Sitio de Odawara (1590)

Resumen

El tercer asedio de Odawara (小田原征伐 Odawara seibatsu?), que tuvo lugar en la primavera-verano de 1590, fue la principal batalla de Toyotomi Hideyoshi durante su campaña para subyugar al clan Hōjō, el único clan poderoso del periodo Sengoku que aún no se había sometido al intento de reunificar Japón bajo su mando.

Tras subyugar al clan Shimazu en 1587, el único clan que seguía gozando de cierta independencia y poder era el clan Hōjō de la provincia de Sagami. En esa época el daimyō de los Hōjō era Hōjō Ujinao, aunque las decisiones importantes las seguía tomando su padre Hōjō Ujimasa. La ruptura con Hideyoshi se produjo en 1588, cuando envió un mensajero a Odawara exigiendo sumisión. Tokugawa Ieyasu, aliado de los Hōjō, presionó a su viejo amigo Hōjō Ujinori para que accediera. Pero los Hōjō se negaron, e incluso después de la visita de Ujinori a Kioto para reunirse con Hideyoshi las posturas no cambiaron, aunque este último decidió a favor de los Hōjō una disputa con el clan Sanada sobre el castillo de Numata.Sin embargo, en noviembre parece que las fuerzas de los Hōjō, dirigidas por el sirviente Inomata Kuninori, abandonaron el castillo de Numata, asediaron y conquistaron el castillo de Nagurumi, bajo el control del clan Sanada, y mataron al comandante.

Toyotomi Hideyoshi había impuesto durante mucho tiempo una norma que prohibía a los daimyō participar en batallas por asuntos privados. Hideyoshi, declarando que las acciones de los Hōjō eran imperdonables, declaró la guerra, y al año siguiente invadió el Kantō con un enorme ejército, dirigido por Tokugawa Ieyasu. Lo más importante es que Hideyoshi estaba preparado desde hacía tiempo. Ya había ordenado que las familias de sus vasallos se reunieran en Kioto como rehenes para evitar la traición.

Los Hōjō, sabiendo que no podían luchar en campo abierto, se retiraron con sus tropas a su fortaleza de Odawara con la esperanza de repetir las victorias de los asedios anteriores en 1561 (del clan Uesugi) y 1569 (clan Takeda).

En realidad, Odawara nunca fue atacada frontalmente, ya que Hideyoshi se dio cuenta de que para conseguir el éxito que ni siquiera el gran Takeda Shingen había logrado, sólo había una manera: tenía que poner la capital de Hōjō bajo asedio ininterrumpido. Además, a diferencia de los asedios anteriores, por primera vez un asediador disponía de todo el tiempo que quisiera sin ningún rival que lo tomara por la espalda.

El enorme ejército rodeó el castillo en lo que se ha denominado «las líneas de asedio menos convencionales de la historia de los samuráis». El campamento de los sitiadores se convirtió en un verdadero pueblo. Los samuráis se entretenían de todas las maneras con concubinas, prostitutas, músicos, acróbatas, tragafuegos, malabaristas y otros. Hideyoshi sabía que un enfrentamiento frontal se convertiría en una masacre para ambos ejércitos; por ello, en lugar de atacar, trató de doblegar el castillo por falta de suministros.

Tras tres meses de asedio, la confianza del clan Hōjō comenzó a flaquear. El estancamiento era insuperable y comenzaron las primeras conspiraciones de traición. El castillo se rindió tras una larga negociación. Fue Hōjō Ujinao quien fue a negociar la rendición del castillo.

El Hōjō ofreció el seppuku de Ujinao y su padre y la rendición del castillo. Tras consultarlo con Hideyoshi, el acuerdo preveía el suicidio sólo de Ujimasa y dos consejeros principales, mientras que Ujinao sería indultado. Al día siguiente Ujimasa y su hermano Hōjō Ujiteru fueron aconsejados para cometer seppuku según el acuerdo. Los dos se lavaron, se vistieron para la ceremonia y compusieron sus versos de despedida. Entonces, según la tradición, se atravesaron y sacaron el puñal de sus cuerpos. Ujinori, como asistente, tuvo que cortarles la cabeza de un solo golpe. Estaba a punto de volver la espada contra sí mismo, cuando Ii Naomasa le bloqueó la mano y se lo impidió.

Además de conquistar el castillo de Odawara, Hideyoshi derrotó a los Hōjō en sus puestos de avanzada en Hachiōji, Yorii y Shizuoka, en el suroeste de la región de Kantō y sus alrededores. El clan Chiba, aliado de los Hōjō en Shimōsa, perdió el castillo de Sakura a manos de Honda Tadakatsu y Sakai Ietsugu del ejército Tokugawa durante la campaña. Chiba Shigetane, daimyō de los Chiba, rindió el castillo a las fuerzas sitiadoras con la condición de que su clan no fuera eliminado. En consecuencia, los Chiba fueron despojados de todas sus posesiones, mientras que muchos de sus miembros más veteranos fueron puestos al servicio de Ii Naomasa, gracias a la ayuda que había recibido muchos años antes del clan durante la ocupación del castillo de Tsutsujigasaki de Takeda Katsuyori.

El único castillo que no capituló y se rindió tras conocer la rendición de Odawara fue el de Oshi, que resistió el asedio de Ishida Mitsunari.

La caída del clan Hōjō fue total. Tokugawa Ieyasu recibió todos los territorios de los clanes y la mayoría de los antiguos clanes y samuráis leales a los Hōjō se convirtieron en servidores de los Tokugawa.

Su padre y su tío cometieron seppuku mientras que Ujinao se salvó, probablemente por su conexión con los Tokugawa. Sin embargo, fue exiliado con su esposa al monte Kōya. Ujinao fue entonces trasladado a Kawachi con su tío Hōjō Ujinori, donde se cree que murió de viruela poco después.

Fuentes

  1. Assedio di Odawara (1590)
  2. Sitio de Odawara (1590)
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Ads Blocker Detected!!!

We have detected that you are using extensions to block ads. Please support us by disabling these ads blocker.