellas infructuosas, hasta la muerte del Caudillo.

Además, Franco nunca trató de adoctrinar directamente a Juan Carlos, y nunca contestó perentoriamente a las preguntas que el Príncipe le planteaba sobre ciertos asuntos políticos relacionados con el futuro. Prefería que el Príncipe no hiciera declaraciones o comentarios políticos para evitar complicaciones y tener las manos libres para el futuro. Sin embargo, a principios de 1970, Juan Carlos se permitió decir en el New York Times que la futura España necesitaría un tipo de gobierno diferente al que había surgido de la Guerra Civil.

A finales de los años sesenta, estalló el escándalo financiero de Matesa, que lleva el nombre de una fábrica de telares cuyo director general, Juan Vilá Reyes, estrechamente vinculado al Opus Dei, había recibido grandes sumas de dinero en concepto de subvenciones a la exportación, que fueron descubiertas en julio de 1969 por el Director de Aduanas. La excepcional publicidad dada a este escándalo parece haber sido un montaje contra el Opus Dei por parte del Movimiento, que, resentido por la preponderancia de los tecnócratas en la mayoría de los organismos económicos nacionales, explotó el asunto para desacreditar a los ministros de economía del Opus Dei. También fue una oportunidad para señalar los peligros del liberalismo practicado en la última década. Los 41 periódicos del Movimiento denunciaron los negocios del Opus Dei y su complicidad con el gobierno. El desfalco, junto con un gran caso de evasión de divisas en el que estaban implicados numerosos industriales y financieros, se convirtió pronto en un ajuste de cuentas político, en una campaña de prensa que requirió el acuerdo tácito de los ministros Solís y Fraga; este último, en particular, se encargó de que los medios de comunicación dieran la máxima cobertura al caso, a pesar de que Franco había dado órdenes de detener la campaña. En julio de 1970, el Tribunal Supremo procesó a los ministros salientes, así como al ex ministro de Economía, Navarro Rubio, y a otros siete altos cargos, y dictó una sentencia inapelable, denunciando el trato preferente dado a Matesa, la falta de control y garantías para la defensa de los intereses públicos, la fuga de capitales, etc. En septiembre, Franco anunció su posición definitiva y confirmó la sanción del tribunal. Vilá Reyes, juzgado y condenado a tres años de prisión y a una fuerte multa, envió una carta de chantaje a Carrero Blanco en la que le amenazaba con revelar casos de evasión de divisas en los que estaban implicados más de 450 altos cargos y empresas, muchos de ellos muy cercanos al régimen. Carrero Blanco convenció a Franco de que si el caso no se cerraba definitivamente, causaría un daño irreparable al propio régimen. El 1 de octubre de 1971, aprovechando el 35º aniversario de su ascensión a la jefatura del Estado, Franco concedió su indulto a todos los principales implicados.

El 16 de octubre de 1969, Carrero Blanco envió a Franco un memorándum en el que analizaba la situación política, acusaba a los alborotadores y hacía una serie de propuestas. Consiguió convencer a Franco de que abriera una crisis ministerial, para amortiguar la reacción social y devolver la calma al gabinete ministerial. Pidió la salida de hombres con opciones políticas muy diferentes, pero con el denominador común de haber gozado de la confianza de Franco durante mucho tiempo. El nuevo gobierno de octubre de 1969 supuso una victoria total de Carrero Blanco y puso fin a la crisis más profunda desde hacía doce años. El nuevo equipo recibió el apodo de «gobierno monocolor», ya que casi todos los ministros eran miembros del Opus Dei o de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP), o simpatizantes declarados. José María López de Letona asumió el Ministerio de Industria, Alberto Monreal Luque el de Economía, Enrique Fontana Codina el de Comercio, Camilo Alonso Vega fue sustituido en el Ministerio del Interior por Tomás Garicano Goñi, y Fraga por Alfredo Sánchez Bella en el de Información. Además, los principales ministros del Movimiento, entre ellos Fraga, Solís y Castiella, fueron destituidos, al igual que los tecnócratas de los ministerios económicos que habían sido manchados por el escándalo Matesa. Los principales ministros tecnócratas y miembros del Opus Dei, como Gregorio López-Bravo, que pasó a ocupar la cartera de Asuntos Exteriores, y López Rodó, permanecieron en el Gobierno. Para la cartera de Presidente del Movimiento (que entonces tenía rango de ministro), Franco nombró al antiguo tutor de Juan Carlos, Torcuato Fernández Miranda, de quien esperaba una profunda reforma del Movimiento. Así, Franco se había plegado a casi todo, mostrando su independencia sólo al negarse a dar la cartera de Asuntos Exteriores a Silva Muñoz, prefiriendo a otro miembro del Opus Dei, López-Bravo. Aunque algunas declaraciones de ministros destituidos sugieren que el Caudillo, aunque consultado, no había tomado parte efectiva en la remodelación, el castigo simultáneo de un liberal, un falangista y un miembro del Opus Dei estaría, según Andrée Bachoud, «bastante en consonancia con el estilo de Franco; siempre había practicado en el pasado el castigo distributivo, que consistía en enviar de vuelta y castigar por igual a todos los alborotadores, sin cuestionar sus respectivas responsabilidades». En su discurso de Navidad de este año, Franco no dijo nada sobre el asunto Matesa, declarando, en una frase que se ha hecho famosa, que para «los que dudan de la continuidad de nuestro Movimiento, todo ha quedado atado y bien atado», o ± «todo está ya atado y bien atado».

El monolitismo gubernamental generó fricciones en el seno del gobierno de Franco entre: los llamados inmovilistas (también conocidos como Bunkers), vinculados a la extrema derecha, que se negaban al cambio y abogaban por Alfonso de Borbón y Dampierre, futuro marido de la nieta de Franco, Carmen Martínez-Bordiú, como su sucesor; los continuistas, es decir, tecnócratas y partidarios de la monarquía de Juan Carlos; y los aperturistas, partidarios de las reformas políticas y liderados por Fraga. ouverturistas), a favor de las reformas políticas, lideradas por Fraga. En el extremo más duro del espectro estaban el grupo de ultraderecha Fuerza Nueva, dirigido por Blas Piñar, y el grupo parapolítico Guerrilleros de Cristo Rey. La opinión pública mostró su mal humor contra el grupo teocrático, mientras que el Caudillo parecía no poder asumir ya plenos poderes, que sin embargo nadie se aventuró a impugnar. A costa de paralizar las instituciones, los ministros siguieron respetando la letra de las decisiones de Franco, que se mostraba alternativamente indeciso y autoritario, con gran lucidez o repitiendo viejos credos.

Franco estaba traumatizado por el hecho de que ahora era repudiado, e incluso combatido, por una Iglesia en la que había basado la continuidad de su régimen, e interpretó la instrucción del Papa en junio de 1969 de promover la justicia social como un juicio negativo sobre sus acciones. Durante 1969 estallaron 800 huelgas, que fueron recibidas por Franco como manifestaciones de la ingratitud del pueblo español.

En junio de 1969, Charles de Gaulle decidió, tras dimitir de la presidencia, realizar el viaje a España que, como representante de Francia, nunca había podido hacer. Tras un viaje a Asturias, De Gaulle y su esposa fueron recibidos en Madrid en un almuerzo mitad oficial, mitad familiar, acompañados por López-Bravo. Posteriormente, De Gaulle mantuvo una conversación de media hora con Franco, cuyo contenido se desconoce. A su regreso a Francia, De Gaulle escribió una carta a Franco el 20 de junio en términos muy elogiosos, incluyendo la siguiente frase: «Sobre todo, he tenido el placer de conocerle personalmente, es decir, al hombre que está asegurando, en el nivel más ilustre, el futuro, el progreso y la grandeza de España. De Gaulle, que siempre se había preocupado por mantener relaciones cordiales con el Caudillo y con España, fue el único jefe de Estado europeo que mostró su admiración por Franco y su trayectoria, primero con su viaje y luego con su carta, aunque en público el presidente francés se mostrara más reservado.

En los últimos 25 años del régimen de Franco, la expansión económica y el aumento del nivel de vida fueron los mayores de la historia de España. Franco había declarado desde el principio su determinación de desarrollar la economía española, pero las políticas que finalmente lograrían este objetivo se alejaban significativamente de las adoptadas tras la Guerra Civil. La modernización que Franco tenía en mente debía orientarse hacia la industria pesada, al margen del mercado capitalista, y no hacia una economía de consumo y exportación. Trabajó por el desarrollo social, pero en forma de bienestar básico y bajo la égida de una conciencia patriótica nacional y una cultura neotradicionalista católica, no del individualismo y el materialismo. Franco creía que la economía liberal de mercado había sido la causa del crecimiento relativamente lento de la economía española en el siglo XIX y que el nuevo dirigismo autárquico de las dictaduras contemporáneas estaba destinado a suplantar este modelo. Durante la Guerra Civil, la política económica de su gobierno -estatista, autoritaria, nacionalista y autárquica- había tenido bastante éxito, sobre todo en comparación con los fracasos del gobierno republicano. Tras la victoria, se impuso una política de autarquía en toda la economía, con las mismas técnicas que antes, pero de forma más estricta y con una aplicación más amplia. La política económica de posguerra dio prioridad a la nueva industria, especialmente a la industria pesada, y en 1946 la producción era un dos por ciento superior a la de 1935.

Hacia finales de 1957, Luis Carrero Blanco puso sobre la mesa un plan coordinado para aumentar la producción nacional, que tendía a reforzar aún más la autarquía, desafiando la poderosa corriente que venía de Europa Occidental y que empujaba hacia la cooperación internacional. Por el contrario, los nuevos ministros de economía y sus colaboradores se sintieron mucho más atraídos por las oportunidades del mercado internacional. Tras una fase inicial de reticencias, Franco fue convencido por Navarro Rubio de aceptar un nuevo modelo para equilibrar la economía y mantener la prosperidad de España. Así, después de que el modelo autárquico llevara a España al borde de la quiebra, el régimen consintió finalmente -no sin las reticencias y la oposición de los sectores falangistas y del propio Franco- una lenta liberalización de la economía. La ayuda estadounidense, iniciada tras la firma del tratado bilateral, había permitido hacer frente a esta crítica situación económica. El proteccionismo se fue levantando poco a poco: se suprimieron las sucesivas listas de prohibiciones de exportación e importación y se invitó a los capitales extranjeros a invertir en sectores deficitarios, ya que se beneficiaban de un régimen preferencial, derogando el derecho común muy protector de las empresas nacionales. A principios de los años sesenta, las reformas económicas de los tecnócratas empezaron a dar sus frutos, lo que reforzó su posición y provocó un paulatino desplazamiento del poder a su favor y en detrimento de los falangistas y, como corolario, una disociación aún mayor entre el Caudillo y los asuntos políticos cotidianos.

Los esfuerzos por repercutir el crecimiento en el nivel de vida de los españoles acabaron por llegar, en parte porque la justicia social había sido invocada constantemente por Franco desde 1961, y en parte por razones económicas, ya que el desarrollo industrial no podía lograrse sin fortalecer el mercado interno. Aunque parte de los recursos normalmente destinados a la modernización de la economía acabaron en los bolsillos de los afines al gobierno, es evidente que una gran parte de la población se benefició de una mejora en su nivel de vida; la jerarquía católica, pero también los falangistas, intentaban que la prosperidad beneficiara también a los más desfavorecidos. Las manifestaciones obreras fueron apoyadas por los miembros más destacados de la Falange y también movilizaron a muchos clérigos, siguiendo la encíclica Mater et Magistra. En el sector de la construcción, por ejemplo, desde el final de la Guerra Civil, sólo se habían construido unas 30.000 viviendas al año para una población que había crecido en 300.000 personas al año. Estalló un conflicto entre José Luis Arrese, portavoz de las teorías sociales del Movimiento y ministro de Vivienda, que proponía la construcción de un millón de viviendas sociales, y Navarro Rubio, para quien esta propuesta era incompatible con la política económica que estaba llevando a cabo en ese momento. Franco se puso del lado de Navarro Rubio y Arrese se vio obligado a dimitir. En mayo de 1961, durante un viaje a Andalucía, el gobernador civil de la provincia de Sevilla, Hermenegildo Altozano Moraleda, llevó a Franco a ver un poblado chabolista, lo que horrorizó al jefe de Estado, una clara demostración de su incomprensión de las realidades del país. El 8 de mayo, a su regreso a Madrid, habló con Pacón sobre el tema, añadiendo que la actitud de los grandes terratenientes andaluces era repugnante, porque estaban dejando morir de hambre a los jornaleros afectados por el duro paro estacional. En cualquier caso, exigió a sus ministros, especialmente a Navarra Rubio, que encontraran la forma de remediar la situación.

El crecimiento desequilibrado provocó el mismo malestar social que en otros países industrializados, pero más agudo, y el control del gobierno impidió que se expresaran las demandas sociales. El decreto sobre el bandolerismo de septiembre de 1960 consideraba «actos de subversión social» como actos de rebelión militar, así como paros laborales, huelgas, sabotajes y actos similares, cuando tenían objetivos políticos y causaban una grave perturbación del orden público. Este mecanismo represivo permitió a Franco rechazar cualquier mejora social durante mucho tiempo. Mientras que en el resto de Europa se trabajaba desde 1945 en el establecimiento de mecanismos e instituciones para universalizar la protección social, en España no fue hasta 1963, con la promulgación de la Ley de Bases de la Seguridad Social, cuando se empezó a establecer tímidamente un verdadero sistema de seguridad social. La introducción del sistema se aceleró y a partir de 1964 incluyó a los agricultores, al tiempo que se amplió considerablemente la gama de servicios. Finalmente, en 1971, se incluyeron también los pequeños comerciantes y los autónomos, y el sistema se universalizó al año siguiente. Aunque se introdujo sin una reforma fiscal concomitante que la hubiera dotado de los recursos necesarios, y a pesar de la ineficiente gestión de los recursos estatales, representó un importante avance en la protección social, y en 1973 cuatro de cada cinco españoles tenían cobertura médica. Estas reformas no fueron tanto una concesión del franquismo como una conquista del mundo del trabajo, facilitada por la débil situación en la que se encontraba el régimen en ese momento. En enero de 1963 se adoptó también el principio de un salario mínimo.

Se produjo un aumento de la militancia obrera, principalmente en torno a Comisiones Obreras (CC.OO.), que surgió no como un sindicato en sentido estricto, sino como una plataforma sindical, impulsada por el Partido Comunista, que, apoyándose en una red clandestina, utilizó las estructuras del sindicato vertical para llevar las reivindicaciones a la calle, intentando así conseguir una movilización de masas; también comenzaron a ser activas otras centrales sindicales, como la USO y la UGT. Las numerosas huelgas, en las que participaron 1.850.000 trabajadores entre 1962 y 1964, reflejaron la creciente influencia de los sindicatos clandestinos y del sindicalismo espontáneo, en el que se ejerció la influencia de falangistas, núcleos comunistas, católicos progresistas (especialmente la Acción Obrera Católica) y, sobre todo, de CC.OO. La movilización de la clase obrera y la lenta conversión del nuevo movimiento obrero español al antifranquismo fueron el mayor reto al que se enfrentó el régimen de Franco en la década de 1960.

La agricultura comenzó a recibir más atención en la década de 1950, y de hecho se hicieron algunos esfuerzos positivos en esta área, incluyendo un aumento del presupuesto agrícola. Se reforzaron más de 800.000 hectáreas, se desecaron casi 300.000 hectáreas de pantanos y las leyes de reparcelación, incluida la consolidación de minifundios improductivos, empezaron a dar sus frutos. La repoblación forestal extensiva en España fue uno de los proyectos más ambiciosos de este tipo en el mundo, y en la década de 1970 Franco había conseguido transformar gran parte del desolado paisaje que tanto le había sorprendido cuando viajó por primera vez por el centro de España en 1907. La construcción de embalses multiplicó por diez las reservas de agua del país. El riego también se amplió considerablemente. El Instituto Nacional de Colonización concedió tierras a más de 90.000 campesinos, y el propio Franco invirtió una pequeña cantidad de dinero en esta empresa. Sin embargo, la política del Instituto tuvo poco efecto.

Las clases medias casi duplicaron su tamaño y las clases bajas se redujeron al menos en un tercio; en este sentido, el objetivo de Franco de crear una mayor igualdad social se logró parcialmente. En sólo dos décadas, España pasó de ser una sociedad mayoritariamente proletaria a una con una amplia clase media. Junto con el aumento del bienestar y la mejora de las infraestructuras del país, se produce también la adopción de estilos de vida y costumbres más liberales, fomentados por el contacto con el mundo exterior: minifaldas, pelo largo para los hombres, vestimenta informal, bikinis, música pop, etc., así como un cambio en las costumbres sexuales: la venta de píldoras anticonceptivas superó el millón de unidades en 1967. Estas transformaciones repercutieron en la psicología social y cultural, con lo que se adoptó la mentalidad materialista, la sociedad de consumo y la cultura de masas del mundo occidental contemporáneo, efectos colaterales del éxito económico que el Caudillo no había deseado ni previsto. Los núcleos originales de apoyo a Franco durante la Guerra Civil, es decir, los pequeños pueblos y la sociedad rural del Norte, se erosionarían lenta pero sistemáticamente. A pesar del mantenimiento de una censura ciertamente relajada, las influencias extranjeras se introdujeron en España a través del turismo de masas, la emigración a gran escala y el aumento de los contactos económicos y culturales, exponiendo a la sociedad española a estilos y comportamientos totalmente contrarios a la cultura tradicional. Tras la muerte de Franco, los nuevos gobernantes descubrieron que la sociedad y la cultura en las que se basaba su poder habían dejado prácticamente de existir, lo que hacía totalmente imposible la continuidad del régimen.

Castiella se esforzó por desarrollar una política exterior más autónoma, menos dependiente de Estados Unidos, y por establecer relaciones económicas y culturales más estrechas y estables con los países de Europa Occidental. Franco, por su parte, se oponía a la idea de una Europa unida y criticaba el concepto de «europeísmo»; sin embargo, su sentido pragmático le hizo comprender que España debía solicitar la adhesión, y finalmente la permitió en 1962. Los países de la CEE se opusieron a España por motivos políticos, pero en realidad sus reticencias se debían más a su escepticismo sobre el proceso de liberalización de la economía española, su normativa aduanera y su retraso en el desarrollo.

El gobierno estadounidense parecía, en comparación con el anterior, más preocupado por mantener buenas relaciones con España. Pero al mismo tiempo, Franco sugirió que la dependencia económica y política de España con respecto a Estados Unidos no implicaba un alineamiento total con las posiciones estadounidenses. Su apoyo a Fidel Castro y su antiimperialismo, a la soberanía del pueblo cubano, su denuncia del riesgo de que el mundo hispano arda, etc., dieron un nuevo contenido al concepto de hispanidad, un concepto que hasta entonces había sido inofensivamente lírico, pero que ahora era una eficaz herramienta política. Haciendo gala de un anticolonialismo y un anticapitalismo de principios, Franco, señala Andrée Bachoud, ofreció un modelo a los países que pretendían liberarse de la tutela de las dos superpotencias y, blandiendo su propia trayectoria como ejemplo a seguir, forjó un personaje capaz de ganarse la simpatía de los países de América Latina, de los países árabes recién descolonizados y de los africanos.

Franco cambió la independencia de Guinea e Ifni por un acuerdo pesquero con Marruecos y la creación de una provincia autónoma en el Sáhara español, pero no tenía intención de hacer ninguna concesión sobre las ciudades de Ceuta y Melilla, eligiendo así, Así, eligió el camino más realista entre las dos tendencias de su gobierno -la de Castiella, partidaria de la apertura, y la de Carrero Blanco, hostil a lo que consideraba una política de abandono-, mostrando así su capacidad de adaptación y de cuestionamiento de posiciones que habían sido esenciales durante gran parte de su vida. El aspecto más desafortunado fue el fuerte apoyo prestado a Hassan II por la política estadounidense en el norte de África. La venta por parte de Estados Unidos de una gran cantidad de armas a Hassan II provocó las protestas del gobierno español, incluyendo una carta personal de Franco al presidente Johnson. En el Sáhara español, el gobierno, en un intento de evitar a Marruecos, reconoció el territorio como provincia de España y concedió a sus habitantes la nacionalidad española y, por tanto, los mismos derechos que al resto de los españoles, incluida la representación en las Cortes. Sin embargo, Franco admitió lo obvio: el Sáhara en sí tenía poco valor y sólo interesaba como parte de una estrategia para salvaguardar otras zonas que habían sido españolas durante siglos y estaban habitadas por españoles, a saber, las Islas Canarias y Ceuta y Melilla.

El año 1964 marcó el inicio de la lenta y gradual integración en la CEE. En junio de 1970, el gobierno español firmó un acuerdo preferencial con el Mercado Común, muy favorable para las exportaciones españolas, ya que no cuestionaba los aranceles proteccionistas. A pesar de sus sentimientos contradictorios al respecto, Franco acogió el acuerdo como un paso decisivo hacia la integración económica y como una afirmación de su política de liberalización y crecimiento rápido.

En el verano de 1965, el gobierno estadounidense envió a Franco un memorando clasificado en el que le informaba de que Estados Unidos tenía la intención de bloquear la toma del poder comunista en Vietnam, y solicitaba la participación simbólica de España en forma de asistencia médica. Franco contestó con una carta al presidente Johnson, en la que auguraba la derrota y afirmaba que Estados Unidos estaba cometiendo un error fundamental al enviar tropas, mientras que Ho Chi Minh, aunque era estalinista, era visto por muchos españoles como un patriota y un luchador por la independencia de su país. En consonancia con su sensibilidad tercermundista, que compartía con muchos españoles, aconsejó a Johnson que no se comprometiera en la guerra y que siguiera una política más flexible y más acorde con el complejo mundo de los años sesenta. Sin embargo, Franco siguió creyendo que los vínculos con Washington eran la columna vertebral de su política exterior, por razones de prestigio, apoyo político y seguridad internacional, pero también por los beneficios económicos.

Los últimos años: la tardanza de Franco

A principios de los años 70, la clase dirigente del régimen se dividía en continuistas e inmovilistas. Entre las acciones de los inmovilistas estaba el intento de sustituir a Juan Carlos como sucesor de Franco por Alfonso de Borbón, el novio de la nieta de Franco, el «Príncipe Azul», que contaba con el favor de la extrema derecha, especialmente de la esposa y el yerno de Franco. El Movimiento pidió a los gobernadores provinciales que dieran menos importancia a las visitas de Juan Carlos y destacaran las de Alfonso de Borbón.

Mientras que el gobierno tuvo que enfrentarse tanto al Movimiento como a los partidarios de la democratización, Franco permaneció, en virtud de su pasado y su edad, por encima de la contienda. El episcopado español, dividido entre las lealtades políticas de siempre y la sumisión a las directrices papales, se resignó lentamente a desvincularse del régimen y a seguir a Pablo VI en su proyecto de reconciliación nacional. El gobierno y Franco consideraron las nuevas orientaciones de la Iglesia como «un ataque al régimen franquista y a la tradición secular de la patria». En septiembre de 1971, en una reunión sin precedentes, la asamblea conjunta de obispos y sacerdotes pidió públicamente perdón por los errores y pecados cometidos durante la Guerra Civil. Vicente Enrique y Tarancón, presidente de la Conferencia Episcopal desde 1971, presentó un verdadero libro de reivindicaciones democráticas: abolición de los tribunales especiales, protección contra la tortura, libertades sindicales y reconocimiento de las minorías étnicas y culturales. Además, muchos jóvenes sacerdotes realizaban actividades políticas junto a grupos de extrema izquierda, e incluso participaban en acciones violentas y terroristas, como las de ETA, lo que hizo necesaria la creación de una cárcel especial, llamada «cárcel del concordato», donde los internos, de acuerdo con el concordato, recibían un trato especial. Franco expresó su incomprensión por esta «sumisión a las exigencias del momento, inspirada por la masonería y el judaísmo, enemigos declarados de la Iglesia y de España». En noviembre de 1972, Franco envió una carta al Papa Pablo VI, redactada por Carrero Blanco y López-Bravo, en la que señalaba que la creciente hostilidad de la Iglesia hacia su régimen no había impedido que «la Iglesia hiciera un uso sistemáticamente fastidioso de sus derechos civiles, económicos, fiscales y concordatarios», derechos económicos, fiscales y concordatarios, como demuestran las 165 denegaciones de autorización de juicios a clérigos en los últimos cinco años, muchas de ellas referidas a casos muy graves y que implican una auténtica complicidad con los movimientos separatistas».

Cada vez que tenía dificultades con la Iglesia, Franco pasaba a su cohorte personal, redoblando las demostraciones de adhesión a los principios rectores del Movimiento, «hoy más vigentes que nunca», y los recordatorios de los tiempos heroicos de la Cruzada; con la edad, los ejes fuertes de sus opciones y su personalidad resurgieron intactos, como lo habían sido en los inicios de su vida política. Franco, escribe Andrée Bachoud,

«Pensaba en términos de compromisos recíprocos pasados y, en una visión arcaica de la unión del trono y el altar, no aceptaba la defección de la Santa Sede, que ponía en cuestión todo el edificio institucional previsto por las distintas leyes orgánicas. Para él, esta ruptura fue un colapso, ante el cual todo lo demás se quedó en el camino. La actitud de la Iglesia fue una de las razones que, sumada a la enfermedad de Parkinson, le llevaría a la abulia, dramática sobre todo para el Gobierno que, ante una crisis que afectaba a todos los sectores de la vida pública, ya no podía intervenir, pues tenía que esperar decisiones del anciano que no llegaban.

En septiembre de 1970, Franco recibió la visita de Richard Nixon y Henry Kissinger, una visita que reforzó la imagen del jefe de Estado dentro y fuera de España, pero que también representa el punto de máxima tolerancia de las democracias occidentales hacia Franco. Al mes siguiente, se reunió con el general Vernon Walters, a quien el Caudillo le pareció «viejo y débil». A veces le temblaba tanto la mano izquierda que tenía que sujetarla con la derecha. A veces parecía ausente, otras veces reaccionaba adecuadamente a lo que estábamos tratando.

Dos meses después de la visita de Nixon, el juicio de Burgos, que terminó con la condena a muerte de seis miembros de ETA, hizo retroceder treinta años la posición internacional de España. La jurisdicción militar era vista por muchos demócratas españoles y europeos, y también por la Iglesia española, como algo arcaico. El asunto tuvo importantes repercusiones en el ejército, ya que un gran número de oficiales no quiso seguir asumiendo esta función represiva, mientras que otros, más numerosos, redescubrieron la solidaridad de antaño contra la hispanofobia internacional y pidieron a Franco que fuera despiadadamente severo. Ante tales diferencias, Franco convocó de inmediato un Consejo extraordinario al que fue invitado por primera vez Juan Carlos; tras una breve deliberación, se decidió responder a las llamadas del ejército y suspender el Habeas Corpus. Los debates en la ONU sobre este tema tuvieron el paradójico resultado de consolidar el régimen de Franco, y los duros del Movimiento (el Búnker) organizaron una manifestación de apoyo a Franco en la Plaza de Oriente el 17 de diciembre de 1970, cuyo pretexto era contrarrestar la propaganda antiespañola y la protesta interna protagonizada por la oposición democrática, y a la que, según la prensa española, asistieron 500.000 personas; Pero en realidad, como mostraban algunas de las consignas que atacaban directamente al Gobierno, especialmente a sus ministros pertenecientes al Opus Dei, era una demostración de la capacidad de movilización del Búnker al servicio de su plan para desalojar a los tecnócratas y continuistas de los puestos de poder. En cuanto a Franco, se vio reforzado en su convicción de que era tan indispensable para España como lo había sido en el pasado, y disuadido de entregarse. Según Fraga, la imagen de Franco vitoreado por las masas y su deterioro físico tuvieron el paradójico efecto de impedir que la oposición democrática intentara precipitar su caída, y de hacer que los miembros del Búnker aceptaran que «mientras Franco viviera, no se haría nada contra ellos». Mientras tanto, Franco recibió mensajes de varios dignatarios extranjeros, incluido el Papa Pablo VI, pidiendo clemencia. Tal vez cedió al llamamiento de su hermano Nicolás, o tal vez creyó oportuno desautorizar a los duros, y el 30 de diciembre convocó una reunión de su Consejo de Ministros para consultar, y luego, con la fuerza del enorme plebiscito a su favor, decidió, tras el voto de la mayoría de los ministros a favor de la conmutación de la pena de muerte, y, en última instancia, ante la insistencia, principalmente, de López Rodó y Carrero Blanco, preocupados por la inevitable repercusión internacional, indultar a los condenados de Burgos. En su discurso de fin de año, Franco se esforzó en explicar las protestas internacionales en términos de su idea fija de persecución: «La paz y el orden que hemos disfrutado durante más de treinta años han despertado el odio de las potencias que siempre han sido enemigas de la prosperidad de nuestro pueblo».

En los años setenta, las movilizaciones obreras y estudiantiles tienden a generalizarse. Algunas fracciones políticas, como la Democracia Cristiana, que había sido cercana al régimen, se posicionaban ahora en contra de Franco; surgían grupos de oposición incluso en la propia Falange; en el ejército, una asociación clandestina, la Unión Militar Democrática (y su mayor aliado, la Iglesia), aparecían divididos. Para hacer la situación insoportable, ETA y otros grupos terroristas incrementaron sus acciones. Franco reaccionó a estas tensiones dando un giro hacia posiciones inmovilistas. El 1 de octubre de 1971, durante la celebración del aniversario de su nombramiento como jefe de Estado, que fue acompañada de nuevos mítines en la Plaza de Oriente, Franco dejó clara su intención de no retirarse. La facción continuista comenzó a temer la previsible pérdida de las facultades físicas y mentales de Franco, que podría producirse antes de que se hiciera efectivo el traspaso de poderes.

Los últimos años de Franco ilustran su extraordinaria dificultad para renunciar a las parcelas de poder que aún conservaba. En enero de 1971, Carrero Blanco le entregó un copioso informe en el que le instaba a nombrar un Presidente del Gobierno para preservar sus propias fuerzas y mantener intacto su prestigio como Jefe de Estado. Otra propuesta, de carácter más político, era permitir algunas asociaciones políticas dentro del Movimiento. López Rodó se encargó entonces de concretar las condiciones de la sucesión, y el 15 de julio de 1971 se promulgó un decreto por el que se conferían a Juan Carlos las facultades que le correspondían como heredero oficialmente designado al trono, según lo estipulado en la Ley Orgánica. Estos poderes incluyen el derecho a asumir temporalmente los poderes del Jefe de Estado en caso de que Franco quede físicamente incapacitado para desempeñar sus funciones.

A principios de junio de 1973, tras aceptar que ya no estaba físicamente capacitado para dirigir el Gobierno, Franco presentó su dimisión, a instancias de López Rodó, para consumar la separación de las funciones de jefe de Estado y jefe de Gobierno, y poner así en marcha el mecanismo de nombramiento de un presidente de Gobierno por primera vez. La Ley Especial de Prerrogativas, aprobada el 12 de julio de 1972, instituyó la separación de las funciones de Jefe de Estado y Presidente del Gobierno. La ley estipulaba que el Consejo del Reino debía presentar a Franco una lista de tres nombres, entre los que debía elegir uno. Franco pidió que se incluyera el nombre de Carrero Blanco en la lista, y el Consejo añadió los nombres de Fraga y del primer falangista Raimundo Fernández-Cuesta. El 8 de junio, Franco nombra oficialmente a Carrero Blanco presidente del Gobierno. Por lo demás, el nuevo gabinete fue obra de Carrero Blanco, y el único nombre que impuso Franco fue el de Carlos Arias Navarro, uno de los fiscales durante la represión en Málaga en 1937, que tenía fama de duro y sustituyó a Garicano como ministro del Interior. La vicepresidencia recayó en Torcuato Fernández Miranda, antiguo tutor de Juan Carlos y ministro secretario del Movimiento, título que mantuvo. La mayoría de los miembros del Opus Dei, a raíz del caso Matesa, fueron excluidos del nuevo equipo, con la excepción de López Rodó, que pasó del Ministerio de Planificación a Asuntos Exteriores. Al igual que Franco, Carrero Blanco optó por potenciar el papel del Movimiento, tras los reveses sufridos en la Santa Sede. La voluntad de Carrero Blanco de hacer perdurar las instituciones quedó reflejada en el programa que presentó a las Cortes el 20 de julio de 1973, por lo que el nombramiento de Carrero Blanco fue interpretado como un signo de inmovilismo, en el sentido de una continuación del franquismo después de Franco.

Las facultades intelectuales y la resistencia de Franco estaban disminuyendo. Desde hace tres años, las reuniones del Consejo, que solían durar hasta altas horas de la noche, se acortan y a veces se interrumpen a última hora de la mañana para tener en cuenta el cansancio del Caudillo. En los últimos tres años no era raro que Franco se durmiera durante el debate.

En 1973 estalló la crisis mundial del petróleo, que también afectó a España. El milagro económico llegó a su fin, dando paso a un periodo de estancamiento y crisis que duró más de diez años. En abril, un huelguista fue asesinado por la policía en Barcelona, y el 1 de mayo, Día del Trabajo, un policía fue apuñalado. El 2 de mayo, Tomás Garicano, decepcionado por el inmovilismo del régimen, dimite. Franco encargó a Carrero Blanco la formación de un nuevo gobierno, cuya composición indicaba un endurecimiento del régimen: Fernández-Miranda fue nombrado vicepresidente, además de secretario general del Movimiento; López Rodó fue designado para Asuntos Exteriores, considerado un «exiliado»; dos falangistas de línea dura, José Utrera Molina y Francisco Ruiz-Jarabo, recibieron las carteras de Vivienda y Justicia, respectivamente; y Arias Navarro fue nombrado ministro del Interior.

El 20 de diciembre de 1973, con motivo del llamado Juicio 1001, en el que comparecían diez dirigentes sindicales de Comisiones Obreras y que pretendía ser ejemplarizante, ETA asesinó al presidente del Gobierno y principal valedor de Franco, Carrero Blanco, en un espectacular atentado. Al principio, Franco recibió la noticia con su habitual estoicismo, pero pronto se derrumbó, declarando: «Han cortado el último vínculo entre el mundo y yo». Franco se mostraba a todo el mundo angustiado y afligido, presa de emociones irreprimibles, y en privado mostraba un completo abatimiento. En el funeral, que tuvo lugar en la iglesia de San Francisco el Grande, Franco rompió a llorar, y la grabación televisiva de la escena permitió a los españoles ver llorar al Caudillo por primera vez.

Fernández-Miranda ocupó la presidencia de forma interina, pero, considerado por Franco sobre todo como un intelectual y partidario de la apertura, y rechazado unánimemente por la vieja guardia del régimen, no fue considerado para suceder a Carrero Blanco y no apareció en la terna presentada al jefe del Estado. Franco se decantó por Alejandro Rodríguez de Valcárcel, pero éste declinó la oferta. Otro candidato, Pedro Nieto Antúnez, un hombre de gran confianza, pero viejo y casi sordo, sin experiencia política, que además estaba involucrado en un escándalo inmobiliario, fue rechazado tajantemente en una reunión del Consejo Nacional del Movimiento. Al final, la elección recayó en Arias Navarro, un leal probado, católico estricto, buen administrador, bien educado, dueño de una vasta biblioteca y con una larga experiencia al servicio del régimen. En España, existe la teoría de que Franco, al estar influenciado por la camarilla del Pardo -término que incluía a personalidades como Carmen Polo, Villaverde, Vicente Gil, etc.- decidió seguir la línea del Pardo. -El público consideró que Arias Navarro era el único que podía llamarse el «Pardo», y que era el único que podía llamarse el «Pardo», y que podía llamarse el «Pardo». La opinión pública consideraba que el Caudillo estaba fuertemente dominado por su esposa, que era muy amiga de la mujer de Arias Navarro, y en general por su familia, mientras que Juan Carlos no era consultado. Según otros autores, dicha camarilla no formaba un grupo cohesionado, y la decisión fue tomada por el propio Franco. Este nombramiento del sustituto de Carrero Blanco sería la última decisión política importante de Franco. La creciente propensión de Franco a sollozar acreditó la convicción de la clase política de que había perdido gran parte de su autonomía de apreciación y decisión.

El nuevo gobierno formado el 3 de enero de 1974 y presentado a las Cortes en febrero fue el último de la época franquista. Se formó con los restos del núcleo duro del régimen, y su composición difería mucho del equipo anterior, ya que menos de la mitad de los ministros de Carrero Blanco seguían en el cargo. Franco se contentó con nombrar a los tres ministros militares, insistiendo únicamente en que Antonio Barrera de Irimo se mantuviera como ministro de Economía y que Utrera Molina pasara a ser ministro del Movimiento. Aparte de los tres ministros militares, se trata del primer gabinete completamente civil en la historia del régimen. Arias destituyó a varios miembros del Opus Dei y a sus colaboradores más cercanos, entre los que se encontraba, para desgracia de Franco, López Rodó. Los miembros del nuevo equipo eran burócratas pragmáticos, siendo el único doctrinario Utrera Molina.

Paradójicamente, la actuación de Arias decepcionó a los partidarios de la línea dura, en cuanto los complejos problemas políticos y sociales de España obligaron al nuevo gobierno a aplicar varias reformas. El 12 de febrero de 1974, Arias pronunció un discurso en el que afirmaba que «la responsabilidad de la innovación política no puede recaer únicamente sobre los hombros del Caudillo», y anunciaba desde el principio la liberalización de la vida pública, postura conocida como el espíritu del 12 de febrero, que le enfrentó al Búnker. En particular, prometió una nueva ley sobre el gobierno local, que preveía la elección directa de los alcaldes y los diputados provinciales, la puesta en marcha de una nueva ley laboral que preveía una mayor «autonomía» para los trabajadores, y un nuevo estatuto para las asociaciones dentro del Movimiento. El nuevo titular de la cartera de Información y Turismo, Pío Cabanillas Gallas, relajó aún más la censura. El nuevo gobierno realizó numerosos cambios de personal en los altos cargos de la administración, sustituyendo a 158 altos funcionarios nombrados por los tecnócratas de los gobiernos anteriores en el espacio de tres meses. Todo esto preocupaba a Franco, que lo veía como un ataque «a la doctrina esencial del régimen», aunque Arias se cuidó de actuar con moderación.

En abril de 1974, tras la caída de la dictadura portuguesa, donde una facción del ejército había desencadenado una revolución socialista, el sector más duro del régimen se apresuró a reforzar sus posiciones, asegurándose los puestos clave del mando militar. Dicha revolución desconcertó a Franco, dado que las fuerzas armadas en su conjunto eran la única institución del Estado que se mantenía firme y unida. Lo peor fue la profusión de artículos en la prensa española a favor del golpe de Estado en Portugal y de las reformas progresistas. Tras el abortado golpe de fuerza en Portugal en marzo de 1975 (también conocido como la revuelta de Tancos), António de Spínola solicitó la intervención española en virtud de las cláusulas de defensa mutua del antiguo Pacto Ibérico, una intervención también solicitada por Henry Kissinger. Sin embargo, Franco se negó a intervenir, alegando que el anterior gobierno portugués había cancelado el pacto, al tiempo que aseguraba a Kissinger que el giro radical de la revolución portuguesa no era viable.

En 1974, el malestar laboral se intensifica, con un número récord de huelgas, de las que se hace eco la prensa, cada vez menos sumisa y controlada. En marzo, el anarquista catalán Salvador Puig i Antich y el delincuente común Heinz Chez fueron condenados y ejecutados a pesar de la movilización internacional para su indulto. Estas sucesivas ejecuciones de un dictador moribundo horrorizaron al mundo democrático y enviaron al gobierno de Arias Navarro al aislamiento.

A principios de julio de 1974, Franco contrajo una trombosis venosa profunda que, a juicio de Vicente Gil, requería hospitalización. Antes de abandonar el Pardo, el Caudillo ordenó a Arias y Valcárcel que prepararan los documentos y tuvieran listo el decreto de traspaso de poderes de acuerdo con la Ley Orgánica, aunque sin exigir que dicho decreto se pusiera en marcha. A pesar de una hemorragia gástrica, Franco hizo acopio de sus últimas energías para seguir al frente, y empujado por quienes querían administrar el tiempo que le quedaba de vida en su beneficio, se sometió a los distintos tratamientos. El año 1974 sería un ir y venir entre el Consejo de Ministros y el quirófano.

El yerno Villaverde se opuso a que su suegro fuera informado de la gravedad de su estado, para evitar que delegara sus poderes en Juan Carlos. El 19 de julio de 1974 se produjo un altercado después de que Franco autorizara finalmente el traspaso de poderes. Arias entró en la habitación del hospital de Franco para entregar los documentos de la entrega, pero le asustó la idea de presentar el asunto al Caudillo; Gil se ofreció a hacerlo, pero se opuso Villaverde, que trató de cortarle el paso, obligando a Gil a apartarle bruscamente. Gil se dirigió entonces a Franco en un tono directo y claro; el Caudillo le escuchó y luego, dirigiéndose a Arias, le dijo: «Que se cumpla la ley, presidente».

Cuando Villaverde exigió el cese de Gil, éste fue sustituido por el doctor Vicente Pozuelo Escudero, que se apresuró a reducir la dosis de anticoagulantes, posible causa de la hemorragia, y ordenó un nuevo tratamiento, gracias al cual el estado de Franco mejoró rápidamente. A finales de mes, recién recuperado, le permitieron salir del hospital, y corrió a asistir al Consejo de Ministros. Luego se fue a su casa solariega de Meirás a convalecer durante todo el mes de agosto, donde fue atendido por un nuevo equipo de médicos formado por Villaverde en torno al doctor Pozuelo.

Por lo tanto, desde el 20 de julio, Juan Carlos era el jefe de Estado en funciones. Su primer acto en este cargo fue la ratificación del Acuerdo Hispano-Americano, cofirmado por Nixon en Estados Unidos. En agosto, presidió un Consejo de Ministros en el Pardo, en presencia de Franco, y otro en el palacete de Meirás. Mientras tanto, Villaverde se había establecido como cabeza de familia y una especie de sustituto de su suegro. Consultó con Girón sobre la mejor manera de frustrar los planes del gobierno y animó a Franco, que se estaba recuperando rápidamente, a reanudar sus funciones lo antes posible. Franco, que dudaba entre proceder a la coronación de Juan Carlos o reasumir sus poderes, se decantó por la segunda opción, después de que a finales de agosto recibiera un informe (exagerado) de Utrera Molina en el que se revelaban los planes de disolución del Movimiento, la vuelta a los partidos políticos e incluso la declaración de incapacidad física y mental de Franco, a lo que se sumaban los rumores de conversaciones telefónicas entre Juan Carlos y su padre y los contactos del Príncipe con opositores políticos, entre ellos Santiago Carrillo. El 1 de septiembre, tras un eclipse de 43 días, Franco se puso en contacto con Arias para informarle lacónicamente de que se había recuperado y tomaba las riendas del poder.

Pozuelo, encargado de la rehabilitación física de Franco, quiso durante estas semanas que el Caudillo preparara sus memorias, y Franco accedió inicialmente a esta petición. Pozuelo grabó las conversaciones en una cinta, que luego transcribió su mujer. El relato autobiográfico no va más allá del año 1921, ya que Franco, por razones desconocidas, abandonó el proyecto. El texto muestra que la idea de Franco de ser un instrumento de la providencia divina no se había desvanecido: «En lo que hago, no tengo mérito alguno, porque estoy cumpliendo una misión providencial, y es Dios quien me ayuda. Medito ante Dios y, en general, los problemas se me resuelven solos.

Arias convocó una rueda de prensa el 11 de septiembre de 1974 en la que anunció su intención de «perseguir la democratización del país desde sus propias bases constitucionales, con el fin de ampliar la base social de participación y con el objetivo de afianzar la monarquía», una auténtica declaración de guerra para los ultras. El 24 de octubre, Franco, preocupado por los debates en la prensa sobre las asociaciones políticas y desaprobando la política de comunicación, destituye al ministro Cabanillas, sospechoso de excesivo liberalismo. Utrera Molina, el último falangista verdadero que quedaba en el gobierno, elaboró un proyecto de ley que autorizaba las asociaciones políticas, pero sólo bajo la égida del Movimiento, y con condiciones estrictas y complejas. Este plan fue aprobado por el Consejo Nacional y promulgado por Franco, y aprobado por las Cortes en enero de 1975. Franco era consciente de que su régimen se derrumbaría tras su muerte, pero aún así quería creer que las instituciones, a las que los hombres en el poder estaban obligados por juramento, perdurarían.

A finales de 1974, Franco mostraba claros síntomas de senilidad: la mandíbula le colgaba constantemente y los ojos le lloraban, por lo que empezó a llevar gafas oscuras, y sus movimientos se habían vuelto vacilantes y espasmódicos. Según Paul Preston, «los que hablaron con él se dieron cuenta de que había perdido la capacidad de pensar con lógica. A partir de los 80 años, se sentía cansado e incapaz de trabajar durante gran parte del día, y rara vez tenía algo que decir en las reuniones del Gabinete. Durante el Desfile de la Victoria, en mayo de 1972, tuvo que utilizar un asiento plegable para fingir que estaba de pie durante la revista de las tropas. Mientras tanto, las esperanzas de que el gobierno tomara la iniciativa de una mayor apertura se habían desvanecido. El gabinete estaba dividido y Franco, apenas capaz de dirigirlo, parecía contentarse con quedarse quieto, mientras la opinión pública veía a Juan Carlos como la única esperanza de progreso.

La única respuesta que el gobierno, congelado por la enfermedad de Franco, podía dar a los numerosos problemas de España era la represión. Después de que los Consejos de Guerra condenaran a muerte a cinco de ellos, el Papa intercedió para obtener su perdón. En la respetuosa y devota carta que Franco envió al Papa, le expresaba «su pesar por no poder acceder a su petición, ya que graves razones de índole interna lo impiden». La dimisión del Ministro de Trabajo por el bloqueo de una ley más liberal sobre las relaciones laborales provocó la crisis gubernamental del 24 de febrero de 1975. Se formó entonces el último gobierno de Franco, en el que, como principal novedad, entró Fernando Herrero Tejedor como Ministro-Secretario General del Movimiento. Arias, sabiendo que Franco no tenía más remedio que ceder, puso en juego su propia dimisión para exigir el cese de dos ministros vinculados al Movimiento, entre ellos Utrera Molina, y sustituirlos por figuras más moderadas. Por primera vez en los anales del régimen, Franco tuvo que ceder, una clara señal del debilitamiento de su autoridad. Utrera acudió al Pardo a despedirse, donde Franco cayó sollozando en los brazos del último ministro en el que tenía plena confianza. Tejedor, un hombre abierto, eligió como secretario al joven Adolfo Suárez.

Aparte del conflicto con Marruecos por el Sáhara Occidental, el tema clave de los últimos meses de la vida de Franco fueron las negociaciones con Estados Unidos sobre un nuevo tratado de bases militares, centrándose la discusión en la garantía de defensa mutua. El 31 de mayo de 1975, con el fin de acelerar las conversaciones, el presidente estadounidense Gerald Ford visitó a Franco, que parecía poder concentrarse en las cuestiones centrales y estaba más alerta que en diciembre de 1973. Ford recibió una bienvenida menos cálida que la de sus predecesores, y pasó más tiempo con el Príncipe Juan Carlos que con Franco, una clara señal de lo que le esperaba.

En el verano de 1975, había una sensación generalizada de que el régimen se estaba desmoronando. Franco pasó a un segundo plano, y la prensa atestiguó implícitamente el lento deslizamiento de Franco hacia las alas del teatro político. Franco seguía presidiendo los Consejos de Ministros pero, según admitió el propio López Rodó, no eran más que una formalidad; los ministros se reunían la víspera, debatían y tomaban sus decisiones bajo la dirección del jefe del Gobierno, de modo que la presencia del Caudillo al día siguiente sólo servía para refrendarlas.

El 22 de agosto de 1975, el gobierno incrementó las penas por terrorismo y volvió a transferir la jurisdicción de estos casos a los tribunales militares, mientras que cuatro días más tarde entró en vigor una nueva ley antiterrorista que prescribía la pena de muerte por el asesinato de un policía o cualquier otro funcionario público. El 27 de septiembre de 1975 se produjeron las últimas ejecuciones del régimen franquista: un total de cinco personas (tres militantes del FRAP y dos militantes político-militares de ETA) fueron ejecutadas por fusilamiento, en aplicación de las sentencias dictadas por cuatro consejos de guerra. Otras seis personas también habían sido condenadas a muerte, pero sus penas fueron conmutadas por prisión por Franco. Estas decisiones, opuestas en la concesión de indultos -la de 1970, por un lado, y las de 1974 y 1975, por otro-, son indicativas de la dependencia del Caudillo de sus ministros y reflejan las luchas internas del régimen y las actitudes divergentes de los aperturistas y los búnkeres; en 1975, como en 1974 y 1970, fue la mayoría del Consejo la que decidió, y no Franco, que se limitó a «consultar». Estas ejecuciones, las últimas de la dictadura franquista, provocaron una ola de desaprobación dentro y fuera del país. Quince países europeos retiraron a sus embajadores, y hubo protestas e incluso ataques a las embajadas españolas en la mayoría de los países europeos. En respuesta, la multitud se reunió el 1 de octubre en la Plaza de la Oriente de Madrid para celebrar, por última vez, el aniversario de la llegada del Caudillo al poder, pero apenas pudo vislumbrarlo. Vestido con el uniforme de gala de Capitán General de las Fuerzas Armadas, y flanqueado por su esposa, la pareja real y el Gobierno en pleno, Franco apareció en el balcón y, en la que sería su última aparición pública, repitió ante la multitud el discurso que había pronunciado hace tiempo, denunciando una vez más, con voz trémula, en medio del fervor general, la conspiración judeo-masónica contra España, y llamando a luchar contra la «subversión comunista-terrorista».

El 22 de septiembre, Franco ordenó a su ministro de Asuntos Exteriores, Pedro Cortina Mauri, que firmara el nuevo acuerdo sobre las bases militares y que aceptara en líneas generales las condiciones americanas, ya que Franco entendía que la actual crisis internacional podía desembocar en un nuevo periodo de ostracismo y pretendía protegerse de él manteniendo unas relaciones sólidas con Washington.

La última aparición de Franco fue el 12 de octubre de 1975, en un acto en el Instituto de Cultura Hispánica, presidido por Alfonso de Borbón. Franco contrajo un resfriado, en el mejor de los casos una gripe leve, pero a pesar de las recomendaciones de sus médicos, no quiso suspender sus actividades, y sufrió un leve infarto. A partir de entonces, estuvo rodeado día y noche por un equipo médico de 38 especialistas, enfermeras y camilleros. Como Franco se oponía a ser hospitalizado de nuevo, varias habitaciones del Pardo se convirtieron en una clínica. El 18 de octubre redactó su testamento, que encomendó a su hija Carmen y que debía ser leído al pueblo español tras su muerte.

El asunto del Sáhara Occidental reunió al gobierno en el Pardo el 17 de octubre. A pesar de los consejos del doctor Pozuelo, Franco, conectado a cables y sensores a través de los cuales los médicos monitorizaban sus parámetros vitales, presidió su último Consejo de Ministros. La reunión duró poco más de 20 minutos y Franco apenas habló. Incluso Villaverde reconoció que había llegado el momento del relevo, pero Franco, cuando le dijeron que los médicos desaconsejaban seguir con cualquier actividad, fingió sorpresa y dijo que estaba muy bien, lo que significaba que no entregaría el poder hasta que estuviera completamente postrado. A finales de noviembre, su estado empeoró considerablemente, y Arias y Valcárcel fueron a ver a Juan Carlos para ofrecerle la jefatura del Estado, pero el Príncipe se negó a hacerlo de nuevo, aunque fuera temporalmente.

Del 17 al 22 de octubre, Franco sufrió un ataque de angina de pecho, aterosclerosis, insuficiencia cardíaca aguda y edema pulmonar. El 25 de octubre de 1975, el obispo de Zaragoza trajo a Franco el manto de la Virgen del Pilar y le administró la extremaunción en el improvisado quirófano donde estaba siendo atendido en el Palacio del Pardo. El equipo de médicos estaba dirigido por su yerno, el marqués de Villaverde. El 26 de octubre, su estado se deterioró aún más, y el 30 de octubre, tras un leve infarto y una peritonitis, Franco ordenó la aplicación del artículo 11 de la Ley Orgánica y el traspaso de todos los poderes a Juan Carlos. Los comentaristas dudan de que la negativa inicial a transferir el poder fuera personalmente una decisión de Franco. A principios de noviembre, Franco sufrió otro episodio de hemorragia gástrica masiva debido a una úlcera péptica y fue operado (con éxito) por un equipo de cirujanos en la enfermería del Pardo. En contra de sus deseos, Franco fue llevado, por consejo de Villaverde, al hospital de La Paz de Madrid, donde le extirparon dos tercios del estómago. La rotura de una de las suturas, que provocó una nueva hemorragia con peritonitis, hizo necesaria una tercera operación dos días después, seguida de un fallo multiorgánico. El 15 de noviembre fue operado por tercera y última vez, y el 18 de noviembre el Dr. Hidalgo Huerta anunció que en adelante se abstendría de operar al paciente, que se encuentra en «hibernación». El 19 de noviembre, a las 11.15 horas, se desconectaron los tubos que lo conectaban a las máquinas y lo mantenían con vida, lo que finalmente provocó la muerte de Franco por shock séptico a las 4.20 horas del 20 de noviembre de 1975. La prensa mundial y el pueblo español siguieron la agonía del Caudillo durante un mes. Los problemas de sucesión y de supervivencia del régimen explican los medios médicos utilizados, que más tarde fueron calificados de obstinación terapéutica. La muerte fue anunciada a la prensa mediante un telegrama escrito por Rufo Gamazo, alto responsable de los medios de comunicación del Movimiento Nacional, que fue enviado alrededor de las 5 de la mañana y contenía sólo tres veces la frase «Franco ha muerto». A las 6.15 horas la noticia se emitió por primera vez en la radio nacional, y a las 10 horas el presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, dio su famoso mensaje televisado: «Españoles…, Franco… ha muerto».

Se calcula que durante las 50 horas que permaneció abierta al público la capilla ardiente instalada en el Salón de las Columnas del Palacio de Oriente, entre 300.000 y 500.000 personas, formando largas colas de varios kilómetros, acudieron a presentar sus últimos respetos. Una gran multitud siguió también el cortejo fúnebre, que partió de Madrid hacia el Valle de los Caídos, donde el cuerpo de Franco fue enterrado en una majestuosa tumba junto a la de José Antonio Primo de Rivera. Sin embargo, sólo tres jefes de Estado asistieron al funeral: el Príncipe Rainiero de Mónaco, el Rey Hussein I de Jordania y el General Augusto Pinochet de Chile. Se declararon treinta días de luto nacional.

Tras su muerte, se pusieron en marcha los mecanismos de sucesión y Juan Carlos -aceptando las condiciones fijadas por la legislación franquista- fue investido Rey de España, pero acogido con escepticismo por los partidarios del régimen y rechazado por la oposición democrática. Más tarde, Juan Carlos desempeñaría un papel central en el complejo proceso de desmantelamiento del régimen de Franco y el establecimiento de la legalidad democrática, proceso conocido como la Transición Democrática Española.

La exhumación y reinhumación tuvo lugar el 24 de octubre de 2019.

Franco adquirió más poder que ningún otro gobernante en España, y utilizó este poder para intervenir en todos los ámbitos de la sociedad española. Sin embargo, como ha observado Brian Crozier, «ningún dictador moderno ha sido menos ideológico», distinguiéndose Franco sobre todo por su pragmatismo; las distintas tendencias que le apoyaban tenían más o menos peso en sus gobiernos según los intereses del momento. Según Javier Tusell, «la ausencia de una ideología bien definida le permitió pasar de una fórmula dictatorial a otra, inspirada en el fascismo de los años 40 y en las dictaduras desarrollistas de los años 60», en función de la situación nacional e internacional.

No se sabe nada de las ideas políticas de Franco en su juventud. Sólo más tarde reveló la influencia de las formas más nacionalistas y autoritarias del regeneracionismo de los primeros años del siglo XX. Las conversaciones privadas dan testimonio de las certezas elementales de Franco, basadas en unas pocas convicciones clave, viscerales, inmutables y muy básicas; el universo es simple para él, como lo demuestra su propia historia, que identifica con la de España. Según Alberto Reig Tapia, «política e ideológicamente, Franco se define sobre todo por rasgos negativos: antiliberalismo, antimasonismo, antimarxismo, etc.». Salvo algunas excepciones, no ha sido posible encontrar en los numerosos relatos publicados un pensamiento de alguna grandeza, un proyecto político que sugiera la talla de un gran hombre; a lo sumo, se perciben algunas buenas intuiciones. En el inmovilismo de su pensamiento, quiso ser el guardián de una España arcaica y se vio como centinela del mundo occidental y cristiano. Estas posiciones iban acompañadas de la creencia de que había sido elegido para salvar a España de todos los «peligros». En los últimos momentos de su vida, volvió a los discursos sobre las tramas judeo-masónicas externas y a las profesiones de fe patriótica y religiosa, cuya letra y espíritu nunca cambió. La gloria de España era la única constante en su discurso; por lo demás, podía ser a veces filosemita, a veces antisemita, abogar por una economía nacional-socialista y luego por una liberal, pasar de un discurso colonialista a uno anticolonialista, etc.

Los siete años de Franco bajo la dictadura de Miguel Primo de Rivera dejaron una huella duradera en su pensamiento político y ofrecen puntos de referencia para entender algunas de sus decisiones posteriores. Dependía de Primo de Rivera para el diseño de las instituciones nacionales y del partido único: La idea de Franco de reunir en una asamblea «a las clases representativas, es decir, a las universidades, a la industria, al comercio, a los trabajadores, en fin, a toda España que piensa y trabaja» se había formulado ya en 1924 y se concretó en 1926 en un proyecto de parlamento corporativo, Incluía «representantes de las diferentes actividades, clases y valores» y también contaba con miembros natos, reclutados entre los obispos, los prefectos de las regiones militares, los gobernadores del Banco de España, así como una serie de altos magistrados o funcionarios administrativos. En 1929, complementó este sistema corporativista a la italiana con una constitución que otorgaba al rey un papel protagonista en forma de poderes legislativos y ejecutivos y establecía un nuevo órgano consultivo, el Consejo del Reino. Además, Primo de Rivera creó una especie de partido único, la Unión Patriótica, siguiendo el modelo de los fascistas, cuyo programa, prefigurando el de Franco, era antiparlamentario y articulaba en torno al concepto de «democracia orgánica» los temas de la propiedad, la moral católica y la defensa de la unidad de España, todo lo cual, señala Andrée Bachoud, sirvió más tarde de modelo a Franco. En el ámbito económico, Primo de Rivera, dirigista además de nacionalista, no hizo de la propiedad un absoluto, sino que la subordinó a las necesidades del progreso y del poder económico del país, así como a los imperativos de una mayor justicia social y de la estabilización social a través del desarrollo económico.

El franquismo era, según Hugh Thomas, «un sistema en sí mismo más que una variedad del fascismo». Según Bartolomé Bennassar, fue un hábil compromiso entre el fascismo español (falangismo), el catolicismo militante, el carlismo, el legitimismo alfonsino, el capitalismo ultranacionalista (en su primera versión) y el patriotismo de corte bismarckiano en su relación con los trabajadores. A diferencia de Hitler o Mussolini, Franco no vinculó su destino al de un partido y no permitió que la Falange desempeñara el papel de un partido nazi o fascista; éste, dice Bennassar, es uno de los secretos de su longevidad política. Su rechazo al parlamentarismo es bien conocido, incluso antes de los años 30. En los años 50, expresó su desprecio por las democracias sometidas a la opinión pública y a los intereses económicos, y contrapuso la afirmación de los valores eternos a los errores liberales y democráticos. En su concepción de la democracia orgánica, se trataba de privilegiar las células sociales -la familia, las corporaciones profesionales, etc.- en detrimento de la expresión individual. – a costa de la expresión individual.

Tras su victoria en la Guerra Civil, la primera tarea de Franco fue establecer un estado totalitario de tipo fascista en España; era una época en la que el fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán estaban de moda. Sin embargo, el régimen de Franco, incluso en su primera década, no era lo mismo que el fascismo, aunque Franco permitiera el desarrollo de un discurso fascista y no negara sus profundos vínculos ideológicos con Mussolini, y aunque valorara la fuerza que le daba un partido único. Se mostró bastante reticente con la persona y las ideas de José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange, pero comprendió el interés de asumir la herencia y los símbolos de este partido, para asegurarse el control y el apoyo de numerosas y militantes milicias. Pero es más proclive, por formación y por naturaleza, a imponer un orden de esencia militar, y a buscar sus modelos más atrás en el pasado de España. Más que el corporativismo fascista italiano, su concepción de una democracia orgánica o su sueño de solidaridad hispanoamericana, por ejemplo, se basaban en la nostalgia de una España arcaica y soberana sometida sólo a las leyes de Dios. Su modelo era la monarquía de los Habsburgo y, aún más, el gobierno autoritario y poderoso de los Reyes Católicos. Además, el llamado partido único de Franco era una ficción, pues en realidad es un conglomerado de fuerzas diferentes y a menudo opuestas; los monárquicos, muchos de ellos militares, se oponían a la Falange, y la Iglesia impugnaba el control de ésta sobre la sociedad y especialmente sobre la juventud; y la adhesión masiva al catolicismo no es compatible con el fascismo clásico. Franco arbitró entre estas fuerzas limitando las ansias de poder de la Falange. En marzo de 1965, Franco declaró: «Yo, lo sé bien, nunca he sido fascista y nunca hemos luchado por la victoria de este ideal. Era amigo de Mussolini y Hitler porque nos ayudaron a luchar contra los comunistas.

Otra constante en el pensamiento de Franco era la idea de un complot extranjero contra España. Así, durante la Guerra Civil, se dijo que los rojos habían sido ayudados por Francia, Gran Bretaña y todo el mundo (las Brigadas Internacionales), pero Franco no mencionó la ayuda alemana e italiana recibida por los nacionalistas. Esto le llevó naturalmente a establecer un paralelismo entre 1898 (explosión del acorazado Maine) y 1936. Más concretamente, había acumulado rencor contra Francia en Marruecos. Para él era evidente que ciertos bancos y traficantes habían organizado el contrabando de armas hacia el Marruecos español para fomentar y mantener la rebelión. Pero extiende su queja contra la propia España: «El país vive al margen de la acción del Protectorado y considera con indiferencia el papel y los sacrificios del ejército y de estos abnegados oficiales. Si a estas fobias añadimos su admiración por todo lo militar y su tenaz sentido religioso -después de su nombramiento como líder de los insurgentes, tomó un confesor personal, comenzaba el día con una misa y rezaba un rosario casi a diario-, podríamos sin duda trazar los contornos de su marco ideológico.

En materia económica, Franco creía en la autarquía de España, es decir, en la capacidad de autosuficiencia de España, y en el dirigismo estatal. Desde el inicio de la Guerra Civil, sus proclamas anunciaban la construcción de un nuevo orden en el que la economía sería organizada, orientada y dirigida por el Estado. Con este objetivo, promovió la creación del Instituto Nacional de Colonización en 1939, seguido del Instituto Nacional de Industria (INI) en 1941. El INI estuvo en el origen de importantes empresas industriales (petroquímica, construcción naval, plantas energéticas, aluminio, etc.), obra con la que Franco se identificó totalmente, entusiasmándose con los logros del INI y disfrutando de la asistencia a sus inauguraciones.

En 1938, Franco ya estaba convencido de que era un instrumento de la Divina Providencia, dotado de poderes especiales, y creía en su predestinación. Su visión maniquea del mundo y de la historia le predispuso a considerarse como un hombre providencial, como el «dedo de Dios». Las primeras referencias a su «ángel de la guarda», su obstinación en mantener cerca de él la reliquia de la mano de Santa Teresa, atestiguan esta creencia en una misión providencial, ratificada por sus repetidos éxitos. La acumulación de pequeños golpes de suerte en momentos decisivos de su vida fue percibida por Franco como una atención especial de la Providencia. Durante sus años en Marruecos, el joven teniente Franco había adquirido fama de invulnerable, desempeñando con éxito el papel de engañador, hasta el punto de que sus tropas le atribuían la baraka. El 16 de julio de 1936, la oportuna muerte accidental del general Balmes le dio un pretexto plausible para ir a Gran Canaria. Posteriormente, los accidentes, los asesinatos y las ejecuciones contribuyeron a la eliminación de sus posibles rivales. Luego fueron eliminados otros dos militares de alto rango: Joaquín Fanjul en Madrid y Manuel Goded en Barcelona, que fueron fusilados por los republicanos el 19 y 20 de julio de 1936, y luego Emilio Mola en un accidente aéreo en 1937, ante cuya muerte Franco reaccionó con una frialdad rayana en la indiferencia. A Goded, en particular, no le gustaba Franco, y no se habría prestado a la maniobra que convirtió a Franco en generalísimo y al mismo tiempo en jefe de Estado. Su victoria en la Guerra Civil le sirvió para legitimar su poder, y la celebró constantemente atribuyéndola a la ayuda divina y no a la del Eje, y desde esta convicción reforzó el anclaje católico de su política. Más tarde, en sus discursos como jefe de Estado, se presentó a menudo como un «misionero», un salvador «por la gracia de Dios». Se erigió en estatua solitaria ante la historia, y llegó a identificar el destino de España con el suyo; muy pronto, de hecho, desde los años de Zaragoza (1928-1931), Franco se inclinó por identificarse con España, la patria del deber y del sacrificio. A partir de entonces, se convirtió en el maestro de este deber, el único capaz de definir su naturaleza y establecer sus obligaciones. Su temperamento narcisista le llevaría pronto a identificar la causa y el servicio de España con su propia causa y servicio.

La fuerza y la continuidad de Franco se explican en gran medida por la protección que recibió de la Iglesia tradicional, que legitimó su poder en el interior y garantizó su moralidad en el exterior y la continuidad del régimen. El 19 de mayo de 1939, Franco declaró, tras reafirmar los vínculos orgánicos entre la Iglesia y el Estado, que se proponía «desterrar el espíritu de la Enciclopedia a sus restos». Además, al mantenerse escrupulosamente fiel al pensamiento oficial e invariable de la Iglesia, ya no tenía que temer los vaivenes del tiempo político en una sociedad en constante evolución.

Psicología

Los escritos y discursos de Franco antes y después de la guerra revelan una mente estrecha; la ausencia de cualquier signo temprano de genio desmiente la inusual delicadeza estratégica mostrada más tarde. Sin embargo, «a pesar de sus sistemáticos detractores», escribe Bennassar, Franco «era un hombre inteligente». Había una discrepancia entre su aspecto físico y su reputación militar y política. Sin embargo, durante la Guerra Civil su autoridad adquirió dimensiones genuinamente carismáticas; el estatus de Caudillo nunca se definió en teoría, sino que se basó en la idea de legitimidad carismática.

El joven Franco era de complexión delgada, tanto que le llamaban Cerillita, es decir, Allumette, lo que explicaría su timidez de entonces. Su voz, a la vez suave y aguda, poco masculina, a veces estridente, que producía una nota falsa sin previo aviso, habría sido la pesadilla de Franco desde que estaba en el colegio de Ferrol y una de las principales razones de su carácter retraído. En Toledo, probablemente no tenía mucha confianza en sí mismo. Su padre lo tenía en baja estima y sus compañeros no lo veían como un fénix, un líder, un animador o un macho envidiable. No había recibido de los demás ninguna admiración o consideración que pudiera tranquilizarle sobre sí mismo, a excepción de su madre Pilar. En su novela corta Raza, dio rienda suelta a sus frustraciones secretas bajo la máscara de la ficción. Su biógrafo, el psiquiatra Enrique González Duro, está convencido de que albergaba sueños de gloria y planes grandiosos basados en una «visión heroica de la historia de España», y que llegó a idealizar a España como si fuera su verdadera y gran familia, ya que la suya se había roto, una especie de compensación. La fuerte devoción a su madre, y el sentimiento de protección que le dedicaba, se transmutaron por primera vez en un nuevo ideal de servicio a la patria, una transferencia psicológica que se habría producido en Toledo. A pesar de sus éxitos, el cincuentón Franco no había digerido del todo las frustraciones de su adolescencia y juventud, y la Guerra Civil no sólo le permitió conquistar el poder, sino también crear un culto propio que exacerbó un narcisismo latente que por fin se había cumplido. En Marruecos, habiendo descubierto que el primer poder es el que se ejerce sobre uno mismo, se había adiestrado en la impasibilidad, en el aparente desprecio del peligro; había adquirido el control absoluto de su cuerpo, eludido las tentaciones del alcohol y del amor venal, y adquirido una inflexibilidad, una crueldad no odiosa sino fría e insensible a los dramas individuales. Se dio cuenta de que el poder que tenía sobre sí mismo era en cierto modo transmisible, ya que su autoridad se había convertido rápidamente en algo indiscutible, que incluso inspiraba una especie de temor. También aprendió a disimular su timidez con una apariencia de frialdad e indiferencia, aunque cuando estaba relajado y más animado, era tan expansivo como cualquier otro. A lo largo de su vida, fue poco comunicativo en sus asuntos personales, pero su frialdad podía convertirse en una sorprendente vivacidad si se sentía cómodo. Una vez convertido en dictador, utilizó la frialdad y la distancia como herramientas de poder. No imitó a su madre por su dulzura y resignación, ni por su capacidad de indulgencia y habilidad para trabajar desinteresadamente por los demás, ni por su calor humano, generosidad y caridad cristiana. Franco creció como un adulto de gran austeridad, autocontrol y determinación imperturbable, con un gran respeto por la familia, la religión y la tradición, pero también como una persona a menudo fría, seca e implacable, con una limitada capacidad para responder a los sentimientos de los demás, una personalidad capaz de despertar admiración y respeto, con una sorprendente capacidad para imponer su mando, pero que limitaba su calor humano a un pequeño círculo de familiares y amigos cercanos. La impasibilidad (intencionada o natural) ante lo inesperado y la desconfianza prevalecen en su personalidad. Sus relaciones con el mundo se guiaban por un código elemental cuyas palabras clave eran recompensa y castigo, gratitud y resentimiento, servicios a pagar y ofensas a vengar.

La manipulación y el arte de la dosificación

Pacón escribe que «el Caudillo juega con unos y con otros, no promete nada en firme y, gracias a su habilidad, confunde a todo el mundo», y llega a afirmar que Franco pudo arruinar las ambiciones de Muñoz Grandes al nombrarlo Ministro del Ejército a propósito: luego resultó ser un administrador desastroso, demostrando así su incompetencia.

Su método favorito para ejercer el poder era dividir y gobernar y arbitrar entre facciones rivales, cuyas ambiciones y aspiraciones conflictivas exacerbaba según fuera necesario. Al carecer de convicciones ideológicas firmes -le resultaba medio indiferente la estructura del Estado y nunca se tomó en serio la idea de los sindicatos verticales- y conformarse con ideas simples, estuvo bien situado para ocupar la posición de árbitro durante mucho tiempo después de haber conquistado el poder supremo. Además, el Caudillo se cuidó de colocar en cada gabinete ministerial a personalidades sin una opción política claramente definida (Arburua, Peña Boeuf, Blas Pérez, Fraga) a las que podía inclinar en una u otra dirección a su antojo para conseguir la mayoría. Como no pudo deshacerse de la Falange, hizo una Falange propia, compuesta por «francofalangistas», con un Muñoz Grandes o un Arrese, y de la que sacó las mechas de servicio: Arrese, Solís y Girón. Así, a cambio de prebendas en forma de cargos públicos dadas como precio por abandonar el sueño nacional-sindicalista, Franco redujo a la Falange a no ser más que una correa de transmisión de su gobierno.

López Rodó cuenta que «el Consejo de Ministros era para él una especie de parlamento de bolsillo, que le permitía asistir a debates a puerta cerrada sobre temas políticos, económicos, internacionales, etc., y llegar al fondo de las cosas. No se enfadaba si un ministro le contradecía, lo que no era raro, por ejemplo, si se trataba de liberalizar el comercio exterior. Esta capacidad de escuchar era uno de sus principios básicos en el trato con la gente. En la práctica diaria, como no trataba de imponer los medios para alcanzar los objetivos y sólo se interesaba por los resultados, dejaba un gran margen de maniobra a sus ministros (especialmente a sus ministros de economía, que a partir de 1957 gozaron de una gran libertad), y si el experimento tenía éxito, como fue el caso de la nueva política económica a partir de 1957, Franco lo dejaba continuar y mantenía a los ministros en sus puestos, mientras reclamaba para sí una gran parte de los éxitos conseguidos; Si encontraba una fuerte oposición o fracasaba, como en el caso del proyecto de las Leyes Básicas de Arrese, Franco destituía al ministro o le asignaba otra cartera. Cuando Franco juzgaba que había agotado las posibilidades de un ministro, o que una nueva política debía ser conducida y encarnada en otra persona, no tenía muchos sentimientos; así, en 1942, cuando la victoria del Eje se hizo dudosa, se separó de Serrano Suñer, un apologista de la alianza con el Eje. Las cualidades que Franco buscaba en sus ministros eran primero la lealtad, luego la competencia y la eficacia, la discreción en el juego político y, por último, la habilidad en el manejo de la opinión pública y en el mantenimiento del orden público. Sobresalía en la gestión del tiempo, y era hábil en el uso de tácticas dilatorias: en palabras de Bennassar, «Franco había ganado tantas veces con tácticas dilatorias que llegó a la conclusión de que era urgente esperar»; fuera cual fuera la urgencia, esperaba, a veces de forma insoportable para sus interlocutores.

Franco no tomó el control de las finanzas del Estado por cuenta propia, a diferencia de su entorno y de ciertos dignatarios del régimen. Franco, que estaba bien informado, no desconocía estas prácticas, los desfalcos y, sobre todo, el tráfico de influencias, no le gustaba que le hablaran de la inmoralidad o venalidad de sus familiares o ministros; de hecho, la corrupción, mientras él la controlara, formaba parte de su sistema, porque el implicado en un acto corrupto quedaba a su merced.

Su tratamiento de los acontecimientos durante la Segunda Guerra Mundial es indicativo de su método habitual. Una cronología detallada de estos años revela el tortuoso curso de la diplomacia franquista y los cambios en el vocabulario oficial (neutralidad, no beligerancia, neutralidad) que la acompañaron. La derrota del Eje llevó a Franco a poner a la Falange en un estado de relativa hibernación desde el verano de 1945 hasta la primavera de 1947, y a poner en primer plano los referentes católicos y monárquicos de su régimen.

Piedad

La religiosidad franquista estaba ligada a la tradición formalista española, basada en la liturgia y el ritual, y no especialmente en la meditación personal, el estudio o la aplicación práctica de la doctrina. La debilidad de su formación teórica le redujo a pasos repetitivos como el rezo diario del rosario. Asistía escrupulosamente a la misa dominical y practicaba ejercicios espirituales de vez en cuando. Al igual que sus hermanos, acompañaba a su madre a misa o en sus visitas a la ermita de la Virgen de Chamorro. La influencia de su madre en este ámbito llegó más tarde, cuando, tras graduarse en la Academia de Toledo, Franco fue enviado como subteniente a Ferrol. Fue sin duda para complacer a su madre, la única de la familia cuya piedad era genuina y profunda, que Francisco Franco se convirtió en uno de los fieles de la Adoración Nocturna de Ferrol en junio de 1911. Pero incluso entonces, la influencia de su madre no fue decisiva, y en Marruecos, unos meses más tarde, estos impulsos místicos ya no estaban en sazón y el oficial Franco ya no mostraba ningún fervor religioso. Incluso se le atribuye un lema: «¡Sin mujeres, no hay masas! La grave herida de 1916 y la convalecencia en Ferrol pueden haber marcado un punto de inflexión. Cabe destacar que la religión no aparece en el decálogo, el conjunto de preceptos redactados por Franco para el uso de la escuela militar de Zaragoza.

Según Guy Hermet, que menciona varios testimonios que demuestran las fuertes convicciones laicas de Franco, éste no habría cambiado de actitud hasta más tarde, ya sea por interés político o porque descubrió repentinamente su fe hacia 1936. Sin embargo, según Andrée Bachoud, estas hipótesis no encajan bien con lo que sabemos del carácter de Franco, ya que una hipótesis supone un tipo de genio político sin escrúpulos que, para asegurarse el poder, habría fingido convicciones religiosas, mientras que la otra supone una capacidad de pasión o de iluminación repentina que no concuerda con lo que sabemos de él por otra parte; El autor recuerda que Franco pertenecía por naturaleza a una sociedad en la que la religión era un baluarte contra los excesos revolucionarios y una marca de adhesión al orden establecido, y pudo, llegado el momento, en perfecta sintonía con todos los conformismos oficiales de la época, encontrar útil afirmar mejor una fe que compartían la mayoría de sus partidarios. En definitiva, si Franco era religioso, era más por su aversión a la masonería que por una verdadera piedad.

Así, aparentemente indiferente a la religión hasta octubre de 1936, Franco, desde el momento en que tomó el poder, asumió la apariencia de una piedad edificante, yendo a misa varias veces a la semana, rodeándose de religiosos, en su mayoría dominicos, difundiendo pronto rumores beatíficos sobre sí mismo, y tomando un capellán personal. No dejó de salpicar sus discursos con referencias a Dios y de participar en grandiosas ceremonias religiosas. En su discurso del 1 de enero de 1937, anunció que el nuevo Estado se ajustaría a los principios católicos. El 21 de julio, en plena batalla de Brunete, presidió las fiestas de Santiago de Compostela, reconociendo al apóstol como patrón de España. En Marruecos, mostró simpatía por los judíos, y en general cierta benevolencia hacia las tres religiones reveladas.

Preocupaciones sociales

Si Franco se preocupó poco por el servicio a los demás, sucedió, en el apogeo de su poder, que mostró una auténtica preocupación social, sin duda paternalista, pero real. Franco confió al Dr. Pozuelo algunos detalles de su infancia que atestiguan una cierta conciencia de las desigualdades sociales en una sociedad «muy jerarquizada»:

«Recuerdo lo que me impresionó de niño: el bajísimo nivel de vida de los aguadores que suministraban agua a las casas. Después de hacer una larga cola frente a las fuentes públicas, expuestas a la intemperie, les pagaban quince céntimos por cargar y subir, sobre sus cabezas, los cubos de 25 litros de agua. O aquel otro caso de mujeres que, en el puerto, descargaban carbón de los barcos por una peseta al día.

Franco, al igual que Luis Carrero Blanco, se preocupó durante toda su vida por los problemas sociales. Para algunos autores, como Juan Pablo Fusi, esta preocupación era sincera. Esta preocupación se habría manifestado ya en 1934, cuando Franco tomó conciencia de las inicuas condiciones de trabajo de los mineros asturianos, lo que le inspiró a desarrollar una doctrina social que combinaba un paternalismo social-católico con una concepción autoritaria de la paz social. Esto explica que promulgara una legislación social que fundaba la seguridad en el empleo y dificultaba enormemente los despidos, y que más tarde creara las ayudas familiares, el seguro obligatorio contra la enfermedad, la vejez, etc., imaginando que esta legislación era una de las más avanzadas del mundo. Bennassar observa una contradicción entre la «fría resolución de este hombre hacia sus adversarios, su incapacidad para olvidar las ofensas, su indiferencia ante la muerte de los demás y su verdadera indignación ante las manifestaciones más evidentes de la miseria social».

Vida privada y ocio

Poco más se sabe de la vida privada de Franco, aparte de lo que se ha hecho público oficialmente, y él mismo nunca ha revelado nada sobre su vida privada. Se había casado con Carmen Polo, con quien tuvo una hija, María del Carmen. Su yerno fue Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde, y uno de sus bisnietos fue Luis Alfonso de Borbón y Martínez-Bordiú, hijo de Alfonso de Borbón y su nieta Carmen Martínez-Bordiú y Franco. Los Franco pasaban sus vacaciones de verano bien en el pazo de Meirás, no lejos de A Coruña, o en el palacio de Aiete, cerca de San Sebastián; en Semana Santa, solían ir a su casa de La Piniella, en Llanera, Asturias. Franco no era apasionado en sus afectos personales, pero era estable y devoto y era un marido fiel y considerado. Era un hogar feliz, y nunca hubo ningún signo de inestabilidad en esta unión, que en casi todos los aspectos era muy convencional y típica de la élite española de la época.

Hasta finales de la década de 1940, los Franco llevaban una vida sencilla y sin ostentación, excepto cuando se trataba de teatros por motivos políticos. El propio Franco no tuvo amantes ni parece haber tenido deseos de tenerlas; carecía de vicios y pasiones, y ni siquiera se sentía atraído por los pequeños placeres; tenía gustos ordinarios, vestía sin aspavientos, evitaba los excesos gastronómicos, bebía con mucha moderación, no fumaba; no parecía disfrutar de los placeres de la conversación, salvo quizá en su primera juventud, cuando frecuentaba las tertulias. Su corte de aduladores, a falta de otra cosa, a veces fingía alegrarse por el tamaño de un pez capturado o el número de piezas abatidas durante una cacería. El ambiente en el Pardo era pesado, anodino y carente de espontaneidad. Pacón, por ejemplo, deploró la frialdad de su primo, tan fría que «suele congelar al mejor de sus amigos», y la indiferencia con la que reaccionó ante la marcha de Pacón le afectó mucho. Aunque le gustaba presumir de su pobreza, Franco toleraba el frenesí de riqueza y ostentación que mostraban su hermano, su mujer, y más tarde su yerno o algunos de sus seguidores. Nunca pareció escandalizarse (al menos públicamente) por los abusos que ocuparon los titulares. Ciertamente, tenía gusto por las casas bonitas; más tarde, haría falta toda la energía de su cuñado Ramón Serrano Súñer para disuadirle de vivir en el palacio real, y convencerle de que se fuera a vivir de forma más modesta, el 18 de octubre de 1939, al castillo del Pardo, a 18 km de Madrid. Tal vez tenía un gusto por la pompa y las circunstancias; en cualquier caso, no tenía una pasión por el arte o el lujo. Su yerno Villaverde, un playboy superficial y frívolo, estaba rodeado de una familia de moral rapaz, que consideraba una conquista el matrimonio de Villaverde con la hija de Franco. Poco a poco fue expulsando a los clanes Franco y Polo del Pardo, y creó un clima cortesano artificial que disgustó al Caudillo, que se sentía incómodo en él y se refugiaba cada vez más en la soledad. Franco leía poco entonces, menos que en el pasado, pero le afectaba la lectura del libro de Hugh Thomas, La guerra de España, que discutía constantemente con Pacón. Por lo general, se limitaba a los artículos de prensa seleccionados por su entorno de la prensa francesa, inglesa o estadounidense.

Sus pasatiempos favoritos eran el golf, la caza y la pesca, que a menudo se explotaban con fines propagandísticos, y la prensa mostraba sus proezas, con abundantes trofeos de caza y, aún más a menudo, la captura de grandes peces. A menudo jugaba a las cartas sin parar.

Tenía un barco de recreo, el yate Azor, en el que iba a pescar atún, e incluso consiguió capturar un cachalote en 1958. Cazaba los fines de semana o a veces durante semanas en la temporada alta. Muchas veces se atrae a la captura con un cebo de antemano, para que Franco la encuentre «por casualidad». Según Paul Preston, la caza era una «válvula de escape para la agresividad exteriormente tímida y sublimada de Franco».

Su conversación tendía a volver a su tema favorito, Marruecos. Era un total desconocido para el mundo de la cultura: no tenía más que desprecio por los intelectuales, que expresaba con expresiones como «con el orgullo de los intelectuales». Le apasionaba el deporte, sobre todo el fútbol, y era un declarado seguidor del Real Madrid y de la selección española de fútbol. Jugó la trifecta y una vez, en 1967, ganó un millón de pesetas. Otra de sus pasiones era el cine, especialmente los westerns, y en el Pardo se hacían proyecciones privadas de películas. También le apasionaba la pintura, a la que se había dedicado en los años 20 y que retomó en los años 40; se conservan pocos cuadros de Franco, ya que la mayoría fueron destruidos en un incendio en 1978. Prefería pintar paisajes y bodegones, en un estilo inspirado en la pintura española del siglo XVII y en los cartones de Goya. También pintó un retrato de su hija Carmen en un estilo que recuerda a Modigliani.

Enlaces externos

Fuentes

  1. Francisco Franco
  2. Francisco Franco